Connect with us

HOJAS LIBRES

De los hacendados de ayer a los empresarios de hoy

Published

on

Los grandes problemas nacionales de 1909 a 2022 * La falsa izquierda morenista de López Obrador ha reproducido el mismo fracaso del PRI y del PAN

ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

En 1909 Andrés Molina Enríquez publicó su obra ‘Los grandes problemas nacionales’. Sin pretenderlo predijo la revolución de 1910, pues además de admirador, era un convencido de que la dictadura en manos de Porfirio Díaz representaba el camino ideal para el progreso de México.
El punto central de su obra como anuncio del movimiento maderista se refiere a la excesiva concentración de la tierra, mientras una masa de miserables indígenas y campesinos subsistían en la miseria.
El dato que precedió a la revolución lo ilustra Arnaldo Córdoba. Para 1910 el 97 por ciento de la tierra censada pertenecía a los señores hacendados, los pequeños propietarios “acaparaban” el 2 por ciento de la tierra y el 1 por ciento se distribuía entre los pueblos y comunidades. Y por si todo esto fuera poco, el 40 por ciento de la tierra total del país se concentraba en apenas 6 latifundios.


Más recientemente, en 2003, Samuel Schmidt publicó Los grandes problemas nacionales, Versión siglo XXI. El espléndido contenido de su obra encuentra, a poco más de 100 años de distancia, un impresionante paralelismo con los problemas que actualmente asedian a la nación.
La concentración de la propiedad, la carencia de crédito y la falta de una política de agua relacionada con la producción de alimentos, parecían también malos presagios del ciclo fatal de las revoluciones de 1810 y 1910.


Afortunadamente ha pasado el 2010 y hasta hoy el ciclo centenario no se ha repetido. Lo malo es que el flagelo histórico de la concentración del ingreso y la riqueza, la enorme pobreza y la brecha cada vez más severa entre ricos y pobres es una llamada de atención para la estabilidad política nacional.
Hay un punto interesantísimo en la concepción de Samuel Schmidt en el que por analogía presenta a los hacendados de ayer como los empresarios de hoy. Así como Molina Enríquez señala que los grandes propietarios dejaban de tecnificarse para no pagar salarios elevados, Schmidt fustiga el escaso espíritu empresarial para crear la infraestructura necesaria y elevar la producción.
El autor de la Versión siglo XXI exhibe el infortunio nacional: “A solamente 100 años, los hacendados modernos siguen actuando de la misma manera, sin desarrollar una verdadera actitud patriótica y tal vez éste sea un recordatorio cruel sobre las grandes carencias del siglo XXI”.
Samuel Schmidt previene que tanta concentración, miseria y desigualdad lleva imbíbito el funesto germen de la destrucción y la predecible insurrección.


En su texto de 2003 ni por equivocación pudo predecir la obscena concentración de la riqueza en apenas 10 años. En su obra se sorprende que tan sòlo “15 mexicanos posean una riqueza equivalente al 38 por ciento de la deuda pública externa, o sea casi 29 mil millones de dólares, mientras más de un millón pasan indocumentados a Estados Unidos en busca de una opción de sobrevivencia…”
Sólo que Schmidt se quedó en el primer escalón de la concentración, al no imaginar siquiera a los ricos de entre los más ricos. Carlos Slim es actualmente el hombre más acaudalado de México, y lo fue del mundo, antes de la aparición de Jeff Bezos y Elon Musk, con una fortuna calculada (de Slim) entre 70 y 75 mil millones de dólares, algo así como el 8 por ciento del producto interno bruto y un poco más del presupuesto anual para la educación en México.
Mientras que en el otro extremo, una falange de 65 millones de mexicanos se debaten entre la miseria y la pobreza extrema, aumentada por el criminal (Laurie Ann Ximénez-Fyvie dixit) manejo de la pandemia entre López Obrador y su comparsa López-Gatell, y la indiferencia para la recuperación de la economía nacional.
Bajo esta perspectiva nada cambió del porfiriato a los 77 años de PRI, los seis del ridículo foxismo y otros tantos de luctuoso calderonismo. La belle époque porfiriana engendró a sus hacendados de Estado, exactamente igual como el PRI y el PAN reprodujeron el modelo con sus empresarios de Estado.
Con don Porfirio las compañías deslindaron cerca de 50 millones de hectáreas y se quedaron con más de 20 millones sin pago alguno.
Nada que envidiarle al general Díaz. Con la estrategia privatizadora se deslindaron las mejores empresas del Estado mexicano y se creó la clase dorada empresarial con los 24 hombres más ricos de México durante la rapiña salinista.


