Connect with us

SUCESIÓN PRESIDENCIAL

Lo bueno, lo malo y lo feo de Ricardo Anaya

Published

on

Va por segunda vez en busca de la candidatura presidencial * Al igual que en 2018, ahora la FGR acusa al panista de recibir casi 7 millones de pesos de Odebrecht a cambio de votar en favor de la Reforma Energética. Hace tres años salió ileso de las acusaciones de la PGR, ¿repetirá la hazaña ante esta nueva acusación?

 

POR MARCO FLORES***

 

El que ya está en plena campaña rumbo al 2024 es el panista Ricardo Anaya Cortés, quien buscará por segunda vez la Presidencia de México para el periodo 2024-2030.

Anaya Cortés nació en la Ciudad de México, pero hizo su vida en Querétaro.

Es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Querétaro, maestro en Derecho Fiscal por la Universidad del Valle de México y doctor en Ciencia Política por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Empezó su carrera en el sector público como director del Instituto Municipal de la Juventud de Querétaro a los 18 años de edad.

Entre 2003 y 2009, con el gobernador de Querétaro Francisco Garrido, ocupó varios cargos.

Fue secretario particular del gobernador, coordinador de Desarrollo Humano en el estado y diputado local.

En 2011 el presidente Felipe Calderón Hinojosa lo nombró subsecretario de Planeación Turística en la Secretaría de Turismo (Sectur).

En 2012 arribó por la vía plurinominal a la Cámara de Diputados, donde llegó a ser presidente de la Mesa Directiva. Antes participó en el equipo de campaña de Josefina Vázquez Mota para las elecciones de ese año.

En 2014, dos años después, llegó a la secretaría general del partido de la mano de Gustavo Madero.

 

En 2015 llegó a la presidencia del Partido Acción Nacional (PAN). Siendo dirigente nacional del PAN, su partido, ganó siete de los 12 estados en los que hubo elecciones (tres de ellos en alianza con el Partido de la Revolución Democrática -PRD-), lo que le permitió proyectarse en el plano nacional.

A los 35 años de edad, ya como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, tuvo la ocasión de pronunciar el discurso para la visita del presidente chino, Xi Jinping, en el Congreso mexicano.

A partir de las elecciones intermedias del pasado 6 de junio de 2021, la clase política y la opinión pública en general comenzaron a especular sobre la sucesión presidencial. Fue el Presidente de la República quien dio el banderazo de salida para su propia sucesión para 2024.

Ya hemos planteado los posibles escenarios que seguirán a la gestión del Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO): Reelección, dedazo, candidato de partido o candidato ciudadano, cada cual corresponderá a circunstancias y variables diferentes.

En este foro y espacio de IMPACTO para la sucesión presidencial, la revista con mayor tradición política, ya se publicaron “Otra alternancia para 2024” y perfiles de los presidenciables Marcelo Ebrard Casaubón y Enrique de la Madrid Cordero.

Esta vez nos ubicamos en el tercer escenario, en el que se inscribiría la posible candidatura de Ricardo Anaya Cortés. En este contexto presentamos lo bueno, lo malo y lo feo que podría atribuírsele.

 

LO BUENO

Anaya ha mostrado ser un político hábil y pragmático, pero veleidoso y voluble.

En 2012 era aliado de Enrique Peña Nieto y en 2018 decía que si llegaba a la Presidencia lo encarcelaría por corrupto. Ese debió ser un gran motivo para que, siendo candidato presidencial, fuese acusado por la entonces Procuraduría General de la República (PGR) de estar involucrado en una red de lavado de dinero y de triangular 54 millones de pesos  para adquirir una nave industrial, propiedad de su familia, una investigación que no se agotó, por lo que no se pudo probar su presunta responsabilidad.

Por ello se habló mucho de que fue una maniobra política para sacarlo de la contienda y que resultó en beneficio de López Obrador, por una “secreta” alianza entre AMLO y EPN.

Ahora que nuevamente está en campaña en este 2021, es acusado por la FGR de AMLO (Lozoya) de recibir dinero de Odebrecht, pero, irónicamente, al mismo tiempo en que la FGR busca imputar a Peña Nieto por un delito que ya prescribió.

El 2 de diciembre de 2012 se firmó el Pacto por México entre las principales fuerzas políticas del país (PRI, PAN y PRD), con el cuál se logró impulsar las llamadas reformas estructurales.

En ese momento Anaya era diputado a la LXII Legislatura. Incluso, desde el 1 de septiembre de 2013, presidió la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. Se volvió cercano al mandatario Enrique Peña al ser orador principal en los eventos en que participaba el propio Ejecutivo federal en favor de las reformas estructurales.

Ricardo Anaya votó o apoyó abiertamente ocho reformas cuando era diputado federal, entre ellas la Reforma Educativa.

Anaya publicó: “Los legisladores aprobamos la Reforma Educativa. Nuestro respaldo a los gobiernos federal, estatales y del DF para que la hagan cumplir”.

También avaló la Reforma Energética y expresó: Dijimos que sí a la reforma energética modernizadora, porque es el cambio, no el temor, lo que hace avanzar al mundo… Gracias a la reforma energética, el mundo entero ha vuelto a poner sus ojos en México”.

También avaló las reformas financiera y político-electoral. Anaya Cortés expresó: “Declaramos constitucional la Reforma Política-Electoral. Ahora, el 50% de todas las candidaturas serán para mujeres. Juntos decidimos mejor”.

También respaldó las reformas en transparencia, en seguridad social, en telecomunicaciones, hacendaria y en competencia económica, además del Código Nacional de Procedimientos Penales.

El 5 de marzo de 2014, Anaya Cortés pidió licencia para buscar la presidencia del PAN en alianza con Gustavo Madero Muñoz, por lo que no estuvo presente para la votación.

El equipo de panistas que integró en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN reconoció su liderazgo y habilidad política que le permitió construir su candidatura desde la presidencia del partido, aunque a costa de una gran división y escándalo al interior del partido.

Todos recuerdan que su principal rival al interior, Margarita Zavala, renunció al PAN en busca de una candidatura independiente… y con ello también se fueron algunos “distinguidos” senadores y panistas de filiación calderonista como Ernesto Cordero, Roberto Gil y Javier Lozano.

