Connect with us

PULPO POLÍTICO

‘Primero los pobres’… son más y con menos ingreso

Published

on

Cifras del INEGI y Coneval contradicen al gobierno federal * Combatir la pobreza es de aplaudirse, pero incrementar su número y no acertar el sacarlos de su postración, ¿es una mentira, una omisión o una traición..?

 

POR MARCO ANTONIO FLORES***

 

No mentir y no traicionar. Afirmar que la prioridad de este gobierno es el combate a la pobreza, “Primero los pobres” es de aplaudirse, pero incrementar su número y no acertar el sacarlos de su postración, ¿es una mentira, una omisión o una traición..?

México tiene una población de 126 millones de habitantes, con más de la mitad, 66.5 millones, en situación de pobreza  y pobreza extrema. Casi 6 millones de nuevos pobres entre 2018 y 2020, reconocidos oficialmente por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El número de mexicanos en situación de pobreza pasó de 51.9 millones a 55.7 millones y el porcentaje de la población en pobreza extrema pasó de 7% a 8.5% en el mismo lapso para un total de 10.8 millones.

En 2018 había 150 programas sociales federales, 93 según el Coneval, contribuían a reducir la pobreza, o a mejorar el acceso efectivo a los derechos. De esos 93, que habían probado ser exitosos, sólo quedan 81, porque el Presidente Andrés Manuel López Obrador decidió eliminar 12. Destacamos “Oportunidades-Prospera”, uno de los programas sociales con reconocimiento internacional, que se había sostenido durante 4 sexenios, gracias a que -científicamente comprobado- contribuía fuertemente a mejorar el ingreso, a la disminución del rezago educativo, mediante el acceso efectivo a servicios sociales, incluidos los derechos a la educación, la salud y  la no discriminación.

También permitía el acceso real al derecho a la alimentación nutritiva y de calidad. En cambio, entre 2018 y 2020 se incrementó en 12 puntos porcentuales la carencia “por acceso a los servicios de salud”, que pasó del 16.2% al 28.2%. Del mismo modo, aumentaron el rezago educativo y el acceso a la alimentación nutritiva y de calidad.

Del listado de programas sociales de 2019, Coneval identificó 46 programas que presentan similitud, casi al 100%, con uno o más programas de los eliminados por este gobierno. El Programa Nacional de Becas SEP-Cultura tiene similitud al 100% con Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez de la SEP… y los anteriores programas, el Nacional de Becas y la Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez, tienen similitud a 98% con la de Jóvenes Construyendo el Futuro.

Entre los programas “novedosos” de la 4T destacan: Mano de obra para la edificación de caminos rurales; aumento al doble de la pensión para adultos mayores y pensiones para personas discapacitadas; sembrando árboles (frutales y maderables); becas de 2,400 pesos mensuales para universitarios; de 3,600 pesos para aprendices en empresas y becas para estudiantes de preparatoria.

 

GONZALO HERNÁNDEZ, RELEVADO POR SUS DATOS DUROS

Por otra parte, el anterior director de Coneval, Gonzalo Hernández Licona, uno de los econometristas más reconocidos del país y que dio prestigio y reconocimiento al organismo evaluador de programas sociales, fue relevado en una mañanera por hacer públicos datos duros. Sin embargo, en julio de 2021, el INEGI avaló esa información.

En la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) se dio a conocer: “Se observa que los hogares mexicanos más pobres -específicamente el diez por ciento más pobre-, que recibieron las transferencias gubernamentales cayeron 32 por ciento.

AMLO incrementó los programas sociales respecto a 2018, pero le redujo el apoyo a la población más pobre. ¿A dónde se fue entonces el ingreso de los programas gubernamentales?

Los hogares más ricos, el decil X, incrementaron en 93% lo que recibían de transferencias gubernamentales entre 2018 y 2020.

El decil IX lo incrementó en 148%, el decil VIII en 145%. Es decir, al treinta por ciento de las familias más ricas del país se les incrementó en 129% el apoyo de programas sociales y becas gubernamentales. Sin embargo, para el 20 por ciento de las familias más pobres las transferencias del gobierno cayeron.

De acuerdo con la ENIGH, el apoyo total a adultos mayores aumentó 185% entre 2018 y 2020, pero mientras que el incremento para el primer decil fue de 17 por ciento, para el decil más rico fue de 457 por ciento.

