Connect with us

POR LA ESPIRAL

Molesto AMLO porque España no ofrece perdón a México

Published

on

POR CLAUDIA LUNA PALENCIA

 

Al marco de este Grito de la Independencia que celebra los 200 años del inicio de la emancipación del dominio español y la formación de un Estado-nación con identidad propia como lo es México, se llega con las relaciones en stand by entre el gobierno del presidente populista, Andrés Manuel López Obrador, y su homólogo español, el socialista Pedro Sánchez.

Y subrayo con todas las letras que esto del enfriamiento es un asunto entre gobiernos, porque exentos de broncas estériles creadas al calor de revisionismos estúpidos subyacen (afortunadamente) los negocios binacionales hispanomexicanos.

Tanto mexicanos y españoles tienen muy claro que su buena sintonía no se verá interrumpida porque el inquilino de Palacio Nacional quiere que dos siglos después, desde la Casa Real que preside el rey Felipe VI como jefe del Estado español, se envíe una carta ofreciendo perdón a los pueblos indígenas actuales.

El famoso perdón que, desde marzo de 2019, exigió López Obrador tanto a la Casa Real como al Papa Francisco, como máximo representante de la Iglesia Católica, bajo el argumento de que los españoles masacraron a los indígenas durante la Conquista y luego la Iglesia llevó actos non gratos en su proceso de evangelización.

Que se ofrezca perdón porque lo acontecido hace 500 años, según el mandatario mexicano, sigue siendo insuperable y la única forma de cerrar la herida histórica es con un mea culpa público.

Tal desvarío ha provocado un distanciamiento en las relaciones políticas y diplomáticas binacionales; a la celebración de este día 15 de septiembre de la ceremonia de Independencia sólo asistió el presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel. Los afines se atraen.

A la anterior ministra de Exteriores, Arancha González Laya, le llegó una invitación para asistir a los festejos; hace un mes que ella fue removida de su cargo y la sustituye José Manuel Albares, un profesional con una clara visión de las relaciones internacionales, afable y comprometido con el valor agregado de la diplomacia. Muy seguramente habrá más pronto que tarde un acercamiento con la cancillería que preside Marcelo Ebrard.

Por lo pronto, en España se está a la espera del cambio de las credenciales diplomáticas en la sede de la Embajada de México ubicada en Carrera de San Jerónimo una vez que Quirino Ordaz Coppel, todavía gobernador de Sinaloa, sustituya  a María Carmen Oñate.

Y vendrán más cambios porque ya el propio caprichoso Presidente López Obrador quiere en Cultura, en la sede mexicana en el país ibérico, a una indígena, así lo ha tuiteado con soberbia, volviendo a subrayar que tiene un diferendo con la monarquía española y reprocha que nunca les hayan respondido la carta (en la que demanda el perdón histórico) y que, en cambio -según él-, fuese filtrada a El País.

Así es que ahora la venganza viene en forma de quitar las estatuas de Colón y de poner en su sitio a una mujer indígena… yo no tengo nada contra las y los indígenas, pero sí contra atavismos estériles y el discurso que lubrica el odio y rescata cadáveres del pasado nada más porque el populismo se alimenta de los agravios para mantener a la gente distraída, para tapar la mediocridad del quehacer gubernamental.

Lo que México y  España requieren es reforzar sus relaciones bilaterales, ensanchar los marcos de cooperación; ahora mismo, el país azteca necesita vacunar lo más pronto posible a su población adulta; pues bien, el sistema sanitario español tiene 7 millones de dosis de vacunas antiCovid guardadas desde hace días porque ya inmunizó al 75% de su población y avanza inoculando a los adolescentes a partir de los doce años de edad.

A México, le hacen falta tantas dosis que hay iniciativas como las de Coahuila en que las maquiladoras están llevando a los adolescentes –de entre 12 a 18 años de edad– a vacunar a Estados Unidos, concretamente a Eagle Pass.

Iniciativas así son bienvenidas en momentos en que el liderazgo del país descansa en la miopía y obcecación de una persona que solo gobierna para sus amigos e intereses personales.

El abandono de las políticas de salud pública en las que están sumidas las niñas y los niños con cáncer en México debería llegar hasta la mesa de la ONU y de la OMS.

 

A COLACIÓN

Sí, a la población indígena hay que ofrecerle perdón por lo mal que ha sido tratada de forma histórica por todos los gobiernos que han pasado en los últimos 200 años. Por la forma horrenda en que a los yaquis les arrebataron las tierras, por las matanzas de no hace mucho de Aguas Blancas, de Acteal y  de otras más.

