Connect with us





PULPO POLÍTICO

Legalidad y credibilidad, las cartas credenciales del TEPJF

Published

on

POR MARCO ANTONIO FLORES**

 

Después de haberse sumido en su peor crisis institucional desde que se creó, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), salió fortalecido como un auténtico tribunal de derecho. Quedarán atrás los intentos de poderes fácticos de influir en sus decisiones.

Ahora los mexicanos sabemos que contamos con una Institución que, junto al Instituto Nacional Electoral (INE), garantiza el respeto a la voluntad popular que se expresa en el voto, en el marco de nuestra Constitución y las leyes electorales.

En materia electoral hemos avanzado y madurado como nación. Es evidente que ya erradicamos el fraude electoral y que los principios democráticos ya son cimiento inamovible de nuestra cultura cívica.

El INE y el TEPJF han dado muestra de que actúan con imparcialidad  y con apego a la ley. La resistencia, la dignidad y firmeza con que han actuado frente a los embates de que han sido objeto por parte de los Poderes Ejecutivo y Legislativo, deben ser motivo para que todos los mexicanos refrendemos nuestra confianza y credibilidad en ambas instituciones.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, desde el “poder” de Palacio Nacional, ha realizado diversos embates y cuestionamientos al INE y al TEPJF. Ha señalado que enviará una iniciativa de ley para un INE y TEPJF “auténticamente democráticos” y que no obedezcan a consignas de intereses de los “conservadores” o los “neoliberales”.

Para sus planes, pidió el reemplazo de todos los consejeros y magistrados de esas instituciones. Además, sus líderes incondicionales, Ricardo Monreal del Senado y Mario Delgado de Morena, le hacen segunda con sus declaraciones y amenazas intimidantes.

Habrá que recordar que tanto el INE como el TEPJF son producto de la vocación democrática y de muchas luchas  que protagonizó el pueblo de México, pasando por la Independencia, la Reforma y la Revolución.

Durante todo el siglo XIX México se debatió entre las tesis político-electorales de los liberales contra los conservadores. Las de los conservadores eran las tesis centralistas versus las de los liberales que defendían el federalismo. La Constitución de 1824 estableció la República representativa y federal, en tanto la Ley Electoral de 1836 (Santa Anna) estableció el “Supremo Poder Conservador” que autocalificaba las elecciones.

Con la Reforma en la Constitución del 5 de febrero de 1857, se restituyó la tesis liberal. Con la Revolución, la Ley para la Elección de los Poderes federales del 2 de junio de 1918, que se decretó un año después de haberse aprobado la Constitución General de la República de 1917, se reglamentó el sistema de elección de los Poderes Legislativo y Ejecutivo contenido en su Artículo 40 que dispone el principio mantenido hasta la fecha: “Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una república, representativa, democrática y federal”.

Después, a partir del gobierno de José López Portillo, inició el impulso hacia el pluralismo político favoreciendo la representación y participación legal de las minorías políticas representadas en los partidos políticos ya existentes. A partir de ello, el Artículo 41 constitucional definió a los partidos como “entidades de interés público”. En resumen, México realizó 11 reformas electorales entre 1977 y 2014. Ocho fueron de amplio alcance e implicaron cambios constitucionales y legales: 1977, 1986, 1990, 1993, 1994, 1996, 2007 y 2014, mientras que tres fueron focalizadas a aspectos puntuales y requirieron sólo modificaciones a leyes reglamentarias.

Producto de todo ello, el INE logró la independencia de sus consejeros y el reconocimiento constitucional como organismo autónomo. El TEPJF también se consolidó: con el fin de garantizar la legalidad de los procesos electorales, se creó un sistema de justicia electoral que tuvo sus primeros cimientos en 1986 con la creación del Tribunal de lo Contencioso Electoral, luego el Tribunal Federal Electoral en 1990 y finalmente el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en 1996 con un sistema de medios de impugnación que le ha dado la última palabra para dirimir controversias entre partidos, entre partidos y autoridades, y entre militantes y los órganos de dirección partidarios.

En los últimos meses era del conocimiento público que el TEPJF parecía estar contaminado y no estaba actuando con la imparcialidad, independencia y apego a a legalidad, propios de su misión. Sin embargo, los últimos acontecimientos vividos en ese organismo cimbraron y redireccionaron su función como instancia final y garante judicial de la justicia electoral.