En las transferencias para adultos mayores se prefirió a quienes más ganaban. En el caso del programa Oportunidades-Prospera, que fue eliminado en esta administración, éste fue sustituido desde 2019 por tres programas: Becas Benito Juárez para Educación Básica, para la Educación Media Superior y Jóvenes Escribiendo el Futuro (becas universitarias). El monto total se redujo 35% entre 2018 y 2020, pero la reducción, fue de 63% para el decil más pobre y hubo un incremento de 380% para el decil ¡más rico!

 

SE REDUJO EL APOYO

El doctor Gonzalo Hernández, en entrevista afirmó que “para el setenta por ciento de las familias más pobres el apoyo gubernamental se redujo 42% en promedio en este sexenio”.

Agregó: “He tenido oportunidad de tener el testimonio reciente de familias en Morelos y en Oaxaca que coinciden que hoy reciben menos apoyo para sus hijos en primaria, secundaria y preparatoria de lo que recibían anteriormente con Prospera”.

Nadie dudaría de la buena fe del Presidente López Obrador, ni mucho menos que ha traicionado su lema “Primero los pobres”, pero sería una buena decisión revisar quiénes diseñaron las nuevas políticas públicas en materia de apoyo a los pobres, mediante los cambios, de y a, los “programas sociales” y, en todo caso, hacer la correcciones y modificaciones pertinentes. Todavía es tiempo. Todos los mexicanos lo agradeceríamos.

 

*** Consultor y Académico

PULPO POLÍTICO

No le busquen tres pies al gato: El responsable de la L12 del Metro es Marcelo Ebrard

Published

on

POR FRAY LALITO

No cabe duda: La obsesión por inaugurar la obra de la Línea 12 del Metro en su administración le costó caro al entonces jefe de Gobierno Marcelo Ebrard.
La famosa Línea Dorada desde su construcción de origen nació muerta… y está muerta.
Ya se sabía que su mantenimiento era muy costoso… y de no hacerlo ocurriría una tragedia… que ya pasó el 3 de mayo pasado.
El mantenimiento de la L12 al año es el triple de las once líneas restantes juntas… ¿cómo la ven?, y la empresa encargada de eso es una externa y extranjera… por algo es la Línea Dorada.
Eso lo saben Marcelo Ebrard, Miguel Mancera, Claudia Sheinbaum, Florencia Serranía… y seguramente ya también el actual director Guillermo Calderón Aguilera.
Saben de la problemática y la situación del Metro, saben que es una bomba de tiempo que en cualquier momento puede detonar otra tragedia por la sencilla razón que todo mundo ya lo conoce: la falta de mantenimiento.
Los trabajadores hacen lo que pueden… y hasta lo imposible por cumplir con su compromiso y profesionalismo de dar servicio a los más de 6 millones de usuarios.
No olvidar que el Metro siempre se ha visto como una caja chica del Gobierno de la Ciudad de México.

EN TODA TRAGEDIA HAY UN RESPONSABLE
Pero hay que hacer énfasis que en toda tragedia siempre hay un responsable, tal y como lo dijo Andrés Manuel López Obrador cuando habló del socavón express de Cuernavaca, Morelos, y pidió la cabeza del entonces secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza.

En el caso de la L12 del Metro el responsable es Marcelo Ebrard. Es increíble que estén en la mira sus operadores, los que la construyeron, y no el jefe, el creador de lo que sería su obra faraónica, así la presumió y así la inauguró.


El que está haciendo su chamba es el abogado Gabriel Regino, defensor de Enrique Horcasitas, ex director del Proyecto Metro, a quien le están cargando el muertito y funcionario cercano a Ebrard cuando era jefe de Gobierno.
Horcasitas está en la mira de la Fiscalía capitalina para ser imputado por homicidio, lesiones y daños, por el colapso de la L12.
Regino hará una denuncia penal en contra de Jorge Gaviño en un claro interés para encubrir al canciller Marcelo Ebrard… y aparte porque sale afectado ya que varios de sus clientes están señalados como presuntos responsables del colapso.


Es innegable que quieren levantar una ‘cortina de humo’, quien proteger políticamente a Ebrard, están desesperados los de la 4T, pero olvidan algo muy elemental: todo jefe de Gobierno es responsable de lo que ocurra durante su administración.
Ebrard la inauguró contra viento y marea, en sexenio de Mancera y Gaviño no hubo muertes, pero la tragedia de la L12 del Metro le ocurrió a Claudia Sheiunbaum y como tal debe aplicar la ley a los responsables, y si no lo hace es cómplice… así de sencillo.