Hay que ofrecerle perdón por la explotación servil bajo la que vive dentro de su país; por abandonarla a su suerte, sin escuelas dignas, ni secundarias cercanas, ni mucho menos universidades a su alcance. Por el maltrato y la discriminación, tan sólo por ser indígenas, que lo más bochornoso es que pasa en el México del siglo XXI, de un mexicano a otro mexicano. El Presidente López Obrador debe moralmente ofrecerles perdón…

 

POR LA ESPIRAL

OPEP fastidia la recuperación económica mundial

Published

on

Su juego perverso debe acabar algún día porque ahora no se le ve fin * Las consecuencias de la política alcista de precios que acordaron los miembros de este cártel como respuesta incendiaria ante el conflicto árabe-israelí terminó metiendo a las economías industrializadas y emergentes en una elipsis de estanflación e hiperinflación

 

POR CLAUDIA LUNA PALENCIA

 

Desde que tengo uso de razón, la OPEP lleva fastidiándole la vida al mundo, a tal grado que países como Estados Unidos han debido invertir hasta el ingenio para convertirse de importadores netos de petróleo en productores y hasta en exportadores, como ha acontecido en el intervalo de los últimos cincuenta años.

Muy importante fue el parteaguas del boicot implementado por los países miembros de la OPEP -en la década de los 70- que puso los precios de los hidrocarburos por las nubes para fastidio de muchos países industrializados pero dependientes de las importaciones de este insumo fósil.

El petróleo varias veces ha sido utilizado, en distintos lapsos de la historia reciente, como una especie de arma de guerra, sobre todo para infringir una presión inusitada en las economías que no tienen de otra más que adquirir cada vez más y más caro el barril de crudo con el consecuente golpe en el aparato productivo, en el crecimiento y primordialmente en el bolsillo del consumidor… en suma, en la inflación.

Las consecuencias de la política alcista de precios que acordaron los miembros de este cártel como respuesta incendiaria ante el conflicto árabe-israelí terminó metiendo a las economías industrializadas y emergentes en una elipsis de estanflación e hiperinflación.

Buena parte del pandemónium vivido en la década de los 80s y 90s tiene su origen en las maniobras malditas de la OPEP.

Este juego perverso debe acabar algún día porque ahora no se le ve fin. No mientras los productores y principales exportadores vean en su potestad una potencial y permanente arma de chantaje, de manipulación y castigo ante una geopolítica candente que órbita alrededor del poder.

Al final hay algo de político en el fondo. Siempre creí que la lucha por el petróleo desataría otra gran guerra mundial, he visto caer a Saddam Hussein y no sucedió nada; he visto caer a Muamar el Gadafi y tampoco pasó nada y lo mismo en el caso de Hosni Mubarak… tres países fundamentales  en el renglón petrolero como son Irak, Libia y Egipto.

El petróleo es la tentación, como si fuese la manzana de Adán y Eva. Estados Unidos, así como China, saben al igual que India y Japón lo importante que es para sostener la expansión de su aparato productivo y hacerlo además a base de oro negro barato.

Yo creía que el desajuste entre oferta y demanda de petróleo estaba primordialmente afectado por los efectos perniciosos provocados por la pandemia que ha obligado a cierres perimetrales, controles aduaneros, confinamientos severos e intermitentes, en suma provocando un caos en la producción y en su distribución.

Yo pensaba, como otros analistas lo han sostenido, que sería cuestión de meses para que volviese a recalibrar la oferta y la demanda en la medida que los canales de distribución recuperasen su normalidad, pero la decisión del presidente de Estados Unidos de recurrir a las propias reservas acumuladas me demostró que, en el quid del desbarajuste, nuevamente está la mano política de la OPEP -junto con Rusia- para  dificultar el camino de la recuperación a los viejos conocidos de siempre.

 

A COLACIÓN

Sólo hay que leer las señales: el presidente Joe Biden ordena liberar 50 millones de barriles acumulados en la llamada Reserva Estratégica de Petróleo (SPR) y otros países como India, Corea, Reino Unido, Corea del Sur y China también lo secundan.

Todos quieren reducir la tensión interna que experimentan los energéticos que suben y suben en detrimento del consumo, del consumidor, de la inflación y de la recuperación  del PIB.

La reacción del mercado petrolero, ante el anuncio de Biden, ha sido irracional y los petroprecios, en lugar de ir para abajo, han vuelto a incrementar: “El Brent superó  los 82 dólares el barril con un alza del 3.18% mientras que el West Texas aumentó un 2.57% para venderse en 78.7 dólares”.

En esta ilógica subyacen nuevamente intereses políticos y sobre todo geopolíticos, la OPEP junto con Rusia, quieren fastidiar la recuperación… hacérsela complicada a todos.

Y cuando digo a todos, no debemos obviar que este mundo actual está más interrelacionado económica, comercial y tecnológicamente que nunca antes.

Nuestra referencia de la década de los 70s y las maniobras de la OPEP suceden ahora en un contexto diametralmente distinto.