Además, su candidatura a la Presidencia de la República fue avalada por la coalición Por México al Frente, conformada por el PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, lo que se dio de manera natural al ser él uno de los promoventes.

Anaya ha mostrado ser un orador persuasivo y convincente. Tiene un discurso transparente, de avanzada y aborda los principales problemas nacionales. Introduce conceptos como “cambio inteligente”, es hábil al comunicarse con los jóvenes y al emplear la tecnología para transmitir mensajes. Sin embargo, se le observa sin contacto con la calle y el ciudadano pueblo, de a pie. Quizá por eso en sus últimos videos promocionales de 2021, suele aparecer en colonias populares, en el campo y hasta en el Metro, con expresiones que lo que menos reflejan es conocimiento del “vox populi”.

Sus habilidades como orador quedaron de manifiesto en el último debate presidencial de la campaña de 2018. Varios medios le adjudicaron el triunfo del debate. El candidato de la coalición Por México al Frente logró el mayor número de propuestas. Hizo 21 iniciativas sobre los temas del debate: crecimiento económico, desigualdad, educación, salud, desarrollo, sustentable y protección al medio ambiente.

Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Juntos Haremos Historia, quedó en segundo lugar con 20 propuestas realizadas, aunque ello no se reflejó en los resultados electorales del 2 de julio de 2018. López Obrador obtuvo el 53%, más del doble de Anaya que obtuvo el 22.5%. Meade logró el 16.3% y el “Bronco” 5.1 por ciento.

 

LO MALO

Muchos de sus correligionarios del PAN, y otros políticos, lo acusan de haber escalado los cargos públicos sin ser leal a sus padrinos políticos.

Más aún: se dice que su divisa para lograr la cumbre política es la traición: A sus jefes, compañeros de partido, a políticos de otros partidos y a los principios ideológicos del PAN.

Se sabe que le dio la espalda a: Felipe Calderón, quien lo llevó a su gabinete; al ex gobernador queretano Francisco Garrido, quien le dio su primera oportunidad, y al ex presidente nacional panista, Gustavo Madero, que lo hizo secretario general del partido.

También es acusado de traicionar al PAN al dividirlo, cuando logró la candidatura presidencial desde la presidencia del partido. Esto provocó que Margarita Zavala, que aspiraba a la candidatura presidencial, y en ese momento estaba empatada con AMLO en las encuestas, renunciara al PAN y la buscara por la vía independiente.

También traicionó a Peña, de quien fue aliado en la aprobación de las reformas estructurales, pues en 2015 se volvió un acérrimo crítico del entonces presidente.

Pregonaba en todos los foros que “fracasaron las reformas fiscal, educativa y energética por su inadecuada aplicación”, aunque aclaró que “son buenas reformas en malas manos”, y en 2018 amenazó con meterlo a la cárcel.

En su contra también pesan señalamientos de enriquecimiento ilícito. Ya señalamos que no se le probó la acusación que se le hizo en plena campaña presidencial de 2018. Sin embargo, fue ampliamente difundido un video en el que aparece Anaya en una “fiesta-boda” bailando, casi de la mano con el empresario que habría orquestado el mecanismo de lavado de dinero, Manuel Barreiro.

También se le ha criticado por tener un estilo de vida de lujo, cuando se hizo público que su esposa y sus hijos vivían en un barrio caro en Atlanta, Estados Unidos, al que Anaya viajaba los fines de semana para estar con ellos.

El panista se ha defendido diciendo que sus hijos se encontraban allá para estudiar inglés y que los viajes los hacía con dinero propio, pues tanto su esposa como él contaban con ingresos extra que les permitían pagar esa estancia.

 

LO FEO

En plena precampaña para volver a ser candidato a la Presidencia de México, en octubre de 2021 la FGR acusó a Anaya de haber recibido 6.8 millones de pesos de Odebrecht a cambio de votar en favor de la Reforma Energética en 2014.

Ante esto, Anaya publicó un video en sus redes sociales en el que presumió supuestas pruebas de su inocencia y criticó la investigación al afirmar: “Toda la acusación en mi contra tiene que ver con un pacto perverso entre Lozoya y López Obrador, y ese sí es un pacto ‘fuchi caca’ por donde quiera que lo veas”.

La FGR, que en los últimos días ha sido vapuleada por el abuso de poder en el caso de Rosario Robles, busca imputar el delito de delincuencia organizada al ex mandatario Enrique Peña Nieto, al ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y al panista Ricardo Anaya, entre otros políticos señalados por el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, en el caso Odebrecht.

La FGR recurrirá a un delito que implica cárcel forzosa y una pena que alcanza hasta los 60 años de prisión. Lo anterior después de que la Fiscalía General de la República giró una orden de aprehensión en contra del ex candidato presidencial por los supuestos delitos de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

En respuesta Ricardo Anaya publicó un video en redes sociales, en el que adelantó que saldría del país en calidad de perseguido político debido a que el Presidente Andrés Manuel es el personaje que quiere meterlo a la cárcel con la finalidad de que no contenga en las elecciones presidenciales de 2024.

Cabe señalar que un juez de control del Centro de Justicia Penal federal del Reclusorio Norte de la Ciudad de México aplazó, para el 8 de noviembre de 2021, la audiencia de continuidad en contra del ex candidato presidencial panista para que su defensa revise a detalle el expediente de la FGR.

Ricardo asegura que no es maquiavélico, traicionero ni un señoritingo; más bien, se considera una persona que actúa de buena fe, leal y con palabra.

Repito, en la campaña de 2018 salió ileso de las acusaciones que le había hecho la PGR. Aquí la pregunta que surge es: ¿Repetirá la hazaña ante esta nueva acusación? ¿Podría salir fortalecido y presentarse como una “víctima política de AMLO”? ¿Lo apoyaría la Alianza?

 

El PAN está en manos de su gente y figuras como el Jefe Diego y Vicente Fox lo respaldan. El PRD ya lo apoyó una vez, ¿lo haría el PRI? ¿Logrará recuperar los más de 9 millones de votos que obtuvo en 2018 y ampliar ese apoyo? ¿Logrará ser empático con el “pueblo” a través de sus curiosos y a veces ridículos videos de su “identificación popular”, en el campo, en las colonias populares y en el Metro?

