Connect with us





IMPACTUS

El derrotado

Published

on

POR JORGE BUENDÍA GARCÍA

 

La historia de Andrés Manuel López Obrador es de derrota, pues buen estudiante nunca lo fue, como tampoco realizó buen papel como presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Tabasco, a la sombra del hoy desaparecido ex gobernador de esa entidad Enrique González Pedrero.

López Obrador sufrió una brutal derrota a manos de Roberto Madrazo Pintado, con quien contendió por la gubernatura de su tierra natal. Y como perdió desató una sistemática oleada de protestas, tanto en la entidad, como en la capital del país.

Tres veces fue candidato a la Presidencia de la República. La primera ocasión, perdió contra Felipe Calderón. En una demencial reacción, bloqueó durante 50 días Paseo de la Reforma, sin importarle las millonarias pérdidas económicas y fuentes laborales.

La segunda ocasión, perdió ante Enrique Peña Nieto. Su reacción no fue tan colérica como con Calderón, tal vez porque ya había un pacto con el oriundo de Atlacomulco para entregarle el poder en 2018, según diversas versiones que corren en los pasillos de las altas esferas de la política.

La suerte le favoreció en 2018. Logró un arrollador triunfo con 30 millones de sufragios. Una hazaña nunca antes vista en una elección presidencial. Su bono democrático se fue a los cielos. Sin embargo, antes de lo que se hubiera imaginado, lo dilapidó. Puso en marcha lo que denomina la “Cuarta Transformación”, que derivó en una destrucción masiva de instituciones y apropiación de recursos del erario público para su usufructo personal.

La pandemia del Covid-19, que la había vislumbrado como “anillo al dedo” para sus propósitos político-electorales, derrumbó sus proyectos y por ende su popularidad que busca sostenerla a punta de declaraciones mañaneras sin sentido gubernamental. Es decir, demagogia pura: pan y circo como en la antigua Roma.

La cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, lejos de convertirse en un triunfo de su gobierno, se tradujo en una monumental derrota ante el sector empresarial que tuvo pérdidas millonarias y entabló demandas en su contra.

Otro fracaso fue la consulta para enjuiciar a los ex presidentes de México. La cantinflesca pregunta derivó en una cascada de críticas en redes sociales y medios de comunicación nacionales e internacionales.

El grosero derroche de 525 millones de pesos exhibió a un gobierno a la deriva y a un partido en declive, puesto que sólo votó el 7% del electorado.

Durante las elecciones intermedias, el Presidente perdió la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados. Y aunque presumió el triunfo de su partido en el interior de la República, no se pudo quitar el estigma de que Morena fue ayudada por el narcotráfico para llevar votos a las urnas.

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, y los dirigentes del PRI, PAN y PRD hicieron denuncias internacionales sobre la sociedad de la 4T con el crimen organizado.

Pero López Obrador montó en cólera cuando vio que los números en la Ciudad de México le eran adversos en las elecciones del pasado 6 de junio.

Su partido, Morena, perdió nueve de 16 alcaldías frente a la poderosa maquinaria en que se convirtió la alianza Va Por la Ciudad de México. Una elección de Estado puesta en operación en particular en la alcaldía Cuauhtémoc, se fue a la basura. Claudia Sheinbaum y sus operadores René Bejarano y Dolores Padierna perdieron ante la joven y carismática candidata Sandra Cuevas, postulada por el Partido de la Revolución Democrática.

Otro descalabro mayúsculo fue que su candidata a la gubernatura de Nuevo León, quedó en cuarto lugar frente a un neófito de la política apoyado por su esposa, una polémica youtubera que lo condujo a ser merecedor de una millonaria multa por parte de las autoridades electorales.

Una derrota más la logró cuando magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) destituyeron a José Luis Vargas Valdez, el “Magistrado Billetes”, con inclinaciones promorenistas, acusado de corrupción y enriquecimiento ilícito.

