Connect with us

LA FERIA

La misión imposible de AMLO

Published

on

POR EL SEÑOR LÓPEZ

 

Misión imposible.

Tía Lucero tuvo siete maridos legales y varios indocumentados. Sus divorcios fueron según ella, porque el primero le “puso los cuernos”; el segundo era un mantenido; el tercero maltrataba a sus dos hijos (del primer matrimonio, no tuvo más); el cuarto no le “puso los cuernos”, era muy trabajador y trataba bien a sus hijos, pero le pegaba; el quinto, le “puso los cuernos”, era mantenido, maltrataba a sus hijos y también le pegó; el sexto era un Otelo de celoso; el séptimo nomás le cayó gordo. De los de temporal, no hablaba.

Una vez la abuela Virgen (la de los siete embarazos), dijo: Lucerito tuvo mala suerte con los hombres -y brincó tío Armando, su hijo mayor: -No existe tanta mala suerte, mamá, y si a suerte vamos, mala suerte la de ellos-, enmudeció el palenque.

 

¿MALA SUERTE DE LOS MEXICANOS?

Un ingenuo leyendo nuestra historia dentro de algunos siglos, podría pensar “qué mala suerte la de los mexicanos de los siglos XIX, XX y principios del XXI”, pero otro no-bobo, pensará “¿qué hacían los mexicanos de los siglos XIX, XX y principios del XXI, que todo les salía mal?”.

Nuestros episodios nacionales parecen una sucesión de infortunios y tanto mal fario no existe:

Tardó más de 10 años en conseguirse la independencia porque Hidalgo llegó a Ocoyoacac, a las afueras de la capital del país, triunfante y con nutridas fuerzas muy aguerridas… y le mandó a preguntar al virrey Venegas si le daba chance de entrar a la ciudad para independizar la Nueva España, el Virrey le mandó decir que no, que mejor otro día y don Miguelito ordenó a sus bravos: -“Señores, va pa’tras” -sí, eso ordenó, pero nadie le brincó: -¡Óigame, no, va pa’lante! -y no lo tiraron a loco para irse a consumar la independencia el 2 noviembre de 1810 (sin tener que esperar hasta el 27 de septiembre de 1821, con más de 200 mil fiambres adicionales). No fue mala suerte, se dejaron.

Ya independizados, la raza contempló cómo se peleaban liberales, conservadores, republicanos, centralistas, monárquicos y federalistas, y a todos echaba confeti conforme llegaban al poder unos y otros, y cuando en 1848 tres gatos (José Bernardo Couto Pérez, Miguel de Atristáin y el tal Luis Gonzaga Cuevas), firmaron el “tratado” de Guadalupe Hidalgo cediendo a EU más de la mitad del territorio, la masa no fue a despellejarlos vivos, no, nada pasó, el Congreso ratificó el “tratado” y aquí se rompió una taza y cada quien para su casa… como si nada.

Donde se armó la bronca fue en el Congreso del tío Sam, porque allá muchos consideraron que el tratado era ilegal y abusivo… pero, acá, acá, serenos. No fue mala suerte, se dejaron.

Se pudieron implantar las leyes de reforma contra las creencias de la totalidad de la población, porque nadie dijo nada, si acaso hubo algunas pintas callejeras cuando vaciaron de monjas los conventos. Nada de mala suerte, se dejaron.

Acabó la guerra de los cristeros cuando los yanquis mandaron recado de que ya estaba bueno de matazones, que son muy malas para los negocios… y la masa católica mexicana, tan campante, se regresó a su casa; total, 300 mil muertos más, 300 mil muertos menos, ni que fuera para tanto.

Y quedó rota la relación con la iglesia hasta Salinas de Gortari. Muy guadalupanos, sí, pero se dejaron.

 

EL REPUDIO POPULAR       

Con esa nuestra serenidad tenochca de monjes contemplativos, Juárez se pudo quedar en el poder 14 años y medio, de diciembre de 1857 al día de su muerte, el 18 de julio de 1872; y luego Porfirio Díaz 37 años mangoneó el país, de 1876 a 1911, para irse a trepar al vapor Ypiranga entre pañuelos blancos, con música de banda y flores, a esperar la más serena muerte en su camita en París.