Si bien reza el corrido “la traición y el contrabando son cosas incompatibles”, en este caso pareciera que la traición y la política sí son cosas compatibles.

 

*** Académico y consultor.

LA REVISTA

Lo bueno, lo malo y lo feo de Fernando Landeros

Published

on

Ha logrado ‘Mover a México’ * Tiene las cartas credenciales para llegar a la Presidencia, sus extraordinarios atributos como líder nacional, su preparación, capacidad de convocatoria e imaginación para lograr la participación de medio país por una causa noble

POR MARCO FLORES***

Fernando Landeros Verdugo, presidente de la Fundación Teletón, ha logrado lo que no pudo Enrique Peña Nieto durante su sexenio, “Mover a México”, a pesar de que su slogan era ese.
Hace apenas unas horas concluyó el Teletón número veinticinco, uno de los ejercicios de solidaridad nacional más significativos. Participan todos los sectores del país, lo mismo la gente del barrio, los empresarios, más de 200 medios de comunicación, periodistas, intelectuales, artistas, locutores, conductores, deportistas, así como grupos de la sociedad civil, líderes sociales y políticos, incluidos gobernadores y hasta el Presidente de la República.
Es quizá la convocatoria más amplia que sensibiliza a la gente de todos los rincones del país en torno a tres nobles causas: discapacitados, niños con cáncer y niños autistas.
Lograr una convocatoria de tales dimensiones es una hazaña que ha repetido Fernando Landeros Verdugo cada año, desde hace un cuarto de siglo.
Después de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio el banderazo para la sucesión presidencial de 2024, a partir de junio de 2021, en este espacio de la tradicional revista política IMPACTO hemos presentado el perfil de cuatro presidenciables: Marcelo Ebrard, Enrique de la Madrid, Ricardo Anaya y Lorenzo Córdova, cada uno corresponde a los posibles escenarios para la sucesión: Candidato de ‘dedazo’, candidatos de la “Alianza” y candidato ciudadano. En este último escenario habíamos propuesto como ejemplos de candidaturas ciudadanas a reconocidos líderes en sus respectivas actividades, políticas, profesionales, sociales, empresariales y filantrópicas a los siguientes personajes: Lorenzo Córdova (INE), Ricardo Salinas (TV Azteca), Arturo Zaldívar (SCJN), Carlos Slim (Grupo Carso), José Ángel Gurría (OCDE) y Fernando Landeros (Teletón).
Ha quedado claro que los electores ya no quieren en la Presidencia a candidatos del PRI o del PAN, y si Morena no cumple las expectativas, tampoco querrán un candidato de la continuidad.
Ante este panorama, la posibilidad de que un “candidato ciudadano” pueda llegar a la Presidencia podría acrecentarse de aquí a 2024.
Además se debe considerar el nacimiento de organizaciones como el Frente Cívico Nacional, cuyo objetivo será arropar a un candidato que sea factor de unidad, conocido en todo el país, con popularidad e imagen impecable entre todos los sectores.
El intento de 2017 para lograr un candidato “ciudadano” a la Presidencia de la República, cumpliendo con los requisitos de la legislación electoral, mostró que se necesita tener una gran estructura, mucha gente trabajando para la campaña y mucho dinero.
Por ello es importante auscultar y filtrar a los posibles, sea a través de encuestas “reales” o de elecciones primarias. Obviamente, lo primero que debe suceder es que el que quiera alce la mano y diga desde ahora que quiere ser Presidente de México, como ya lo hizo Ricardo Salinas en el abanico de los “ciudadanos”.
Esta vez, en el escenario de “candidatos ciudadanos”, en ocasión del 25 aniversario del Teletón y por el reciente anuncio de la formación del Frente Cívico Nacional, nos abocaremos a comentar “Lo bueno, lo malo y lo feo de Fernando Landeros Verdugo”, quien ha manifestado no tener aspiraciones presidenciales. Sin embargo, dados sus extraordinarios atributos como líder nacional, su preparación, capacidad de convocatoria e imaginación para lograr la participación de medio país por una causa noble, sirva su perfil de modelo.

TRAYECTORIA
Tiene 58 años de edad y es originario de la Ciudad de México. Estudió la licenciatura en derecho en la Universidad Iberoamericana. Realizó estudios de Filosofía Política en la Universidad de Harvard. Maestría en Humanidades en la Universidad Anáhuac y es doctor Honoris Causa en Humanidades por la Universidad Anáhuac. En 1997 funda el Programa Lazos para recabar fondos de ayuda a los más pobres, en ese mismo año inicia la organización de la Fundación Teletón.
En 2006 funda la organización Mexicanos Primero que se abocaría a implementar programas y becas en colaboración con el sistema educativo nacional.

En 2007 presentó su libro “Lecciones de Vida”. En 2014 logró inaugurar el primer Hospital Infantil Teletón de Oncología en Querétaro, así como la apertura del primer CRIT en Estados Unidos, ubicado en San Antonio, Texas.

LO BUENO
Gracias al liderazgo de Landeros, la Fundación Teletón México logró crear un modelo que ha superado sus propias expectativas. Hoy cuenta con el sistema de rehabilitación infantil más grande del mundo, la Universidad Teletón para formar a sus especialistas, el Centro de Autismo y el Hospital de Oncología, que es el primero y único centro integral especializado en el tratamiento de niños con cáncer en México.