 

REYES RODRÍGUEZ, CON SÓLIDA PREPARACIÓN Y VASTA EXPERIENCIA

El 2 de septiembre de 2021, por unanimidad de votos, los magistrados del TEPJF nombraron como su presidente a Reyes Rodríguez Mondragón hasta octubre de 2024. El nuevo presidente del TEPJF tiene una sólida preparación académica y vasta experiencia judicial-electoral. Es licenciado en Derecho por el ITAM y maestro en Administración y Políticas Públicas por el CIDE. Reviste especial importancia lo expresado por Reyes Rodríguez en su primer discurso: “Esta es la hora de afianzar la imparcialidad y la autonomía del órgano para fortalecerlo como un auténtico tribunal de derecho. Esta es la hora de apagar cualquier atisbo de influencias externas o presiones de poderes fácticos para fortalecer la credibilidad y confiabilidad de sus decisiones”, expresó.

Recapitulando, recordemos que el pasado 4 de agosto de 2021, el TEPJF entró en una inédita “crisis institucional”, resultado de una serie  de desencuentros entre cinco magistrados con el presidente del organismo, José Luis Vargas Valdez. El Tribunal llegó a tener dos presidentes que reclamaban la legitimidad de su nombramiento: José Luis Vargas Valdez y Reyes Ramírez Mondragón. A este último el Presidente López Obrador lo repudió de forma inmediata y públicamente, cuando exhibió un tuit, supuestamente publicado por Reyes Rodríguez, en que expresaba “Ojalá se muera el viejo de Palacio Nacional”, lo cual fue desmentido y aclarado también públicamente.

Valiente actuación en esa “crisis” de Janine Otálora Malassis, que constituyó, como magistrada presidenta por Ministerio de Ley, un pleno sin Vargas Valdez, donde se le destituyó por diversas faltas a la administración y se nombró a Reyes Rodríguez como nuevo presidente del TEPJF.

Entre los hechos que antecedieron esa crisis y que motivaron por parte de los magistrados una pérdida de confianza en la  administración del presidente José Luis Vargas Valdez destacan la acusación del delito de enriquecimiento ilícito por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF)… pero lo que detonó la crisis fue un oficio que giró la presidencia del Tribunal en la que se exigía a los demás magistrados revelar el sentido de sus votos antes de las sesiones públicas.

Los magistrados acusaron que la medida no contaba con sustento legal y vulneraba su independencia y autonomía. Antes, mientras se resolvían asuntos relacionados con la elección de diputados, Vargas Valdez acusó que sus colegas votaban en “manada”, lo cual fue la gota que derramó el vaso. Además Vargas evidenció su apoyo a devolver las candidaturas de Félix Salgado Macedonio al gobierno de Guerrero y de Raúl Morón a Michoacán por Morena luego que el INE revocó su postulación al no haber reportado gastos de precampaña.

Ante la crisis constitucional en que se había sumido el TEPJF, el presidente magistrado de la SCJN, Arturo Zaldívar, intervino y en una excelente negociación encontró la reconciliación y una salida legal. Renunciaron tanto el depuesto José Luis Vargas como el recién nombrado Reyes Rodríguez y se nombró a Felipe Fuentes Barrera como presidente interino.

Por todo lo anterior, podemos afirmar que la actuación de los magistrados del TEPJF fue digna, firme y con apego a la legalidad. Ahora, con su presidente recién electo, Reyes Rodríguez, ha resultado fortalecido y está listo para calificar con autonomía y sin influencias o presiones de otros poderes las elecciones para gubernaturas.

Cabe señalar que la última vez que el TEPJF anuló una elección estatal fue la de Tabasco en el año 2000.

Los mexicanos tenemos un problema menos con la certeza de que contamos con un Tribunal Electoral autónomo, que garantiza legalidad y que fortalecerá el tan anhelado Estado de Derecho.

Sean como fueren sus resoluciones, ya están blindadas por la confianza y la credibilidad. ¡Enhorabuena por la democracia!