La llamada revolución mexicana después del asesinato del presidente Madero, no fue eso sino un pleito por el poder de caciques y militarotes, que se justificó ante la gente entre otras cosas, con lo del “sufragio efectivo; no reelección”, sí, pero luego nos quedamos muy sosiegos con un régimen de un solo partido 71 años (de 1929 al 2000), décadas en las que el “sufragio efectivo” era lo que saliera de los calzones de nunca supimos quién.

El reguero de cadáveres de la “revolución” no alteró el pulso del tenochca impasible, el PNR-PRM-PRI, gobernó sin sobresaltos, faltaba más.

Luego, colmo de la mala suerte, se descubrió que nadábamos en petróleo. ¡Piedad! Ahora pesa sobre el país como una losa, la casi impagable y creciente deuda de Pemex.

Después fue nuestra “transición a la democracia” del 2000. El PAN de a poquitos salió de su crisálida de partido de oposición casi testimonial, hasta llegar al poder que en doce años perdió porque la gallarda ciudadanía no se acomodó a eso de tener gobierno en vez de papá mandón y regresó al PRI que sabía gobernar como nos gusta, sin hacer nada nosotros, a las chuecas o las derechas. Imposible vuelta al pasado.

Así, el mismo electorado que trepó a Fox y a Peña Nieto, eligió a López Obrador. No hay una reserva secreta de votantes, somos los mismos y sin convicciones, no se enoje.

 

LOS CHAIROS CAMBIARÁN DE IDEA

Ya verá usted que los hoy chairos luego disfrutarán la dicha inicua de abjurar de quien hoy veneran, como veneraron a los anteriores, que las encuestas de popularidad de al menos estos tres caballeros son similares para el mismo lapso de gobierno.

El actual Presidente insiste en sostener el discurso perpetuo que usa para evadir enfrentarse a la vulgar realidad de los hechos reales. Hemos tenido otros así. No pasa nada. Llegan al final de su periodo, se van y hacen oídos sordos al repudio popular hasta que un día, empiezan los terribles efectos de la cruda inmisericorde que sigue a la borrachera del poder. Siempre.

También hemos tenido otros que quisieron prevalecer políticamente. Vano afán. El sucesor de cualquier Presidente, en cuanto termina de posar su sacro trasero en La Silla, se sabe liberado de toda atadura con su antecesor.

Lo que resulta irónico es que este Presidente impulsa, sin darse cuenta, la convicción de que importa participar en política visto que hacer el país que queremos sin ciudadanía responsable y actuante, es misión imposible.

LA FERIA

El ‘Crimen de Estado’ avivó más la herida

Published

on

La 4T incumple su promesa de esclarecer el caso Ayotzinapa * Cosa gravísima y en rigor legal, falsa, pensando que eso era suficiente para aplacar a los padres de los 43 normalistas

 

SEÑOR LÓPEZ

 

Un sastre.

En la familia toluqueño-materna de este menda causaban amplias sonrisas “las carreras de Néstor”, refiriéndose a lo que empezó un día en medio de un pleito horrible con tía María su esposa, por las intromisiones de la mamá del tío en los asuntos domésticos de ella, que le planteó: -Escoges, Néstor, ¡tu madre o yo! -y el tío salió corriendo de su casa… en pijama; regresó hasta la noche y la tía repitió el dilema… el tío alcanzó a tomar una gabardina y otra vez se fue.

Al día siguiente huyó apenas empezaba a bañarse (ya solo con gabardina) y siguió largándose, a medianoche, a la hora de desayunar y esa Navidad. El tío huyó y huyó, hasta que tía María dejó el tema. Hizo el ridículo, sí, pero no mordió el anzuelo. Cada quien.

 

APOTEOSIS DE LA VICTORIA

Eran los días de júbilo. Habían arrasado en las urnas. La toma de protesta del cargo fue la apoteosis de su victoria. La popularidad del nuevo Presidente era del increíble 80%. Los opositores guardaban un silencio catatónico. Y desde la cumbre del triunfo, desde el Zócalo de la capital nacional, toda promesa se ratificó; todo compromiso, todo propósito, parecía posible.

En plena borrachera por la anticipada gloria que sin duda coronaría la biografía política de su persona y su movimiento, a las 48 horas de haber asumido el cargo de Presidente de la República, expidió un Decreto Presidencial creando la “Comisión para ‘accesar’ a la verdad en el caso de Ayotzinapa”, a cargo de Alejandro Encinas, apenitas nombrado subsecretario de Derechos Humanos en la Secretaría de Gobernación. Hace ya casi cuatro años.

