Connect with us





LA REVISTA

¿Hasta dónde llegará la demolición del Estado Mexicano?

Published

on

Destrucción de las instituciones parece irreversible * No existe poder formal o informal, ni oposición política, ni grupos, ni intelectuales, ni periodistas, ni clases medias, ni empresarios que puedan penetrar el blindaje que tiene el Presidente AMLO por parte de ese amplio sector de la población que lo apoya de manera incondicional

 

POR MARKOFLOS***

 

Que nadie se diga sorprendido, el Presidente Andrés Manuel López Obrador lo sentenció desde el 6 de septiembre de 2006: “¡Al diablo con sus instituciones!”, después de que el Instituto Federal Electoral (IFE), hoy Instituto Nacional Electoral (INE), lo declaro perdedor de la elección presidencial y sus seguidores tomaron Paseo de la Reforma en plantón total como protesta.

La destrucción de las instituciones parece irreversible, los esfuerzos de la clase media y alta, periodistas, intelectuales y ciudadanos por circular artículos, videos, declaraciones, memes, tuits y evidencias contra los escándalos y pésimos resultados del gobierno de la Cuarta Transformación (4T) parecen no tener efecto alguno para corregir el rumbo.

¿Será acaso que se cumple el mentado refrán de que “cada pueblo tiene el gobierno que merece”? O como dice el otro dicho: “El que por su gusto muere, hasta la muerte le sabe”.

Viene esto a colación porque 30 millones de mexicanos seguirán apoyando ciegamente a su líder, sin darse cuenta de las consecuencias para ellos, sobre todo para sus hijos.

Para quienes no se explicaban por qué el gran apoyo popular a AMLO, pues ya lo detalló el Primer Mandatario.

En la mañanera del 2 de febrero de 2022 lo explicó el Presidente Andrés Manuel López Obrador al afirmar: “Con los pobres de cada 10, podemos tener el apoyo de 9. Con la clase media-media, alta y alta, puede ser que de cada 10 tengamos el apoyo de uno”.

Añadió que  “por niveles de escolaridad sucede algo similar y que entre mayor sea el grado, menos simpatía tiene su movimiento entre las personas. Podemos empatar en nivel licenciatura, pero en Maestría y en Doctorado perdemos”.

Por ello no le preocupa que el número de pobres crezca. A mayor pobreza mayor clientela electoral.

También se entendería su aparente desprecio a la diplomacia, la educación, la salud, la ciencia, el INE, la justa impartición de la justicia y el combate real a la impunidad y la corrupción.

Lo dicho por el Presidente AMLO es relevante y explicaría la destrucción de las instituciones nacionales. Sus agresiones a la educación, a la ciencia, a las clases medias y su intromisión en prestigiadas escuelas de nivel superior y posgrado, como el CIDE; la persecución a científicos por parte de la FGR y sus críticas a la UNAM, el ITAM y otras instituciones de educación superior.

Del mismo modo se entendería su obsesión por desprestigiar al INE y con ello desaparecerlo, lo que cada día se torna como una posibilidad real.

El pretexto, la “Revocación de Mandato”, en la que por donde se le vea, el INE quedará como el cohetero y con argumentos suficientes para acusar su “inutilidad” y lo caro que nos cuesta a los mexicanos. Hasta el Poder Judicial parece asustado o atrapado por el poder presidencial.

Lo que ocurrió en la sesión en que podría cambiarse el sentido de la pregunta para la “Revocación de mandato” está lleno de “sospechosismo”; se dice que con el “humo” que llegó a la sala donde sesionaban los ministros, también llegó la “línea”.

En materia de impartición de justicia, hay una FGR al servicio de los encargos políticos del Ejecutivo federal.

En el combate a la corrupción, vamos para atrás. Se acaba de anunciar la intención de destruir el Sistema Nacional Anticorrupción sin haberlo puesto en marcha y sin propuestas para su mejora. Esto, aunado al “decretazo”, pareciera preparar el escenario para que en lo futuro no existan mecanismos jurídicos institucionales para castigar los escándalos de corrupción de la 4T.

No olvidar el que está de moda, el aparente conflicto de interés del hijo mayor del Presidente, José Ramón López Beltrán; los de sus hermanos Pío y Martín; el de la prima.

Otras acusaciones de corrupción están en Sener, Pemex, IMSS, CNDH, Conagua, Indep, Conade y Segalmex.