 

** Académico y consultor.

PULPO POLÍTICO

El César de la lealtad

Published

on

Un colaborador cercano y eficaz, reivindicado por el Presidente * “Yáñez es un protagonista, un actor principal en la transformación de nuestro país; me ayudó en la organización del movimiento, a trabajar juntos para hacer conciencia, organizar al pueblo, me ayuda en todo el recorrido por México”, afirma AMLO * César “conoce todo el país, conoce la historia del movimiento, conoce a todos los dirigentes, a los iniciadores, precursores del movimiento, es una persona que yo estimo mucho” * Después de casi seis años, el Ejecutivo federal parece olvidar que tuvo relegado a quien ha sido uno de sus principales colaboradores en los últimos 30 años

 

MARCO ANTONIO FLORES***

 

En el reducido grupo de sus colaboradores eficaces y leales, el Presidente Andrés Manuel López Obrador acaba de reivindicar a uno de los más destacados y reconocidos por propios y extraños, César Yáñez Centeno.

Al inicio del gobierno, cuando todos esperaban que fuera designado vocero y/o responsable de prensa y los medios públicos de difusión del gobierno del Presidente López Obrador, se fue a la congeladora por su “ostentosa” boda.

Ahora que se empiezan a hacer los balances del sexenio, muchos consideran que con César Yáñez, cuidando la imagen, la relación con la prensa, las redes sociales y el discurso de AMLO, otra hubiera sido la historia del gobierno de la 4T.

Al anunciar que César Yáñez Centeno deja de ser subsecretario de Gobernación para integrarse a la campaña de Claudia Sheinbaum Pardo, el Presidente Andrés Manuel dijo: “César (Yáñez) es un protagonista, un actor principal en la transformación de nuestro país; él, desde muy jovencito, participó al lado del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, luego empieza a colaborar, a ayudarme en la organización del movimiento, a trabajar juntos para hacer conciencia, organizar al pueblo, me ayuda en todo el recorrido por México”.

Agregó el Primer Mandatario que César Yáñez “conoce todo el país, conoce la historia del movimiento, conoce a todos los dirigentes, a los iniciadores, precursores del movimiento, es una persona que yo estimo mucho”.

Después de casi seis años, el Ejecutivo federal parece olvidar que tuvo relegado a quien ha sido uno de sus principales colaboradores en los últimos 30 años.

En octubre de 2018, a tres meses de resultar Presidente electo, AMLO castigó y sacrificó a Yáñez Centeno con motivo de su polémica boda con Dulce María Silva Hernández, celebrada en Puebla, en la Capilla del Rosario.

La fiesta, con quinientos invitados, se realizó en el Centro de Convenciones William O. Jenkins. Aunque en otras circunstancias se hubiera considerado una boda “bonita” y normal, la cercanía con el Presidente movió intereses políticos y causó gran escándalo al ser calificada como “fifí” y costosa, contraria a la imagen de Austeridad Republicana del propio López Obrador.

César Alejandro Yáñez Centeno en este sexenio se desempeñó en la oficina de la Presidencia como coordinador de Política y Gobierno, y después como subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación.

 

AMISTAD ENTRAÑABLE

Conoció a López Obrador en 1997, en las filas del PRD. Se le ha reconocido como “la sombra de López Obrador” durante los últimos 30 años, en las buenas, pero más en las malas.

En 2000 fue coordinador de Comunicación Social cuando AMLO fue jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal.

Enfrentó las derrotas junto al tabasqueño: En las elecciones presidenciales de 2006 y 2012.

Se dice que en los años más difíciles siempre estuvo al lado de su jefe para continuar con su campaña a lo largo del país. Yáñez fue el vocero durante la “ganadora” campaña presidencial de AMLO en 2018.

Egresado de la licenciatura de Comunicación de la UNAM, supo establecer relación profesional con la prensa nacional e internacional, además de manejar las redes sociales con éxito.

El proyecto político de López Obrador estuvo sustentado, durante 18 años, en una convicción política inquebrantable (de izquierda) y en un grupo de colaboradores de probada lealtad.

César es de los pocos que siempre estuvo al lado de su líder, no solo en los tiempos en que tenían un cargo público, sino en los periodos más complicados.

La lealtad y capacidad de colaboradores como Yáñez fueron factor fundamental para llegar a la primera magistratura del país.

En el mismo sentido han actuado contados colaboradores como Marcelo Ebrard y en su momento Porfirio Muñoz Ledo, optando por decir las verdades a su jefe y no obedecer ciegamente sin razonamientos inteligentes y convenientes para la persona y la causa.