El 1 de julio de 2020, la Fiscalía General de la República (antes PGR) anunció que se habían solicitado 46 órdenes de aprehensión contra exfuncionarios presuntamente relacionados con la desaparición y muerte de 43 normalistas de Ayotzinapa; y se proclamó: “se acabó la verdad histórica”, esa de Murillo Karam, esa de 2014 que no es lo que la gente cree que es, sino el término jurídico correspondiente a la investigación que el Ministerio Público presenta ante el juez, etapa en que se encontraba la investigación jamás cerrada.

Con eso suponían que los padres de los normalistas quedarían muy agradecidos con el Presidente, pero mantuvieron una actitud cautelosa hija de tantas decepciones.

Luego, el 18 de agosto de este año, vino el informe de la Comisión de la Verdad, la de Encinas, que presentó su verdad histórica, sin llamarla así, declarando que fue un “crimen de Estado”, cosa gravísima y en rigor legal, falsa, suponiendo tal vez que era suficiente para aplacar a los padres de los normalistas.

Pero la nueva versión en lo esencial es igual a la de Murillo Karam, con el añadido de que solicitaron 83 órdenes de aprehensión en contra de funcionarios públicos, por los delitos de delincuencia organizada, desaparición forzada y contra la administración de la justicia, 16 correspondientes a militares de los que uno ya estaba detenido y otros cuatro se entregaron (no a la FGR, sino a sus mandos, que los retienen en prisión militar), acusados de delincuencia organizada, NO de homicidio ni desaparición forzada. Y los padres… acumulando rabia.

 

LO PEOR

El domingo pasado, 25 de septiembre, la FGR echando gasolina al conflicto ya por cumplirse el octavo aniversario de esta atrocidad, solicitó cancelar 21 órdenes de aprehensión. Para los padres de los normalistas, el resumen es: 121 absoluciones de los detenidos anteriormente (incluido el exalcalde Abarca y su esposa), ninguna sentencia y de los militares detenidos, entre ellos un general, cuatro acusados por la sola palabra de un delincuente que funge de testigo protegido… y en Derecho, testigo único es testigo inválido, igual que todo testigo de oídas.

Y nadie se atreve a insinuar que hay responsables del lado de la Normal de Ayotzinapa, esos que mandaron a los jóvenes a cometer delitos (robar autobuses), sin que se justifique de ninguna manera que fueran asesinados, no, pero la impunidad de los suyos es patente y continúa.

Nada más el pasado miércoles 21, vandalizaron la embajada de Israel (solicitando la extradición de Tomás Zerón, el exdirector de la extinta Agencia de Investigación Criminal, acusado de mangonear el caso, refugiado en ese país); más el asalto a la sede central de la FGR y al Campo Militar Número 1, con lujo de violencia y dejando 39 heridos entre policías y militares.

La movilización se desarrolló del Ángel de la Independencia al Zócalo de la CDMX, la octava marcha anual de protesta de los familiares, compañeros y colectivos por la desaparición de los 43 normalistas.

Nada más que ahora marchan protestando también por la falta de resultados de las averiguatas de la Comisión de la Verdad y la respuesta del gobierno es blindar con paneles metálicos monumentos, negocios y Palacio Nacional, ya pasará el evento, ya se olvidará, pero queda la imagen de este gobierno: barricadas contra protestas populares.

Mientras el Presidente alza y alza más la vara. El pasado 27 de mayo declaró desde Sinaloa: “No va a quedar ningún homicidio sin aclarar”… ¿de veras?.. ¿Ninguno?.. Olvídese de los más de 130 mil asesinatos dolosos cometidos en lo que lleva en el cargo, nomás aclare estos 43 de Ayotzinapa y nos damos por bien servidos.

Pasará el tiempo, dejarán el poder los actuales gobernantes y se van a llevar la sorpresa de que los muertos de Ayotzinapa ni se parecen a los del 2 de octubre del 68, no, estos sí tienen ideología, organización y estructura política, firme y tenaz desde hace 76 años, resistiendo, siempre resistiendo desde 1946, cuando el presidente Ávila Camacho quiso desaparecer su plantel.

Y don Encinas tendrá que enfrentar las consecuencias de haber aceptado indebidamente, la investigación de hechos criminales sin ser policía, sin ninguna calificación para semejante cometido; le debe haber parecido deshonroso negarse o de plano huir, presentar su renuncia… bueno, ya se va a enterar que sí tiene responsabilidad el que acepta intervenir quirúrgicamente a un enfermo sin aclarar que nada más era un sastre.