En este 2021, bajo el lema “orgullosamente tercos”, Fernando Landeros, presidente de Fundación Teletón, invitó a los mexicanos a donar al Teletón 2021 el sábado 4 de diciembre. Como cada año logró una exitosa recaudación y aunque este año no había sido definida una meta a rebasar, la recaudación superó las expectativas.
En entrevista previa al evento, Fernando Landeros afirmó: “…lo que está en el fondo de nuestro corazón es seguir sirviendo a nuestro país. Estoy convencido que la única manera de cambiar a este país es siendo amorosamente tercos, orgullosamente tercos”.
Destacó que “En 24 años hemos atendido 601 mil niños, pero que tal a los 500 mil mexicanos que sin pensarlo de un modo inesperado atendimos de Covid, con 500 camas de rehabilitación, o la rehabilitación pulmonar a pacientes post-Covid”.
Para Teletón 2021, Landeros detalló la campaña “orgullosamente tercos”, mediante la cual recuerdan que “el mundo es de los tercos” y de todas aquellas personas que no se limitan, que a pesar de las adversidades encuentran en la “terquedad” una manera de hacer lo imposible una realidad.
Agregó: “Celebrar la vida es la mejor definición de lo que es Teletón, como duele haber perdido a tanta gente, pero hoy el compromiso es amar a los que están aquí, estar conscientes de que tenemos un compromiso con la gente que seguimos vivos, la vida se va, lo único que queda en la vida es aquello que… Sí, el mundo está en crisis, lo que nunca ha estado en crisis es nuestro corazón, volvamos a ser orgullosamente tercos”.

LO MALO
A través de 25 años, Teletón ha pasado por duras pruebas, severas críticas que se dieron en diferentes momentos cuestionando la labor de la Fundación, así como sus mecanismos de donación y recaudación.
Hace ya una década que se difundió una campaña en Internet, blogs y comentarios vertidos en las redes sociales que llamaban a no donar al Teletón por “el fraude fiscal que representa”.


Se le acusó de ser un apéndice de Televisa. Afortunadamente Fernando Landeros logró revertir la campaña demostrando con hechos y obras cómo se han invertido los recursos y probó públicamente que no existía algún “fraude fiscal”.
Dio una lección de rendición de cuentas y de transparenciia, aclarando todo tipo de dudas y confrontando a los detractores de Teletón. En 2011, un grupo de artistas y personajes públicos lanzaron un video en el que defendieron la legalidad del proyecto, apelando a la solidaridad de los mexicanos y con el argumento de que no se puede esperar que el gobierno haga todo, por lo que llaman a donar recursos. En el promocional participaron Diego Luna, Regina Orozco, Isabel Miranda de Wallace, Carlos Marín, Víctor Trujillo y Alejandro Martí, entre otros.
Ante la embestida de que fue objeto Teletón, Fernando Landeros mostró coraje y determinación para defender con sólidos argumentos su causa. Se reorganizó con su equipo de trabajo y demostró que son decenas las empresas que participan, cientos los medios de comunicación en todo el país y personajes de todos los sectores de la sociedad civil que están convencidos de la noble labor que se realiza con esa convocatoria nacional que año tras año hace Teletón.

LO FEO
Fernando Landeros no tiene negativos en su haber. Es dificil anotar algo que haya manchado su trayectoria de labor filantrópica. Es hijo de quien fuera un brillante politico priísta de los 80s, Rodolfo Landeros, querido y respetado en los medios de comunicación y por muchos políticos de la época.


Fue senador y considerado el mejor gobernador de Aguascalientes. Logró el despegue económico y desarrollo industrial de esa entidad. Quizá lo único feo de su hijo, el “Chobi” Landeros, es que nunca quiso participar en política. Con su liderazgo, capacidad y preparación podría hacer muchas más acciones en favor de muchos millones de mexicanos.
Pero como decíamos al principio de este artículo, sirva su perfil de modelo de “Candidato ciudadano”. Ojalá que con miras a 2024, organizaciones como el recién creado Frente Cívico Nacional, la Alianza Va por México y el partido Movimiento Ciudadano encuentren un excelente candidato a la Presidencia.
Debe haber muchos mexicanos con preparación, capacidad, experiencia y deseos de servir a su país, que quieran ser candidatos “ciudadanos” a la Presidencia de la República.
Habría que buscar con lupa a quienes tengan características semejantes a las de este personaje. Trayectorias brillantes, conocidos en todos los rincones del país y que no tendrían problema para reunir las firmas requeridas, tampoco para reunir fondos para sus campañas.
Además, dos exigencias indispensables que reclama la sociedad mexicana entera, para cualquiera que pretenda ser Presidente de México, sea candidato “ciudadano” o de partido: Primero, una incuestionable y probada honestidad; segundo, que por su capacidad, preparación, logros en favor de la sociedad, autoridad moral y valores, sean ejemplo de las nuevas generaciones y factor de “Unidad nacional”.

*** Maestro y consultor

Continue Reading

LA REVISTA

Lo bueno, lo malo y lo feo de Lorenzo Córdova Vianello

Published

on

Una opción viable como candidatura ciudadana para la Presidencia en 2024 * El consejero presidente del INE salió fortalecido en la elección de junio de 2021 y actualizó su “potencial” candidatura con motivo de su comparecencia en la Cámara de Diputados, el 5 de noviembre pasado

 

POR MARCO FLORES***

 

Luego de su comparecencia en la Cámara de Diputados, la periodista Carmen Aristegui preguntó a Lorenzo Córdova: “Si te postula la oposición, ¿qué dirías?”.

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) contestó que ocupará su cargo hasta el fin de su mandato, el 3 de abril de 2023, y el 4 de abril dijo que lo podrán encontrar en su cubículo de investigaciones jurídicas de la UNAM, con lo que descartó convertirse en el candidato de la oposición a la Presidencia de la República.

La revista política más tradicional de México, IMPACTO, ya lo había anticipado en su publicación del pasado agosto de 2021 titulada “Se viene otra alternancia para 2024”, en donde se plantean los posibles escenarios que seguirían a la gestión de AMLO: Reelección, dedazo, candidato de partido o candidato ciudadano.

En ese artículo señalamos, respecto al escenario “Candidato Ciudadano”, “dado el hartazgo que hay entre el electorado de los partidos políticos, la posibilidad de que surja un candidato ciudadano con posibilidades de llegar a la Presidencia en 2024 serían muy altas en el supuesto de que las expectativas que ha generado el primer gobierno de izquierda no se cumplan. La sociedad hasta el momento no quiere en la Presidencia al PAN ni al PRI… y si no cumple, tampoco querrá a Morena”. Recordamos que las candidaturas ciudadanas o independientes “tuvieron su primer intento o experimento en 2018. En 2005, Jorge G. Castañeda había solicitado al Instituto Federal Electoral su registro como candidato a la Presidencia de la República”.