Ahí radica en gran parte el éxito, sea de una carrera política o de una gestión de gobierno.

Jeffrey Gitomer afirmaba: “No te ganas la lealtad en un día. Te la ganas día a día”.

Josiah Royce, en su libro The Philosophy of Loyalty (“La filosofía de la lealtad”), sostiene que la lealtad es una virtud, una virtud primaria, “el centro de todas las virtudes, el deber central entre todos los deberes”.

Royce presenta la lealtad, a la cual define con gran detalle, como el principio moral básico del cual se derivan todos los otros principios.

Y tiene toda la razón, porque la lealtad es “la devoción consciente y práctica y amplia de una persona a una causa o a otra persona”.

A unos meses del término del mandato del Presidente Andrés Manuel y de las elecciones presidenciales de junio de 2024, Yáñez se incorpora al equipo de trabajo de Claudia Sheinbaum, candidata de la coalición Morena-PT-PVEM, a la Presidencia de la República.

César tiene todas las cartas credenciales para ser designado “el vocero de voceros” de la campaña y dar un giro de seriedad, realismo y objetividad al discurso de la candidata, lejos de los arrebatos viscerales de Fernández Noroña y protagonismos de Tatiana Clouthier.

Una relación estratégica, seria y discreta con la prensa y los periodistas puede dar un gran contenido a la campaña presidencial para transmitir los mensajes, ideas y programas de trabajo a los electores con objetividad, claridad y originalidad.

La incorporación de Yáñez a la campaña presidencial también significa poner, frente a frente, a un profesional y experimentado en prensa contra otro de sus iguales, el vocero opositor Max Cortázar… un duelo de poder a poder entre grandes estrategas sobre mantener una buena relación con los medios de comunicación.

 

LA DISTANCIA SE ACORTA

Si bien las encuestas hasta ahora favorecen a Claudia Sheinbaum, la distancia de la candidata opositora Xóchitl Gálvez se ha ido reduciendo.

Es innegable que la imagen del discurso de la candidata oficial es repetir el discurso del Presidente López Obrador, lo cual suena lógico y quizá conveniente, sin embargo, la amenaza de que el régimen constitucional democrático, junto con el INE y los organismos autónomos, puede ser destruido no es cosa menor y la oposición parece estar capitalizando esa “amenaza” en su favor.

Por ello será importante moderar el discurso e informar cuál sería el alcance real de tales propuestas y pretensiones, en la visión de la potencial presidenta del país.

En esta tarea la labor de César Yáñez puede ser muy importante.

Quizá la información que tiene el Primer Mandatario lo obligó a repensar cómo arropar y fortalecer la candidatura de Claudia… y por ello decidió reivindicar a César, quien, como él dice, es fundador de Morena y del movimiento de la transformación y quien desde su posición de vocero en tres campañas presidenciales fue elemento clave, para, por fin, en 2018, llegar a la Presidencia de la República.

En términos beisboleros, el Ejecutivo federal está mandando a su mejor bateador en la sexta entrada, para, en el cierre del juego, asegurar la victoria.

Al Presidente de la “Transformación” le faltan 226 días para dejar el poder.

Sería bueno analizar cuántos de sus colaboradores, serviles y sumisos, incluidos casi todos los integrantes de su gabinete, seguirán encendiéndole incienso al todavía poderoso “líder” a partir de octubre de 2024.

Acaso a partir de esos días aplicarán el versículo bíblico San Mateo 26: “Jesús dijo: -De cierto te digo que esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces. Pedro le dijo: -Aunque tenga que morir contigo, no te negaré.

Y todos los discípulos dijeron lo mismo. Habrá que ver cuántos son leales de a de veras, como lo ha demostrado César Yáñez, aguantando a pie firme todas las tormentas perfectas.

Aún con todos sus errores, desaciertos y ocurrencias que el Presidente Andrés Manuel ha tenido a lo largo de su gobierno, habrá que reconocerle dos grandes cualidades: la lealtad o “veneración” que le tienen sus seguidores y algunos de su equipo de trabajo, así como su liderazgo político.

Continúa con un porcentaje de aceptación del 56%; ya están bajo el control político de su partido 23 entidades federativas, tiene 22 millones de afiliados a sus programas sociales y continúa dictando la agenda política nacional cada día.