Así como otros escándalos de cercanos colaboradores: Manuel Bartlett (casas y contratos del hijo); Rocío Nahle (parientes); Octavio Romero (parientes); Irma Eréndira Sandoval y John Ackerman (casas); Yeidckol Polevnsky (inmuebles fantasma).

El desprecio presidencial por la diplomacia ha ocasionado que el prestigio que durante décadas tuvo México en el concierto internacional esté en franca caída. El caso más reciente, el pretendido nombramiento de Pedro Salmerón como embajador de México en Panamá, denegado por la canciller de ese país al conocer las acusaciones de acoso sexual, lo que ocasionó una inusitada agresión de AMLO hacia la canciller panameña comparándola con la “Santa Inquisición”.

Al respecto, el presidente de Panamá tuiteó: “La actitud del señor López Obrador en cuanto a la designación de su representante en nuestro país es infantil. Somos un país pequeño, pero digno y valiente. Más nos necesita México a nosotros que nosotros a México”.

Del mismo modo, brincándose el protocolo diplomático, AMLO anunció que en lugar de Salmerón propone a Jesusa Rodríguez.

Ha sido una constante los nombramientos de embajadores sin perfil, ni diplomático ni político para esas delicadas misiones, como los ya comentados.

Pero hay otros ejemplos: el nombramiento de Isabel Arvide como cónsul en Estambul; Blanca Jiménez, quien tuvo pésimo desempeño en la Comisión Nacional del Agua, a Francia; la esposa de su amigo, Lilia Rossbach de Pérez-Gay, nombrada embajadora en Argentina.

Josefa González Blanco, nombrada embajadora de México en el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, quien renunció como secretaria del Medio Ambiente por haber demorado un vuelo comercial.

El canciller Marcelo Ebrard Casaubón no se atreve a decirle a su jefe que se deben cumplir los protocolos de la diplomacia. En la última reunión de la CELAC, le cumplió todos sus caprichos a su jefe, aunque México quedara mal ante el mundo.

El intento presidencial de lograr un liderazgo para la “integración” latinoamericana con la “destacada” presencia de  Maduro y de Díaz-Cannel, a quien se le dio tribuna en ocasión de la celebración de nuestra independencia, hecho inusitado y que nunca ocurrió ni con Fidel Castro, justo después de que el mandatario cubano había reprimido la más grande manifestación del pueblo cubano en toda la historia de la “revolución cubana”.

A pesar de su experiencia y capacidad, Ebrard se ha comportado como la mayoría de los miembros del gabinete de López Obrador, abyecto y sumiso.

Se ha plegado a todas las ocurrencias de su jefe. Se cuentan: el asilo al presidente de Bolivia, Evo Morales; el sometimiento a los dictados de Donald Trump en materia de nuestra política exterior, incluida la contención de los migrantes; el largo silencio y omisión para no felicitar al presidente Joe Biden luego de su triunfo sobre Trump en las elecciones presidenciales de 2020; los bandazos en permitir a AMLO hacer declaraciones de apoyo a los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Cuba y Nicaragua;; la solicitud de perdón a los reyes de España por los agravios de la conquista; permitir el ridículo de nuestro Presidente en intervenciones en diferentes foros, como el de la ONU, cuando comparó a Benito Juárez con Benito Musolini.

El innegable apoyo popular de que goza y presume el Presidente por parte del pueblo le alcanza para atentar contra las instituciones a su antojo.

La Secretaría más importante del país, la de Educación, se encuentra ahora en la ignominia y denigrada, al seguir ocupada por Delfina Gómez, una operadora electoral, a quien el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) le comprobó un delito electoral.

El Ejecutivo federal se da el lujo de defenderla: “…la maestra Delfina es una mujer ejemplar y que lo que hay en este escándalo es una campaña en contra de su imagen política y sus aspiraciones para ser gobernadora del Estado de México”.

En materia de salud se destruyó lo que existía y avanzaba, las 9 mil estancias infantiles y el Seguro Popular, para en su lugar anunciar un Insabi, que no acaba de nacer, sigue la falta de medicamentos para los niños con cáncer y el deterioro de los servicios de salud.

Está claro que López-Gatell se convirtió en “escudo” del Presidente para protegerse y evadir su propia responsabilidad como jefe de Estado, en una situación de crisis de salud con los peores resultados, un “honroso” cuarto lugar de muertes en el mundo, casi 600 mil, aunado a que el abogado Javier Coello, quien representa a familias de fallecidos por el coronavirus, presentó una denuncia colectiva ante la Fiscalía General de la República (FGR) contra el funcionario por negligencia en la gestión de la emergencia sanitaria. Y el Presidente, sin algún recato, reitera que “el Dr. Hugo López-Gatell es uno de los especialistas más valiosos del mundo”.