Continue Reading

LA FERIA

El peligro del todopoderoso

Published

on

En todo el mundo hacen cambios a sus Constituciones, sí, pero no como acá * El Presidente no necesita reformar leyes para cuidar la seguridad pública

 

EL SEÑOR LÓPEZ

 

El dedo de Dios.

Domesticado este menda en el Campo de Doma que otros niños llamaban “casa”, envidiaba mucho al primo Chucho que básicamente, hacía lo que le venía en gana… ¡padre! Mucho después, ya grandes los dos, Chucho dijo a este López que de niño él envidiaba a su texto servidor, porque en su casa, dependiendo del humor que anduvieran sus papás, le tocaba cueriza o no, sin saber nunca a qué atenerse: -Ustedes tenían las reglas claras… ¡qué maravilla! -… bueno, visto así.

 

LA MISMA LEY PARA TODOS

Un país, para serlo con toda la barba, debe tener territorio (muy recomendable), gente (claro), y gobierno. Un gobierno, para que lo sea sin remilgos de nadie, debe aplicar la misma ley a todos y sujetarse a sí mismo a ella. Esto de la misma ley para todos casi siempre empieza por tener una Constitución.

El extranjero con una semana de haber llegado a esta tierra de hombres cabales, si nos oye hablar de nuestra Constitución debe imaginar que la respetamos más que a nuestra abuela, pero a los 15 días ya se enteró que nuestra Constitución está más manoseada que la Rompecatres y la Tumbahombres juntas.

Se promulgó el 5 de febrero de 1917; salió con 136 artículos y en sus 105 años de edad, le han metido mano a 115 de sus 136 artículos, mediante 717 reformas (el actual Presidente ha impulsado 18 reformas, lo que parece poco ante los 31 parches de don Chente Fox, los 110 de Calderón y los 147 de Peña Nieto; ningún Presidente se salva).

Esa maña de reformar la Constitución es asunto serio porque la Constitución es el documento fundacional de un país en el que establece su régimen de gobierno y es sustento de todas las otras leyes. Si la Constitución define a la nación, está raro que se cambie tanto la nuestra porque el país es el mismo y no parece adecuado estar redefiniéndolo al gusto de cada Presidente.

En todo el mundo hacen cambios a sus constituciones, sí, pero no como acá. La Constitución en vigor más antigua del mundo es la de los EUA, redactada en 1787, tiene siete artículos (la nuestra, 136), y en 235 años le han hecho 27 enmiendas. En Alemania han reformado su Constitución 60 veces desde 1949. En España su Constitución actual entró en vigor en diciembre de 1978… le han hecho dos reformas, una, para agregar en el artículo 13.2, las palabras “y pasivo”, la otra para hacer obligatoria la estabilidad presupuestal. Punto.

O es una birria nuestra Constitución o son una birria nuestros políticos. Los que saben dicen que la de 1917 estaba de lujo (con sus prietitos) y ahora parece, hágase de cuenta, como la cara de Lyn May después de sus cirugías plásticas.

Ahora la cosa está que arde por las reformas legales que impulsa el Presidente sin reformar la Constitución (porque no tiene los votos en el Congreso) para meter a la Guardia Nacional a las Fuerzas Armadas, aunque la Constitución diga que la GN es civil. Y peor se puso por la iniciativa de una diputada del PRI que propone reformar la Constitución para ampliar la intervención de las Fuerzas Armadas en seguridad pública de 2024 a 2029.

Asusta que los militares tengan malos pensamientos y recuerden que hasta 1940 se metían en política. Y por si hay duda, entérese que ayer en el sencillo, pero sentido homenaje a los Niños Héroes, ante el Altar de la Patria, el secretario de la Defensa Nacional, general Luis Cresencio Sandoval, se encargó del discurso y dijo:

“Quienes integramos las instituciones tenemos el compromiso de velar por la unión nacional y debemos discernir de aquellos que con comentarios tendenciosos generados por sus intereses y ambiciones personales, antes que los intereses nacionales, pretenden apartar a las Fuerzas Armadas de la confianza y respeto que deposita la ciudadanía en las mujeres y hombres que tienen la delicada tarea de servir a su país”.

