Connect with us





PULPO POLÍTICO

En 2024, ¿cambio de jugada o a la chingada?

Published

on

Con su voto los mexicanos decidirán el rumbo político del país * Aunque el Presidente López Obrador ya prepara maletas para descansar tranquilamente en su quinta de Palenque, Chiapas, y olvidarse de la política, sigue firme en su plan C, de mandar al carajo las instituciones

 

MARCO ANTONIO FLORES***

 

Cuando el Presidente Andrés Manuel López Obrador le cedió el bastón de mando a Claudia Sheinbaum Pardo, en septiembre de 2023, muchos creímos que efectivamente empezaría a diseñar y delinear su programa de gobierno, si bien en el marco de la Cuarta Transformación, pero con ideas propias y con cierta autonomía, tal como ocurría en las sucesiones presidenciales priístas, cuando una vez declarado el candidato ponía su sello personal a sus discursos.

Recuérdese el discurso de Luis Donaldo Colosio Murrieta del 6 de marzo de 1994, cuando dijo que veía un México con hambre y sed de justicia.

Sin embargo, en el caso de Claudia Sheinbaum, no sólo repite las ideas de AMLO, sino incluso su estilo y tono de voz, pero lo que más ha llamado la atención es que quiere hacer realidad el “Plan C”, que el Presidente había dado a conocer desde que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) rechazó su reforma electoral.

Se trata de un proyecto transexenal, por el cual Morena pretende obtener la mayoría calificada -carro completo- en ambas Cámaras, para con la mano en la cintura modificar la Constitución Política a su antojo.

Las mayorías calificadas están conformadas por las dos terceras partes de los miembros de cada una de las Cámaras del Congreso de la Unión, esto es, 334 de 500 diputados y 85 de 128 senadores.

Si lo logra Morena, se aprobarían, para empezar, reformas estsructurales pendientes, como la incorporación de la Guardia Nacional a la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena), una reforma electoral y otra al Poder Judicial que hoy están estancadas.

¿Se imagina usted a México sin el INE, formalmente militarizado y con el Poder Judicial controlado por el Ejecutivo? La pregunta que rondaría sería ¿qué seguiría?

Recuérdese que Sheinbaum Pardo fue lideresa estudiantil en la UNAM y siempre, como todos los estudiantes cuando tienen veintitrés años, se opuso a la “privatización” de la industria petrolera y eléctrica, defiende la necesidad de la rectoría del Estado en la industria energética, pero de manera radical, lo que se opondría al T-MEC.

Cuando Claudia Sheinbaum afirma que ella representa la continuidad y la construcción del segundo piso de la Cuarta Transformación, lo primero que se puede pensar es que está hablando de seguir con las mismas políticas que han dado resultados desastrosos en este gobierno.

En materia de salud con la desaparición del Seguro Popular, el número de personas que no tienen atención y seguridad social aumentó de 20 a 50 millones; en el rubro de educación, la prueba PISA mostró un retroceso de al menos quince años; en seguridad, además de que el gobierno de la 4T será el periodo que romperá récord en homicidios dolosos, podría llegar a los 200 mil muertos al cierre de la administración, lo que sería el sexenio más violento de toda la historia.

Enrique Peña Nieto cerró con 156 mil en todo el sexenio; 120 mil en el de Felipe Calderón y 60 mil en el de Vicente Fox.

La violencia ha crecido, a pesar de militarizar la seguridad pública, dotar de equipo y hombres a las Fuerzas Armadas.

La consigna de “Abrazos y no balazos” ha sido un fracaso y empeora día tras día. En el discurso oficial, se han reducido los índices delictivos.

En cuanto a la desaparición de personas, de un jalón se alteraron las cifras y ahora en vez de 112 mil desaparecidos en el sexenio sólo se registran 12 mil, de acuerdo con las cifras dadas a conocer por la secretaria de Gobernación, Luisa María Alcalde.

En la perspectiva de la renovación de los Poderes Ejecutivo y Legislativo, el proyecto del Presidente López Obrador es el más ambicioso de las últimas décadas: pretende, de manera legítima, a través del sufragio de millones de mexicanos, refrendar la permanencia en el poder y trascender su proyecto de “Transformación” para los próximos seis años por conducto de su candidata Claudia Sheinbaum, aunque reitere que se va a su quinta de Palenque, Chiapas, “La Chingada”, nombre que es del dominio público.

A juzgar por sus acciones de gobierno, AMLO sólo piensa en ganar las siguientes elecciones. Se estima que sus programas sociales y su permanente discurso de campaña, le garantizan alta popularidad. Mantener el poder gracias al “clientelismo electoral”, aunque sean pocos son los logros alcanzados.

El aumento al salario mínimo, el adecuado marketing de los programas sociales y el consecuente aumento de los ingresos en los hogares más pobres, son factores que jugarán en su favor. Sin embargo, en el balance general, los datos duros muestran saldos negativos para el gobierno de la 4T en los principales rubros de interés nacional: salud, educación, infraestructura, seguridad, entre otros.

Es cierto que el “obradorismo” ha sido un éxito en materia de comunicación política y percepción, pero ¿dónde quedó la “transformación”? En la realidad, solo en el discurso.

¿Qué se ha transformado para mejor? Quizá el mayor logro y mérito del Primer Mandatario es NO haber transformado, ni alterado, ni una coma del esquema económico “neoliberal”, incluido el obligado respeto a la función del Banco de México (Banxico), gracias a lo cual tenemos estabilidad macroeconómica, aunque en microeconomía, o sea el bolsillo de los mexicanos de a pie, los desorbitantes precios de productos básicos los están ahogando.