El desplome de la Línea Dorada ocurrió en el Día de la Santa Cruz… y es la cruz que cargan Ebrard y Sheinbaum, los presidenciables de Morena para 2024… ¿o será acaso también la cruz de Morena?

Continue Reading

PULPO POLÍTICO

AMLO, ¿líder demócrata o aprendiz de tirano?

Published

on

Populismo, el primer paso para el comunismo * ¿El Presidente está a la altura de un Fidel Castro, Hugo Chávez, Nicolás Maduro o Daniel Ortega? Sus “adversarios” aseguran que ese puede ser su plan, pues muchos dictadores han dejado desgracias en sus países

 

POR FRAY LALITO

 

“Cómo convertirse en un tirano” es una serie documental de Netflix que explica detalladamente cuáles fueron los pasos, o las reglas, que siguieron grandes dictadores o tiranos del mundo del siglo XX, como Adolfo Hitler, Joseph Stalin, Mussolini, Saddam Hussein e Idi Amin.
Se establecen a través de las “reglas” características y acciones que fueron un común denominador para esos célebres personajes.
Aunque no se incluyen mandatarios recientes o actuales como Díaz Cannel, Hugo Chávez, Nicolás Maduro y Daniel Ortega, los patrones que se explican se ajustan al ciento por ciento.
Lo interesante es realizar el ensayo en la persona del Presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que son muchos políticos, intelectuales, periodistas y figuras públicas que lo han calificado como un potencial dictador.
Hasta antes de las elecciones de junio de 2021, esos mismos no dudaban que su intención era reelegirse y que ello ocurriría por dos motivos: Primero, porque al final del sexenio los avances serán inobjetables, aunque sea sólo en la “percepción” de una gran mayoría de mexicanos y no querrán que se interrumpa la transformación.
Segundo, porque se hará evidente que no se habrán alcanzado las metas de la Cuarta Transformación por culpa del coronavirus, por la herencia del periodo neoliberal, porque no bastan 6 años para remediar el mal que se hizo durante 36 años, por los “conservadores”, por la prensa “fifí”, por las clases medias.
En todo caso, la mayoría (clientela electoral) podría pedir la reelección a través de consultas públicas, revocación de mandato -a contario sensu- o mediante modificaciones constitucionales, lo cual sólo sería posible si se consolida la alianza PRI-mor en el Congreso y si lo permite Washington.
La pregunta que surge es: ¿podría AMLO aspirar a convertirse en un dictador o un tirano, al estilo Fidel Castro, Hugo Chávez, Nicolás Maduro o Daniel Ortega?
Sus “adversarios” aseguran que ese puede ser su plan, pues muchos son los dictadores que han dejado desgracias en nuestra historia.
Cuando volvemos la vista hacia atrás y somos conscientes de la crueldad y la maldad que afligieron a su pueblo, nos queda una sensación de rabia, incredulidad y la necesidad de encontrar respuesta a muchas preguntas que buscan, precisamente, que la historia no se repita.
Lo que está claro es el mensaje que nos dejaron, como ciudadanos debemos estar alerta, pues una vez que nos van quitando poder, es un buen campo para que ellos afloren.

 

REGLAS DE LA TIRANÍA
Revisemos las “reglas” de “Cómo convertirse en un tirano”, que siguieron los más famosos dictadores contemporáneos, expuestas en el documental de Netflix.


Número uno: Cree en ti mismo.- El tirano se tiene una confianza megalómana, es un narcisista que se siente el centro del universo.


Duvalier, el dictador de Haití, se creía un “ser eterno” y Saddam Hussein un “Elegido de Dios”.
Hitler decía ser un “Iluminado que camina como sonámbulo hacía su destino”. AMLO dice que sólo le pertenece al pueblo.


Número 2: La indignación vende.- El tirano debe demostrar al pueblo, o a las masas, que sus enemigos son tus enemigos. Elegir ‘chivos expiatorios’. Hitler le metió en la cabeza al pueblo alemán que eran víctimas de una “conspiración judía”, atrás de la cual estaban Wall Street y el comunismo soviético.
El tirano debe “habilitar” a la gente a ser ellos mismos, ponerles un enemigo enfrente, los ricos, los yanquis, la prensa, las clases medias. Mostrarle al pueblo que eres uno de ellos. AMLO y Hugo Chávez coinciden al afirmar: “Ya no me pertenezco, ahora sólo le pertenezco al pueblo”.
Número 3: Diseña la identidad del movimiento.- Establecer los símbolos y la identidad. Con Hitler fue la lucha de Alemania contra la conspiración, el partido nazi abanderado por una suastica. AMLO estableció un Movimiento Regenación Nacional (Morena) para luchar contra el neoliberalismo y los conservadores enemigos del pueblo. Todas la mañanas vemos en el fondo del discurso el emblema con los héroes de la primeras tres transformaciones. El héroe de la cuarta, el que nos habla.
Número 4: Elige cuándo atacar. Paciencia y perseverancia para mantenerse listo para atacar y tomar el poder. A Hussein le llevó 16 años filtrarse en la primera esfera política de Irak.