Más todavía: en esa ola de derrotas y fracasos, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, ofreció una conferencia de prensa en donde rechazó ampliar su mandato por dos años, regalo que le había hecho el Ejecutivo federal a través de uno de los senadores incondicionales del Partido Verde Ecologista de México. López Obrador buscaba con ello la antesala de ampliar su Presidencia más allá del 2024.

El afán de perseguir a sus adversarios con el uso faccioso de la justicia, lejos de crearle dividendos políticos, lo ubican como un gobernante troglodita carente de escrúpulos y ética que tanto reclamó a los políticos priístas y panistas del pasado. El caso más claro es el del Ricardo Anaya, quien se vio obligado a exiliarse en el extranjero por la sospecha de que López Obrador pretendía encarcelarlo.

En sus giras, a López Obrador ya nadie la garantiza seguridad y mucho menos eventos masivos, porque en todos y cada uno recibe reclamos, gritos y protestas. Un ejemplo es el “secuestro” que sufrió por más de dos horas a manos de profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) durante su visita a Chiapas. El hecho le impidió llegar a la conferencia mañanera programada en esa gira. Su rostro sumamente molesto se difundió profusamente.

A lo anterior se le suma que el gobierno de la “Cuarta Transformación” es visto como represor de migrantes. Las imágenes televisivas y en redes sociales dan cuenta de la persecución de que son objeto quienes usan como tránsito el territorio nacional para buscar llegar a Estados Unidos. Una política del garrote es la que ha instrumentado López Obrador, misma que tanto le criticó a los gobiernos anteriores.

Una última represión, y que les pareció muy natural, fue en contra de los alcaldes electos que pretendían llegar al Congreso de la Ciudad de México a reunirse con los diputados de la I Legislatura, puesto que en un periodo extraordinario del último día del periodo, aprobaron disminuirle facultades a los alcaldes en diversos rubros. Así el perfil del derrotado a la mitad del camino.

 

ALTO IMPACTO

1.- Todo un desbarajuste generó en el Congreso de la Ciudad de México la separación de Janecarlo Lozano del grupo parlamentario del PRD para sumarse a la bancada de Morena. Resulta que el 1 de septiembre, día en que se instaló la II Legislatura, Janecarlo aún permanecía en el PRD, pero en menos de 48 horas ya había dado el brinco, sin antes renunciar al partido del Sol Azteca, y mucho menos sin notificarlo a la recién instalada Mesa Directiva.

El hecho, provocó reclamos en la primera sesión de la Junta de Coordinación Política, incluso de la aliada de Morena, la petista Circe Camacho, y del perredista Jorge Gaviño. Nadie supo antes de la salida de quien fue calificado en redes como “traidor”. Resulta que en la siguiente sesión después de la instalación de la Legislatura, la coordinadora de Morena, Martha Ávila, notificó a la Mesa Directiva de la incorporación de Janecarlo, quien además tardíamente presentó su renuncia al partido que lo llevó a Donceles y Allende, lo que de entrada lo inhabilita como integrante de la fracción de Morena. Es decir que el único camino que le queda es fungir como legislador independiente, sin más prerrogativas que su dieta.

2.- El pasado 24 de agosto se reunieron en la Antigua Fonda de Santa Catarina en el Centro de Coyoacán los “coroneles y coronelas” del ejército toledista encabezados por Diego Vargas, el concejal electo Antonio Alcántara (quien fue suplente de Valentín Maldonado) y Flor Magaly Licea, reunión en la que les pasaron la línea dictada desde Santiago de Chile de no aceptar menos de tres direcciones generales en el gobierno del “socio” Giovani Gutiérrez.

Vaya alacranes que se echó al hombro Obdulio Ávila, coordinador de la transición en Coyoacán con Jorge Juárez Grande, Ricardo Rojas y Felipe Punzo, ex funcionarios del gobierno de Manuel Negrete y hoy cercanos de Ávila Mayo, y para rematar la estrella política de Coyoacán, el ex particular de Toledo, Eduardo Ramírez, quien presume a diestra y siniestra los acuerdos con Giovani a través de su cuñado, el ex candidato a diputado Mario Estrada (dado de baja de la administración de Negrete por andar extorsionando a ferieros).