Innegable que tenemos un tipo de cambio estable, pero esto no es mérito gubernamental, se debe a factores externos, como el alto precio del petróleo, la consistencia en nuestras exportaciones por el T-MEC (herencia neoliberal), así como por los 60 mil millones de dólares que nuestros compatriotas que trabajan en Estados Unidos enviarán a México este año que ya terminó, el 2023.

Aparte del rubro económico, ¿hay algún logro? Sus costosísimas y faraónicas obras: AIFA, Dos Bocas y Tren Maya han fracasado.

Un aeropuerto sin vuelos; una refinería sin un barril de gasolina y un Tren que, contra viento y marea, ya fue inaugurado.

El Ejecutivo federal no se cansa de presumir que cuenta con el 70% de aceptación, aunque las principales encuestadoras lo ubican en 58% en promedio.

Además, insiste en dos grandes “logros”: la “Revolución de las conciencias” y el apoyo con “programas sociales” a los más pobres.

¿En qué consiste la “Revolución de las conciencias”?, o acaso es una eficaz “manipulación de las conciencias”.

El propio AMLO lo reconoció públicamente en la Mañanera del 2 de febrero de 2022, al afirmar: “Con los pobres, de cada 10, podemos tener el apoyo de 9. Con la clase media-media, alta y alta, puede ser que de cada 10 tengamos el apoyo de uno”.

Añadió que “por niveles de escolaridad sucede algo similar y que entre mayor sea el grado, menos simpatía tiene su movimiento entre las personas. Podemos empatar en nivel licenciatura, pero en Maestría y en Doctorado, perdemos”.

Ante sus propias palabras, por ello no le preocupa que el número de pobres crezca. A mayor pobreza, mayor clientela electoral. Esto también explicaría su desprecio a la diplomacia, la educación, la salud, la ciencia, el INE y la democracia, la justa impartición de la justicia y el combate real a la impunidad y corrupción.

Quizá como lo afirma Sheinbaum, López Obrador habría sido el mejor presidente en la historia reciente de México, salvo por acciones y decisiones políticas que tomó y que dejan saldos negativos al país, tales como: La cancelación de Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que estaba construyéndose en Texcoco, que garantizaba ser un factor clave para el crecimiento y el desarrollo nacional y el primer Hub aeronáutico de Latinoamérica; los gastos excesivos en acciones propagandistas y populistas como la revocación de mandato y la consulta para juzgar a expresidentes; sus dislates en diplomacia, como el conato de rompimiento de relaciones con España, Panamá y Estados Unidos, como cuando pidió derribar la Estatua de la Libertad, no felicitar a Biden y su sometimiento a Trump.

Quizá habría alcanzado a ser un regular presidente, a no ser por atentar contra nuestro régimen democrático constitucional al pretender destruir al INE, al TEPJF y controlar el Poder Judicial; su desprecio por la ley y la Carta Magna con su consabida frase “No me vengan con que la ley es la ley” y su afán por destruir o al menos controlar los organismos autónomos constitucionales, como el INAI, Cofece, CNDH, Coneval.

Ante los resultados y las promesas no cumplidas, claro que no será el mejor expresidente, porque lejos de combatir la corrupción la alentó y toleró en sus círculos más cercanos; porque tampoco mejoró la impartición de justicia, al contrario, utilizó a la FGR para perseguir a sus enemigos políticos, por ejemplo, ahí están Cabeza de Vaca, Ricardo Anaya y Rosario Robles; porque ha premiado a los gobernadores priístas que le entregaron sus plazas; por destruir el sistema de salud y no poner en marcha otro mejor -fracasó el Insabi- y su última ocurrencia de la Megafarmacia, que será costosa y destinada al fracaso, según opinan los especialistas; por su desprecio a la ciencia, sus ataques a las universidades ,incluida la UNAM; por su falta de solidaridad con los acapulqueños; por su reiterada política de “abrazos y no balazos” que deja masacres de inocentes; por su falta de interés en la educación y el retroceso, que al menos tardaremos quince años en recuperar; porque tendrá el menor crecimiento económico de los últimos 30 años, en promedio el 0.5% anual; porque no cumplió su palabra de no robar, no mentir y no traicionar… por todo lo anterior, y ante los datos duros en la realidad que vive a diario el país, claro que AMLO no será el mejor expresidente, pues ¿cuál “Transformación”?

Es esa la continuidad de la “transformación” que nos ofrece la candidata morenista. Si llega a la Presidencia, serán esas las políticas de la continuidad o se agravarán con la puesta en marcha del plan “C” -si fuera el caso-, entonces sí nos lleva la “Sheinbada”.

El reto es enorme y único en la historia reciente de México: O nos sumergimos en los peligros de perder nuestro régimen democrático constitucional, o buscamos otra opción por el bien de nuestros hijos.

O bien nos llenamos de esperanza, con la certeza de que podríamos tener una gran lider, con capacidad de sacar al país de la crisis y reencausarlo por la via del bienestar y la justicia social.

Hay 30 millones -o menos- de mexicanos que creen en el Presidente AMLO, otros 30 millones que no están de acuerdo con su mandato, otros 30 millones que hasta el momento son indiferentes, son los que no votan.

En 2024, México se juega su futuro. ¿Quién querrá que nos gobierne: una populista, que en su afán de conservar el poder es capaz de las peores mentiras al defender lo indefendible, la “Transformación”?

Nadie desea el deterioro de su estatus, sin libertad democrática y con más bajos niveles de vida en lo económico, educativo, salud, científico-tecnológico, social y cultural.

El destino de México está en nosotros los mexicanos, quienes con nuestro voto decidiremos un cambio de jugada en la vida política del país o nos carga la chingada, una palabra ya aceptada en la Real Academia Española.

 

SE VA A “LA CHINGADA”

El Primer Mandatario confirmó lo que siempre ha reiterado: Terminando su mandato se retira de la política y se va a descansar a quinta “La Chingada”, localizada en Palenque, Chiapas.