A partir de la ruta emprendida por el ex canciller, el tema de las candidaturas independientes se puso de relieve. En 2018, por vez primera, se pusieron en práctica las reformas electorales de 2014.

A partir del artículo 35, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), el derecho de solicitar el registro de candidatos ante la autoridad electoral ahora corresponde no sólo a los partidos políticos, también a los ciudadanos que soliciten su registro de manera independiente y cumplan con los requisitos, condiciones y términos que determine la legislación.

En este contexto hicimos mención de auténticos “líderes” que podrían convertirse en “candidatos ciudadanos”: Lorenzo Córdova (INE), Ricardo Salinas (TV Azteca), Carlos Slim (Carso), Arturo Zaldívar (SCJN), José Angel Gurría (OCDE), Fernando Landeros (Teletón)”.

Aunque ninguno de los mencionados ha dicho que le interese, excepto Ricardo Salinas, todos son destacados líderes por su trayectoria y logros en sus respectivas actividades profesionales, de servicio público, empresariales y también por sus ayudas filantrópicas y con el requisito de ser conocidos en todo el país y que no tienen filiación partidista.

Lorenzo Córdova actualizó su “potencial” candidatura a la Presidencia de México para 2024, con motivo de  su comparecencia en la Cámara de Diputados, el 5 de noviembre. Presentó en el recinto legislativo el presupuesto que el Instituto requiere para sus actividades del próximo año.

Acompañado de consejeras y consejeros del INE e integrantes de la Junta General Ejecutiva, celebró el diálogo institucional y democrático, y señaló que la democracia es una de las inversiones públicas más importantes y que más ha retribuido al país.

Su exposición mostró sus habilidades oratorias, manejo político y conocimiento pleno de su materia, a pesar de los agresivos cuestionamientos de que fue objeto.

Aguantó ‘vara’, incluso groserías y agresiones como las de los diputados Fernández Noroña y Oscar Cantón Zetina; el primero descalificando su trabajo como consejero presidente del INE, y la actitud del legislador Cantón ampliamente difundida en redes, por presumir su estirpe de “realeza”, al decirle a Córdova, cuando tuvo la “osadía “ de darle una palmadita en la espalda, “no me toques, ¿qué te crees, igualado?”, después de que le negara el saludo de puño en la tribuna.

 

TRAYECTORIA
Lorenzo Córdova tiene 49 años de edad, estudió la licenciatura en Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México y tiene Doctorado en Investigación de Teoría Política en la Universidad de Turín, Italia.

En 2000 se convirtió en asesor del presidente del Consejo General del Instituto Federal Electoral, maestro José Woldenberg.

En 2011 fue designado, por la Cámara de Diputados, consejero electoral del Instituto Federal Electoral. En 2013 obtiene, como investigador nacional, el Nivel III del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

En 2014 fue designado por la Cámara de Diputados consejero presidente del INE. Antes de ser nombrado consejero electoral, era investigador de tiempo completo del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, “hogar” de José Woldenberg, el célebre presidente del IFE que dirigió la elección presidencial del 2000.

Ha publicado muchos artículos en materia de derecho electoral y constitucional. Es hijo del politólogo Arnaldo Córdova y la filóloga italiana Anna Paola Vianello. Su padre fue la primera persona en obtener un doctorado en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, casa de estudios de la cual fue investigador emérito; además fue un autor de referencia para la izquierda en el país y participó en diversos partidos políticos.

 

LO BUENO

El consejero presidente del INE ha sido testigo y protagonista de las tres “alternancias” políticas que ha vivido México en los últimos años. La primera en 2000, con la llegada de Vicente Fox a la Presidencia, se desempeñaba como asesor del consejero presidente José Woldenberg.

En 2012, cuando regresó el PRI a la Presidencia con Enrique Peña Nieto, Córdova ya era consejero electoral. En 2018 se dio la tercera “alternancia” con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República.

Lorenzo Córdova  tuvo un papel estelar como consejero  presidente del INE y le correspondió ser el primero en anunciar oficialmente el triunfo de AMLO, la misma noche de las elecciones del 2 de julio de 2018.

El consejero presidente del INE es uno de los especialistas en Derecho Electoral más reconocidos. También es un profundo conocedor del Derecho Constitucional mexicano, esa ha sido la materia que ha impartido como docente en los últimos años en la UNAM. Ha publicado gran cantidad de artículos y  libros en las materias electoral y constitucional.

Se recuerda que Córdova con Ciro Murayama publicaron el libro “Elecciones, dinero y corrupción. Pemexgate y Amigos de Fox”. Otro libro destacado más reciente, en 2021, es “La democracia no se construyó en un día”, que realizó junto con Ernesto Núñez.

En 2007 fue considerado por primera vez por los partidos políticos para ser consejero electoral. El PRD lo propuso como una de sus cartas -en parte gracias a su procedencia del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM- y recibió el aval del PRI y del PAN, pero no se concretó el consenso.

En diciembre de 2011 Córdova fue designado consejero electoral del IFE. En 2012, durante el proceso legislativo para dar vida al INE, los diputados aprobaron que los consejeros en funciones pudieran entrar en la convocatoria para el nuevo Consejo General. Todos, salvo Marván, fueron reelegidos y Córdova, a propuesta del PRI, recibió el consenso partidista para ser el presidente del nuevo organismo.

Desde que llega López Obrador a la Presidencia ha atacado a diversos organismos constitucionales autónomos. En el caso del INE ha sido implacable en sus críticas. Ha descalificado el trabajo del Instituto, de su consejero presidente y de todos los consejeros electorales. En sus críticas y agresiones contra el INE ha sido secundado por sus “líderes” de las Cámaras de Diputados y Senadores, Mario Delgado y Ricardo Monreal , quienes hasta la fecha hablan de mandar una iniciativa de reforma electoral para remover a todos los consejeros electorales del mismo modo que a los magistrados del TEPJF.

Lorenzo Córdova dio una firme y enérgica respuesta a tales propuestas. Señaló: “Una reforma de gran calado que se plantee como principal objetivo meramente la renovación de los órganos directivos de las autoridades electorales termina por ser una reforma miope, alimentada más bien por los rencores, filias y fobias personales, que carece de altitud de miras”.

