Connect with us

LA FERIA

La estrategia del descontón verbal y el ninguneo oficial

Published

on

¿Alzamiento, revuelta o golpe de Estado? * No es normal que un Presidente de México esté peleando diario y con tantos. No es conveniente. Fue elegido para ir al timón de la nave, no para verlo repartiendo leña entre el pasaje y los marineros

 

POR ADOLFO LÓPEZ MAÑÓN

 

A rodilla.

A tía Elena (de las chupacirios del lado materno-toluqueño) la dejó el marido. Poco después -meses- volvió a casarse (escandalazo, fue boda civil nada más y para las pulgas católicas de esa rama familiar, era inaceptable)… también la dejó; regresó la tía al seno de la Santa Madre Iglesia, pero lueguito la atrajo más el regazo de un tercer caballero (bueno, ni la caída del imperio romano de occidente causó más escándalo)… y tercera abandonada.

No le hago el cuento largo, detuvo su carrera matrimonial con obstáculos en el quinto esposo (también la dejó). La abuela Virgen, la de los siete embarazos, un día comentó que “Elenita había tenido muy mala suerte con los hombres” y tía Victoria que de ese tema sabía todo, la atajó: -No hay mujer a la que le salgan malos cinco maridos al hilo… ella anda mal –ya grande este menda supo que tía Victoria tenía razón; no le cuento porque después todo anda diciendo.

 

PRESIDENTE PELEONERO

En el país pasan cosas raras, inusuales y nosotros los gallardos integrantes del peladaje nacional, como si nada. Estamos tan acostumbrados a tanto desfiguro que si mañana anuncian Palacio Nacional como salón de fiestas, lejos de escándalo habría reservaciones.

En particular en este sexenio vemos diariamente a un Presidente rijoso, pendenciero, talante que mal disimula con una sonrisa que ya se le acartona.

No es normal que un Presidente de México esté peleando diario y con tantos. No es normal y no es conveniente. Fue elegido para ir al timón de la nave, no para verlo repartiendo leña entre el pasaje y los marineros.

Si le parece que este su texto servidor exagera, recuerde que está peleado con todos los organismos autónomos, INEGI, Coneval, Comisión Reguladora de Energía, Instituto Nacional de Acceso a la Información, INE.

Tan pronto como el 18 de febrero de 2019, declaró: “(…) hay que seguir adelante quitando todos estos organismos que son onerosos”. Onerosos quién sabe, necesarios, sí. A él le estorban.

Aparte se buscó pleito con España y el Vaticano, por nada, por andar reclamando cosas de hace cinco siglos.

Trae entre ceja y ceja a la prensa nacional (excepto Jornada y Excélsior) y la extranjera (toda); y a muchos periodistas, incluida su ex amiga doña Aristegui, y comentaristas, todos los que no le aplaudan a teclazos; el que lo critique, saca boleto de sonajeada mañanera.

Se peleó con la Organización Mundial de la Salud -que le contestó medio feo viera usted- porque dijo ya debían de haber aprobado las vacunas Sputnik V, CanSino y Sinovac, que en México se están aplicando sin validación de esa instancia.

Le buscó las cosquillas a la UNAM, tiene en jaque al CIDE, se baila el zapateado en las empresas calificadoras internacionales indispensables para que el país tenga acceso al mundo financiero; interpreta el jarabe huasteco en empresarios y laboratorios médicos.

No deja títere con cabeza y gratis, insulta, descalifica y ningunea a toda una clase social, la clase media, de la que no hay noticia le haya hecho algo para merecer el maltrato.

Y no está exento de su flamígera lengua ninguno de los que protestan, marchan, se manifiestan, así sean papás de niños con cáncer o mujeres que, tan delicadas ellas, nomás quieren que no las maten.

Crecen los rumores y se presentan síntomas de que su estilo personal crispa a sus colaboradores. Lleva 35 o 36 renuncias y cambios en su gabinete legal y ampliado. Piense usted si es normal que a un Presidente le renuncie su secretario de Hacienda (Carlos Urzúa) a los siete meses de iniciado el gobierno y se transforme en un firme crítico de su administración, y el segundo de Hacienda (Herrera) también se fue.

Y la lista sigue: También se le fueron la secretaria de Gobernación; su consejero jurídico, Scherer, su ‘hermano’; el director del IMSS; la secretaria de la Función Pública; el director del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, denunciando que ahí se roba; el secretario de Comunicaciones, Jiménez Espriú; el director del Banco del Bienestar; el secretario de la Semarnat, quien dijo que la 4T es una ilusión; la secretaria de Economía; el jefe de la Oficina de la Presidencia, don Romo; el secretario de Educación; la tesorera de la Federación… y más, pero no hay espacio.

