Connect with us

LA REVISTA

El Metro lleva 52 años moviendo diariamente a la Ciudad de México

Published

on

Fructífera negociación entre la empresa y sindicato * Diálogo cordial y respeto a los derechos laborales, la tónica en las pláticas entre Alfonso Suárez del Real y Fernando Espino Arévalo que dieron como resultado un incremento salarial de 3.2% y 1.8 por ciento en prestaciones en diversos rubros de beneficio directo al trabajador

 

POR SERGIO M. ROMERO

 

Las noticias del Metro de la Ciudad de México, aquí en la capital o en el país, son siempre importantes, porque cada día el esforzado Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo (SNTSTC), presidida por el ingeniero Fernando Espino Arévalo y administrada por el nombrado recientemente como director general del STC, Guillermo Calderón Aguilera, tienen mucho en común, con apenas unas semanas atrás en esta dependencia de la CDMX en que se reactivó la demanda de los trabajadores inconclusa, en que se dan los requerimientos recuperados de la revisión salarial de los trabajadores, que le sirven a la ciudad en los momentos más álgidos de la pandemia del coronavirus, para la transportación de la población, de norte a sur y de este a oeste, a más de 6 millones de usuarios de esta capital y del Estado de México.


La negociación entre los trabajadores y la empresa STC estaba trabada, se conocía en los medios de comunicación de la ciudad y era esperada su recuperación con intranquilidad. La conocían los noticieros de la radio y la televisión, y se repetían en las principales cadenas de la pantalla chica.
Igualmente la radio iniciaba y terminaba sus trasmisiones con los mismos sólidos argumentos sociales de los trabajadores y los medios escritos difundían con detalles los vigorosos planteamientos de mucha altura social del presidente del SNTSTC, Fernando Espino Arévalo, reabriendo el comentario de la negociación con el Gobierno de la CDMX.
La alternativa de tomar medidas de ejercer una inasistencia razonada por el sindicato fue impulsada con la celebración del Congreso Nacional Ordinario de los Trabajadores, que aprobaron los planteamientos de su liderazgo para la revisión salarial y contractual.
Por este motivo, el líder sindical Espino Arévalo nunca perdió la confianza de lograr un arreglo con la empresa, sobre todo por el interés y capacidad de la doctora Claudia Sheinbaum, quien nombró como su negociador personal al licenciado Alfonso Suárez del Real, con amplios conocimientos de la función del Metro y de las cualidades y fortalezas del sindicato en beneficio de los usuarios en sus 12 líneas.


El resultado de las hábiles negociaciones entre los puntos de vista en juego entre el representante de la CDMX y el indiscutible líder de los trabajadores, Espino Arévalo, hicieron que concluyeran favorablemente las negociaciones.
Fue así como el sindicato logró un incremento salarial de 3.2% y 1.8 en prestaciones en diversos rubros de beneficio directo al trabajador, así como en su seguridad social por la optimización de los servicios de salud.
Además la institución capitalina otorga un pago agregado al trabajador, la cantidad de mil 070 pesos, como un reconocimiento a las y los trabajadores por su eficiente servicio y por su esfuerzo diario en la emergencia sanitaria de la pandemia por el Covid-19.
Se aprobó mejorar las aéreas de trabajo aprovechando al máximo la experiencia y gran capacidad del trabajador en la tarea del mantenimiento.
En suma, si bien se logró por parte del sindicato de sus principales demandas salariales y contractuales, por el aporte de su vigorosa representación obrera, quizá algo igualmente valioso es el epílogo de la conclusión negociadora del Gobierno de la Ciudad de México, que manifestó “Su respeto irrestricto a los trabajadores que integran su base laboral, quienes en la etapa de crisis sanitaria fueron esenciales para mantener el servicio del Metro, el medio de transporte neurálgico para la Ciudad de México y la zona metropolitana.