El reciente  proceso electoral de junio de 2021, el más grande en la historia de México por el número de cargos en juego, transcurrió sin mayores sobresaltos y el consejero presidente del INE logró consolidar a tiempo el conteo rápido para anunciar resultados la misma noche de los comicios.

Ahora el INE y su consejero presidente enfrentan el reto de realizar para 2022 el proceso de “Revocación de mandato” y la fecha ya fue cambiada, un suceso que se está complicando debido al recorte presupuestal de que fue objeto el INE. El costo de ese ejercicio se estima en casi 3 mil millones de pesos y el recorte que se anunció supera esa cantidad.

 

LO MALO

Aunque su desempeño como consejero presidente del INE ha sido impecable, imparcial, transparente y apegado a la ley, los detractores de Lorenzo Córdova lo acusan de haberse disfrazado de izquierda a través del PRD y que en realidad es un conservador al servicio de los gobiernos neliberales del PRI.

Ha sido el Presidente López Obrador y sus arlequines Delgado, Monreal, Fernández Noroña y Cantón, quienes han convertido a Lorenzo Córdova en un “opositor” al gobierno de la Cuarta Transformación… y todo por no someterse a sus designios, como fue el caso de Félix Salgado y los otros candidatos de Morena que no comprobaron sus gastos de precampaña, como lo establece la ley.

Hay una historia atrás de las diferencias entre AMLO y Córdova en la que asoman visos de “rencor” por parte de Lorenzo. Se hizo público hace años que el presidente consejero del INE dijo que nunca olvidaría aquella tarde del 20 de mayo de 2015. Ese día, Córdova juró a sus más cercanos que “las veces que estuviera en sus manos” le haría la “vida de cuadritos” a López Obrador, incluso, “si algún día llegara a ser presidente de México”.

No olvidar que también hubo unos desafortunados comentarios del presidente consejero del INE en una llamada telefónica privada -que fue grabada ilegalmente y hecha pública el 24 de abril de 2015-, en donde se escucha a Lorenzo Córdova mofándose de un dirigente indígena de Guanajuato y de los usos y costumbres de los pueblos y comunidades originarias, que dieron pie al entonces presidente del Consejo Nacional de Morena, Andres Manuel, para lanzar, desde Acapulco, una declaración que sacó de sus casillas a Córdova Vianello y que lo llevó a hacer la referida promesa.

Publicó López Obrador ese 20 de mayo de 2015 en su cuenta de Facebook: “Siempre he pensado que los hijos de los hombres sabios y famosos no son tan inteligentes como ellos piensan, ni tan tontos como opina el vecino. Sin embargo, en los tiempos actuales es muy común que casi todos terminan convertidos en niños mimados, descoloridos y acomodaticios, y, aunque parezca un contrasentido, lo que más les perjudica es el estudio en universidades como el ITAM o de ese corte en el extranjero”.

El tabasqueño también expresó que Córdova era un “académico carente de convicciones, un técnico del conocimiento electoral, comentarista de un programa de radio, encumbrado sin el mérito de la congruencia y la honestidad”. En cambio, a su padre, Arnaldo Córdova, AMLO lo calificó como “un hombre consecuente”.

Se dijo en su momento que lo que más disgustó a Lorenzo Córdova fue el haber inmiscuido en este asunto a su padre, Arnaldo Córdova, un investigador emérito del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, diputado federal por el Partido Socialista Unificado de México (PSUM) y miembro de la comisión política del Movimiento de Acción Popular. Se sabe que también participó en Morena con AMLO. Don Arnaldo falleció en junio de 2014, justo cuando habían nombrado a su hijo Lorenzo Córdova consejero presidente del INE.

 

LO FEO

Córdova difícilmente podrá quitarse el estigma de racista y discriminador. A un año y dos meses de haber asumido el cargo de consejero presidente del INE, el 24 de abril de 2015, en redes sociales y medios de comunicación estalló un escándalo por la revelación de una grabación de una llamada privada de Córdova Vianello con Edmundo Jacobo. En el audio se escuchaba decir al consejero presidente del INE: “Es que desde las dramáticas reuniones con los padres de Ayotzinapa hasta esto, hay un mundo de diferencia. No voy a mentir. Te voy a decir cómo hablaba ése: ‘Yo Jefe gran nación chichimeca, vengo Guanajuato. Yo decir a ti, o diputados para nosotros o yo no permitir tus elecciones’”. Lorenzo Córdova añadió: “Yo no sé si sea cierto que hable así. Pero vio mucho Llanero Solitario, ** […]. Nada más le faltó decir: ‘Yo, gran jefe Toro Sentado. Líder chichimeca.’ [..] No, no, no, de pánico. O acabamos de aquí divertidos, o acabamos en un psiquiatra de aquí”.

El 19 de mayo, el consejero presidente del INE presentó una disculpa, en la que justificó sus dichos argumentando el contexto privado en el que se llevó a cabo dicha conversación y el carácter ilegal de su difusión en la opinión pública. “El INE manifiesta su indignación por estas prácticas y exige a las autoridades competentes la más exhaustiva investigación”, añadió el boletín.

Considerar a Lorenzo Córdova como posible candidato a la Presidencia de México para 2024 no es ocioso. En aras de encontrar un “líder”, a la altura de lo que reclama el México del siglo XXI, se vale echar a andar la imaginación. Seguro hay muchos mexicanos con preparación, capacidad, experiencia y deseos de servir a su país. Habría que escrudiñar a quienes tengan trayectorias relevantes, conocidos en todo el país, que puedan reunir las firmas requeridas y conseguir fondos para sus campañas. Mexicanos con una incuestionable y probada honestidad. Capacidad, preparación y logros en  favor de la sociedad. Autoridad moral y valores, que sean ejemplo de las nuevas generaciones y que pueda ser factor de “Unidad nacional”.

México merece  asegurar su futuro como una nación próspera, con más bienestar, seguridad, paz y justicia. Necesitamos uno entre 130 millones de mexicanos.