No. No es normal. Es más fácil decir a quiénes no les busca bronca: a sus solovinos, sus mascotas, como él definió en analogía muy desafortunada a la gente en pobreza. Fuera de ellos y sus huestes a sueldo en Morena, los demás, todos, encontramos acomodo en su amplio catálogo de descalificados. Ni modo. Chin.

Lo preocupante es que no es tonto, por lo que algo quiere, algo busca, algo pretende con esta estrategia del descontón verbal y el ninguneo oficial. Tal vez haya un indicio en lo que declaró el martes pasado, hablando del pérfido INE.

Dijo en su mañanera que toca al INE por mandato constitucional realizar la consulta sobre la revocación de mandato, pero si se negaran a hacer la consulta (no se niegan, ni se han negado, ni se negarán, no tuerza usted las cosas don Presidente), entonces los ciudadanos podrían hacerla:

“Se organiza el pueblo (…) Nosotros ganamos la elección por el pueblo, por la gente; esa es la esencia de la democracia, el ciudadano que quiere ejercer sus derechos, que participa, que busca los cambios”.

Agregó que va esperar a ver qué resuelve el Tribunal Electoral y luego el Poder Judicial: “Yo creo que van a llevar a cabo la consulta; van a aplicar este método democrático de la revocación de mandato (…) son tácticas dilatorias no muy serias”.

¿Se organiza el pueblo?… ¿se organiza el pueblo mandando la Constitución al basurero?… ¿se organiza el pueblo y realiza actos de gobierno por su cuenta?

Si va en serio, que alguien le diga que eso se llama alzamiento, revuelta, golpe de Estado (así sea quedito, golpecito). Y por cierto, ¿quién es el pueblo?, ¿sus clientes de los programas sociales?

Porque empresariado, clase media, intelectualidad, universitarios y científicos, no, esos no, con todos esos está de pleito.

O no sabe lo que dice o sí sabe y esto está de rezar rosarios a rodilla.

 

LA FERIA

El mal del narco está arriba

Published

on

Involucrados políticos, empresarios y banqueros, nacionales y extranjeros * El siguiente Presidente debe aceptar que México está en riesgo real de que la delincuencia de altos vuelos controle el aparato de gobierno nacional. Hay que barrer políticos, empresarios y banqueros, pero ¡barrer!.. En concreto: acabar con los barones de la droga

 

SEÑOR LÓPEZ

 

¡Barrer!

Tía Fraga se llamaba Sufragio (su papá era un jacobino ateo irreductible). Su marido era infiel de tiempo completo y ella lo toleraba, resignada. Pero una vez casi lo mata con la tranca de la puerta del zaguán poniendo punto final a su matrimonio, porque su maridito, incapaz de levantar un popote, se ofreció para ayudar a mudarse de casa a una sobrina de ella, joven y rutilante viudita.

Así, cuando algo grave puede suceder, dicen en la familia: -¡Que se entere Fraga! –ni Dios lo mande.

 

‘MARCOLA’ EXHIBE EL REAL PROBLEMA DEL NARCO

Marcos Willians Herbas Camacho, ‘Marcola’, es uno de los delincuentes más famosos del Brasil.

Nació en 1968, está preso como ha estado más de la mitad de su vida.

Él manda en las favelas (barrios bajos), es fundador y líder de la banda criminal “Primeiro Comando da Capital” (PCC), a la que pertenecen unos 130 mil reos, aparte de 10 mil miembros en la calle.

Es poderoso, temido y muy inteligente; dice haber leído 3 mil libros.

El 23 de mayo de 2006, el diario O’Globo publicó una entrevista con él, aunque hay quien lo duda. Igual es interesante. Unos ejemplos:

Pregunta O’Globo (OG): ¿Usted es del PCC?

Respuesta de Marcola (M): Más que eso, yo soy una señal de estos tiempos. Yo era pobre e invisible. Ustedes nunca me miraron durante décadas y antiguamente era fácil resolver el problema de la miseria. El diagnóstico era obvio: migración rural, desnivel de renta, pocas villas miseria, discretas periferias; la solución nunca aparecía… ¿Qué hicieron? Nada… Nosotros sólo éramos noticia en los derrumbes de las villas en las montañas… Ahora somos ricos con la multinacional de la droga. Y ustedes se están muriendo de miedo. Nosotros somos el inicio tardío de su conciencia social”.