A Stalin le llevó 7 años, primero adulando a Lenin y después tomando su lugar. A AMLO le llevó 18 años llegar al poder, en 2018 aprovechó la coyuntura de los casos oprobiosos de corrupción y la narrativa del neoliberalismo versus los pobres. No hay mejor oportunidad que una buena crisis para tomar el poder.
Número 5: Compra la lealtad.- Pon a los tuyos en defensa de los recursos naturales del pueblo: Petróleo y electricidad, además de repartir recursos económicos entre el pueblo, mejor conocidos como programas clientelares.
Número 6: Impón tu dominio mediante manipulación psicológica.- Mantener a los rivales asustados y con miedo. Legisladores y lideres prianistas. Cualquier crítica responde con ataques, como ha ocurrido con muchos periodistas e intelectuales.
Número 7: Gobernar mediante el miedo.- Común denominador de los dictadores. Ejemplos: Idi Amin y Hugo Chávez usaron al Ejército para tener todo el apoyo. Infundir miedo, si fuera el caso, para mantenerse en el poder. Apoderarse de las instancias de persecución legal y penal como el SAT, la UIF y la FGR con fines políticos.
Número 8: Usa leyes como armas.- Quita poder a los jueces, piérdele el respeto a los otros Poderes. Mandar una iniciativa de ley y ordenar al Legislativo que no se le cambie ni una coma es ignorar la división de Poderes. Manipular la impartición de justicia con sesgo y propósitos políticos.
Número 9: Controla la verdad y censura todo.- La verdad es un problema para los autoritarios. En las mañaneras se han contabilizado alrededor de 70 mil mentiras. Censura todo lo que digan los neoliberales e intelectuales… aunque sea verdad.
Número 10: Reescribe la historia.- Quién controla el pasado controla el futuro. Stalin reescribió la revolución rusa. Hugo Chávez revivió a Bolívar e instauró la república “bolivariana”.
En México también hay cambios en la historia. Ahora resulta que Iturbide fue un conservador y la conquista española, en realidad, fue la resistencia indígena.
Además, que la tercera revolución quedó inconclusa, por ello se requiere una cuarta revolución (transformación).
Estas son sólo algunas de las reglas que contiene el manual llamado “How to become a Tyrant”, que se describen de manera detallada en la serie de Netflix del mismo título. Cualquier semejanza con la realidad (mexicana) es mera coincidencia.

 

CARACTERÍSTICAS DE LOS DICTADORES
Por otra parte, algunos estudiosos del tema y prestigiados psicólogos han señalado algunas de las características que comparten esos dictadores:
Infancia difícil y distanciamiento de padres con falta de cariño. Muchos de ellos ya estaban destinados a la defensa de una idea desde pequeños a causa de sus padres.
Estilo vengativo, frustración de no tener una vida mejor. La atribución a esta falta de fortuna siempre era externa, contra los demás, que en sus fantasías aparecían como responsables de su desgracia y de la desgracia de las personas a las que querían. Odio acumulado.
Oratoria y carisma. La mayoría debe su llegada al poder a la sensación de seguridad con la que acompañaban a sus discursos y actuaciones.
Discurso directo, firme, con mensajes demoledores y un tono de voz seco y estridente.
Desprecio a la capacidad del pueblo. Tratan de impedir a toda costa que el pueblo sea capaz de pensar por sí mismo. Su palabra es la última y verdadera… y todo aquel que cuestionase comenzará a sufrir represalias.
Hacen propaganda de todo lo que realizan y que el pueblo pueda ver con buenos ojos. Amplias campañas de difusión y culto a su persona.