¿Le alcanzará con ese bagaje para que su candidata Sheinbaum obtenga el triunfo y dé continuidad a la “transformación”? O será que ya con la banda presidencial puesta, negará a su maestro y en su nuevo discurso, emulando a Luis Donaldo Colosio, diga: “Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla”.

“México quiere democracia, pero rechaza su perversión: la demagogia. Expreso mi compromiso de reformar el poder para democratizarlo y para acabar con cualquier vestigio de autoritarismo”.

“Sabemos que el origen de muchos de nuestros males se encuentra en una excesiva concentración del poder. Concentración del poder que da lugar a decisiones equivocadas; al monopolio de iniciativas; a los abusos, a los excesos”.

¿O será acaso que el discurso de la “realidad” está reservado solo para la oposición?

6

 

Académico y consultor***

Continue Reading

PULPO POLÍTICO

Corrupción e impunidad, asignaturas pendientes

Published

on

Hoy los escándalos del sexenio de Peña Nieto son “pecatta minuta” si se comparan con algunos casos relevantes del gobierno de la 4T * Un clamor ciudadano: Que a partir de los informes de la cuenta pública se proceda -con procedimientos concretos y soportados jurídicamente- a procesar a funcionarios que cometieron infracciones y corruptelas

 

MARCO ANTONIO FLORES***

 

A siete meses y medio de que finalice el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, se evidencian retrocesos en importantes rubros.

México, reprobado a nivel internacional en dos importantes temas del desarrollo nacional: el combate a la corrupción y la educación.

Transparencia Internacional y PISA no son adversarios ni neoliberales, son los organismos internacionales reconocidos en toda la comunidad internacional, incluidos China, Rusia, Cuba y Venezuela.

Transparencia Internacional y Transparencia Mexicana presentaron la edición 2022 del Índice de Percepción de la Corrupción (IPC). Este instrumento registra la opinión de especialistas, analistas de riesgo financiero, mujeres y hombres de la academia y los negocios sobre la situación que guarda la corrupción en cada uno de los países evaluados.

México se ubica en la posición 126 de los 180 países evaluados por Transparencia Internacional. Entre los 38 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupó la última posición.

En el llamado G20, el grupo que incluye a las principales economías del planeta, México y Rusia ocuparon los últimos lugares.

En Latinoamérica también quedamos en los últimos lugares y nos superan, por mucho, Uruguay (puesto 14), Chile (lugar 27), Brasil, Argentina y Colombia.

México obtuvo la misma calificación que El Salvador, Kenia y Bolivia.

Los países mejor evaluados en 2022 fueron Dinamarca, Finlandia, Nueva Zelanda, Noruega, Singapur y Suecia.

Los países peor evaluados fueron Siria, Sudán del Sur y Somalia.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en que “ya se acabó la corrupción” y que en su gobierno “las escaleras de la corrupción se barren de arriba hacia abajo”.

Todos recordamos que logró alcanzar la primera magistratura del país gracias a su discurso de que combatiría la corrupción.

Supo capitalizar los escándalos de corrupción de gobernadores del sexenio anterior, de los que el propio Enrique Peña Nieto metió a la cárcel a cinco.

Asimismo, el gran escándalo que fue la “Casa Blanca”, que tenía un valor de 50 millones de pesos, cuya adquisición, habría sido financiada por un contratista del gobierno.

Hoy los escándalos del sexenio de EPN parecen ser “pecatta minuta” si los comparamos con algunos de los casos más relevantes del gobierno de la 4T.

El de Segalmex, cuyo saqueo ronda los 15 mil millones de pesos.

El más reciente escándalo de corrupción de este gobierno es el caso del hijo mayor del Presidente López Obrador, que se dio a conocer en un reportaje de Latinus.

Resulta que “Amílcar Olán, amigo de la infancia de Andrés López Beltrán, ganó contratos por 300 millones de pesos para abastecer medicinas en el gobierno de Quintana Roo, quien también resultó ser proveedor VIP de la construcción del Tren Maya y que también está metido en la construcción de la refinería Dos Bocas“, lo cual representa miles de millones de pesos en contratos.

Ya había un antecedente, desde hace dos años. Se hizo público y se comprobó que la empresa donde trabajaba el casero de José Ramón López Beltrán en Houston, el dueño de la ‘Casa Gris’, recibió contratos de la filial de Pemex en Estados Unidos por 150 millones de pesos”.