OG: Pero la solución sería…

Marcola (interrumpiendo): “¿Solución? No hay solución… La propia idea de solución ya es un error. ¿Ya vio el tamaño de las 560 villas miseria de Rio?… ¿Solución, cómo? Sólo la habría con muchos millones de dólares gastados organizadamente, con un gobernante de alto nivel, una inmensa voluntad política… que saltase por sobre la parálisis burocrática secular… implicaría una mudanza psicosocial profunda en la estructura política del país. O sea: es imposible. No hay solución”.

OG: ¿Usted no tiene miedo de morir?

M: “Ustedes son los que tienen miedo de morir, yo no. Mejor dicho, aquí en la cárcel ustedes no pueden entrar y matarme, pero yo puedo mandar matarlos a ustedes allá afuera. Nosotros somos hombres-bomba…. somos una nueva especie, ya somos otros bichos, diferentes a ustedes. La muerte para ustedes es un drama cristiano en una cama, por un ataque al corazón. La muerte para nosotros es la comida diaria, tirados en una fosa común… mis soldados son extrañas anomalías del desarrollo torcido de este país. (Somos) una especie de post-miseria. Eso, la post-miseria genera una nueva cultura asesina, ayudada por la tecnología, satélites, celulares, Internet, armas modernas. Es la mierda con chips, con megabytes”.

OG: ¿Qué cambió en las periferias?

M: Nosotros, que ahora tenemos… ¿usted cree que quien tiene 40 millones de dólares como Beira Mar (Fernando Beira Mar, un capo de allá) no manda? Con 40 millones de dólares la prisión es un hotel, una oficina… ¿Qué policía va a quemar esa mina de oro, entiende?… Ustedes son el estado quebrado, dominado por incompetentes. Nosotros tenemos métodos ágiles de gestión. Ustedes son lentos, burocráticos… Nosotros no tememos a la muerte. Ustedes mueren de miedo… Ustedes tienen la manía del humanismo. Nosotros somos crueles, sin piedad. Ustedes nos transformaron en ‘super stars’ del crimen.  Nosotros los tenemos de payasos”.

OG: ¿Qué debemos hacer?

M: Les voy a dar una idea, aunque sea en contra de mí. ¡Agarren a los barones del polvo! Hay diputados, senadores, empresarios, hay expresidentes en el medio de la cocaína y de las armas… Estoy leyendo ‘Sobre la guerra’, de Klausewitz, no hay perspectiva de éxito. Nosotros somos hormigas devoradoras, escondidas en los rincones… Para acabar con nosotros… solamente con una bomba atómica en las villas miseria. ¿Ya pensó? ¿Ipanema radiactiva?”.

OG: ¿No habrá solución?

M: “Ustedes sólo pueden llegar a algún éxito si desisten de defender la ‘normalidad’. No hay más normalidad alguna. Ustedes deben hacer una autocrítica de su propia incompetencia… Estamos todos en el centro de lo insoluble. Sólo que nosotros vivimos de él y ustedes no tienen salida. Sólo la mierda. Y nosotros ya trabajamos dentro de ella… no hay solución. ¿Saben por qué? Porque ustedes no entienden ni la extensión del problema. Como escribió el divino Dante: “Pierdan todas las esperanzas”. Estamos todos en el infierno”.

Un comentario, estimados lectores, Marcola, frente a los delincuentes de acá, es un bebé de brazos: su “terrible” revuelta del 12 de mayo de 2006 costó la vida de 141 policías brasileños y 4 civiles; acá hay 90 homicidios diarios. Y los 40 millones de dólares del Beira, son una cifra de niños en el recreo ante las fortunas de nuestros cárteles.

En la entrevista se señala el único camino: atrapar a los verdaderos barones de la droga (políticos, empresarios y banqueros). Coincide con César Gaviria, expresidente de Colombia.

Tenemos lo obvio en las narices: es imposible la existencia de una industria internacional clandestina, con miles de empleados, miles de vehículos, exportando droga e importando armamento y lo más difícil: manejando miles de millones haciendo transferencias internacionales y operaciones financieras. Y esa complejísima operación a cargo de gañanes bota punta-para-arriba que apenas escriben su nombre: imposible. El mal está arriba, muy arriba: políticos, empresarios y banqueros, nacionales y extranjeros.

La indignación por el asesinato de dos sacerdotes, perdone usted, es sólo escándalo mediático, no cambia nada.

