Connect with us

POR LA ESPIRAL

Inflación, el fantasma inesperado

Published

on

Preocupante temor ante la escasez * En este tren que es la economía, la aparición de la pandemia provocó la caída del consumo, contracción de la demanda, parón de la oferta, incremento histórico del ahorro y rotura de las cadenas de suministro y de producción.

 

POR CLAUDIA LUNA PALENCIA

 

 

Para mi adorada hija Claudia y a Picasso, unidos por su cumpleaños

 

La crisis derivada de la pandemia provocada por el SARS-CoV-2 es inédita y sus consecuencias socioeconómicas se espera afloren en el mediano plazo.

Mientras tanto, la tan ansiada recuperación económica en uve enfrenta un fantasma inesperado: la inflación.

La aparición del nuevo virus en la ciudad industrial de Wuhan cumplirá pronto su segundo aniversario y el próximo 11 de marzo hará dos años de la declaración de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Desde entonces, tanto países industrializados como emergentes han tomado diversas medidas para controlar la expansión del patógeno, algunas drásticas como los confinamientos obligatorios y el cierre de la actividad empresarial e industrial no esencial.

De esta forma se han alterado las cadenas de valor, las cadenas de producción y las cadenas de distribución no sólo locales y nacionales también en perjuicio del trasiego internacional.

Hay una lucha acuciosa por ser los primeros en obtener los suministros primarios. En los últimos meses, con el avance de la vacunación antiCovid en distintos países la sensación de control del virus ha dado confianza a la gente que ha vuelto a demandar de forma creciente una serie de bienes, productos y servicios -aceleradamente- respecto al ritmo de la oferta lo que ha provocado escasez y un consecuente incremento en los precios. Léase un avance de la inflación.

Ante el Black Friday, trasnacionales como la sueca IKEA están redistribuyendo de una tienda a otra ‘stocks’, mientras algunos de sus productos estrella aparecen sin volumen disponible; lo mismo, varias mancuernas están desaparecidas de las estanterías de Decathlon y en muchas grandes superficies hay muebles, productos de cosmética o digitales no disponibles o con pedidos de entrega de más de un mes.

En algunos países como Reino Unido, aquejados además por el golpe del Brexit, se habla abiertamente de desabasto, los anaqueles de varios supermercados no tienen pollo, ni carne o cerveza, menos leche y la falta de gasolina en las estaciones de servicio ha puesto nerviosos a sus ciudadanos.

Nick Andrews, analista de Capital Economics, anticipa que la economía británica entrará en recesión el próximo año, la recuperación esperada este 2021 de un PIB cercano al 7% estimado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) quedará diluida en 2021 si la economía británica no logra recuperar los puestos de trabajo que faltan y restablecer efectivamente el suministro de insumos.

Tampoco se libra la economía estadounidense: el punto de partida son los barcos de carga y los contenedores que la OMC explica no es tan fácil volver a recuperar el ritmo del suministro normal antes de la pandemia, así es que son varios los problemas a corregir partiendo de que la oferta vuelva a sus picos de producción, la demanda logre estabilizarse y los canales de distribución funcionen otra vez a plenitud.

La disrupción en la economía ha sido absolutamente en todas las áreas afectando a las variables con distintas magnitudes: el año pasado contrajo la demanda, pero en cambio incrementó de forma histórica el ahorro contenido en los hogares, fundamentalmente en las rentas más altas.

 

A COLACIÓN

Según la calificadora de riesgos Moody’s, el total ahorrado en el mundo en 2020 equivale al 6% del PIB global, se trata de la mayor tasa de la historia con 5.4 billones de dólares, un 16.66% más respecto de un año anterior.

Hay cuatro países con el mayor cúmulo de ahorro en los hogares: Estados Unidos, con un 12% del PIB; Reino Unido, 10% del PIB; Canadá, 9.5% del PIB, y España, con 8% de su PIB.

No se trata de un ahorro homogéneo para todos los hogares, fundamentalmente hay una mayor propensión en las rentas más altas mientras otros hogares afectados por los cierres, pérdida de empleo o de ingreso, han echado mano de sus ahorros. Lo que sí es que en todos los casos la demanda se contrajo y el consumo ha sido más selectivo.

En este tren que es la economía, la aparición de la pandemia provocó la caída del consumo, contracción de la demanda, parón de la oferta, incremento histórico del ahorro y rotura de las cadenas de suministro y de producción.