Con el apoyo de los seguidores de AMLO, la destrucción de las Instituciones parece irreversible. No existe poder formal o informal, ni oposición política, ni grupos, ni intelectuales, ni periodistas, ni clases medias, ni empresarios que puedan penetrar el blindaje que tiene el Presidente por parte de ese amplio sector de la población que lo seguirá apoyando.

Contra esa tragedia nacional, a muchos sólo nos queda aportar nuestro granito de arena porque las cosas cambien, ya que nuestra casa, México, no se lo merece.

La pregunta que ronda en la mente de los mexicanos es ¿hasta cuándo cesará y hasta dónde llegará la demolición del Estado Mexicano..?

CONGRESO DE LA UNIÓN

Sobrerrepresentación de Morena, un atraco a la Constitución Política: Rubén Moreira

Published

on

Es muy importante que el INE asuma su responsabilidad y ponga un alto a este fraude a la ley, subraya * El coordinador de los diputados federales del PRI afirma que el partido oficialista trata de inflar su porcentaje para quedarse con el 75% de los diputados, cuando obtuvo 54% de votos junto con el PT y el Verde Ecologista

 

ERIC GARCÍA

 

En la próxima Legislatura, en especial en la Cámara de Diputados, es probable una sobrerrepresentación de Morena que aprovechando vacíos y malas interpretaciones de la ley quiere imponerla, lo que es un atraco en contra de los principios de la Constitución, aseguró el diputado federal Rubén Moreira Valdez.

En el programa “Con Peras, Manzanas y Naranjas”, acompañado del economista Mario Di Costanzo y del politólogo Miguel Ángel Sulub, el líder congresista expuso que el espíritu de la Carta Magna es que en las Cámaras se vea reflejada la proporción de votos de las y los mexicanos.

Por ello, señaló, las listas de representación proporcional garantizan a los partidos que obtuvieron menos votos su participación en la integración del órgano legislativo.

Explicó que el partido oficialista trata de inflar su porcentaje para quedarse con el 75 por ciento de los diputados, cuando en realidad en su alianza con el Partido del Trabajo y el Partido Verde obtuvo 54 por ciento de los sufragios mientras la coalición opositora 46 por ciento.

 

MORENA NO CUMPLE CON LA SOBRERREPRESENTACIÓN

“No sacaron los mismos votos que la presidenta, fue una elección más o menos pareja que la oposición con otros puntos la empataba”, puntualizó.

En ese sentido, el coordinador sostuvo que con ese artilugio Morena no cumple con la sobrerrepresentación del 8 por ciento y lo va sumando de manera incorrecta hasta llegar al 75 por ciento.

Dicen tener mucho porcentaje, pero pocos diputados para exigir que le completen esos lugares y ahí le rascan de los que le tocarían a la oposición, incluso a Movimiento Ciudadano.

Fuera del aire, Moreira Valdez aseveró que si no se corrige lo anterior la democracia mexicana estará en peligro y seguramente Morena se aprovecharía de esa falsa mayoría para trastocar todas las grandes instituciones de este país.

“Magistradas y magistrados, consejeros del INE, es muy importante que asuman su responsabilidad y que pongan alto a este fraude a la ley”, insistió.

Continue Reading

CONGRESO DE LA UNIÓN

Promueve GPPRI la historia de la capital mexiquense

Published

on

Encabezan Jesús Izquierdo, diputado local, y Juan Maccise, presidente municipal, la presentación del libro ‘Los Mártires de Toluca * El diputado priísta Izquierdo Rojas destaca la importancia de transmitir a las nuevas generaciones amor, identidad y sentido de pertenencia

 

JESÚS VIRA

 

El diputado priísta Jesús Izquierdo Rojas hizo un llamado para difundir con pláticas, narraciones, crónicas, teatro, tertulias y libros la historia de la capital del Estado de México, pues destacó la importancia de transmitir a las nuevas generaciones amor, identidad y sentido de pertenencia.

Ante la presencia del presidente de Toluca, Juan Maccise Naime, del exgobernador César Camacho Quiroz y expresidentes municipales de la capital mexiquense, el también presidente de la Mesa Directiva de la Diputación Permanente de la LXI Legislatura agradeció a todas las personas que colaboraron para la elaboración del libro “Los Mártires de Toluca”, coordinado por Alexander Naime Libien e ilustrado por el artista Leopoldo Flores.