Este gobierno federal ya queda descartado como parte de la solución. El siguiente Presidente debe aceptar que México está en riesgo real de que la delincuencia de altos vuelos controle el aparato de gobierno nacional. Hay que barrer políticos, empresarios y banqueros, pero ¡barrer!

 

Continue Reading

LA FERIA

La oposición de Morena en 2024 será el propio… ¡Morena!

Published

on

La decisión de AMLO provocará ruptura interna * El enemigo lo tiene en casa: va a ser un pleito a navaja, sin reglas y nos divertirán con la guerra sucia que tanto gustan practicar

 

SEÑOR LÓPEZ

 

¡Cierren las puertas!

En la familia materno-toluqueña de este menda, hubo historias de amor y liviandad muy sabrosas, aunque procuraban taparlas.

Ahí está, por ejemplo, el sonado asunto de las tías Margarita y Hortensia, hermanas “quedadas” por no tener marido antes de los 18 de edad (eran los años 40 del siglo pasado), mientras su hermana menor, Dalia, se casó a los 16 con tío Nacho, un veracruzano muy alegre que quedó viudo al nacer su cuarto hijo, lo que para las dos vivas, lo hizo más apetecible que una cerveza helada en el desierto de Altar, Sonora.

Con la muerta aún fresca, las “quedadas” pactaron ayudar en todo a tío Nacho con las cuatro criaturas y portarse como lo que eran, unas damas cristianas (… mmhú). Toluca observaba. Al año, retumbaron los cielos por el pleito entre las dos: se arrastraron mutuamente el prestigio.

Tío Nacho le puso casa a cada una, con las dos tuvo hijos y años después, muy contento, se casó con una costeña de fuego, joven paisana suya, quien plácidamente aceptó todo el enredo, tuvo sus respectivos críos y a fin de cuentas heredó todo.

Decía la abuela de Autlán, Elena: -“La tenían fácil, pero… por peleoneras”.

 

LAS MATEMÁTICAS TAMBIÉN FALLAN

La suma es una de las operaciones elementales de la aritmética, la resta también, junto con la división y la multiplicación.

La suma aritmética sirve para muchas cosas, para la política, la política electoral, no; la multiplicación, tampoco; la resta y la división, sí, mucho.

Este domingo Morena se alzó con el triunfo en otros cuatro estados de la República. Muy bien. Ahora, el partido del Presidente, suyo de él, organizado y fundado por él para él, gobierna 20 entidades del país.

Sus admiradores, partidarios, adeptos, simpatizantes, incondicionales, fanáticos y discípulos, tienen calambres en ambos brazos de tanto celebrar con matracas este triunfo, otro triunfo que suceda lo que suceda en 2023, piensan algunos, les asegura el control territorial de los procesos electorales de la nación. Eso piensan esos algunos. Y eso les hace pensar que la elección federal de 2024 va a ser un día de campo.

Vistas como están las cosas, no se equivocan y lo más probable es que la próxima Presidenta o Presidente de la república sea el que Andrés Manuel López Obrador ponga de candidata (o)…, pero no por la suma de votos posibles de esos 24 estados. En política no vale la suma aritmética sino para contar boletas electorales, eso sí.

A quienes necean en que el número de gobiernos estatales es definitorio por lo que significa de control territorial del electorado, se les recuerda que el PRI, cuando perdió la Presidencia de la República en el año 2000, tenía 20 estados gobernados y el PAN sólo ocho… sí, pero la gente vota como le da la gana y don Chente se terció la banda presidencial.

Igual pasó cuando triunfó Calderón, el PAN seguía gobernando sólo en ocho estados y se repitió la historia, ganó el PAN por más que algunos sigan terqueando en que no… pues no, pero don Calderón fue el que se sentó en La Silla. Luego en 2012, ganó Enrique Peña Nieto, logrando lo histórica y políticamente impensable: el regreso del PRI al Poder Ejecutivo federal, sí, pero en 2018 triunfó arrolladoramente López Obrador, teniendo el gobierno de sólo cuatro estados. En una elección presidencial no hay relación aritmética entre número de estados gobernados y número de votos cosechados.

El triunfo de don Fox obedeció a que el PRI vivía dormido en sus laureles echado sobre una pila de reclamos sociales y el hartazgo de la gente, de acuerdo, pero no es cosa de negar el arrastre que como candidato tenía el esposo de doña Martita; hervía la gente en sus mítines.