Comportamiento. Apariencia de ser grandes lectores de arte o historia. Una forma de querer formar parte de la élite intelectual a la que ellos nunca pudieron acceder. Desprecio por sus allegados y continuas sospechas de conspiraciones paranoicas en su contra.
Debemos estar atentos, que la historia no se repita. No creemos que sea el caso del México actual. Que el lector vea la serie y juzgue cualquier similitud.
Estamos obligados a procurar, al menos en nuestro entorno, un mundo cada vez menos ignorante, con un pueblo de capacidad autocrítica que sea gobernado por líderes con autoridad moral y que defiendan los valores más importantes: la libertad, la justicia, la honestidad, la igualdad y los derechos humanos. Líderes que sean ejemplo de las nuevas generaciones y factor de “Unidad nacional”.
Ojalá que así sea. Somos mexicanos y queremos lo mejor para el país sin tintes partidistas, porque México sólo hay uno, es una república que lo tiene todo y que merece tenerlo todo.

 

Continue Reading

PULPO POLÍTICO

Legalidad y credibilidad, las cartas credenciales del TEPJF

Published

on

POR MARCO ANTONIO FLORES**

 

Después de haberse sumido en su peor crisis institucional desde que se creó, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), salió fortalecido como un auténtico tribunal de derecho. Quedarán atrás los intentos de poderes fácticos de influir en sus decisiones.

Ahora los mexicanos sabemos que contamos con una Institución que, junto al Instituto Nacional Electoral (INE), garantiza el respeto a la voluntad popular que se expresa en el voto, en el marco de nuestra Constitución y las leyes electorales.

En materia electoral hemos avanzado y madurado como nación. Es evidente que ya erradicamos el fraude electoral y que los principios democráticos ya son cimiento inamovible de nuestra cultura cívica.

El INE y el TEPJF han dado muestra de que actúan con imparcialidad  y con apego a la ley. La resistencia, la dignidad y firmeza con que han actuado frente a los embates de que han sido objeto por parte de los Poderes Ejecutivo y Legislativo, deben ser motivo para que todos los mexicanos refrendemos nuestra confianza y credibilidad en ambas instituciones.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, desde el “poder” de Palacio Nacional, ha realizado diversos embates y cuestionamientos al INE y al TEPJF. Ha señalado que enviará una iniciativa de ley para un INE y TEPJF “auténticamente democráticos” y que no obedezcan a consignas de intereses de los “conservadores” o los “neoliberales”.

Para sus planes, pidió el reemplazo de todos los consejeros y magistrados de esas instituciones. Además, sus líderes incondicionales, Ricardo Monreal del Senado y Mario Delgado de Morena, le hacen segunda con sus declaraciones y amenazas intimidantes.

Habrá que recordar que tanto el INE como el TEPJF son producto de la vocación democrática y de muchas luchas  que protagonizó el pueblo de México, pasando por la Independencia, la Reforma y la Revolución.

Durante todo el siglo XIX México se debatió entre las tesis político-electorales de los liberales contra los conservadores. Las de los conservadores eran las tesis centralistas versus las de los liberales que defendían el federalismo. La Constitución de 1824 estableció la República representativa y federal, en tanto la Ley Electoral de 1836 (Santa Anna) estableció el “Supremo Poder Conservador” que autocalificaba las elecciones.

Con la Reforma en la Constitución del 5 de febrero de 1857, se restituyó la tesis liberal. Con la Revolución, la Ley para la Elección de los Poderes federales del 2 de junio de 1918, que se decretó un año después de haberse aprobado la Constitución General de la República de 1917, se reglamentó el sistema de elección de los Poderes Legislativo y Ejecutivo contenido en su Artículo 40 que dispone el principio mantenido hasta la fecha: “Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una república, representativa, democrática y federal”.

Después, a partir del gobierno de José López Portillo, inició el impulso hacia el pluralismo político favoreciendo la representación y participación legal de las minorías políticas representadas en los partidos políticos ya existentes. A partir de ello, el Artículo 41 constitucional definió a los partidos como “entidades de interés público”. En resumen, México realizó 11 reformas electorales entre 1977 y 2014. Ocho fueron de amplio alcance e implicaron cambios constitucionales y legales: 1977, 1986, 1990, 1993, 1994, 1996, 2007 y 2014, mientras que tres fueron focalizadas a aspectos puntuales y requirieron sólo modificaciones a leyes reglamentarias.

Producto de todo ello, el INE logró la independencia de sus consejeros y el reconocimiento constitucional como organismo autónomo. El TEPJF también se consolidó: con el fin de garantizar la legalidad de los procesos electorales, se creó un sistema de justicia electoral que tuvo sus primeros cimientos en 1986 con la creación del Tribunal de lo Contencioso Electoral, luego el Tribunal Federal Electoral en 1990 y finalmente el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en 1996 con un sistema de medios de impugnación que le ha dado la última palabra para dirimir controversias entre partidos, entre partidos y autoridades, y entre militantes y los órganos de dirección partidarios.