Durante la presentación de este libro, que se realizó en el patio central del palacio municipal de Toluca, Izquierdo Rojas afirmó que siempre ha trabajado para servir a la ciudadanía, a las familias y a Toluca, por lo que sostuvo que, desde cualquier trinchera, continuará con esta labor.

Recordó que, desde 1830, Toluca es la capital de la entidad, de tal manera que, a lo largo de estos 194 años, se ha ido construyendo y transformando.

“Nos toca a todos nosotros seguir esa tarea, a cada uno, desde la actividad que desarrolla”, expresó.

El alcalde Juan Maccise reconoció las labores de gestión que ha realizado el diputado del PRI, Jesús Izquierdo, ya que gracias a ello se ha impulsado que la historia de los mártires de Toluca sea reconocida de diferentes formas.

El coordinador del libro, Alexander Naime, y el director de la Feria Internacional del Libro en el Palacio de Minería, Fernando Macotela, coinciden en la importancia de que la LXI Legislatura se haya interesado en esta obra, donde se narra el hecho histórico del 19 de octubre de 1811, cuando se llevó a cabo el fusilamiento de indígenas insurgentes, tras la Batalla del Calvario, durante la Guerra de Independencia de México.

“Yo sólo quiero dar las gracias, quiero reconocer en Jesús Izquierdo su interés y la voluntad que tuvo para poder realizar esta publicación. Desde hace algunos meses, Jesús, incansablemente, luchó, buscó los recursos suficientes para que pudiéramos materializar esto”, expresó Naime Libien.

Asistieron Deeni Flores Mondragón, hija de Leopoldo Flores; Ciro Cruz Roque, escultor de la obra artística Los Mártires, ubicada en la plaza del mismo nombre; así como los diputados priístas locales Karla Aguilar Talavera y Braulio Álvarez Jasso.

Continue Reading

LA FERIA

La exhibición de un trofeo

Published

on

La luce por todo el país en señal de que el triunfo fue por él y solo por él * Nada de raro tiene que el todavía Presidente quiera imponerle agenda y reformas a la Constitución a su sucesora * No hay fecha que no se cumpla y ya muy pronto dejará el poder… y eso duele * Una vez doña Sheinbaum se tercie la banda presidencial, tendrá acceso a todos los informes de todo lo que le interese saber… y nadie quiere ganarse gratis una enemistad sexenal

 

ADOLFO LÓPEZ MAÑÓN

 

Compostura.

Tía Tita (Carlota, Carlotita… Tita, del lado materno-toluqueño del berenjenal genealógico de este menda) vivía para el chisme, lo suyo era el cotilleo.

Pero como era más bien tontita, contaba cosas imposibles de saberse, como el diálogo en la madrugada de la noche nupcial, de una de sus sobrinas con su sorprendido marido, por lo que no le importa a usted.

Su hazaña máxima fue cuando contó en una sobremesa lo que iba pensando un tío que se fue solo al Bosque de Chapultepec para acomodarse, como se acomodó, una bala dentro del cráneo.

Tío Armando le dijo que eso no lo podía saber ni ella ni nadie y la tía atajó: -¡Oh, pues!, nada me creen -risas discretas-.

 

EL DOLOR DE DEJAR EL PODER

El sensacionalismo campea en los medios de comunicación, no la difusión de lo que llama la atención, sino más bien el tremendismo, ese exagerar, dice el diccionario, los aspectos más crudos, más alarmantes de la vida.

Se entiende, claro, no vendería un ejemplar impreso ni tendría una visita en su portal digital, un medio que pusiera como titular que un papá llevó el gasto a su casa, que una mamá que trabaja, cuida bien a sus hijos o que un maestro dio clases. Eso no ‘vende’, porque es lo normal. Sí, lo normal es lo bueno, lo decente es lo común, lo habitual es que la gente se comporte, políticos incluidos (no se alebreste, piénselo: de los miles y miles dedicados a ese oficio, son un puñado de decenas de bichos de alma renegrida, los que desprestigian a todos, piénselo).

Así las cosas, doña Sheinbaum y su navegar las aguas de la transición del 2 de junio al 1 de octubre, cuando asuma el cargo, dan para que se escriban columnas y artículos tremendistas sobre las maniobras y trastadas que supuestamente le hacen los que le van a entregar la administración pública, con ánimo de controlarla hasta el 2030, una vez sea Presidenta de la República.