Calderón, en 2006, no tenía ese arrastre y por poquito la pierde, pero como sea (“haiga sido como haiga sido”), con don Chente metido hasta el cuello, la ganó, aunque haya sido por poquito, no olvidar que en democracia se gana hasta por un solo voto, y eso significó doce años más de amarga espera para López Obrador.

En 2012 ganó Peña, usted podrá sentir que se le hacen nudo las tripas nomás de oír mentar, pero no sólo ganó sino que le sacó casi seis puntos porcentuales de ventaja a quien ahora es Presidente de nuestro país, casi mil por ciento (sí, 1,000%) arriba de lo que Calderón consiguió sobre el tenaz candidato (Calderón ganó con el 0.58% de votos arriba de López Obrador; Peña Nieto con el 5.59%… el 963.79% arriba respecto de la ventaja de Calderón. Arde).

Llegó el 2018 y los electores nacionales se cubrieron de gloria. López Obrador ganó avasalladoramente y fue un triunfo limpio (aunque con una ayudadita de algunos de sus amigos priístas -familia es familia- que nunca quisieron a José Antonio Meade; más otra ayudadita de algunos del PVEM, que hicieron honor a sus costumbres del tacón dorado… más la dúctil falta de principios y convicciones de Peña Nieto que no sacó las manos del proceso por demócrata sino por miedo a la revancha de quien ya veía como seguro ganador… y atinó).

 

MORENA CONTRA MORENA

Como están las cosas, se puede vaticinar como lo más seguro que Morena gane la Presidencia de la República, porque este Presidente es capaz de todo y es capaz de mucho, nada más tenga usted presente cómo le hizo para llegar, solo, solito, a alojarse en Palacio Nacional, con todo en contra.

Ahora con el poder federal y el erario en sus manos, no se necesita ser sabio para suponer qué va a pasar en 2024… pero quien crea que es cosa ya irreversible, imposible de evitar, se equivoca.

Ese error de apreciación, en primerísimo lugar, es porque en 2024 López Obrador no estará en la boleta, detallito. En segundo lugar porque promete ser épico el pleito interno en Morena a la hora de seleccionar candidata(o).

Es palmario: Morena no tiene oposición enfrente (sí, pero anémica, no sea rigorista), pero el enemigo lo tiene en casa: va a ser un pleito a navaja, sin reglas y nos divertirán con la guerra sucia que tanto gustan practicar.

Las dos corcholatas presidenciales más visibles, tanto doña Sheinbaum como Marcelito, cargan sus propios esqueletos, literalmente, esqueletos. ¡Cierren las puertas!

Pero Ebrard y Monreal ya tienen un pacto que harán detonar en cuanto Claudia sea la candidata a la Grande… ¡Sopas!

Continue Reading

LA FERIA

AMLO pacta con el narco: Porfirio Muñoz Ledo

Published

on

‘Su alianza no es heredable’ * “Ha aparecido un nuevo rey de la selva, que es el narco, porque potencia en dimensiones nunca soñadas, nunca imaginadas, el uso del dinero”, expresa el personaje político

SEÑOR LÓPEZ

Escoger enemigos.
Una temible característica de la Administradora General y Jefa de Disciplina del Campo de Adiestramiento en que fue domesticado este menda (“mamá” y “casa”, les decían otros niños a las suyas), la aceptaba ella misma diciendo: -Yo, tardoncita, pero buena paga -lo que consistía en la posposición “sine die”, de la bronca a que se hubiera hecho acreedor cualquiera de sus retoños.
Hacía uno la trastada del día y se quedaba como si nada, hasta que por inexplicadas razones, la cobraba junto con las que se hubieran acumulado.
Eficaz medida preventiva, porque uno sabía bien que traía saldo pendiente y procuraba moderar la acumulación de travesuras, por su inevitable pago posterior con intereses acumulados. La vida es dura.

INFANTIL PONERSE CON SANSÓN A LAS PATADAS
Antes de todo, declara este menda texto servidor de usted, que el tío Sam no le cae bien, no lo considera nuestro buen vecino, cuantimenos nuestro igual como socio comercial, porque se necesita ser muy ingenuo para hacerse socio de un gigante y pensar que lo podrá uno tratar de igual a igual.