IMPACTUS

Voto de castigo contra los Monreal en la alcaldía Cuauhtémoc

Published

on

Casas encuestadoras ponen arriba a Ale Rojo de la Vega, superando por cuatro puntos a Caty * A una semana de campaña ya hay mediciones que ponen en aprietos a Morena y su candidata

 

ERIC GARCÍA

 

Tal parece que las primeras encuestas están poniendo en claro que los ciudadanos de la alcaldía Cuauhtémoc van a castigar con su voto en contra de los Monreal en la próxima elección, pues sus malas experiencias con los gobiernos de este grupo político les han dejado un amargo sabor de boca.

Y es que la inseguridad, el narcotráfico, los abusos de los inspectores a los comerciantes, la falta de agua y los malos servicios de la alcaldía ponen al “corazón de la ciudad” en un mal lugar para vivir.

No hay otros culpables, estos males se los cuelgan a la menor del clan, Catalina Monreal, quien hoy está en la boleta electoral y es cuando los vecinos podrán mostrar su molestia.

Desde que el ahora senador Ricardo Monreal ganó la Cuauhtémoc en 2015 no ha dejado el control político y administrativo de la misma, ni con la anterior alcaldesa, Sandra Cuevas con quien siguió mandando y también siguieron las malas prácticas.

Estos antecedentes no los olvidan quienes viven hoy en día en la alcaldía de contrastes, y a una semana de campaña ya hay mediciones que ponen en aprietos a Morena y su candidata.

CE Research pone arriba a Ale Rojo de la Vega, con 38%, y Catalina Monreal posee 32%; dichos resultados coinciden en la tendencia con la encuestadora GobernArte, que también la coloca arriba con 51% contra 43%.

Por si lo anterior fuera poco, Massive Caller pone arriba a Ale con 41.8% contra 37.3 por ciento de Caty.

Haciendo un promedio de las tres encuestadoras, las cifras ponen arriba a Ale Rojo de la Vega con 39.3% y Catalina Monreal se queda con 34.8%, por lo que la feminista y activista Ale supera a Caty por 4 puntos porcentuales.

 

SÍ IMPORTA LA FORMA DE GOBERNAR

Otro factor que servirá de contraste son las personalidades y las trayectorias.

Ale Rojo de la Vega consiguió la candidatura por el activismo en favor de las mujeres que hace desde hace años y su relevante presencia en las redes sociales.

Catalina Monreal es su primera elección, no ha tenido cargos administrativos relevantes ni ha tenido elecciones (no sabe cómo ganar una).

Su apellido le sirvió para conseguir la candidatura, pero se ve difícil que le sirva para conseguir votos.

Continue Reading

IMPACTUS

El promisorio futuro de Omar García

Published

on

Todo indica que será el próximo titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana * En el hipotético caso de que pierda Claudia Sheinbaum, tiene garantizado su curul en la Cámara Alta y con muchas opciones en su horizonte * Con García Harfuch la tenían fácil…. pero la dejaron ir… y todo por elegir a una candidata perdedora

 

JESÚS VIRA

 

Definitivamente Omar García Harfuch, extitular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México (CDMX) va bien sólido y con pasos firmes caminando hacia el Senado de la República.

No estaba en su camino, pero se le atravesó esta brecha en calidad “de mientras”.

Es por todos sabido que ha consolidado una carrera policial, por lo que en caso de llegar Claudia Sheinbaum Pardo a la Presidencia de la República, seguramente, más temprano que tarde, tomará el control de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), con la misión de brindar tranquilidad, paz y seguridad a todo México, un reto que domina a la perfección y que conoce bien las entrañas de cómo operan los grupos delictivos.

Sheinbaum Pardo ha reiterado infinidad de veces la gran labor de Omar García en la SSC-CDMX y eso lo quiere implementar a nivel nacional.