La consultora global Bain & Company reconoce que la suspensión el año pasado de diversas operaciones hizo que se rompieran varias cadenas afectando tanto a empresas minoristas como grandes superventas.

La realidad, señala, es que la pandemia ha sacado a flote multitud de defectos en las cadenas de producción, de operación y de suministro que las empresas han debido corregir sobre la marcha, sobre todo de forma inusitada en cuanto se reactivó de forma abrupta la demanda.

Para el consultor Stephan Zech, las cadenas de producción y las operaciones no volverán a ser las mismas que antes de la pandemia, porque ya no es una cuestión de costos, sino de llevar a tiempo los insumos para su transformación y distribución.

LA REVISTA

Visos de paz internacional con reanudación del diálogo Rusia-OTAN

Published

on

Incluir a Ucrania como nuevo aliado, inaceptable para Putin * No será un diálogo fácil lo que habrá en los próximos meses en busca de un marco de seguridad para las partes, pero por lo menos hay conversaciones

 

POR CLAUDIA LUNA PALENCIA

 

El pasado 12 de enero, una delegación de Rusia y otra de la OTAN retomaron conversaciones tras más de dos años sin diálogo directo y luego de una preocupante tirantez en   medio de amagos y fuertes acusaciones de poner al límite la paz internacional.

El Consejo OTAN-Rusia celebrado en Bruselas analiza la forma en cómo puede darse una desescalada mutua y llegar a un nuevo acuerdo marco de seguridad y de entendimiento regional.

La situación en el traspatio europeo, con Ucrania y el enfrentamiento con Rusia, es vista como una amenaza inminente y creciente para la Unión Europea (UE) y que ha motivado que la OTAN deje entrever que, tarde o temprano, terminará incluyendo a Ucrania como un nuevo aliado.

Ese espaldarazo significaría que todo ataque contra suelo ucraniano permitiría a su gobierno activar el artículo 5 de la carta de la Alianza Trasatlántica que argumenta y defiende que toda agresión contra un Estado miembro activa la defensa colectiva.

Para la Rusia del presidente Vladimir Putin este acercamiento es inaceptable porque significa una flagrante amenaza para la seguridad del país eslavo que ve con inquietud no sólo la posible inclusión de Ucrania en la OTAN sino que Estados Unidos establezca bases militares o sistemas antimisiles.

Putin está presionando por un nuevo acuerdo regional de seguridad, tanto con la OTAN, como de forma bilateral con la Unión Americana, bajo el compromiso de que Ucrania y Georgia no formarán parte de la Alianza.

El último Consejo OTAN-Rusia aconteció el 5 de julio de 2019 y estuvo enfocado en el Tratado INF de capacidades nucleares de medio alcance.

Durante varios años han existido acuerdos entre ambas partes, han compartido al menos diez diálogos, sin embargo,  desde 2014 tras la anexión de Crimea a Rusia las tensiones entre ambos ha ido de escalada en escalada.

Julianne Smith, embajadora de EU en la OTAN, afirmó que de ninguna manera se tomarán decisiones sobre Ucrania sin Ucrania; sobre Europa sin Europa o sobre la OTAN sin la OTAN.

Vamos a ver si el hábil estratega Putin se sale con la suya, avieso como es, hace amagos -en especie de farol- para provocar reacciones en sus contrapartes de las que luego sacará provecho.

Interesante: en este juego de espejos, el líder del Kremlin aguardó sigiloso a que Donald Trump dejase la Presidencia de Estados Unidos para amenazar con invadir Ucrania.

Y cuando los analistas esperaban algún movimiento de tropas recién empezado el año, nada sucedió en suelo ucraniano, empero ha surgido el conflicto interno en Kazajistán que nadie avizoraba y sirve de mero distractor.

 

A COLACIÓN

Los pleitos no tienen fin y a veces tampoco final feliz. El think tank, Atlantic Council, elaboró un interesante análisis acerca de los doce riesgos que podrían manifestarse en 2022.

Uno muy claro ligado con Rusia y Ucrania que además involucra a diversos actores preponderantes en la esfera global. Me parece curioso (y no quiero obviarlo) que en la reciente aprobación del billonario Presupuesto de Estados Unidos quedasen fuera una serie de nuevas sanciones.

Precisamente, en el histórico gasto militar aprobado por 760 mil millones de dólares, no entró en marcha el plan de Biden de sancionar a todas las empresas que tuvieran relación con la construcción del gasoducto Nord Stream II que parte de Rusia y se bifurca hasta Alemania. Delicado asunto.