Esta Casa Editorial, a diferencia de otros medios, difundió lo que pasaría en las pláticas entre empresa y sindicato

Igualmente, el Metro dijo en la voz de su líder sindical que “se reconoce la labor invaluable de los trabajadores, que a lo largo de 52 años se han desempeñado en la prestación del servicio de movilidad. El STC siempre se ha sujetado a lo dispuesto en el Artículo Primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en estricto apego a los Derechos Humanos, interpretando el orden jurídico a la luz y conforme a los derechos establecidos en nuestra Carta Magna” y rubricó con la síntesis “haberse logrado los acuerdos generados en la negociación mediante el diálogo respetuoso destacando el respeto a las derechos laborales, actuando con ética, justicia y austeridad, y reitera el compromiso de mejorar las condiciones generales de las y los trabajadores”.

 

[email protected]

 

HOJAS LIBRES

Militarización de México, una realidad

Published

on

¿Cuál seguridad nacional en la construcción de infraestructura? * Se advierte que la pretensión de AMLO es la opacidad en la realización de sus obras faraónicas y ocultar los actos de corrupción que privan sobre los mismos. Nadie se atreverá  a sancionar y a meterse con el Ejército

 

POR ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

 

Durante toda su campaña, el Presidente Andrés Manuel López Obrador se pronunció porque el combate al crimen organizado se hiciera desde las instituciones civiles y no militares. La percepción que tenía el candidato cambió cuando se convirtió en Presidente.

La propuesta original se centró en combatir la violencia delincuencial a través de una fuerza policiaca profesional para desmilitarizar al país.

Lamentablemente hoy, el discurso sobre la desmilitarización ha tenido un giro de 180 grados, al ampliar las facultades de la Fuerza Armada permanente -Ejército, Marina y Fuerza Aérea- para el combate a la cada vez más sólida delincuencia organizada.

Es por ello que bajo ese fatal diagnóstico, López Obrador ha creado una Guardia Nacional compuesta por militares, marinos y Policía Federal adscritos a la Secretaría de la Defensa Nacional y bajo el mando del general Luis Rodríguez Bucio.

El Ejército lleva cerca de 40 años en tareas de seguridad pública, lo cual no le compete y viola el mandato del Artículo 129 de la Constitución mexicana: “En tiempos de paz ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar”. Lo anterior quiere decir que el Ejército tiene como adscripción permanente los cuarteles, comandancias y regiones militares en que se divide el país y no las calles de la República a donde se les ha adscrito permanentemente.

Para poder crear una Guardia Nacional militarizada se manipuló el espíritu democrático de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Se reformaron y manipularon los artículos 31, 35 y 36 de la Carta Magna para sustituir la institución de la Guardia Nacional por una categoría apócrifa de cuerpos de reserva compuesta por militares y marinos.

En el exceso y para cumplir con el capricho de Andrés Manuel López Obrador se derogó la fracción XV del Artículo 73 Constitucional, sobre una de las facultades del Congreso de la Unión: “Para dar reglamentos con objeto de organizar, armar y disciplinar la guardia nacional, reservándose, a los ciudadanos que la formen, el nombramiento respectivo de jefes y oficiales, y a los estados la facultad de instruirla conforme a la disciplina prescrita por dichos reglamentos”.

Esta es la mayor prueba de la militarización del país, cuando se sustituyen a 32 Guardias Nacionales -una por cada entidad federativa- por una sola Guardia Nacional con jurisdicción sobre todo el territorio nacional y bajo el mando de la Secretaría de la Defensa Nacional. Ello provocó la reacción de los 10 gobernadores federalistas, al criticar severamente las trampas constitucionales del lópezobradorismo.

López Obrador ha hecho exactamente lo contrario a lo que hicieron los generales Plutarco Elías Calles, Lázaro Cárdenas y Manuel Ávila Camacho, quienes comprendieron el peligro que representaba el Ejército y se apresuraron a quitar el poder que durante más de cien años habían detentado.