La invitación la tiene García Harfcuh, mantienen una relación cordial y como fue, y lo sigue siendo, su jefa, ¿usted cree que Omar puede decirle no a la Presidenta?

Ahí están las señales… lo del Senado es solo mero trámite y el ganón será Francisco Chíguil, quien es senador suplente de García Harfuch.

Y en el hipotético caso de que Claudia pierda la elección presidencial, pues está garantizado su futuro en la Cámara Alta, aunque eso no le gustaría a Chíguil.

Ante esto, el Batman mexicano está tranquilo y en paz, en el horizonte tiene dos opciones: Senado o la SSPC… y todo indica, según las encuestas que marcan una clara ventaja para Sheinbaum, que será el sucesor de Rosa Icela Rodríguez.

 

MÁS CLARA QUE NUNCA UNA POSIBLE DERROTA DE BRUGADA

Tras el debate realizado entre los candidatos a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México se confirmó lo que ya se sabía: Morena no la tendrá fácil y ya se avizora una posible derrota de Brugada.

Las señales ya están dadas y Taboada ya empieza a despuntar, va con pasos firmes y para muchos fue el ganador del debate.

El gancho de los 339 pesos, cierto o no, fue un golpe demoledor para la perdedora morenista… y decimos perdedora porque Omar García Harfuch le ganó de todas todas en las encuestas internas de Morena.

Increíble que Morena se decidiera por una perdedora para conservar el principal bastión de la izquierda.

Con García Harfuch hubieran ganado fácilmente la Ciudad de México, pero al elegir a Brugada le dieron una oportunidad de triunfo a la oposición.

Mario Delgado y el Preciso están confiados en que con la pura marca AMLO es más que suficiente para ganar el 2 de junio, pero dicen que la confianza mata al hombre y eso puede ocurrir en los próximos meses, tal y como ocurrió en el 2021, y por lo visto no aprendieron la lección.

Sería algo sorprendente que perdiera Morena, pero ya no está tan descabellado… y la oposición en sus adentros bien puede decir “Sigamos haciendo historia”.

Ya las alertas se prendieron en los cuartos de guerra de Brugada, pues se ve más Clara que nunca una derrota.

 

BRUGADA RECIBE ABUCHEOS Y GRITOS EN LA IBERO

En días pasados, durante su visita a la Ibero recibió abucheos y gritos.

Los reclamos estuvieron muy fuertes y Brugada hizo mutis ante temas álgidos como Ayotzinapa, la Línea 12 del Metro, crisis hídrica, la inseguridad… y de pilón le cuestionaron las críticas del Preciso contra la clase media.

Clara no supo dar una respuesta veraz y creíble que calmara a los estudiantes… la misma actitud de Sheinbaum, quien no supo responder a los cuestionamientos álgidos que le lanzó Xóchitl Gálvez, quien abandera a la alianza Fuerza y Corazón por México.

“¿Qué opinión le merece esta cerrazón de las puertas de su partido y del Presidente a un movimiento que ustedes utilizaron como bandera política y lo utilizaron para estar en el poder y hoy han atacado y criticado?”, una pregunta incómoda para Brugada y que la verdad, dicho sea de paso, es el sentir de millones de mexicanos.

También le reclamaron a Clara por el homicidio del estudiante Yanqui Kothan a manos de la policía guerrerense el pasado 7 de marzo.

Y eso de que gobernar es su “pasión” y que no busca el puesto de jefa de Gobierno por tener el poder, eso que se le crea su abuela, pues los estudiantes de la Ibero no se la compraron para nada.

Brugada quedó exhibida cuando le preguntaron sobre cómo combatiría la deserción escolar y ella, muy chicha, respondió que con la eliminación del examen que realiza la Comipems… no lo hubiera dicho, pues los estudiantes le rectificaron que esa evaluación es para entrar al bachillerato, no para evitar la deserción… y desde ahí comenzaron los abucheos.

Los rechiflos subieron de intensidad cuando Brugada dijo que Claudia Sheinbaum será la próxima presidenta… los gritos fueron de “¡buuu!” y “¡nooo!”.