Claro que es inevitable tener tratos con el Hércules del barrio, no sólo por los 3 mil kilómetros de frontera, sino porque su economía es el principal motor de la nuestra, para ni mencionar que unos 30 millones de mexicanos residen allá porque allá viven mejor… malo el imperio, pero para millones de mexicanos su única escapatoria de esta nuestra risueña tierra. Da vergüenza… ¿qué hubiera sucedido en México sin esa válvula de escape de la miseria y de la inseguridad?…
Así las cosas, a la vista de los acontecimientos de los últimos tres años y del actual manoseo oficial de la invitación a la Cumbre de las Américas, surgen algunas preguntas: ¿A qué está jugando el gobierno mexicano?… ¿de veras cree que puede echar vencidas con el tío Sam?… ¿piensa que darle un disgusto a Mr. Biden cambia las decisiones del imperio, de su enorme aparato político, de su inmenso poderío económico y militar?
Creer que se tiene agarrado por las barbas al tío Sam, con el chantaje de la contención del flujo migratorio, es una cosa que no tecleará este menda, pero rima con ‘dejada’. Los EU a lo largo de su historia han dejado constancia de no tener algún escrúpulo a la hora de defender sus intereses y han cometido barbaridades de todos tamaños.
Nuestro gobierno federal confunde con debilidad las nuevas formas con que se conduce la presidencia de EU. No lo es. Por supuesto las altas esferas del poder público y privado de allá prefieren hacer las cosas por las buenas, no buscan pleito, quieren acuerdos, pero sin ellos, igual imponen sus proyectos. Es por las buenas o por las peores, pero no se dejan mangonear.
El problema de la migración para don Biden tiene fecha de caducidad, el 8 de noviembre de este año, ya celebradas las elecciones de 34 de los 100 escaños del Senado yanqui y de los 435 representantes (diputados).


En ese momento, resulte lo que resulte, al ocupante de la Casa Blanca ya no se le podrá presionar con el tema migratorio y podrá decidir lo que mejor le parezca ya sin tener que cuidar los comicios. Y si le va mal a su partido, el Demócrata, peor para México, porque esos señores siempre cobran las facturas.
Y que no se vaya a declarar sorprendido el Presidente de nuestro país: varias advertencias le han hecho desde EU. Una más en marzo pasado, en la edición 2022 del Reporte Internacional sobre la Estrategia de Control de Drogas, del Departamento de Estado, en el que se afirma que “México es una de las naciones en situación más crítica”; también dice el Reporte que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador “disminuyó los decomisos de droga y precursores químicos para su producción; destruyó menos plantíos de amapola y confiscó menos bienes y dinero”, afirmación con tufo a acusación. Y empeora la cosa, pues el reporte asegura que los carteles del narcotráfico “representan una clara amenaza para México y la capacidad del gobierno mexicano para ejercer un control efectivo sobre algunas partes de su territorio”.


Y por si les salen con otros datos, ya en plan claridoso, el Reporte asegura: “la influencia de los narcotraficantes sobre altos cargos mexicanos sigue obstaculizando los esfuerzos de control de drogas”; y eso ya es asunto muy serio.

AMLO PACTA CON EL NARCO: MUÑOZ LEDO
Pero por si a usted le parece desdeñable un reporte yanqui, bueno, entonces veamos qué tiene que decir del tema un indiscutible personaje -por décadas-, de nuestra vida política, Porfirio Muñoz Ledo, de Morena, que conoce bien al Presidente de nuestro país de hace muchos años, y que en la XL Reunión Plenaria de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), en la que están representados 69 partidos políticos de izquierda y centro izquierda de 30 países, dijo que el Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene un pacto con el narcotráfico.


Agregó: “Debe entender Andrés Manuel López Obrador que su contubernio o alianza con el narco no es heredable, porque es un hecho que se entienden con el que va a llegar. Ya no va a necesitar el narco del Presidente”; y también que: “Hay aquí un peligro porque hay un paquete de poder, una alianza entre el narco y el gobierno, y (el Presidente de la República) se jacta con cierta razón porque está aumentando la seguridad del Estado, pero se oculta que no ha aumentado en nada la seguridad pública”, ¡áchis!… y encarrerado, aunque lo tarjetearon para que ya dejara de hablar, olvidando el calibre del personaje y que fue el primer legislador mexicano que interpeló al Ejecutivo federal en pleno informe presidencial, siguió hablando y añadió: “Ha aparecido un nuevo rey de la selva, que es el narco, porque potencia en dimensiones nunca soñadas, nunca imaginadas, el uso del dinero”.
No es palabra divina la de Muñoz Ledo ni la del gobierno yanqui, pero ya es mucho ruido como para necear que no lleva agua el río.
Nuestro Presidente debe reaccionar, por bien del país y por bien suyo, dejar de buscar pleitos y si no, cuando menos aprender a escoger enemigos.

Continue Reading

Destacado