Aunque el encargado de la diplomacia europea, Joseph Borrell, ha sido menos cauto al afirmar que la prevalencia del Nord Stream II depende de lo que militarmente haga Rusia.

Total, no será un diálogo fácil lo que habrá en los próximos meses en busca de un marco de seguridad para las partes, pero por lo menos, hay conversaciones.

Continue Reading

POR LA ESPIRAL

El 2022 marcará el fin de la pandemia

Published

on

Revelación de la Organización Mundial de la Salud * Pese a la ola de contagios, especialistas señalan que el Covid está debilitándose, por lo que de un momento a otro vendrá el anuncio oficial de la OMS, aunque el virus permanecerá entre nosotros

 

POR CLAUDIA LUNA PALENCIA

 

El nuevo año que recién inicia será el de la resiliencia de personas, familias y empresas obligadas a readaptarse y reinventarse por el letargo de una urgencia sanitaria que continúa condicionando el reloj económico del mundo.

Desde octubre pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha venido especulando con declarar el final de la pandemia en algún momento de 2022.

Su titular, Tedros Adhanom, duda, pero otras veces parece muy decidido, así como parte de su equipo.

¿De qué depende esta declaración? De que el patógeno pierda eficacia, sea menos letal y termine siendo un virus estacional y de que surjan mejores placebos, sueros y medicinas para todos.

La esperanza es que las nuevas vacunas tengan una mayor capacidad inmunogénica ante la velocidad de variantes que el virus presenta.

La empresa española Hipra prepara la suya propia a base de proteínas recombinantes con la finalidad de proteger ante las nuevas cepas.

Los ensayos revelan una alta eficiencia y eficacia ante Ómicron, y la intención de las autoridades sanitarias es tenerla lista de cara al verano.

Pero también hay otras cuyo cometido además es esterilizar a la persona contra el virus, evitar que lo propague y para eso están desarrollándose vacunas nasales: Rusia anunció, para el primer trimestre del año, su versión nasal de Sputnik V que protegerá contra Ómicron.

Tanto prevenir la infección como cortar la transmisión es la meta de la otra vacuna nasal española liderada por el virólogo Luis Enjuanes, director del Laboratorio de Coronavirus y que sigue en fase de experimentación.

Antes de concluir 2021, Adhanom afirmó que “el mundo tiene las herramientas para acabar con esta calamidad” y admitió que la fase más fuerte de la pandemia “ya quedó atrás y sólo hay que aguardar a que remita” y bien podría ser en 2022.

En todo caso, en criterio de la OMS, levantar la declaración de pandemia no implica que el virus se haya extinguido, pues continuará provocando brotes y fallecimientos (con mayor incidencia en los no vacunados), y habrá reinfecciones.

Es importante recordar que seguirá siendo útil el uso de la mascarilla y guardar precauciones, sobre todo en espacios interiores.

Mike Ryan, recién tuiteó en diciembre que la fase aguda de la pandemia, tal y como la conocemos ahora, con hospitalizaciones y muertes, puede acabar el año que viene, aunque el virus permanecerá entre nosotros.

El director de Emergencias de la OMS pide no cantar victoria de forma anticipada porque “queda un camino lleno de baches”, hay un rezago en la vacunación en varios países en distintos continentes y mientras unos están poniendo las primeras dosis, otros van en la cuarta dosis de refuerzo como acontece con Israel, pero lo más importante es que hay una luz al final del túnel.

 

A COLACIÓN

Sin lugar a dudas, la recuperación económica prevalecerá atada a la evolución del virus, lo que añade una enorme dosis de incertidumbre al futuro inmediato, con nuevas variantes de preocupación detectadas tal y como ha acontecido con Alpha, Beta, Gamma, Delta y recientemente con Ómicron.

En los primeros días del año, Francia advirtió que había identificado otra variante derivada de la República del Congo, que el Instituto Hospitalario Universitario de Marsella nombró como IHU y B.1.640.2 de la que hasta el momento se tiene poca información.

Hay otras circunstancias con los casos de Flurona, una infección provocada en una persona cuando al mismo tiempo tiene el virus de la gripe y el coronavirus.

Israel ha reportado algunos casos igual que Cataluña sin que hasta el momento los epidemiólogos encuentren una mayor gravedad en la recombinación.

Al respecto, Juan Jesús Gestal Otero, experto en salud pública en España, declaró a TVE que esta recombinación lo que indica es “que el Covid está debilitándose, lo que podría significar el principio del fin de la pandemia”.