Resulta que el youtuber Carlos Pozos, mejor conocido como “Lord Molécula”, fue rechazado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador cuando le propuso una partida de dominó, el próximo año cuando termine su periodo en la Presidencia de México.

En la Mañanera del pasado miércoles 27 de diciembre en Palacio Nacional, “Lord Molécula” le recordó a López Obrador que en el primer año de su gobierno le regaló un dominó de “The Beatles”, para luego proponerle una partida de ese juego en su quinta “La Chingada”, lugar en donde residirá tras entregar la banda presidencial.

“En diciembre es el mes de año en que se hace posible lo imposible […] mi pregunta sería, tal como Adolfo Ruiz Cortines le permitió a su compadre jugar dominó con él: ¿Me permitiría ahora en su retiro, allá en Palenque, echarme una manita de dominó?”, dijo “Lord Molécula”.

“Una vez que yo entregue la banda, ya me jubilo y no voy a atender a nadie, siempre voy a recordar a todos con amor, siempre con mucho cariño, pero yo ya no voy a tener ninguna relación, más que la familiar, y eso con la advertencia a mis hijos de que no hablemos de política”, expresó López Obrador.

Como en otras ocasiones, el Presidente reiteró que no aceptará invitaciones nacionales ni en el extranjero y que no participará en actos políticos ni sociales luego de que se retire.

Al señalar que no saldrá de su quinta “La Chingada”, López Obrador dijo que se llevará “una bibliografía amplia para no andar en bibliotecas, ni en hemerotecas, ni en librerías, en estos tiempos estoy reuniendo los textos que necesito para mi investigación que me va a llevar tres, cuatro años”.

También contó a detalle lo que hará luego de retirarse de la vida pública: “Mi rutina será levantarme temprano y caminar 5 kilómetros y luego al baño, desayuno, una o dos vueltecitas más cortas y a sentarme dos horas.

“Camino, me tomo un café o un pozol y me vuelvo a sentar hasta la una o una y media, que es la hora de la comida, caminar y luego a sentarme, a trabajar ocho horas y escribir”, señaló.

“Y así, desde luego cuando hablo de caminar es ir viendo los árboles, el maculi, la ceiba, ver si no tiene pudrición la guanábana, escuchar a los pájaros, las guacamayas, a ver si tengo suerte que se poden en las copas de los árboles. Contemplar los verdes, para qué quiero más vida política si ahí los verdes se amotinan”, declaró.

Un día después, el Ejecutivo federal ofreció disculpas a Carlos Pozos, expresando que “él es una gente muy decente que de ninguna manera puedo ofender, siempre se ha portado muy bien, lo estimo”.

“Le tuve que contestar de esa forma porque en realidad me voy a retirar, y no va a ser una simulación. Me voy a jubilar y ya no voy a participar en nada, y si recibo a un amigo, tengo que recibir a otro y otro”, agrega.

“Él es una persona de primera, de buenos sentimientos, bien intencionado y le mando un abrazo”, agregó.

Ante esto, “Lord Molécula” agradeció las palabras del Primer Mandatario.

“Agradezco sinceramente al Presidente López Obrador las palabras y conceptos que durante la conferencia Mañanera de hoy dedicó a su servidor”, expresó el youtuber en redes sociales.

 

***Académico y consultor.

PULPO POLÍTICO

Una ola arrolladora llamada Claudia

Published

on

En 2018 hubo un tsunami llamado AMLO * Morena arrasó con todo: Presidencia de la República, Jefatura de Gobierno de la CDMX y seis gubernaturas más, mayoría calificada en el Congreso federal y en el capitalino, además de varios municipios mexiquenses considerados como bastiones panistas y priístas * Sheinbaum Pardo sigue haciendo historia: Será la primera presidenta de México

 

MARCO ANTONIO FLORES***

 

Claudia Sheinbaum Pardo, la virtual presidenta electa de México, puso de relieve en su primer mensaje: “Somos demócratas y por convicción nunca haríamos un gobierno autoritario, ni represor”.

Esto luego de que la consejera presidenta del INE, Guadalupe Taddei, dio a conocer, al filo de la medianoche del 2 de junio, los resultados del “conteo rápido” (el resultado oficial preliminar) de la elección presidencial.

De esta manera Claudia Sheinbaum Pardo se convirtió en la virtual “primera presidenta de México” para el periodo 2024-2030.

La abanderada de la coalición “Sigamos Haciendo Historia”, integrada por los partidos Morena, PVEM y PT, obtuvo un triunfo claro, contundente e inobjetable con una votación a su favor de un 60% contra 29% de su opositora Xóchitl Gálvez Ruiz.

Sorpresivamente logró la “anhelada” mayoría calificada en la Cámara de Diputados y todo indica que también lo logrará en la Cámara de Senadores, pues MC podría ser el esquirol para que pasen sus reformas constitucionales en caso de no lograrlo… con eso sería suficiente para cambiar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, lo que tanto buscaron tanto ella como el Presidente Andrés Manuel López Obrador, y el primero en la mira será el Poder Judicial.

En resumidas cuentas, Claudia Sheinbaum obtuvo cinco millones de votos más de los que obtuvo el Presidente Andrés Manuel López Obrador en 2018, así como la mayoría calificada que él no logró.

Adicionalmente Sheinbaum Pardo y Morena lograron 7 gubernaturas de las 9 que estaban en disputa: Chiapas, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz, Yucatán y la Ciudad de México.

La coalición opositora ganó Guanajuato y Movimiento Ciudadano obtuvo Jalisco.

En el novedoso, interesante y breve discurso que Sheinbaum pronunció después del anuncio oficial del INE, agradeció al pueblo de México su voto porque “por primera vez en 200 años de la República me convertiré en la primera mujer presidenta de México. Y como lo he dicho en otras ocasiones, no llego sola, llegamos todas con nuestras heroínas que nos dieron patria, con nuestras ancestras, nuestras madres, nuestras hijas y nuestras nietas”.