Fue innegable que Brugada salió molesta, echaba chispas, pues esta vez, a diferencia de sus mítines masivos con sus simpatizantes, no recibió ni una sola porra de “¡jefa de gobierno!”, una frase que a ella le encanta escuchar.

Repetimos: Más Clara que nunca una derrota de Brugada… y del otro “cuarto de guerra” Taboada la lleva ganada.

También un detalle a resaltar: En el arranque de campaña de Janecarlo Lozano en la alcaldía Gustavo A. Madero, Clara Brugada tomó la palabra sin la asistencia de Claudia Sheinbaum y del alcalde con licencia Francisco Chíguil.

¿Será acaso que la están dejando sola? Verdad o mentira, pero fue raro ver a Clara sola.

En cada evento que realiza Brugada, ahí está Omar García para apuntalar su campaña, pero nada más no levanta.

Ojalá y Morena recapacite, imaginen lo que sería que de última hora quitaran a Clara para que García Harfuch sea el candidato para la jefatura de Gobierno… la ciudadanía estaría feliz… y es que Omar se ha ganado el cariño, respeto y admiración de la ciudadanía.

AMLO tiene la última palabra.

 

Continue Reading

IMPACTUS

Monreal, maestro del chantaje

Published

on

Empezó en el PRI, siguió en el PRD, caminó por el PT y MC, y aterrizó en Morena * Sandra, obediente de Ricardo, se confrontó con los dirigentes de Va Por la Ciudad de México y cayó de nuevo en la trampa del zacatecano, que al sacarla de su posible reelección le abría la puerta a la candidatura de su hija Catalina Monreal, orgullo de su nepotismo desde cualquier punto de vista que se quiera observar

 

JORGE BUENDÍA GARCÍA

 

Ricardo Monreal Ávila es un político profesional, un excelente parlamentario, si no es que uno de los mejores de las últimas dos décadas.

Empezó en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), siguió en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), caminó por el Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC), aterrizando en Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

¿Cómo se le puede llamar a eso? ¿Capacidad? ¿Experiencia u oportunismo? ¿O es la suma de todo lo anterior? Lo que es claro que Monreal es un maestro del chantaje y del oportunismo más rancio que se pueda conocer en los momentos actuales.

En el año 2015 se negaba a aceptar la candidatura a jefe delegacional en el corazón de la capital de la República, la hoy alcaldía Cuauhtémoc, asiento de parte de los Poderes de la Unión y de las instituciones y empresas más importantes del país.

El sueño del ex gobernador de Zacatecas ha sido desde entonces convertirse en jefe de Gobierno.

Andrés Manuel López Obrador se lo prometió para 2018, pero no le cumplió y la beneficiada fue la entonces delegada en Tlalpan, Claudia Sheinbaum, quien, con ayuda de Martí Batres, hoy jefe de Gobierno sustituto, le cerró el paso al Viejo Palacio del Ayuntamiento.

Tras el coraje, no le quedó opción a Monreal que aceptar ir al Senado, donde de inicio le fue bien.

El Presidente lo nombró coordinador de la numerosa bancada de Morena. Hizo y deshizo a su antojo. Llenó los espacios con sus paisanos, mientras tomaba más fuerza como cacique de Zacatecas, junto con sus hermanos que se encuentran al frente de la gubernatura y otros municipios.

El resultado está a la vista: se trata de la entidad más violenta del país.

En la alcaldía Cuauhtémoc impuso en el año 2018 a Néstor Núñez, quien pasó de noche como gobernante… o más bien dejó que Monreal continuará haciendo de las suyas. La tomó como “caja chica” para apoderarse de los cuantiosos recursos que deja la economía informal y otros tantos negocios al margen de la ley.

Cuando Ricardo llegó a la Cuauhtémoc pretendió combatir la corrupción, pero sucedió lo opuesto, ésta se le metió hasta los tuétanos al zacatecano.