O sea, don Sandoval supone que debe distinguir (discernir), a los que expresan “comentarios tendenciosos”.

Ahí que alguien le explique que eso se llama libertad de expresión (inexistente entre militares). Y ¡cuidado!, de eso sigue poner cotas patrióticas a la libertad de prensa.

Y dijo más el General: “(…) los riesgos y amenazas que el país enfrenta actualmente (…) tienen la constante de atentar contra el futuro de la nación”.

Con esa premisa ya se podrá imaginar de lo que son capaces los militares, educados para defender a la patria a cualquier precio. No don Sandoval, son delincuentes nomás, ahí pregúntele a un policía cómo se lidia con esos.

El Presidente no necesita reformar leyes para cuidar la seguridad pública.

Siendo cierto que el Artículo 129 de la Constitución manda que “en tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar”; también lo es que el 89 fracción VI, lo faculta para disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente para la seguridad interior. Ya díganle, no sean así.

Y más: entre otras tesis de la Suprema Corte, está la P.J./36/2000, Novena época; Instancia: Pleno; Fuente: Semanario Judicial y Gaceta, Tomo XI; abril de 2000, página 552, votado por unanimidad, que sentencia: “es constitucionalmente posible y con base a una solicitud expresa de la autoridad civil, que el Ejército Mexicano, la Fuerza Aérea Mexicana y la Armada de México, puedan participar en apoyo a la sociedad en actividades de Seguridad Pública”.

Las reglas están claras, no se entiende el berenjenal en que se ha metido el Presidente, hasta que se viene uno a enterar de que las modificaciones legales se las plantearon los militares, como declaró el pasado día 9, el propio don general Sandoval, cuando explicó de qué habló con el líder del PRI, y que le dieron a conocer “(…) de dónde se tomó el proyecto, cuántos países analizamos para poder establecer cómo iba a ser la propuesta que le haríamos al Señor Presidente para este proyecto”.

Esas cosas pasan por acostarse con un oso. Mucho peligro. Y también pasan porque una sola persona, sola, decide todo.

Ahora, a marcar el paso: un soldado en cada hijo te dio y se escribió por el dedo de Dios.

 

Continue Reading

LA FERIA

La 4T viola la ley con descaro

Published

on

Se gobierna a brocha gorda, de mala manera, sin respeto a nada * Hace uso desfachatado del aparato gubernamental, para venganzas y para la extorsión de adversarios políticos

 

SEÑOR LÓPEZ

 

Imperdonable.

Tío Encarnación (prohibidísimo decirle Chon) era dueño de “Confecciones Encarnación”, una mina de oro (Mercado San Juan de Dios, Guadalajara; alta costura “nacó”: trajes de novia, 15 años, primera comunión, accesorios); pero le dio por beber y quebró; y le dio por beber desde que su hija Dianita murió ahogada en un estúpido accidente en la tina de su casa, a los doce años de edad. Tenía otros seis hijos hombres y una esposa, tía Eloísa, que era un encanto de señora que le aguantó años la bebedera y las penurias, hasta que lo dejó.

En una sobremesa, siendo niño este menda, oyó que aconsejaban a tía Eloísa que perdonara a Encarnación, que a fin de cuentas era padre de sus hijos, que no era mal hombre, que “desde lo de Dianita” era que se había tirado al vicio, que si volvían “a lo mejor” hasta lo dejaba; y la tía contestó: -Lo de mi hija es su coartada, eso es lo que no le perdono -tenía razón.

 

EL PROBLEMA DE MÉXICO ES UN MUÉGANO DE ASUNTOS DISÍMBOLOS

¿De veras el problema de México es que las Fuerzas Armadas sigan en labores policiacas?.. ¿De veras?

¿De veras el problema de México es que el gobierno actual espanta a los inversionistas?… ¿De veras?

¿De veras el problema de México es que el Presidente siguiera mandando en el próximo sexenio?… ¿De veras?

¿De veras el problema de México es la obediencia al Presidente de los legisladores de Morena y sus rémoras?… ¿De veras?

¿De veras el problema de México es que el Presidente pretenda mandar en el Poder Judicial?… ¿De veras?

¿De veras el problema de México es que el Presidente consiga mangonear al INE?… ¿De veras?

A todas esas preguntas acomoda responder que no, porque la pregunta está mal planteada: el problema de México no es, ojalá fuera, una sola cosa… o esas seis.