Agregó: “Felicito a todas y a todos los mexicanos que el día de hoy con su participación demostramos que México es un país democrático, con elecciones pacíficas y muy participativas”.

Por vez primera, desde el inicio de la campaña, se dirigió a su opositora con su nombre y apellido: “Agradezco a Xóchitl Gálvez Ruiz, candidata de Fuerza y Corazón por México, por su llamada que recibí hace unos minutos reconociendo el triunfo. Y también a Jorge Álvarez por su llamada, candidato de Movimiento Ciudadano. Reconozco su participación en estas elecciones libres y democráticas”.

Destaca en su discurso su -hasta ahora- no revelada vocación democrática y conciliadora al señalar: “Como lo dije en el Zócalo hace unos días, concebimos un México plural, diverso y democrático. Sabemos que el disenso forma parte de la democracia y aunque la mayoría del pueblo respaldó nuestro proyecto, nuestro deber es y será siempre velar por cada una y cada uno de los mexicanos sin distingos, aunque muchas mexicanas y mexicanos no coincidan plenamente con nuestro proyecto, habremos de caminar en paz y en armonía para seguir construyendo un México justo y más próspero”.

En materia económica afirmó que habrá disciplina financiera y fiscal y autonomía del Banco de México. Prometió actuar apegada a las leyes y al derecho. Asimismo, garantizó las libertades de expresión, de prensa, de reunión, de concentración y movilización.

 

LAS MEJORES CARTAS PRESIDENCIALES

Claudia Sheinbaum Pardo tendrá 62 años el 1 de octubre de 2024, cuando el Presidente López Obrador le pase la Banda Presidencial.

“Sí es una mujer preparada”, dijo el Primer Mandatario Andrés Manuel y agregó: “Ella es doctora, yo con trabajos terminé la licenciatura”.

Es innegable que Sheinbaum Pardo tiene toda la preparación del mundo: Es licenciada física por la UNAM, maestra en ingeniería energética y doctora en ingeniería ambiental por la misma Universidad. Tuvo una estadía en California para obtener su doctorado en el Lawrence Berkeley Laboratory, durante 4 años becada por la UNAM.

Además, estudió en el Colegio de México el Programa de Desarrollo Sustentable. Fue investigadora titular del Instituto de Ingeniería de la UNAM. Asimismo, es miembro del SNI y de la Academia Mexicana de Ciencias.

Sus primeras actividades políticas fueron como integrante del CEU de la UNAM, en donde se adhirió a un grupo de estudiantes que después se convirtió en el sector juvenil fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Posteriormente, en 2000, alguien -pudo ser su exesposo o su madre- la acercó al equipo de Andrés Manuel López Obrador -en ese entonces jefe electo de Gobierno del DF-, quien la integró a su gabinete como secretaria de Medio Ambiente.

En 2006 y 2012 participó en el equipo de las campañas presidenciales de López Obrador.

En 2015 fue delegada en Tlalpan y en 2018 compitió por la candidatura para la Jefatura de Gobierno de la CDMX contra Ricardo Monreal, cargo para el que fue electa con el apoyo de AMLO y avalada por los partidos Morena, PT y PES.

 

EN SU GABINETE LOS MEJORES

Sheinbaum Pardo contará con personajes reconocidos que como colaboradores podrán garantizar resultados en tres pendientes de la 4T: seguridad, salud y educación.

Su gran amigo, leal y cercano colaborador, Omar García Harfuch, es garantía de resultados y mejoras en la materia de seguridad; en salud, el doctor Kersenovich, con gran experiencia y capacidad, puede dar el giro en la mejora del Sistema Nacional de Salud, y en educación, nadie mejor que el doctor Juan Ramón de la Fuente, quien puede emprender una verdadera revolución educativa para que el Estado Mexicano cuente con el capital humano preparado para insertarse en la productividad y el crecimiento económico que México requiere para su pleno desarrollo económico, bienestar y prosperidad.

Podría convocar Claudia Sheinbaum para su gabinete a los mejores, independientemente de su filiación partidista o ideológica.

En su gestión en la CDMX integró un equipo de colaboradores con perfiles interesantes, la mayoría con preparación académica y experiencia política.

Un equipo plural con orígenes diferentes a su partido. Como ejemplos están el secretario de Desarrollo Económico,

Fadlala Akabani Hneide, quien fue delegado en la Benito Juárez por el PAN, y el secretario de Movilidad, Adrián Lajous Loaeza, hijo del ex director de Pemex del mismo nombre y de la prestigiada escritora Soledad Loaeza.

Tiene en la Jefatura de Gobierno de la CDMX a Martí Batres, quien la sustituyó y es un radical morenista, considerado de los duros y burdos en su trayectoria política.

Entre sus experimentadas mujeres tuvo a Rosa Icela Rodríguez y a Ernestina Godoy Ramos.

Pero repito, el que se convirtió en su colaborador estrella es García Harfuch por sus excelentes resultados en una de las áreas que más interesa a la ciudadanía, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México.

 

POR FIN UNA MUJER PRESIDENTA

Por fin México tendrá su primera presidenta de la República en la persona de Claudia Sheinbaum Pardo.

Desde 2006 se inició un “boom” de presidentas en América Latina. Michelle Bachelet gobernó Chile por vez primera y fue reelecta para el periodo 2014-2018.

En Argentina, Cristina Fernández de Kirchner​ fue presidenta 2007 a 2015.

En Costa Rica, en 2010, Laura Chinchilla Miranda se convirtió en la primera presidenta costarricense.

Dilma V. Rousseff estuvo al frente de la primera magistratura brasileña entre los años 2011 a 2016.