Hoy la OPEP puede fastidiarnos la recuperación si no cede a ampliar la oferta de petróleo en los próximos meses; de hecho, tendrán una reunión junto con Rusia el próximo 2 de diciembre. Pero también se pegarán ellos mismos un tiro en el pie y terminarán comprando inflación vía el comercio internacional.

Continue Reading

POR LA ESPIRAL

¿Sucederá un gran apagón en Europa?

Published

on

Austria mete el miedo en el cuerpo * Karl Nehammer, ministro del Interior austriaco, también confirma que habrá constantes protocolos de actuación en el Ejército para capacitar a sus soldados de qué hacer ante una situación en que deban apoyar a la población ante la falta constante del suministro eléctrico

 

POR CLAUDIA LUNA PALENCIA

 

¿Cuándo puede suceder un gran apagón en Europa? En Austria no lo saben, pero por lo pronto ya implementaron una campaña titulada: “Qué hacer cuando todo se para” con la finalidad de que su población esté preparada en sus casas para afrontar -lo mejor posible- una situación de emergencia derivada de la falta de suministro eléctrico ante lo que, aconseja, almacenar botellas con agua, radio con pilas, velas, comida enlatada y alguna batería portátil.

Karl Nehammer, ministro del Interior austriaco, también confirma que habrá constantes protocolos de actuación en el Ejército para capacitar a sus soldados de qué hacer ante una situación en que deban apoyar a la población ante la falta constante del suministro eléctrico.

Pero ¿qué tan real puede ser un apagón generalizado en Europa? Al respecto hablé con el español Rafael Alcalá, socio director de Trebol Energía en el país ibérico, y en su opinión “son alarmas” con un riesgo mínimo.

“Evidentemente hay una ruptura en las cadenas de suministro, pero la alerta de Austria quizá sea entendible porque ellos están en una situación bastante delicada porque la única forma que tienen de tener gas es por tubo y viene de Rusia. En cambio, en España, el riesgo es mínimo. Lo  hemos contrastado con muchos de los profesionales del sector”, me dijo el experto de una de las consultoras energéticas más prestigiosas del país ibérico.

Respecto de la situación particular de la economía española, Alcalá señaló que el 60% del suministro actual en 2020, entró por barco y el restante lo hizo por tubería; ante lo que, remarcó, una falta de suministro eléctrico sería poco probable porque el gas sigue llegando y además se tienen reservas para 40 días sin recibir suministro de gas.

“Hay  la capacidad de regasificar y entendemos que el riesgo es mínimo, si bien pueden pasar muchas cosas en la cadena de suministro entendemos que no es una posibilidad real. Además, España recibe por puerto esos barcos para suministrar el gas a otros países europeos”, puntualizó.

 

A su juicio esto hace que la posición española sea más fuerte en comparación con otros países como la propia Austria o inclusive con más ventajas que Alemania.

En este final de 2021, ¿qué ha fallado verdaderamente  para que estemos ante nuevos nubarrones, es todo culpa del desequilibrio entre la oferta y la demanda provocado por la incapacidad de respuesta de la distribución?

Según Alcalá hay un mix: “Tenemos una alta demanda energética en la parte asiática en China y en Japón que ha incrementado mucho la demanda de gas notablemente y se está viendo que enfrentan problemas para obtenerlo porque están teniendo apagones; por otro lado, sucedió una ruptura de la producción de gas porque se ha reducido, tenemos a Rusia que ha reducido su capacidad de enviar gas y ha hecho que suba el precio; y también el transporte se ha encarecido, los barcos disponibles han incrementado su costo… así es que el precio del gas ha subido en origen y ha subido para transportarlo… digamos que es la tormenta perfecta.

 

A COLACIÓN

Le pregunté si estamos ante un riesgo de abastecimiento, a lo que el experto me respondió que “no, de ninguna forma”. En su postura, tenemos un incremento en los precios por un desajuste entre oferta y demanda en la distribución del gas principalmente.

“Y digamos, que ante la menor oferta de gas, lo que sucede es que aumentan los precios porque los buques disponibles salen subastados más caros. El precio de la extracción de gas no ha aumentado, pero sí la logística y cuando China y Japón están dispuestos a pagar ese gas más caro, los productores de Nigeria, Estados Unidos o Argelia mandan sus barcos”, añadió Alcalá.

De la temporalidad de este desajuste que podría terminar provocando un shock en el mercado energético si se extiende en el tiempo, Alcalá refirió que las previsiones que ellos tienen y lo que aventuran los futuros energéticos señalan que a mediados del año que viene empezará a revertir esta situación.

“A partir del segundo trimestre se irá revirtiendo y empezará a normalizarse a los datos anteriores… esas son las previsiones; bien sabemos que una decisión geopolítica sobre del gas puede hacer variar todo y está a la orden del día. El gas no es una variable clara, es una multivariable que responde a varios factores”.