El problema de México es un muégano de asuntos disímbolos en los que en diferentes proporciones participa cada una de esas cuestiones y otras más, más graves, que no hemos mencionado (inseguridad, educación, salud, economía, cultura, etc.).

Lo que sí hay es un denominador común a todos esos temas que preocupan: la falta de respeto a la ley desde el estamento gubernamental.

Que haya quien no obedezca la ley no es novedad, digo, a Dios siendo Dios, Adán y Eva no lo obedecieron (y ya ni reclamar que, por cierto, Dios no respetó la presunción de inocencia ni el debido proceso de la parejita, que no contó con defensa ni se le ofreció criterio de oportunidad, digo). Aunque nos sepa mal, digamos de una vez que tampoco es nuevo en México que el gobierno no respete la ley cabalmente: desde la independencia y hasta Porfirio Díaz, el país fue un desbarajuste de tales proporciones que la mano dura -durísima- de don Porfirio fue como un bálsamo: hubo orden, aunque fue derramando sangre por hectolitros; luego, después de una guerra civil espeluznante, recuperamos la paz aún al precio de tener 70 años, un régimen que se puede describir de muchas maneras, excepto como escrupuloso cumplidor de la ley.

Lo que sí es nuevo es que el gobierno y el mismo Presidente violen la ley con descaro, con insolencia, presumiéndolo y proclamando que no les vayamos con el cuento de que la ley es la ley; eso sí es nuevo… y también el uso desfachatado del aparato gubernamental, para venganzas (casos de estudio: la increíble y triste historia de la cándida Rosario, el cándido Collado, el cándido Murillo Karam y el Presidente desalmado), y para la extorsión de adversarios políticos obligándolos a hacer lo que salga de las presidenciales gónadas (caso de estudio: la increíble y triste historia del pérfido Alito y el Presidente desalmado). Eso sí es nuevo y pésimo.

Se gobierna a brocha gorda, de mala manera, sin respeto a nada, llamando señor al delincuente y cretino al opositor (9 de septiembre pasado, refiriéndose a los legisladores); pregonando abrazos entre pilas de cadáveres; celebrando éxitos sobre los lomos de 55.7 millones de pobres (cuatro millones más que en 2018); inaugurando obras rascuaches o sin terminar; gastando más que ningún otro Presidente predicando pobreza franciscana.

Sí, damas y caballeros, hoy México tiene un gobierno de avería (diría René Lavand), que a su paso daña, lastima y engaña (según el conteo de SPIN, del inicio de su gobierno al 1 de septiembre del año pasado, había dicho 61,079 afirmaciones falsas o engañosas; en promedio: 89 mentiras por día hábil; Goebbels, sufre).

Por supuesto no es recomendable institucionalizar la militarización de la seguridad pública, espantar inversionistas, pretender un maximato (que sería si acaso, un minimato con duración menor a 24 horas, anótelo), ni la inexistencia de contrapesos al poder; pero lo verdaderamente grave es arrumbar en el cuarto de los trebejos a la Constitución y nuestras leyes, que estorban a las soluciones simplonas que concibe quien simplifica por ineptitud (gobernar no tiene ciencia, sacar petróleo tampoco).

A resultas de esa visión ramplona de la complejísima realidad de un país del tamaño del nuestro, el Presidente se aferra a sus propósitos, a sus dichos, pretendiéndolos estrategia (abrazos no balazos; la paz es producto de la justicia), y por ello recurre viciosamente al Ejército para conseguir resultados expeditos, obstinado en aparentar altura de miras y servicio a la nación. No lo es.

Ahora el Presidente ya casi en su cuarto año de gobierno, habiendo empoderado a las Fuerzas Armadas como nunca en nuestra historia, ya es su rehén, como prueba la inconstitucional legalización de su participación en labores de seguridad pública, redactada por los altos mandos del Ejército a todo su gusto.

Hay peor: por su amistosa-respetuosa-fraternal estrategia contra la delincuencia organizada, simplificando lo inmensamente enmarañada que es semejante cosa que merece la constante atención de los EU, Europa y Asia, sin darse cuenta ya es su cautivo. Lo que era disimulado y clandestino, se ha vuelto descarado y audaz: ya no se puede negar la influencia, el control de los delincuentes en cada vez más regiones del país.

Y todo usando la palabra “pueblo” como coartada. Imperdonable.

Continue Reading

DESTACADO