Xiomara Castro pasó a la historia por ser elegida como la primera presidenta de Honduras.

Ya desde los 90s, Violeta Barrios de Chamorro fue electa presidenta en Nicaragua de 1990 a 1997. Fue la tercera mujer en ocupar la posición de jefa de Estado y jefa de Gobierno en el Continente Americano, después de Isabel Perón, en Argentina, en 1974, y Lidia Gueiler Tejada, en Bolivia, en 1979.

En México, en los últimos diez años más mujeres han llegado a los más altos cargos políticos. Tenemos ministra presidenta de la SCJN, presidenta en el INE, presidenta en el TEPJF, en el Legislativo hay cámaras integradas con paridad casi total. También un gran número de gobernadoras en la mitad del territorio nacional.

En la realidad millones de mexicanos esperaríamos tener una Angela Merkel mexicana, quien fue reconocida como gran jefa de Estado y dio un gran impulso a Alemania como primera potencia de Europa y eficaz negociadora en los foros diplomáticos internacionales.

Con Claudia Sheinbaum como presidenta podríamos tener una jefa de Estado con vocación democrática, que gobierne con firmeza, pero con pluralidad e inclusión para iniciar una nueva etapa en vida política nacional y construir el México justo y próspero que todos anhelamos. Que así sea… y si no, que la nación se lo demande.

 

***Académico y consultor.

 

Continue Reading

PULPO POLÍTICO

Xóchitl, la mejor opción

Published

on

Aunque Morena diga que “este arroz ya se coció”… * Max Cortázar, vocero y vicecoordinador de la campaña de Gálvez, en entrevista con el noticiario “Ciro por la Mañana”, de Ciro Gómez Leyva, puso sobre la mesa cifras y datos por demás interesantes que concluyen en un empate técnico

 

MARCO ANTONIO FLORES***

 

Una semana después del segundo debate presidencial y a menos de un mes de las elecciones presidenciales del domingo 2 de junio de 2024, existen todo tipo de pronósticos. Es obvio que los partidarios, periodistas y analistas que se inclinan por cualquiera de las candidatas muestran cifras y escenarios que las favorecen en cada caso.

Por un lado, los partidarios de Claudia Sheinbaum aseguran que “el arroz ya se coció” y que la ventaja que le dan diversas encuestadoras hasta por dos dígitos es muestra de ello.

 

EMPATE TÉCNICO

Por el lado de Xóchitl Gálvez, se afirma que “caballo que alcanza gana” y que este es el caso, toda vez que según los números de sus encuestas hay un empate técnico.

El viernes 3 de mayo, el vocero y vicecoordinador de la campaña de Xóchitl Gálvez, Max Cortázar, en entrevista con el noticiario “Ciro por la Mañana”, de Ciro Gómez Leyva, puso sobre la mesa cifras y datos por demás interesantes que podríamos resumir así:

a.- Las encuestadoras que han tenido mayor acierto en las últimas elecciones, como las federales y de la CDMX de 2021 y las del Estado de México de 2023, ubican la ventaja de la candidata oficial en un rango de entre 6% y 9%, que descontando un margen de error de 3% se traducen en un empate técnico.

b.- Que en el último mes de campaña la candidata opositora acortó la distancia en 8 puntos porcentuales.

c.- Que la percepción en la campaña opositora por sus intercambios con la población, es de un voto oculto que no se muestra en las encuestas por temor de los entrevistados a que les quiten sus “programas sociales”.

d.- Que saldrá a votar una gran cantidad de abstencionistas y que lo harán en favor de la candidata opositora.

Según lo expresado y explicado por Max Cortázar, Xóchitl ganará la elección presidencial.

 

CLAUDIA, TRAS LAS CUERDAS

Durante el segundo debate presidencial, Claudia Sheinbaum Pardo, Xóchitl Gálvez Ruiz y Jorge Álvarez Máynez intercambiaron puntos de vista sobre crecimiento económico, empleo e inflación; infraestructura y desarrollo; así como cambio climático y desarrollo sustentable. Independientemente de los ataques personales que se dieron principalmente entre las dos candidatas, quedaron de manifiesto datos duros que contradicen lo que que argumenta el Presidente Andrés Manuel López Obrador en esos temas y que es lo que se abocó a defender Claudia Sheinbaum.

En crecimiento económico, los indicadores siempre miden el porcentaje de crecimiento de cada gobierno por el promedio anual logrado y resulta que en este sexenio de la 4T, el promedio de crecimiento es del orden de 0.7%, el más bajo en seis sexenios, no visto desde Miguel de la Madrid Hurtado.

En infraestructura y desarrollo, este gobierno quedó a deber, ya que las únicas grandes obras son las conocidas como faraónicas, convertidas en elefantes blancos, con gigantescos sobreprecios: el AIFA, Dos Bocas y el Tren Maya.

El proyecto del corredor transítsmico, que quizá sea el más útil para el desarrollo de la región, más que una obra de nueva creación ha sido la reconversión de derechos de vía y remodelación de estaciones intermedias.

No hubo modernización ni construcción de grandes presas, ni de obras hídricas en todo el país como tampoco en CDMX.

En materia de medio ambiente y cambio climático, los resultados de la 4T son adversos, ya que se dio prioridad al uso de combustibles fósiles para la generación de energía electrica (CFE) y se cortaron grandes proyectos de generación de energía heólica, como fue el caso de Baja California, cuando el Presidente AMLO -durante una gira- dijo que las hélices de generación heólica “afeaban” el paisaje de la frontera.

Estos son solo algunos ejemplos de los malos resultados del gobierno de López Obrador, lo que defendió la candidata oficial y sobre lo cual (¿?) propone construir un “segundo piso”.