Ha de ser, pero esas versiones recurren al subterfugio de la fantasía, atribuyendo su contenido a ‘fuentes bien informadas’, que ‘solicitaron el anonimato’, claro; y en los casos de plumas con prestigio y renombre, ni eso dicen, sueltan sus afirmaciones sabiendo que el lector promedio las dará por buenas: “lo dijo fulano”, basta para darles credibilidad.
No la tienen. No la tienen porque hay cosas que no se saben y los que las saben, no las andan contando.

A este juntapalabras llama la atención que llame la atención el narcisista modo de gobernar del señor de las conferencias de prensa diarias. Nadie en la historia ha hecho semejante cosa. López Obrador ha hablado más que Jesucristo, sin percatarse de que en política las palabras atan, sí, quienes se dedican a eso de gobernar suelen cuidar lo que dicen pues se debe traducir en hechos.

Bueno, con este señor no es así. Sí atina en las acciones, maniobras y chanchullos, de la materia electoral que es su mero mole; en lo demás dice lo que le tercia y hace lo que le acomoda; en todo impone su voluntad, no pocas veces resultado del capricho junto con su ilusoria visión de lo que es ser Presidente de este país como adepto incondicional de las prácticas del priísmo imperial de ese echeverriato que admiró y defendió a capa y espada en su ya lejana juventud; sin dejar de advertir que honrando su mediana inteligencia es un coleccionista de agravios… y ahí sí que planea e instrumenta con paciencia y tiento sus venganzas, su desquite, al precio que sea, excepto matar porque no es matón, pero no tiene escrúpulo alguno para encarcelar gente (casos de estudio: Emilio Lozoya, Alonso Ancira, Juan Collado, Rosario Robles, por si ya se le olvidó a usted).

 

NARCISISMO

De regreso al proceso de transición en que se encuentran doña Sheinbaum y el actual gobierno federal, nada de raro tiene que el todavía Presidente quiera imponerle agenda y reformas a la Constitución y traerla como la trae, exhibiéndola por el país como un trofeo, su trofeo, señal de su victoria de él, que no concibe el rotundo triunfo electoral del 2 de junio, sino como ratificación del incontrolable amor del pueblo (el bueno), por él y solo por él. Es normal, es narcisista.

Pero eso no retrasará el amargo instante en que dejará el poder como lo dejan los presidentes de este país: de un tirón, como se arranca una muela, sin anestesia… y duele.

Sufren más el paso del todo a la nada los que quisieron ejercer y disfrutar el poder hasta el último día, los que no permitieron su progresiva mengua desde el momento en que se eligió en las urnas al sucesor, sucesora en este caso (Echeverría y su expropiación de tierras de última hora; López Portillo y su nacionalización de la banca; y más atrás, Plutarco Elías Calles y su imposición de gabinete, cuadros de partido, dirigencia obrera y mandos militares, para controlar a Lázaro Cárdenas, quien una mañana muy tempranito lo echó del país… y ¡listo!).

 

ESPIONAJE TELEFÓNICO 

Afirmar que el menguante Ejecutivo supone que doña Sheinbaum será fiel a él, a sus enseñanzas y mandatos, es como decir que los peces están mojados, claro que están mojados, claro que eso piensa, no se concibe sino como un gigante de la historia de México, el cuarto después de Hidalgo, Juárez y Madero. Y por su naturaleza desconfiada, puede ser cierta la versión de que hay un aparato de espionaje telefónico sobre doña Sheinbaum y su equipo.

Pero eso de que altos funcionarios de Palacio y de Morena están envenenando contra doña Sheinbaum, al que ya se va de Palacio, es ignorar que eso no hace falta: ese cerebro destila una admiración desenfrenada por sí mismo, aderezada con desconfianza y recelo, por eso su gabinete fue una colección de floreros.

Afirmar semejante extremo es suponer que los que supuestamente hacen esa labor de zapa bajo los pies de la cada día más próxima Presidenta de la República, es suponer, le repito, que son tontos: una vez doña Sheinbaum se tercie la banda presidencial, tendrá acceso a todos los informes de todo lo que le interese saber… y nadie quiere ganarse gratis una enemistad sexenal.

Toca esperar que la señora legitime en los hechos su acceso legal al poder y guardar la compostura.

Continue Reading

DESTACADO