Otros grandes casos de corrupción, que la propia Fiscalía General de la República ha denunciado y perseguido como Odebrecht, Estafa Maestra, o Agronitrogenados en Pemex, no han sido sancionados ni han resultado en llevar a los responsables a juicio.

Todos los escándalos de los cercanos al Presidente AMLO parecen apagarse y no tener efectos que demeriten su popularidad. Todo lo contrario a lo que ocurrió con la “Casa Blanca” en el sexenio pasado.

Entre los factores que considera Transparencia Internacional para sus evaluaciones están la rendición de cuentas y la transparencia en los procesos de licitaciones. En estos rubros estamos reprobados como país, ya que el 70% de los contratos se ha adjudicado de manera directa. La opacidad y el dispendio de recursos ha sido evidente en los proyectos y obras más emblemáticas: Refinería Dos Bocas, Tren Maya, AIFA y la recién abierta “Megafarmacia”.

Todos han rebasado por cientos o miles de millones de pesos sus presupuestos originales… y lo más grave es que son ineficientes “elefantes blancos”.

En el combate a la corrupción hubo retrocesos. Al parecer se intentó destruir el Sistema Nacional Anticorrupción, sin haberlo puesto en marcha y sin propuestas para su mejora. La reforma de 2015 dio paso a la creación del SNA que representó un amplio propósito para contar con un andamiaje jurídico fuerte, sin embargo, se ha quedado pendiente su implementación y consolidación.

Si la intención hubiera sido combatir la corrupción se debía haber fortalecido el SNA. En el Artículo 113 Constitucional se estableció el SNA, una instancia de coordinación entre distintas autoridades federales y locales, encargadas de la prevención, detección y sanción de responsabilidades administrativas y delitos de corrupción, así como de la fiscalización y control de recursos públicos.

Para fortalecer el SNA se deberá priorizar la Tecnología a través de la Plataforma Nacional Digital, que cuente con una base de datos confiable completa y eficiente que permita avanzar hacia sistemas de información interoperable y automatizada de todas las instituciones públicas, incluyendo la máxima publicidad y formatos abiertos, incluido el financiamiento a partidos políticos y sus proveedores; modernizar las contralorías municipales y estatales.

Otras tareas necesarias son: fortalecer la nueva Fiscalía Anticorrupción perteneciente a la FGR y dotarla de plena autonomía. Esta Fiscalía es la responsable de investigar y sancionar los delitos penales relacionados con hechos de corrupción; reestructurar los Orgános Internos de Control para que dejen de ser elefantes blancos y costosos. Que sean más un área de evaluación, prevención y apoyo para mejorar la planeación, organización y dirección de la Administración Pública Federal; ampliar atribuciones y autonomía de la Auditoría Superior de la Federación, para que no se deje intimidar por el titular del Poder Ejecutivo, como ocurrió en el actual gobierno.

Que a partir de los informes de la cuenta pública se proceda con procedimientos concretos y soportados jurídicamente, para que se procese a funcionarios que cometieron infracciones y corruptelas.

Que se dejen de publicitar cifras de miles de millones de pesos de recursos públicos presuntamente faltantes, pero que nunca se investigan a fondo y solo quedan en escandalosas declaraciones que el público en general no comprende y confunde.

Mejor precisar los casos jurídicamente sustentados contra funcionarios públicos corruptos para garantizar que se castigue a los infractores.

Si el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador no logró cumplir con su principal promesa de campaña: “Extirpar el peor cáncer del país. La corrupción”, solo nos queda esperar que el nuevo gobierno que entrará en funciones el 1 de octubre de 2024, ponga en su agenda de trabajo como una prioridad nacional el “combate a la corrupción”.

Para ello deberá abocarse a fortalecer y consolidar el andamiaje jurídico “anticorrupción” para impulsar la plena autonomía, independencia y absoluto apego a la legalidad de las instituciones que lo conforman.

Una primera condición, indubitablemente, será fortalecer al Poder Judicial Federal y no tratar de vulnerarlo y acotarlo como ha ocurrido en el presente gobierno.

Consolidar el Sistema Nacional Anticorrupción; modernizar a la Secretaría de la Función Pública, a la Auditoría Superior de la Federación, a la Fiscalía Anticorrupción y a los organismos constitucionales autónomos.