La elección se comienza a cerrar, la tendencia apunta a unas elecciones mucho más competida de lo previsto. Se está poniendo de manifiesto que las encuestas pagadas, que ponen a la candidata del gobierno más de 20 o 30 puntos arriba, sirven para desalentar, aunque no para ganar. Siempre se ha sostenido que “Local is pholitics”, en este sentido el comportamiento que se está dando en las diferentes entidades federativas será decisivo en los resultados finales de las eleccciones más grandes de la historia de México.

 

HAY OPOSICIÓN

El hecho de que estén en juego nueve gubernaturas, incluida la CDMX, y que de esas nueve ya se adelanta que la oposición pueda arrebatar al partido oficial hasta siete, podría redefinir el rumbo de la elección presidencial.

Las entidades que puede ganar el opositor Fuerza y Corazón son: CDMX (triunfo perfilado desde 2021), Yucatán (buena gestión de Mauricio Vila), Guanajuato (buena gestión de Diego Sinhué), Veracruz (desastrosa gestión de Cuitláhuac García), Puebla (división morenista y buena opción opositora), Morelos (pésima gestión de Cuauhtémoc Blanco).

Si bien las mediciones de popularidad del Presidente Andrés Manuel se mantienen altas entre 56 y 58%, las encuestas sobre los resultados de su gobierno tienen números muy desfavorables.

Si esa percepción generalizada, tal vez oculta para evitar que les retiren programas sociales, aflora en las elecciones, podría sumarse a los elementos que inclinarían el voto en favor de la candidata opositora Xóchitl Gálvez.

Los principales temas que interesan a la población son: el económico, con una inflación en la canasta básica en el último año de 80%, solo basta preguntar a cualquier ama de casa sobre el aumento de precios en su despensa; la inseguridad que se vive en todo el país cotidianamente, con un promedio diario de 80 homicidios dolosos con lo que ya casi se alcanza la cifra récord de 190 mil en este gobierno, se tienen 10 feminicidios diarios, 40 mil desaparecidos en este sexenio (reducidos a 12 mil por el gobierno), masacres cotidianas en Zacatecas, Guerrero, Michoacán, Colima, Guanajuato, Jalisco y Sinaloa; el probado retroceso en educación, lo cual ha sido demostrado por la prueba PISA, de la que ahora México quiere salirse, siendo la prueba reconocida por todos los países del mundo, incluidos Rusia y China.

En materia de salud, un fracaso manifiesto con el abortado Insabi y haber pasado de 20 millones de personas sin atención médica en 2018, a 50 millones en 2024.

Por otro lado hay noticias o temas que han tenido relevancia y se han convertido en escándalos en las últimas semanas y que podrían incidir en el ánimo electoral.

El más reciente, el de la líder de madres buscadoras, Ceci Flores, quien cometió el pecado de descubrir un presunto lugar de incineración de desaparecidos en Tláhuac, en las inmediaciones de la Ciudad de México, lo que provocó la respuesta del Presidente AMLO, de la candidata presidencial ofcial y del jefe de Gobierno de la CDMX, quienes se apresuraron a atacar a Ceci y se curaron en salud aseverando que son solo “politiquerías electorales”.

Otro escándalo que ha estado presente en la CDMX es el del agua contaminada de la alcaldía Benito Juárez; otro asunto es el desencanto y decepción de los padres de los 43 de Ayotzinapa por las promesas incumplidas del Ejecutivo federal.

Durante la semana pasada, concretamente el 3 de mayo, se cumplieron tres años del desplome de la Línea 12 el Metro, un suceso terrible que dejó 26 muertos y un centenar de heridos, una tragedia que ocurrió por la falta de mantenimiento, según informe contratado por el Gobierno de la CDMX y por el propio constructor Carlos Slim.

Se ha insistido a lo largo de estos 3 años, desde que sucedió la tragedia, que la presunta responsabilidad que pudiera tener la exjefa de gobierno sería razón suficiente para no aspirar a ser presidenta de México.

 

TEMAS ESPINOSOS

Otro de los temas que estuvo presente en los últimos meses fue la falta de apoyos por el huracán Otis que destrozó Acapulco en octubre de 2023. El Primer Mandatario nunca tuvo contacto con habitantes de ese puerto; sus últimas visitas se hicieron a puerta cerrada, en la base naval o en buques de la Marina.

Hay que recordar que el dinero del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) lo desaparecieron. Otros temas más recientes, que han causado polémica preocupación y malestar en muchos electores, son el decomiso de ahorros de las Afores de los mayores de 70 años, la reforma a la Ley de Amparo que deja desprotegidos a los más pobres y vulnerables respecto de casos de violación de garantías constitucionales por actos de autoridad abusivos.

De igual modo resulta una gran interrogante el porqué otorgar al Presidente de la República la facultad de sacar de prisión y “perdonar” a quienes hayan cometido todo tipo de delitos, graves o no.

En medio de todos estos temas sigue presente, luego de cuatro meses, el hastag #Narcopresidente, refrescado en el segundo debate, cuando Xóchitl (por analogía) calificó a Claudia Sheinbaum de #Narcocandidata.

A lo anterior se suma la publicación del último libro de Anabel Hernández, titulado “La historia secreta”, en la cual aborda el tema de los vínculos presidenciales con el narco de manera extensa y detallada.

Con las referencias y datos duros que hemos expuesto con anterioridad, no podemos afirmar que la ganadora de la elección presidencial será Xóchitl Gálvez, sin embargo, habemos millones de mexicanos, al menos 30, que no somos del universo que cree ciegamente en lo que dice el Presidente López Obrador en sus Mañaneras. ¿El motivo? Los resultados y gestión autoritaria.

O quizá, como el propio AMLO lo dijo textualmente en una Mañanera: “Los que apoyan nuestro proyecto ‘Transformación’ son los más ignorantes y los más pobres”. Por fortuna no es nuestro caso y nos solidarizamos con nuestros connacionales más pobres e ignorantes, con el deseo que pronto abandonen esa condición.