En los últimos meses era del conocimiento público que el TEPJF parecía estar contaminado y no estaba actuando con la imparcialidad, independencia y apego a a legalidad, propios de su misión. Sin embargo, los últimos acontecimientos vividos en ese organismo cimbraron y redireccionaron su función como instancia final y garante judicial de la justicia electoral.

 

REYES RODRÍGUEZ, CON SÓLIDA PREPARACIÓN Y VASTA EXPERIENCIA

El 2 de septiembre de 2021, por unanimidad de votos, los magistrados del TEPJF nombraron como su presidente a Reyes Rodríguez Mondragón hasta octubre de 2024. El nuevo presidente del TEPJF tiene una sólida preparación académica y vasta experiencia judicial-electoral. Es licenciado en Derecho por el ITAM y maestro en Administración y Políticas Públicas por el CIDE. Reviste especial importancia lo expresado por Reyes Rodríguez en su primer discurso: “Esta es la hora de afianzar la imparcialidad y la autonomía del órgano para fortalecerlo como un auténtico tribunal de derecho. Esta es la hora de apagar cualquier atisbo de influencias externas o presiones de poderes fácticos para fortalecer la credibilidad y confiabilidad de sus decisiones”, expresó.

Recapitulando, recordemos que el pasado 4 de agosto de 2021, el TEPJF entró en una inédita “crisis institucional”, resultado de una serie  de desencuentros entre cinco magistrados con el presidente del organismo, José Luis Vargas Valdez. El Tribunal llegó a tener dos presidentes que reclamaban la legitimidad de su nombramiento: José Luis Vargas Valdez y Reyes Ramírez Mondragón. A este último el Presidente López Obrador lo repudió de forma inmediata y públicamente, cuando exhibió un tuit, supuestamente publicado por Reyes Rodríguez, en que expresaba “Ojalá se muera el viejo de Palacio Nacional”, lo cual fue desmentido y aclarado también públicamente.

Valiente actuación en esa “crisis” de Janine Otálora Malassis, que constituyó, como magistrada presidenta por Ministerio de Ley, un pleno sin Vargas Valdez, donde se le destituyó por diversas faltas a la administración y se nombró a Reyes Rodríguez como nuevo presidente del TEPJF.

Entre los hechos que antecedieron esa crisis y que motivaron por parte de los magistrados una pérdida de confianza en la  administración del presidente José Luis Vargas Valdez destacan la acusación del delito de enriquecimiento ilícito por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF)… pero lo que detonó la crisis fue un oficio que giró la presidencia del Tribunal en la que se exigía a los demás magistrados revelar el sentido de sus votos antes de las sesiones públicas.

Los magistrados acusaron que la medida no contaba con sustento legal y vulneraba su independencia y autonomía. Antes, mientras se resolvían asuntos relacionados con la elección de diputados, Vargas Valdez acusó que sus colegas votaban en “manada”, lo cual fue la gota que derramó el vaso. Además Vargas evidenció su apoyo a devolver las candidaturas de Félix Salgado Macedonio al gobierno de Guerrero y de Raúl Morón a Michoacán por Morena luego que el INE revocó su postulación al no haber reportado gastos de precampaña.

Ante la crisis constitucional en que se había sumido el TEPJF, el presidente magistrado de la SCJN, Arturo Zaldívar, intervino y en una excelente negociación encontró la reconciliación y una salida legal. Renunciaron tanto el depuesto José Luis Vargas como el recién nombrado Reyes Rodríguez y se nombró a Felipe Fuentes Barrera como presidente interino.

Por todo lo anterior, podemos afirmar que la actuación de los magistrados del TEPJF fue digna, firme y con apego a la legalidad. Ahora, con su presidente recién electo, Reyes Rodríguez, ha resultado fortalecido y está listo para calificar con autonomía y sin influencias o presiones de otros poderes las elecciones para gubernaturas.

Cabe señalar que la última vez que el TEPJF anuló una elección estatal fue la de Tabasco en el año 2000.

Los mexicanos tenemos un problema menos con la certeza de que contamos con un Tribunal Electoral autónomo, que garantiza legalidad y que fortalecerá el tan anhelado Estado de Derecho.

Sean como fueren sus resoluciones, ya están blindadas por la confianza y la credibilidad. ¡Enhorabuena por la democracia!

 

** Académico y consultor.

Continue Reading

Trending