Entonces, ¿el mayor problema está en el gas? Alcalá me señaló que así es: “Porque la producción de la energía en Europa, el que marca el precio es el gas. El fuel o el Brent no influyen tanto en el precio de la energía eléctrica porque es muy poco con el que se produce… el caso del gas es distinto. En España, hay más transporte público que funciona con gas natural que con Brent”.

 

Twitter: @claudialunapale

Continue Reading

POR LA ESPIRAL

La urgencia climática, una amenaza real

Published

on

La naturaleza no detendrá su capacidad destructora * Es imperativo salvar los bosques y defender el medio ambiente

 

 

POR CLAUDIA LUNA PALENCIA

 

Si en 2019 una adolescente Greta Thunberg tuvo un discurso de honor en la COP25 de Madrid invitada por el secretario general de la ONU, António Guterres, para la edición de este año no ha sido contemplada en los actos oficiales.

Sin embargo, la activista de fama internacional se ha dejado ver organizando protestas masivas a través de ‘Fridays For Future’, movilizando a la muchachada para protestar contra lo que consideran “una hipocresía”.

En 2021, los números que arroja el cambio climático dan cuenta por sí solos de la salud del planeta:

1) Según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) el pasado mes de julio  fue a nivel mundial el más caluroso desde que se tienen registros del clima desde hace 142 años;

2) un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague creó un nuevo método para modelar y cuantificar la subida en el tiempo del nivel del mar como consecuencia del calentamiento, anticipando que sucederá más rápido de lo esperado;

3) más de 250 millones de seres humanos han sufrido inundaciones en los últimos veinte años, en consecuencia aumentó 24% la cantidad de personas vulnerables ante las inundaciones;

4) también ha recrudecido el fenómeno de la sequía en el globo terráqueo, la ONU junto con la OMS documentan que en promedio anual 55 millones de personas padecen sequías la mayor parte en África, aunque también hay partes de Europa y de Oceanía con una problemática cada vez más marcada.

Después está el otro gran factor de preocupación relacionado con el pulmón de oxígeno verde proporcionado por los bosques, las montañas, las selvas y  el drama desdibujado con hectáreas despobladas de árboles porque la deforestación avanza como un cáncer.

En la COP26, en atención a la propuesta vindicada por el premier británico, Boris Johnson, anfitrión de la cumbre y contando con el aval de Estados Unidos, fue firmada la Declaración de líderes de Glasgow sobre los Bosques y el Uso de la Tierra.

A ella se sumaron 105 países entre los que México, junto con Brasil y Argentina, signaron bajo la consideración de frenar la tala desmedida y la deforestación; y se contará con contribuciones por 19.2 mil millones de dólares en fondos públicos y privados para financiar diversos programas.

 

A COLACIÓN

De acuerdo con un comunicado enviado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, cuyo canciller Marcelo Ebrard llegó a la COP26 junto con la delegación mexicana invitada, es menester defender el medio ambiente.

“En el marco de la COP26 en Glasgow, México se unió al llamado. La declaración es un compromiso de los líderes del mundo para trabajar de manera colectiva a fin de detener y revertir la pérdida de los bosques y la degradación de la tierra para el año 2030, a la vez de promover un desarrollo sostenible y promover una transformación rural inclusiva”, según el texto difundido.

En total, los países firmantes representan el 85% de los bosques de la Tierra, la meta es la de conservarlos, proteger a todos los ecosistemas terrestres; favorecer un nuevo diseño de políticas agrícolas, reducir la vulnerabilidad y fomentar la resiliencia en las áreas rurales y promover la seguridad alimentaria.

El año pasado, en pleno fulgor de la pandemia, el planeta perdió 4.2 millones de hectáreas de bosques tropicales, a juicio de la Universidad de Maryland.

Desde Washington, el Instituto de Recursos Mundiales, advierte que antes de la pandemia en los trópicos se perdieron 11.9 millones de hectáreas de bosques y cerca de 3.8 millones de hectáreas fueron bosques primarios. Brasil, considerado uno de los pulmones del mundo, perdió en 2019 un tercio de dicho bosque primario.

Ojalá que está conferencia no termine politizada en medio de rifirrafes y reproches mutuos entre las delegaciones de China y de Estados Unidos que, de una a otra, se responsabilizan de seguir contaminando a mansalva.

El tiempo sigue corriendo y la naturaleza no detendrá su capacidad destructora una vez llegado el momento; por ende, es menester crear cinturones protegidos en áreas torales como el cuidado de los océanos, los mares, los ríos y los lagos así  como, esencialmente, en las selvas y los bosques.

La urgencia climática que vivimos es real, tenemos ante nuestro inminente presente y futuro una potencial amenaza.

 

Continue Reading

Trending