 

***Académico y consultor.

Continue Reading

LA REVISTA

Lo bueno, lo malo y lo feo de Enrique de la Madrid

Published

on

Un valioso activo del PRI para la elección de 2024 * Pese a ser hijo del primer presidente ‘neoliberal’, tiene todas las cartas credenciales para ser una real opción de la alianza PAN-PRI-PRD y una verdadera alternativa para la ciudadanía

 

POR MARCO FLORES***

 

Enrique de la Madrid Cordero, uno de los pocos grandes activos del PRI, se apuntó para competir por la Presidencia de México para el sexenio 2024-2030.

El hijo mayor de Miguel de la Madrid Hurtado -presidente de México de 1982 a 1988- manifestó que rumbo a las elecciones de 2024 trabajará para ser una alternativa capaz de generar empatía con la sociedad y propositiva.

En julio de 2021 dijo: “Sí voy a buscar tratar de convertirme en una opción de la alianza PRI-PAN-PRD”.

Enrique de la Madrid ya está en campaña y no pierde oportunidad para fijar su posición en torno a los temas nacionales.

Acaba de difundir un video en el que expone argumentos en contra de la polémica reforma eléctrica del Presidente Andrés Manuel López Obrador. Señala: “De ser aprobada la reforma eléctrica se pondría en riesgo la competitividad del país, la llegada de inversiones, la generación de empleos y el medio ambiente”.

Su posición, según el Presidente López Obrador, lo ubicaría como un “conservador”, un “neoliberal”, como lo fue su padre, el mandatario que inauguró el periodo neoliberal que se prolongó por seis sexenios. Irónicamente el más radical defensor y promotor de la “Reforma Eléctrica”, Manuel Bartlett Díaz, actual director de CFE, fue uno de los principales colaboradores del primer presidente neoliberal.

Sería interesante saber qué relación tiene o tuvo Enrique de la Madrid con Manuel Bartlett. Él tenía catorce años cuando su padre fue jefe y promotor de la carrera política de Bartlett a partir de que lo nombró secretario de Gobernación. Con Carlos Salinas secretario de Educación Pública y gobernador de Puebla y con Ernesto Zedillo senador independiente.

Hay que reconocer que Bartlett ha sido un político exitoso, negociador, estratega, inteligente y temido.

 

 

RELACIÓN BARTLETT-DE LA MADRID

Cabe recordar una anécdota acerca de la manera en que se dio la relación entre Bartlett y De la Madrid.

A principios de 1979, mitad del sexenio de José López Portillo, el secretario de Hacienda era David Ibarra Muñoz y el subsecretario Miguel de la Madrid Hurtado.

En esas fechas se filtró que el secretario David Ibarra sustituiría a su subsecretario, quien al saber de su inminente relevo, buscó una salida decorosa. Por ello fue a pedir apoyo a Manuel Bartlett Díaz, entonces director de Asuntos Políticos Bilaterales, Consulares y de Límites y Aguas Internacionales  de la Secretaria de Relaciones Exteriores, a quien tenía poco tiempo de conocer por eventos gubernamentales.

Miguel de la Madrid le pidió interceder ante el secretario Santiago Roel para que lo designaran cónsul en alguna ciudad de Estados Unidos, Bartlett lo  apoyó y se programó su nombramiento. Sin embargo, el 16 de mayo de 1979, hubo cambios inesperados en el gabinete.

Miguel de la Madrid fue designado secretario de Programación y Presupuesto. Ese mismo día salió Santiago Roel de la SRE. Manuel Bartlett se fue a trabajar como asesor político del nuevo titular de la SPP. En este cargo participó en la formulación del Primer Plan Global de Desarrollo y fue clave en el trabajo político para lograr la candidatura presidencial Miguel De la Madrid. Fue nombrado secretario general del CEN del PRI y coordinador general de la campaña, y, a partir del 1 de diciembre de 1982, secretario de Gobernación, cargo en el que permaneció el sexenio completo, hasta el 30 de noviembre de 1988.

A partir de las elecciones intermedias del pasado 6 de junio, la clase política y la opinión pública en general comenzaron a especular sobre la sucesión presidencial.

Fue el Presidente de la República quien dio el banderazo de salida para su propia sucesión para 2024. A unos días de las elecciones de junio de 2021, López Obrador afirmó: “Yo estoy hasta el 2024 y no vuelvo a participar en nada”.

Resaltó que Morena  (él o la 4T) sí tiene gallos y sus adversarios no. Ya habíamos planteado los posibles escenarios que seguirán a la gestión de AMLO: Reelección, dedazo, candidato de partido o candidato ciudadano, cada cual corresponderá a circunstancias y variables diferentes.

Esta vez nos ubicamos en el tercero y/o cuarto escenario, en los que se inscribiría la posible candidatura de Enrique de la Madrid Cordero. En este contexto, presentamos su trayectoria, lo bueno, lo malo y lo feo que podría atribuírsele.

 

TRAYECTORIA

De la Madrid Cordero está en campaña, ha aprovechado todos los foros en que ha participado para su promoción como una alternativa hacia la candidatura presidencial, ya que tiene espacios en varios noticiarios y medios de comunicación. Actualmente es director del Centro para el Futuro de las Ciudades del Tecnológico de Monterrey. Tiene una sólida preparación académica, la misma que tuvo su padre, es licenciado en Derecho por la UNAM y maestro en Administración Pública por la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard. Tiene 59 años y una vasta experiencia como servidor público. De 1994 a 1998 fue coordinador general técnico de la presidencia de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

En  2000 fue postulado y electo como diputado federal, cargo que ocupó hasta 2003, cuando fue candidato del PRI a jefe delegacional de Álvaro Obregón.

En 2006 el presidente Felipe Calderón lo designó director general de Financiera Rural (ahora Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero).

En 2012 el mandatario Enrique Peña Nieto lo nombró director general del Banco Nacional de Comercio Exterior SNC (Bancomext) y en 2015, a medio sexenio, fue designado secretario de Turismo.

En el ámbito empresarial, De la Madrid Cordero fue presidente ejecutivo del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (México), director de Relaciones Institucionales y Comunicación Corporativa de HSBC para México y América Latina.

También colaboró en el banco J.P. Morgan de 1992 a 1994. Definitivamente tiene todas las cartas credenciales para una candidatura presidencial.