Los mismos militares llegaron a la conclusión de que el poder verde olivo era un peligro latente para México y sus instituciones.  No les faltaba razón. Entre 1824 y 1946, 36 presidentes de la República fueron militares y únicamente 19 civiles.

La parte económica resultó fundamental para el control militar. En 1925 se destinó a las Fuerzas Armadas el 46 por ciento del gasto público federal, en tanto que apenas 22 años después, en 1947, tan sólo se le asignó el 13 por ciento, al concluir el gobierno del general Manuel Ávila Camacho, y en 1960 el Ejército dispuso únicamente del 5 por ciento.  Y un paso más para restarle fuerza y poder a los militares, fue obligarlos a desaparecer como sector y pasar a formar parte del sector popular dentro del Partido Nacional Revolucionario.

Falso entonces que López Obrador en su discurso del 1 de diciembre afirme que el país se está militarizando, bajo los insostenibles argumentos de que “no se ha ordenado a las Fuerzas Armadas que hagan la guerra a nadie, no se les ha pedido que vigilen u opriman a la sociedad, que violen las leyes, que coarten las libertades y, mucho menos, que se involucren en acciones represivas”.

No es necesario que el Ejército intervenga en todas estas acciones que atentarían en contra de la sociedad y el Estado Mexicano. Consta que con el decretazo expedido por el gobierno de López Obrador, todas las obras públicas en manos del Ejército sean consideradas como de seguridad nacional, cuando que ninguna obra pública, salvo por ejemplo la construcción de reclusorios, bajo ciertas especificaciones, se debe de guardar la secrecía del proyecto, sobre todo cuando se trata de penales de alta seguridad.

Seguridad nacional es considerada por ejemplo la disposición y dotación de agua, y desde luego no se concreta a la capacidad militar para controlar la tranquilidad y el orden exterior de la Nación. Implica fundamentalmente la habilidad del gobierno para funcionar eficientemente y satisfacer los intereses públicos esenciales en beneficio de la sociedad. Implica también estar alertas de un posible derrocamiento o de invasión extranjera con ánimos de dominación. Entonces ¿cuál seguridad nacional en la construcción de infraestructura?

Más que asignarle al Ejército tareas de represión se le ha extendido un salvoconducto para inmiscuirse en obras tan trascendentales como el aeropuerto Felipe Ángeles y el Tren Maya, las cuales deberían ser construidas por organismos empresariales de carácter civil.

Hoy se advierte que la pretensión es la opacidad en la realización de esas dos obras faraónicas que presenta el gobierno de López Obrador y ocultar los actos de corrupción que privan sobre los mismos. Nadie se atreverá  a sancionar y a meterse con el Ejército.

El Tren Maya inició con un presupuesto original de 156 mil millones de pesos, el cual se ha incrementado a 240 mil millones, es decir, 84 mil millones del presupuesto original asignado. En tanto que del aeropuerto Felipe Ángeles, David Colmenares, auditor Superior de la Federación, encontró que el aeropuerto de Texcoco había sufrido un quebrantamiento patrimonial de 300 mil millones de pesos. Reconvenido para rectificar cifras tan abultadas, después manifestó que únicamente eran 100 mil millones de pesos. Con todo y la reducción de los 200 mil millones, es un exceso para invalidar la obra por la cual sería siempre recordado Enrique Peña Nieto y que lastimaba profundamente el ego de Andrés Manuel López Obrador.

No es necesario pues asignarle al Ejército actividades represivas y de intimidación. Basta con hacerles partícipes de concesiones y enriquecimiento de los altos mandos militares para protestar una lealtad artificial hacia el Presidente, exactamente igual como lo ha hecho Nicolás Maduro en Venezuela: corromper a las fuerzas armadas para asegurar su lealtad sin sobresaltos.

Hoy el poder militar se ha inmiscuido hasta en funciones de carácter político, lo cual no ocurría ni en los tiempos más oscuros y represivos del PRI.

El general secretario ha llamado a sumarse a la Cuarta Transformación y colaborar en el proyecto de nación, como si México hubiese nacido con el Presidente López.