Mientras sólo se trabaja con hipótesis, hay unos sectores que siguen más vulnerables que otros, sobre todo los relacionados con el turismo, los viajes, la hostelería y el ocio.

Pero mientras esto pasa, el año recién inicia y los contagios están a la orden del día, vendrá un momento crítico, pero después de tres meses la OMS declarará el fin de la pandemia.

Continue Reading

LA REVISTA

Pensiones, una bomba de tiempo que explotará en cualquier momento

Published

on

Jubilarse o morir, la disyuntiva * La triste realidad es que los pensionados viven prácticamente al día

 

POR CLAUDIA LUNA PALENCIA

 

Así como vamos prácticamente moriremos trabajando, el dilema de las pensiones (y su drama porque en muchos casos son miserables o inexistentes) es una bomba de tiempo que, tarde o temprano, estallará no sólo en los países industrializados sino también en muchos de los catalogados como emergentes.

Algunos países como Dinamarca, Grecia, Italia, Islandia, Suiza, han retrasado la edad de jubilación a partir de los 67 años de edad y en España, recientemente han entrado ciertos cambios.

Con la reforma de las pensiones realizada en 2013 fue gradualmente elevándose la edad de jubilación hasta llegar a los 66 años exigidos desde que inició 2022.

De esta forma todas las personas que en el país ibérico quieran retirarse con el 100% de su pensión necesariamente tendrán cumplidos 66 años y dos meses. Se trata de  la nueva edad para los trabajadores que han cotizado menos de 37 años y seis meses.

Otra modificación importante es el periodo de cálculo de las pensiones que pasa de los 24 a los 25 años; dicha reforma tiene como objetivo que en un lapso de tres quinquenios la edad de jubilación quede ajustada a los  67 años de edad.

El futuro de los pensionados es complicado así como el futuro de los nuevos pensionados que irán sumándose con el tiempo a las filas de la cesantía laboral por cuestiones de edad.

Quizá lo más inquietante de todo no es cómo se sostendrá esa pirámide en el tiempo porque cada vez se requerirá contar con más gente activa laboralmente hablando por cada pensionado, sino el destino que seguirán millones de personas sumergidas en la economía informal y que no han ahorrado para su vejez… que no han realizado alguna aportación para su propia causa.

Y vamos camino de un embudo generacional que además nos pillará en la Cuarta Revolución Industrial más acelerada con la tecnología dominando muchas áreas y desplazando montones de empleos que no volverán jamás.

También asusta la poca visión de los gobiernos con sus políticas públicas al respecto, es como si fuese una gran bomba a punto de estallar, pero a la que se enfría con un poco de agua y simplemente ese problemón se hereda para el presidente de turno.

Y nadie termina de tomar las decisiones correctas, proactivas e inclusivas para impedir que el día de mañana se forme una masa de personas mayores sumergidas en la miseria.

 

A COLACIÓN

Luego está una verdad incontestable: cada vez el ser humano será más longevo, ya no son contados los casos de las personas centenarias y no todas están deterioradas.

A este ritmo, para los hacedores de las políticas públicas todo se arregla retrasando la edad de la jubilación, eslabonan sus decisiones correlacionando  el retiro con los condicionantes de la edad: “Entre más se viva, más será necesario trabajar para jubilarse”.

A eso resumen sus decisiones ignorando que hay gente que entra y sale del mercado laboral formal porque el mercado es inestable, no presenta las condiciones de certeza y de contratos eternos de los que gozaron los “baby boomers” que pudieron además cumplir con sus ambiciones. Muchos dejan esos huecos sin cotizar, ni aportar, a pesar quizá de que hayan obtenido ingresos en negro.

Al final eso termina repercutiendo y lo seguirá haciendo en la medida que no se flexibilicen las cotizaciones y permitan que el trabajador aporte-cotice con su contrato de trabajo o bien lo haga con los ingresos que obtenga por trabajos esporádicos.

Aquí el problema es que del otro lado está Hacienda a la que le importa más ir detrás de esos ingresos sin comprobar aunque sean temporales.

Tienen que reformularse los esquemas y las políticas públicas deberán estar preparadas para dar bonos sociales más cuantiosos para apoyar no sólo a los pensionados que viven prácticamente al día, fundamentalmente a muchos mayores que no cobran absolutamente nada. Esta es una triste realidad.

 

Continue Reading

Trending