 

LO BUENO

De la Madrid Cordero ha reiterado que candidatos por separado del PRI o del PAN no tendrán posibilidades, por eso pretende ser candidato de la alianza PRI-PAN-PRD.

Afirmó: “Yo lo que quiero trabajar es en tratar de convertirme en una alternativa, por la narrativa y porque seas capaz de generar empatía, para que de aquí a dos años tengamos opciones…”, y agregó: “La oposición no tiene muchas oportunidades si los principales partidos opositores van por separado, por lo que es importante que la ciudadanía tenga una verdadera alternativa en las próximas elecciones”.

En su desempeño público no ha tenido escándalos de corrupción y el balance de sus logros parece positivo. En su más reciente desempeño como servidor público, como secretario de Turismo, logró un señalado crecimiento del empleo en esta industria, así como un aumento en el ingreso de divisas y de millones más de visitantes internacionales.

En enero de 2015 publicó su primer libro titulado “México en la generación del desarrollo” bajo el sello editorial de Debate/Random House. Ahí analiza los logros y ventajas comparativas que tiene México, y afirma de forma categórica que el país puede alcanzar el desarrollo en esta generación. En esta obra sintetiza algunas ideas para el desarrollo de México y aborda diversos temas de interés nacional.

Respecto a la educación y la salud de los mexicanos, señala que para mejorarse se requiere de mayor inversión, pero acompañada de un fuerte Estado de Derecho.

Destaca una lista de recomendaciones para que México mejore el rumbo y afirma que con estos cambios podemos detonar un mayor bienestar para todos los mexicanos. Aunque la lista describe “el qué y no se detalla el cómo”, se aterriza un diagnóstico general en varios temas.

A partir de sus colaboraciones con el IMCO, señala que México es poco competitivo en temas muy importantes como son la confianza en la policía, la protección de los derechos humanos, el cumplimiento de la ley, el sistema de salud y las telecomunicaciones.

Recomienda facilitar el acceso a la justicia aprovechando las nuevas tecnologías digitales que hacen más rápidos, seguros y baratos algunos de los procesos relacionados con la impartición de justicia. Se deben fortalecer las policías municipales y estatales con mejores salarios, prestaciones y equipamiento para que así sus agentes puedan cumplir con las tareas que la sociedad exige.

En materia de energía, considera que debemos acelerar la transición de las energías fósiles a las energías renovables.

Propone construir un sistema de salud universal de calidad, donde todas y todos los mexicanos tengan acceso por el solo hecho de ser mexicanos. Un sistema que privilegie la prevención y en el que se tenga acceso a todos los medicamentos necesarios.

Asegurar que los planes educativos estén orientados a las necesidades del mercado laboral para establecer una alianza con el sector productivo y generar empleos decentes y bien pagados. Propone dar mayores facilidades a emprendedores, concentradas en la creación de nuevas tecnologías en sectores con alto potencial de crecimiento.

Agrega que, nadie debe estar excluido del mundo digital y de todas las oportunidades de conocimiento y comunicación.

En suma, considera que es importante debatir cómo crear el México que anhelamos, “donde quepa la diversidad de ideas, siempre con respeto y tolerancia, pero también con urgencia de cambiar el rumbo por el bien de todas y todos los mexicanos”.

 

LO MALO

A pesar de su preparación y experiencia, su linaje político como “priísta neoliberal” estará presente para evaluarlo como un serio y posible candidato a la Presidencia de México. Ser hijo del primer presidente neoliberal es un arma de doble filo.

Por un lado podría ser una carga muy pesada su etiqueta y herencia, pero también se recuerda que fue Miguel de la Madrid quien inició la reconstrucción económica del país, después del desastre en que dejaron al país los populistas Luis Echeverría y José López Portillo, en la llamada “docena trágica”.

Cabría la posibilidad de ser una buena opción del PRI, de la “alianza”, o hasta como “candidato ciudadano” si se le considera capaz de repetir la hazaña de su padre.

Dado que, como diría el ex gobernador Rubén Figueroa “la caballada está flaca”, tanto en el PRI como en el PAN, su aspiración de ser una alternativa podría concretarse, porque ha trabajado con gobiernos panistas y priístas.

Lo que estaría pendiente sería que logre generar empatía, que tenga la capacidad de convertirse en una figura popular, que alcance presencia y penetración, no sólo en las clases medias y altas, sino en grandes sectores rurales y campesinos, entre los trabajadores y obreros del país.

Para ser candidato presidencial tiene tres años. Para lograrlo deberá “reinventarse”, irse a recorrer el país, meterse a los pueblos, a las rancherías, a los mercados y las colonias populares y habrá que ver si su estatus e imagen de “hijo de ex presidente” se lo permiten.

Podría pedirle consejo a Manuel Barllett de cómo logró su conversión de “priísta neoliberal” a “morenista de izquierda”.

 

LO FEO

En  su paso por diferentes cargos públicos, no se han destacado grandes logros, salvo en Turismo, en donde los ingresos por divisas crecieron exponencialmente, aparejados con el incremento de millones de visitantes del extranjero. Sin embargo, este sector ya traía esa inercia desde años antes.

En su paso por Bancomext, parece que no logró ser “querido” por empleados y colaboradores. Algunos ex cercanos a él, nos cuentan que llegó a correr mucha gente y que lo hacía incluso apoyado en la policía, no sabemos si esos desplantes de prepotencia se hacían por instrucciones de él o por iniciativa de sus colaboradores.

Se recuerda que durante su gestión en el Banco, ya traía la idea de promoverse y  que su preocupación por realizar “libros” lo llevaron a distraerse de sus responsabilidades, por concentrase en hacer campañas en favor de su imagen y su ideas para transformar el país.

Gran parte de su tiempo lo dedicaba a acordar con su directora de Comunicación, Martha Mejía, y a revisar las recomendaciones de la agencia “Zimat Consultores”, expertos en comunicación e imagen, lo que demuestra que sus aspiraciones presidenciales no son nuevas.

Se sabe que como secretario del gabinete de Peña Nieto, ya estaba apuntado para ser el candidato priísta a la Presidencia, lo que podría también considerarse como una cualidad llamada perseverancia, gracias a la cual AMLO alcanzó la Presidencia después de 18 años de “perseverar”.

Continue Reading

Trending