La Organización México Unido contra la Delincuencia, que preside Luisa María Sánchez Ortega, tenía identificadas, hasta octubre de 2020, 19 funciones transferidas del poder civil al control militar. Destacaban en ese entonces la construcción de aeropuertos, Tren Maya, control de puertos y aduanas, reparto de medicinas y operaciones de la Marina y militarización de la Guardia Nacional, entre otras tantas.

Hoy son más de 200 funciones civiles que acaparan los militares.  Ampliaremos…

 

[email protected]

Continue Reading

IMPACTUS

Giovani Gutiérrez, el obsequioso

Published

on

¿Sucumbirá a los encantos de Claudia Sheinbaum? * ¿Acaso la fiscal capitalina Ernestina Godoy tendrá listas algunas carpetas de investigación en contra del alcalde de Coyoacán?

POR JORGE BUENDÍA GARCÍA

Al interior de la Unión de Alcaldes de la Ciudad de México (UNACDMX) alzaron las cejas por la obsequiosa actitud del alcalde de Coyoacán, Giovani Gutiérrez Aguilar, para con la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo.
Resulta que durante la instalación del gabinete de seguridad en la demarcación, Gutiérrez Aguilar puso a disposición de Sheinbaum el predio ‘El Parián’, a fin de que se construya un cuartel de la Guardia Nacional.


La inconformidad entre integrantes de la Alianza Va Por la Ciudad de México radica en que el alcalde imitó, el estilo de López Obrador, al anunciar que se consultará a los vecinos sobre la propuesta de instalar en ese terreno a la Guardia Nacional, pero dio por adelantado el resultado: “de seguro apoyarán el proyecto”.


Pero lo que no se esperaba el alcalde es que de inmediato un grupo de vecinos alzó la voz en contra de su proyecto. Más grave resulta que sin más, el funcionario haya dispuesto un terreno para militarizar la demarcación en donde está obligado a brindar seguridad.
Las preguntas en la oposición cayeron en cascada: ¿Giovani seguirá los pasos de Mauricio Toledo, quien buscó incorporarse a Morena, pero recibió como respuesta el rotundo rechazo de la jefa de Gobierno?


¿O bien el alcalde del PAN, PRI y PRD, sucumbirá a los “encantos” de Sheinbaum, quien antes de la pasada elección fichó al ex perredista Julio César Moreno y pretendió hacer lo mismo con al entonces alcalde de Coyoacán, Manuel Negrete?
A la vista de lo sucedido es claro que Gutiérrez Aguilar no es del todo confiable, toda vez que en ningún momento rompió lazos políticos con su amigo Mauricio Toledo, con quien realizó jugosos negocios.
De lo anterior lo saben perfectamente en las filas de Morena, pues así lo denunció en todo momento el hoy ex candidato a la alcaldía del partido guinda, Carlos Castillo, quien le echó en cara a Giovani tener en su equipo de campaña a colaboradores de Toledo.


Tal vez por eso la jefa de Gobierno se hizo acompañar ese día con la fiscal General de Justicia la Ciudad de México, Ernestina Godoy, y del secretario de Gobierno, Martí Batres, sus brazos judicial y político.
¿Acaso tendrán listas algunas carpetas de investigación en contra de Gutiérrez?

En los desayunaderos políticos es lo que se comenta. ¿En el PAN querrán cargar con problemas que no son suyos, en especial el director Jurídico y de Gobierno, Obdulio Ávila, quien -dicen- es el poder tras el trono?

IMPACTOS SECUNDARIOS
1.- Resulta que entre funcionarios y cercanos al ex jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, hay fundado temor por las declaraciones que su ex operador financiero Miguel Ángel Vázquez realizó a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.