Quienes estamos contra la continuidad de la “simulación”, que no “transformación”, y queremos que México retome la senda de la prosperidad, la democracia y la justicia, estamos seguros que la mejor opción es Xóchitl Gálvez.

 

***Académico y consultor.

Continue Reading

PULPO POLÍTICO

Los posibles gabinetes de Xóchitl y Claudia

Published

on

Al igual que en 2018, los electores deben conocer los integrantes de sus equipos de trabajo * Beatriz Paredes, Lorenzo Córdova, Enrique Alfaro, José Ángel Gurría, Fernando Landeros, Luis Donaldo Colosio, Enrique de la Madrid, José Guadalupe Acosta Naranjo, Salomón Chertorivski, Francisco Cabeza de Vaca, Germán Martínez y Renato Sales estarían con Gálvez Ruiz * Arturo Zaldívar, Ricardo Monreal Ávila, Juan Ramón de la Fuente, Tatiana Clouthier, Citlalli Hernández, Gerardo Fernández Noroña, Omar García Harfuch, Renato Sales, César Cravioto, Javier Corral, Epigmenio Ibarra, Lázaro Cárdenas Batel, Mario Delgado y Alejandro Encinas formarían equipo con Sheinbaum Pardo

 

MARCO ANTONIO FLORES***

 

El próximo 2 de junio de 2024, en las elecciones presidenciales, legislativas federales y estatales más grandes de la historia de México, se espera que vote un 65 por ciento del padrón electoral que está conformado por 98 millones de potenciales electores.

Un factor que tomarán mucho en cuenta esos posibles electores, incluso para salir a votar, será saber quiénes conformarán los equipos de trabajo de las dos candidatas, Xóchitl Gálvez Ruiz y Claudia Sheinbaum Pardo.

Uno de los elementos que distinguieron la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador en 2018 y que contribuyó a su triunfo fue que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia fue el único que presentó los nombres de quienes integrarían su gabinete.

Desde el 14 de diciembre de 2017, en el inicio de la precampaña a las elecciones presidenciales, López Obrador dio a conocer a las personas que conformarían su gabinete en caso de ganar.

Ningún otro candidato a la Presidencia había anunciado anticipadamente a sus colaboradores.

Sería deseable y abonaría mucho en su favor que las candidatas nos presentaran antes del 2 de junio, fecha de la elección presidencial, a quienes integrarían sus equipos.

Los gabinetes de Xóchitl y Claudia tienen una gran relevancia dentro de sus respectivos proyectos, pues son ellos los hombres y mujeres que las acompañarán, quienes con sus perfiles, preparación, experiencia, capacidad, honestidad y fama pública podrían garantizar la calidad del trabajo que el Poder Ejecutivo requiere implementar para hacer de México un país próspero, justo y democrático.

Las principales consideraciones para la integración de gabinetes podrían ser las siguientes: 1.- Paridad de género. De las secretarías de Estado, al menos la mitad­ debieran ser conducidas por mujeres; 2.- Preparación. Las mejores trayectorias académicas; 3.- Trayectorias político-partidistas. Deberán ser diversas y plurales, sobre todo porque se integraría por vez primera un gobierno de coalición, con militantes o ciudadanos de diferentes partidos y de organizaciones de la sociedad civil; 4.- Buena fama pública. Estarían considerados empresarios, académicos, líderes de fundaciones filantrópicas y ONGs, incluso periodistas, artistas, escritores, deportistas y otros que hayan demostrado prestigio y resultados en sus ámbitos de trabajo.

La coalición opositora ha reiterado desde su formación que integrará un gobierno de coalición, que significa que debe incluir a los más capaces y honestos de cada uno de los partidos que forman el bloque, así como por ciudadanos de organizaciones de la sociedad civil que se distingan por su trayectoria y capacidad, como José Ángel Gurría Treviño, quien durante 15 años fue secretario general de la OCDE, que agrupa a los 38 países mas desarrollados del mundo y es la encargada de monitorear y evaluar las principales variables y políticas públicas para mejorar el nivel de vida y el crecimiento económico de los países miembros.

La mayoría de los países europeos tiene gobiernos de coalición y durante su estancia en la OCDE, Gurría Treviño tuvo la experiencia de trabajar de cerca con esos gobiernos.

En relación a la formación de un gobierno de coalición, el exsecretario general de la OCDE expresa: “No sólo es hacer la coalición, hay que usarla, hay que cacarear el huevo y decir al electorado que estamos ofreciendo una mejor propuesta de gobierno. No tenemos esa cultura, pero llegó el momento apropiado, oportuno y porque es la única forma de que podamos prevalecer” como partidos políticos.

Xochitl Gálvez, candidata de la coalición Fuerza y Corazón por México, ha reiterado que pretende integrar un equipo con 100 por ciento en honestidad y capacidad.

En el primer gobierno de coalición deberían participar todos los partidos y reconocidos ciudadanos.

 

POSIBLE GABINETE DE XÓCHITL

De manera enunciativa, anotamos posibles candidatos y candidatas a ocupar las diferentes secretarías del gabinete de colaboradores de la eventual presidenta de la República, Xóchitl, Gálvez Ruiz.

SEGOB: Beatriz Paredes, Lorenzo Córdova y Enrique Alfaro.

SHCP: Fernando Galindo, José Ángel Gurría.

SRE: Idelfonso Guajardo, Socorro Flores.

SEP: José Ángel Gurría, Javier Treviño, Fernando Landeros.

SEDENA: Gral. Tomás Ángeles Dauahare.

BIENESTAR: Mauricio Vila, Carolina Viggiano, Luis Donaldo Colosio.