Si queremos ser mejor calificados por los organismos internacionales y no estar en los últimos lugares de la OCDE, deberemos corregir las omisiones y errores cometidos en este gobierno.

La corrupción solo puede sancionarse cuando funcione y se mejore el Sistema Nacional Anticorrupción, que dé certeza y seguridad jurídica en el combate a la corrupción.

La impunidad y la corrupción no se combaten con retórica, ni con dichos, ni con señalamientos sin fundamento. Es con voluntad política para aplicar las leyes y con apoyo a los organismos autónomos y entidades, diseñados para coordinarse en la materia y actuar en consecuencia.

 

***Académico y consultor.

Continue Reading

PULPO POLÍTICO

Lo bueno, lo malo y lo feo de Salomón Chertorivski Woldenberg

Published

on

El aspirante a gobernar la CDMX con más sólida preparación * El candidato de Movimiento Ciudadano fue quien logró consolidar en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa el Seguro Popular, tan criticado por la Cuarta Transformación y borrado del mapa

 

MARCO ANTONIO FLORES***

 

Salomón Chertorivski, “Cherto”, como le llaman en los barrios urbanos de la Ciudad de México, es uno de los tres candidatos que pretende ser jefe de Gobierno de la capital del país a partir de 2024.

De los tres abanderados, Clara Brugada (Morena), Santiago Taboada (FAM) y Chertorivski (Movimiento Ciudadano), este último es el que tiene una más amplia experiencia en la administración pública. Fue subsecretario con el PAN y dirigió niveles intermedios.

Como dato curioso, inició con Lázaro Cárdenas Batel como miembro de su gabinete en Michoacán (PRD).

Trabajó en los gabinetes de Felipe Calderón y de Miguel Mancera en la CDMX (PRD).

También es el que tiene una más sólida preparación, ITAM y Harvard. Es, por su trayectoria, quizá el más completo de los tres y el más preparado para gobernar la capital del país, sin embargo, en las encuestas no ha despegado, sus oponentes le aventajan con al menos 25 y 35 puntos porcentuales.

El reto es que sea conocido y que tenga tiempo de remontar. No debería descartar pedir el apoyo de Mariana, la de Monterrey, para al menos poner en práctica sus técnicas de penetración en redes y otros mensajes que le sirvan para para darse a conocer rápidamente.

Aunque está realizando actividades populares como visitar mercados, tianguis y colonias populares., requiere dar golpes mediáticos fuertes.

Hace unos días se ufanó de publicar un tuit en el que señalaba la “hazaña” de haberse subido al Metro. Escribió: “Nos subimos al @MetroCDMX a escuchar y platicar con las chilangas y chilangos; ahí donde la vieja política no se atreve a subirse. Así, en cada vagón, en cada estación, vamos a construir un proyecto ganador y de futuro. ¡Nos vemos abajo del reloj!”.

En esta su revista política IMPACTO, hemos publicado el perfil de Clara Brugada y de Santiago Taboada. Esta vez presentamos, en el formato acostumbrado, “Lo bueno, lo malo y lo feo de Salomón Chertorivsky Woldenberg”, con el fin de que nuestros lectores conozcan la trayectoria de quienes pretenden gobernarlos.

 

TRAYECTORIA

Chertorivski Woldenberg cumplirá 50 años en 2024, dos meses después de la elección de jefe de Gobierno de la CDMX.

Tiene formación profesional en dos de las más prestigiadas universidades nacional e internacional.

Es licenciado y maestro en Economía por el ITAM y maestro en Políticas Públicas por la Universidad de Harvard.

Su experiencia política es muy amplia, plural y diversa.

De 2001 a 2006 fue coordinador de Gabinete Social en Michoacán con el gobernador Lázaro Cárdenas Batel (PRD).

De 2006 a 2009 fue director general de Diconsa, en el gobierno de Felipe Calderón (PAN); comisionado nacional del Sistema de Protección Social en Salud, de 2009 a 2011; secretario de Salud, de 2011 a 2012.

También fue secretario de Desarrollo Económico de la CDMX con Miguel Ángel Mancera (PRD), de 2012 a 2017; diputado plurinominal por la 4a. Circunscripción CDMX por MC, desde 2021.