De acuerdo con las revelaciones de Vázquez, en la lista de investigados por la administración de Claudia Sheinbaum se encuentran Héctor Serrano, ex secretario de Gobierno de Mancera y su operador político más importante; Alejandra Barrales, ex secretaria de Educación y ex candidata perdedora a la jefatura y quien abandonó el PRD tras su fracaso; Carlos Meneses, ex secretario de Movilidad; Mauricio Toledo, ex delegado de Coyoacán, ex diputado capitalino y quien actualmente se encuentra en un proceso de extradición de Chile hacia México.
Los dardos de Miguel Ángel también apuntan hacia la ex delegada de Iztapalapa, Dione Anguiano, y su sobrina Karen Quiroga, a quien le heredó la candidatura a esa importante demarcación, pero que perdió frente a la actual gobernante de Morena, Clara Brugada. En los comederos políticos se comenta que estas dos mujeres recibieron importantes cantidades de dinero para la elección de 2018.
2.- La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, imita en todo a su jefe político, el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esto porque ha puesto en marcha una operación que pretende asfixiar a los partidos políticos de la capital del país, incluido Morena y sus aliados. Y es que para este año, el Congreso local dominado por su partido le aplicó un recorte de más de 500 millones de pesos al Instituto Electoral de la Ciudad de México, motivo por el cual el organismo se ha visto imposibilitado para cumplir con su responsabilidad constitucional de entregar las respectivas prerrogativas a los partidos políticos, incluidos los de la alianza Va Por la Ciudad de México.


¿Acaso es una venganza por la derrota infringida en la pasada elección, donde Morena perdió nueve de las 16 alcaldías? En el fondo lo que ha hecho Sheinbaum es unir a esas tres fuerzas políticas que han tomado la decisión de emprender acciones legales que obliguen a las autoridades a cumplir con la ley.

Twitter: @JorgeBuendaGar1

Continue Reading

LA REVISTA

Lo bueno, lo malo y lo feo de Fernando Landeros

Published

on

Ha logrado ‘Mover a México’ * Tiene las cartas credenciales para llegar a la Presidencia, sus extraordinarios atributos como líder nacional, su preparación, capacidad de convocatoria e imaginación para lograr la participación de medio país por una causa noble

POR MARCO FLORES***

Fernando Landeros Verdugo, presidente de la Fundación Teletón, ha logrado lo que no pudo Enrique Peña Nieto durante su sexenio, “Mover a México”, a pesar de que su slogan era ese.
Hace apenas unas horas concluyó el Teletón número veinticinco, uno de los ejercicios de solidaridad nacional más significativos. Participan todos los sectores del país, lo mismo la gente del barrio, los empresarios, más de 200 medios de comunicación, periodistas, intelectuales, artistas, locutores, conductores, deportistas, así como grupos de la sociedad civil, líderes sociales y políticos, incluidos gobernadores y hasta el Presidente de la República.
Es quizá la convocatoria más amplia que sensibiliza a la gente de todos los rincones del país en torno a tres nobles causas: discapacitados, niños con cáncer y niños autistas.
Lograr una convocatoria de tales dimensiones es una hazaña que ha repetido Fernando Landeros Verdugo cada año, desde hace un cuarto de siglo.
Después de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio el banderazo para la sucesión presidencial de 2024, a partir de junio de 2021, en este espacio de la tradicional revista política IMPACTO hemos presentado el perfil de cuatro presidenciables: Marcelo Ebrard, Enrique de la Madrid, Ricardo Anaya y Lorenzo Córdova, cada uno corresponde a los posibles escenarios para la sucesión: Candidato de ‘dedazo’, candidatos de la “Alianza” y candidato ciudadano. En este último escenario habíamos propuesto como ejemplos de candidaturas ciudadanas a reconocidos líderes en sus respectivas actividades, políticas, profesionales, sociales, empresariales y filantrópicas a los siguientes personajes: Lorenzo Córdova (INE), Ricardo Salinas (TV Azteca), Arturo Zaldívar (SCJN), Carlos Slim (Grupo Carso), José Ángel Gurría (OCDE) y Fernando Landeros (Teletón).
Ha quedado claro que los electores ya no quieren en la Presidencia a candidatos del PRI o del PAN, y si Morena no cumple las expectativas, tampoco querrán un candidato de la continuidad.
Ante este panorama, la posibilidad de que un “candidato ciudadano” pueda llegar a la Presidencia podría acrecentarse de aquí a 2024.
Además se debe considerar el nacimiento de organizaciones como el Frente Cívico Nacional, cuyo objetivo será arropar a un candidato que sea factor de unidad, conocido en todo el país, con popularidad e imagen impecable entre todos los sectores.
El intento de 2017 para lograr un candidato “ciudadano” a la Presidencia de la República, cumpliendo con los requisitos de la legislación electoral, mostró que se necesita tener una gran estructura, mucha gente trabajando para la campaña y mucho dinero.
Por ello es importante auscultar y filtrar a los posibles, sea a través de encuestas “reales” o de elecciones primarias. Obviamente, lo primero que debe suceder es que el que quiera alce la mano y diga desde ahora que quiere ser Presidente de México, como ya lo hizo Ricardo Salinas en el abanico de los “ciudadanos”.
Esta vez, en el escenario de “candidatos ciudadanos”, en ocasión del 25 aniversario del Teletón y por el reciente anuncio de la formación del Frente Cívico Nacional, nos abocaremos a comentar “Lo bueno, lo malo y lo feo de Fernando Landeros Verdugo”, quien ha manifestado no tener aspiraciones presidenciales. Sin embargo, dados sus extraordinarios atributos como líder nacional, su preparación, capacidad de convocatoria e imaginación para lograr la participación de medio país por una causa noble, sirva su perfil de modelo.