AGRICULTURA: Enrique de la Madrid, Mauricio Vila.

TRABAJO: José Guadalupe Acosta Naranjo, Luis Espinosa Cházaro, Margarita Zavala.

ECONOMÍA: Mauricio Kuri, José Medina Mora, Alfredo Phillips Greene.

SALUD: Julio Frenk, Salomón Chertorivski.

SEMARNAT: Gustavo Alanís Ortega.

TURISMO: Samuel García, Claudia Vara López.

SEGURIDAD PÚBLICA: Rubén Moreira, Francisco Cabeza de Vaca, Omar García Harfuch.

FGR: Damián Zepeda, Germán Martínez, Renato Sales.

SEDATU: Arne Aus den Ruthen Haag.

CULTURA: Rafael Pérez Gay.

ENERGÍA: Alfredo Phillips Greene, Claudio X. González.

PEMEX: Alejandra Marcos, Macario Schetino.

CFE: Santiago Creel Miranda.

CAPUFE: Marko Cortez.

CONACYT: Antonio Lazcano.

INFONAVIT: Arne Aus den Ruthen Haag, José Luis Romero Hicks.

CNDH: Lilly Téllez, Josefina Vázquez Mota.

CONADE: Daniel Aceves Villagrán.

CONALITEG: Juan Carlos Romero Hicks.

PROFECO: Fernando Belauzarán.

 

POSIBLE EQUIPO DE TRABAJO DE SHEINBAUM

De igual manera enunciativa, anotamos nombres de posibles candidatos y candidatas a ocupar las diferentes secretarías del gabinete de colaboradores de la eventual presidenta de la República, Claudia Sheinbaum Pardo.

SEGOB: Arturo Zaldívar, Adán Augusto López, Ricardo Monreal Ávila.

SHCP: Gerardo Esquivel, Ramírez de la O.

SRE: Marcelo Ebrard Casaubón.

SEP: Juan Ramón de la Fuente.

BIENESTAR: Tatiana Clouthier, Citlalli Hernández.

AGRICULTURA: Víctor Villalobos.

TRABAJO: Gerardo Fernández Noroña.

ECONOMÍA: Altagracia Gómez.

SALUD: David Kershenobich.

SEMARNAT: Jorge Marcial Islas Samperio.

TURISMO: Susana Harp.

SEGURIDAD PÚBLICA: Omar García Harfuch.

FGR: Alejandro Gertz, Renato Sales.

SEDATU: César Cravioto.

FUNCIÓN PÚBLICA: Javier Corral.

CULTURA: Regina Orozco, Epigmenio Ibarra.

ENERGÍA: Rocío Nahle.

PEMEX: Lázaro Cárdenas Batel, Mario Delgado.

CFE: Manuel Bartlett.

CONACYT: Rosaura Ruiz, Renata Turrent.

INFONAVIT: Carlos Martínez.

CNDH: Alejandro Encinas.

En 2018, cuando el Presidente López Obrador presentó a su gabinete, dijo: “Sinceramente aspiro a que este gabinete sea recordado como el mejor gabinete que ha habido en la historia de México… un gabinete mejor que el del presidente Juárez, que ha sido el mejor presidente de México”.

Pero con el paso del tiempo el gabinete de AMLO resultó ser un fiasco, salvo contadas excepciones. Fue cambiado en un 90% por diferentes motivos.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero Dávila, fue sustituida por Adán Augusto López; Relaciones Exteriores no fue para Héctor Vasconcelos, llegó Marcelo Ebrard; Economía, Graciela Márquez Colin, sustituida por Tatiana Clouthier, quien al final fue cesada; Hacienda, Carlos Manuel Urzúa Macías (qepd), terminó en el equipo de Xóchitl Gálvez, sustituido por Arturo Herrera y éste por Ramírez de la O; Energía, Rocío Nahle, se fue de candidata a gobernadora de Veracruz; Víctor Villalobos, todavía sigue; Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, actual titular de la Segob; Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, sustituido por Delfina Gómez y ésta por Leticia Ramírez; Cultura, Alejandra Fraustro Guerrero, aún continúa; Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, renunció por no estar de acuerdo con que Marina controlara puertos y aduanas; Semarnat, Josefa González Blanco Ortiz Mena, sustituida por escándalo por detener un vuelo comercial; Turismo, Miguel Torruco Márquez, todavía sigue; Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, la cesó el Presidente; Salud, Jorge Alcocer Varela, aún continúa; Sedesol, María Luisa Albores González, todavía sigue, y Sedatu, Román Meyer Falcón, aún continúa.

Benito Juárez, considerado el “mejor” presidente que ha tenido México, logró salvar el país de muchos peligros que lo acechaban, invasiones, deudas y amenazas de todo tipo. Logró restaurar la República y salvarla de los conservadores, que abogaban por un gobierno centralista y autoritario, gracias al gabinete de gigantes que seleccionó, en el que figuraban grandes personajes de la talla de Melchor Ocampo, Ignacio Ramírez, Miguel Lerdo de Tejada, Francisco Zarco, Manuel Doblado, Ignacio Zaragoza, Sebastián Lerdo de Tejada, Ignacio Comonfort, José María Lafragua, Guillermo Prieto, Ignacio L. Vallarta, Matías Romero Avendaño y José María Iglesias.

 

UN GOBIERNO INTEGRADO POR LOS MEJORES

En la actualidad, México reclama un gobierno integrado por los mejores. Si 98 millones de potenciales electores conocemos perfiles de quienes nos gobernarán los siguientes seis años, sin duda que habrá menos abstención.

México podría tener el primer gobierno de coalición, un gobierno que se traduzca en “unidad y reconciliación nacional” para iniciar una nueva etapa en la vida política nacional y así construir el México justo y próspero que todos queremos.

 

***Académico y consultor.

Continue Reading

DESTACADO