De eso puede car cuenta un lúgubre personaje de nombre Salvador Santiago Salazar, mejor conocido como “El Chava Chava”, el recaudador que había ocupado diversos cargos en la demarcación desde por lo menos 25 años.

Monreal encontró la veta que le permitiría los siguientes años financiamiento ilegal. Concluido el periodo de Néstor Núñez, el zacatecano hizo uso de artimañas y engañifas para introducir como Caballo de Troya a Sandra Cuevas en la naciente Alianza Va Por la Ciudad de México.

Al triunfo de Cuevas en 2021, la enfrentó con la entonces jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Sandra obedecía (u obedece) ciegamente a Monreal.

Para la polémica alcaldesa no existía jefe político, referente o dirigente más importante que Ricardo. Sólo hacía lo que él le ordenaba.

Sandra no ocultaba su admiración por el político de Zacatecas, a quien públicamente le veía dotes de presidente, después de jefe de Gobierno, que derrotaría al más avezado contendiente o adversario. Ni una ni otra cosa logró. Por el contrario, hasta el impresentable Gerardo Fernández Noroña lo superó en las encuestas por la Presidencia de la República.

Al no conseguir sus objetivos. Monreal se replegó y entonces ordenó a Sandra destaparse y exigirle a la Alianza opositora considerarla como seria candidata a la jefatura de Gobierno.

Pero la alcaldesa lo hizo despotricando en contra de sus dirigentes nacionales y locales. Hasta borracho llamó al presidente del Sol Azteca, Jesús Zambrano. Les dijo hasta de lo que se iban a morir. Con eso cavó su tumba.

Pero Sandra no sólo se confrontó con los dirigentes de Va Por la Ciudad de México, cayó de nuevo en la trampa de Monreal, quien al sacarla de su posible reelección le abría la puerta a la candidatura de su hija Catalina Monreal, orgullo de su nepotismo desde cualquier punto de vista que se quiera observar.

Hoy Sandra Cuevas es alcaldesa con licencia, después de haberse sumado a Movimiento Ciudadano y Dante Delgado, crítico (sorpresivamente) de la vieja política, como candidata en la fórmula B al Senado de la República, después de la excandidata a la jefatura de Gobierno en la Ciudad de México en 2018, Alejandra Barrales.

Sandra como Barrales no tienen alguna posibilidad de ocupar un escaño dados los actuales niveles de aceptación de MC en la capital.

Esa es la breve historia de cómo Monreal a través de Cuevas le arrebató la alcaldía Cuauhtémoc a su propio partido.

Hoy pretende hacer lo mismo, pero ahora con la Alianza. Pero el viejo lobo de mar sabe que ninguna elección es igual. Sin embargo, por todos los medios posibles busca -con ayuda de Sandra- inflar a su hija Catalina, a grado de pretender ubicarla como la figura con mayor aceptación en la demarcación, aún por encima de la alcaldesa con licencia.

Pero mientras son peras o manzanas, de lo que no hay duda es que a Monreal hija no le será tan fácil enfrentarse con la candidata del Partido Acción Nacional (PAN), PRI y PRD, Alessandra Rojo de la Vega, una activista digital de altos vuelos y con asesores que ni Obama hubiese soñado.

Tal vez por eso Catalina sumó a la enojada diputada Ana Villagrán, quien renunció al PAN tras hacer berrinche porque lo no le permitieron reelegirse.

Ese es el embrollo creado por Ricardo Monreal, un político que dilapidó todo su arsenal por ambiciones personales.

Lo peor de todo es que Claudia Sheinbaum le perdonó las ofensas de Sandra Cuevas, cosa que no hizo con otros dos caciques: Francisco Chíguil, en Gustavo A. Madero, y José Carlos Acosta, en Xochimilco. Está claro que hasta entre los rivales hay consentidos.

Para esta elección Monreal fue electo candidato a diputado federal y al mismo tiempo se convirtió en un matraquero más de Claudia Sheinbaum, como Sandra lo es de Catalina, usando los tenis “fosfo fosfo” que para nada son de su agrado.

Continue Reading

DESTACADO