TRAYECTORIA
Tiene 58 años de edad y es originario de la Ciudad de México. Estudió la licenciatura en derecho en la Universidad Iberoamericana. Realizó estudios de Filosofía Política en la Universidad de Harvard. Maestría en Humanidades en la Universidad Anáhuac y es doctor Honoris Causa en Humanidades por la Universidad Anáhuac. En 1997 funda el Programa Lazos para recabar fondos de ayuda a los más pobres, en ese mismo año inicia la organización de la Fundación Teletón.
En 2006 funda la organización Mexicanos Primero que se abocaría a implementar programas y becas en colaboración con el sistema educativo nacional.

En 2007 presentó su libro “Lecciones de Vida”. En 2014 logró inaugurar el primer Hospital Infantil Teletón de Oncología en Querétaro, así como la apertura del primer CRIT en Estados Unidos, ubicado en San Antonio, Texas.

LO BUENO
Gracias al liderazgo de Landeros, la Fundación Teletón México logró crear un modelo que ha superado sus propias expectativas. Hoy cuenta con el sistema de rehabilitación infantil más grande del mundo, la Universidad Teletón para formar a sus especialistas, el Centro de Autismo y el Hospital de Oncología, que es el primero y único centro integral especializado en el tratamiento de niños con cáncer en México.


En este 2021, bajo el lema “orgullosamente tercos”, Fernando Landeros, presidente de Fundación Teletón, invitó a los mexicanos a donar al Teletón 2021 el sábado 4 de diciembre. Como cada año logró una exitosa recaudación y aunque este año no había sido definida una meta a rebasar, la recaudación superó las expectativas.
En entrevista previa al evento, Fernando Landeros afirmó: “…lo que está en el fondo de nuestro corazón es seguir sirviendo a nuestro país. Estoy convencido que la única manera de cambiar a este país es siendo amorosamente tercos, orgullosamente tercos”.
Destacó que “En 24 años hemos atendido 601 mil niños, pero que tal a los 500 mil mexicanos que sin pensarlo de un modo inesperado atendimos de Covid, con 500 camas de rehabilitación, o la rehabilitación pulmonar a pacientes post-Covid”.
Para Teletón 2021, Landeros detalló la campaña “orgullosamente tercos”, mediante la cual recuerdan que “el mundo es de los tercos” y de todas aquellas personas que no se limitan, que a pesar de las adversidades encuentran en la “terquedad” una manera de hacer lo imposible una realidad.
Agregó: “Celebrar la vida es la mejor definición de lo que es Teletón, como duele haber perdido a tanta gente, pero hoy el compromiso es amar a los que están aquí, estar conscientes de que tenemos un compromiso con la gente que seguimos vivos, la vida se va, lo único que queda en la vida es aquello que… Sí, el mundo está en crisis, lo que nunca ha estado en crisis es nuestro corazón, volvamos a ser orgullosamente tercos”.