 

LO BUENO

Aunque el Presidente López Obrador fue quien llevó a cabo los aumentos más grandes del salario mínimo, desde 2014 Miguel Ángel Mancera presentó una propuesta para aumentar el salario mínimo con una iniciativa que pareció producto elaborado por Salomón Chertorivski, cuando éste era secretario de Desarrollo Económico de la CDMX.

La iniciativa proponía incrementar de 67.29 a 80 pesos y un año después pueda ser de entre 87 y 100 pesos diarios. Sin embargo, la propuesta no fue aprobada sino hasta 2016 por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos con un aumento a 80.04 pesos.

Chertorivski fue quien logró consolidar el Seguro Popular, tan criticado por la 4T y borrado del mapa.

Cuando fue comisionado nacional de Protección Social en Salud en 2009, logró la afiliación de un millón de mexicanos al mes para conseguir la cobertura universal al Seguro Popular.

Ya como secretario de Salud con Calderón amplió la cobertura al cáncer. También firmó convenios para otorgar el Seguro Popular a los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos.

En 2019 impulsó la organización Pensando en México, cuya misión es abrir un espacio a la diversidad de voces en México para diseñar y discutir propuestas de políticas públicas. Este consejo está integrado por académicos, científicos, políticos y diversos personajes de la vida pública mexicana, entre los que destacan Dante Delgado, Rafael Pérez Gay y Jacqueline Peschard, entre otros.

 

LO MALO

Ha denostado a toda la oposición. Del PRI dice que ni a la esquina con ellos y habla mal del PAN por participar en el Frente Amplio por México.

Sin embargo, ha reconocido el trabajo de exsecretarios de Salud priístas y panistas.

En plena pandemia logró juntar a los más destacados: Julio Frenk Mora, Mercedes Juan López, José Ángel Córdova Villalobos, Guillermo Soberón Acevedo y José Narro Robles, quienes manifestaron su oposición a la extinción del Seguro Popular, al considerar, entre otras cosas, que dicho programa permitía un acceso universal a los servicios de salud y que su eliminación constituía un retroceso de 40 años para el sistema de salud público en México.

Las expresiones de condena a partidos que realizaron mejores gestiones que la actual parecen muy radicales e incongruentes, además, no abonan en su favor ni con sus seguidores ni con sus potenciales simpatizantes.

La estrategia de pretender borrar al PRI, PAN y PRD de la escena política nacional -al parecer ideada por Dante Delgado para Samuel García- quizá sí le correspondía a un joven imberbe (Samuel), quien no conoce la historia política moderna de México, pero no es el caso de Salomón Chertorivski.

Como resultado de la convocatoria a los exsecretarios de Salud se presentó un documento titulado “La gestión de la pandemia en México, análisis preliminar y recomendaciones urgentes”, en donde se hacía un análisis de la gestión gubernamental del Covid-19 en México y una serie de recomendaciones para contener la pandemia.

 

LO FEO

Lo malo para la candidatura de Chertorivski, por Movimiento Ciudadano, es que siendo el candidato que tiene la mejor trayectoria, se encuentre en el sótano de las encuestas.

Si bien Dante Delgado es quien dicta las reglas y líneas políticas de ese partido, en la campaña de la entidad más importante del país se requiere no hacer caso a algunas consignas del senador y mejor ser más creativos y originales para atraer la simpatía de los capitalinos.

Movimiento Ciudadano se encuentra en una encrucijada, no tiene candidato a la Presidencia de la República. Es sabido que un buen candidato a la Presidencia jala las candidaturas de gobernadores y puestos de elección popular en favor de su partido, como sucedió con Vicente Fox y con López Obrador desde su campaña y durante toda su gestión.

La sola figura de AMLO jala el voto en favor de los candidatos de Morena. Aparentemente Samuel García prometía crecer y hacer crecer a los candidatos de MC. Ahora habrá que esperar si el nuevo candidato a la Presidencia de MC logra ser factor para la elección del nuevo jefe de Gobierno de la CDMX en favor de Salomón Chertorivski.

Estamos a cinco meses de saber si la ciudadanía optará por la continuidad de la izquierda representada por Morena o si preferirá a uno de los dos candidatos opositores.

Parece que sí hay tiempo de convencer para vencer. Veremos si a partir de enero de 2024, que ya está a la vuelta de la esquina, las estrategias son adecuadas y eficientes en el caso del candidato de Movimiento Ciudadano.

 

***Académico y consultor.

Continue Reading

DESTACADO