LO MALO
A través de 25 años, Teletón ha pasado por duras pruebas, severas críticas que se dieron en diferentes momentos cuestionando la labor de la Fundación, así como sus mecanismos de donación y recaudación.
Hace ya una década que se difundió una campaña en Internet, blogs y comentarios vertidos en las redes sociales que llamaban a no donar al Teletón por “el fraude fiscal que representa”.


Se le acusó de ser un apéndice de Televisa. Afortunadamente Fernando Landeros logró revertir la campaña demostrando con hechos y obras cómo se han invertido los recursos y probó públicamente que no existía algún “fraude fiscal”.
Dio una lección de rendición de cuentas y de transparenciia, aclarando todo tipo de dudas y confrontando a los detractores de Teletón. En 2011, un grupo de artistas y personajes públicos lanzaron un video en el que defendieron la legalidad del proyecto, apelando a la solidaridad de los mexicanos y con el argumento de que no se puede esperar que el gobierno haga todo, por lo que llaman a donar recursos. En el promocional participaron Diego Luna, Regina Orozco, Isabel Miranda de Wallace, Carlos Marín, Víctor Trujillo y Alejandro Martí, entre otros.
Ante la embestida de que fue objeto Teletón, Fernando Landeros mostró coraje y determinación para defender con sólidos argumentos su causa. Se reorganizó con su equipo de trabajo y demostró que son decenas las empresas que participan, cientos los medios de comunicación en todo el país y personajes de todos los sectores de la sociedad civil que están convencidos de la noble labor que se realiza con esa convocatoria nacional que año tras año hace Teletón.

LO FEO
Fernando Landeros no tiene negativos en su haber. Es dificil anotar algo que haya manchado su trayectoria de labor filantrópica. Es hijo de quien fuera un brillante politico priísta de los 80s, Rodolfo Landeros, querido y respetado en los medios de comunicación y por muchos políticos de la época.


Fue senador y considerado el mejor gobernador de Aguascalientes. Logró el despegue económico y desarrollo industrial de esa entidad. Quizá lo único feo de su hijo, el “Chobi” Landeros, es que nunca quiso participar en política. Con su liderazgo, capacidad y preparación podría hacer muchas más acciones en favor de muchos millones de mexicanos.
Pero como decíamos al principio de este artículo, sirva su perfil de modelo de “Candidato ciudadano”. Ojalá que con miras a 2024, organizaciones como el recién creado Frente Cívico Nacional, la Alianza Va por México y el partido Movimiento Ciudadano encuentren un excelente candidato a la Presidencia.
Debe haber muchos mexicanos con preparación, capacidad, experiencia y deseos de servir a su país, que quieran ser candidatos “ciudadanos” a la Presidencia de la República.
Habría que buscar con lupa a quienes tengan características semejantes a las de este personaje. Trayectorias brillantes, conocidos en todos los rincones del país y que no tendrían problema para reunir las firmas requeridas, tampoco para reunir fondos para sus campañas.
Además, dos exigencias indispensables que reclama la sociedad mexicana entera, para cualquiera que pretenda ser Presidente de México, sea candidato “ciudadano” o de partido: Primero, una incuestionable y probada honestidad; segundo, que por su capacidad, preparación, logros en favor de la sociedad, autoridad moral y valores, sean ejemplo de las nuevas generaciones y factor de “Unidad nacional”.

*** Maestro y consultor

Continue Reading

Trending