Telmex, la más rentable, primero se modernizó, enseguida se le otorgó el monopolio de la larga distancia, continuó con el de servicio local y para después rematarlo a precio de ganga, con un solo beneficiario al que el Presidente López alaba porque acaba de pagar 28 mil millones de pesos al fisco federal. Y la tragedia del remate de la banca nacional también a precio de ganga.
Como documentadamente apunta Samuel Schmidt, el Fobaproa zedillista robó a los mexicanos 100 mil millones de dólares, las carreteras 9 mil millones y la industria azucarera salió barata con apenas 400 millones de dólares. Al respecto Arnaldo Córdoba sostiene: “…las leyes de colonización son ejemplares del bandidismo y del espíritu de rapiña con que operaron las compañías deslindadoras, sin paralelo en la historia de América Latina”.
La sentencia puede actualizarse 100 años después: “las leyes de privatización de Carlos Salinas son ejemplo de ese bandolerismo moderno que creó a los nuevos empresarios de Estado”.
Schmidt y Molina Enríquez describen también entre Los grandes problemas nacionales, la concentración del poder desde el centro de la República, el falso federalismo constitucional y un centralismo de facto, hoy más severo con López Obrador, la escasez de agua y su contaminación indiscriminada, tierras enteras con pueblos sin hombres en busca de otro futuro que su patria les ha negado.
Y hoy a los grandes problemas nacionales, en 2022, la falsa izquierda morenista de López Obrador ha reproducido el mismo fracaso del PRI y del PAN. La economía mexicana acumuló el año pasado una inflación del 7 por ciento, la mayor en los últimos 20 años, con apenas un crecimiento del 4 por ciento que en nada resuelve el crecimiento negativo del 2020 cercano al 10 por ciento.
La perspectiva para el 2022 es de seria preocupación. Las expectativas no van más allá de un crecimiento del 2 por ciento, en tanto que la inflación puede superar el 7 por ciento.
La seguridad pública y nacional es el fracaso total. Los homicidios dolosos llegan a 90 mil muertos, muy por encima de los 40 mil de Peña Nieto y los 65 mil de Felipe Calderón.
Durante el lopezobradorismo han sido asesinados, extrajudicialmente, 25 defensores de Derechos Humanos, 30 defensores de la tierra y el ambiente, lo que ubica a México como el segundo país en el mundo con más crímenes de esta naturaleza, sólo superado por Colombia. La libertad de expresión ha cancelado la vida de 51 periodistas, con un índice de impunidad del 90 por ciento, sólo por abajo de Irak y Siria que se encuentran en guerra, mientras que López Obrador fustiga a la prensa independiente, lo que estimula los atentados contra periodistas.
Mientras en las mañaneras todo es triunfo el país se desangra. Así lo evidencian las 10 víctimas encontradas en Zacatecas frente al palacio de gobierno. Los 11 ejecutados (6 menores) en Michoacán, los 16 muertos en Sinaloa y los varios etcéteras que el gobierno de López trata de ocultar.
Desde luego puede haber una equivocación, porque los datos oficiales seguramente tienen otros datos. Ampliaremos…

[email protected]

HOJAS LIBRES

El provocador permanente

Published

on

La violencia verbal de un Presidente * El ADN de la confrontación también mete en problemas a México en sus relaciones diplomáticos

ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

Para Andrés Manuel López Obrador todo es conflicto. Agresiones, descalificaciones y desdén permanente de las leyes y al Estado de Derecho.
El primer obligado a respetar el orden constitucional es el mayor de los enemigos de México y a sus instituciones. Sin el menor decoro manda al diablo a las instituciones y se ufana cuando espeta: “Y no me vengan con que la ley es la ley”.
Ese pronunciamiento en la agenda de un delincuente se entiende porque siempre vive al margen de la ley. Pero en la palabra de un Presidente es un estímulo para la delincuencia organizada a transgredir la ley como ya ocurre en México.
Y las cifras son demoledoras: 120 mil asesinatos a 3 años y 5 meses de un sexenio fallido. Ni Calderón ni Peña lograron esa hazaña del lopezobradorismo.
Afortunadamente México ha cambiado y López siempre ha salido derrotado. Lo venció el Instituto Nacional Electoral al cancelarle la candidatura de Félix Salgado Macedonio en Guerrero, aun cuando gobierna a la sombra de la ineptitud de la pequeña Evelyn Salgado.
López Obrador salió derrotado de la revocación de mandato, a pesar del acarreo y el excesivo uso de recursos públicos para ratificar su espuria presidencia. Los 16 gobernadores de Morena apenas pudieron llevar a las urnas al 17 por ciento del electorado para consumar la farsa lopezobradorista.
La propuesta de reforma eléctrica fue otro serio revés para un Presidente ausente de la realidad. Ni las amenazas ni los insultos ni las provocaciones le dieron el voto en el Congreso de la Unión para consumar el atraco en contra de la industria eléctrica nacional.
Con todo y la complicidad del “ministro presidente” de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, pudo López consumar el fraude constitucional de prolongar el mandato de Zaldívar, en abierta transgresión al Artículo 97 de la Ley Suprema de toda la Unión.


Obrador se atrevió a amenazar a los ministros al llamarlos mafiosos si no votaban para ampliar el periodo del Presidente de la Corte. Los ministros votaron y lo mandaron a su rancho en Palenque.
En otro abierto desafío a la oposición y al Poder Legislativo, ya envió su iniciativa de remedo de reforma electoral. Andrés Manuel saldrá otra vez derrotado en sus intentos de desaparecer al Instituto Nacional Electoral, al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y los institutos electorales de los estados de la República, en un intento fallido de convertirse en supremo elector.
Si algo distingue el lenguaje beligerante y ofensivo de López Obrador es la vulgaridad y lo corriente con que se conduce junto con sus correligionarios de la 4T. La falta de respeto a la institución presidencial es evidente: “Me canso ganso, la zopilotada y los chayoteros”, entre otros calificativos, definen a un presidente en provocación permanente.
Lo malo es que esos atentados a la integridad física y personal de sus detractores ha derivado en 51 periodistas asesinados en lo que va del sexenio. Y como récord insuperable, 11 en apenas 4 meses de 2022.
Ha dicho López Obrador que Veracruz, Tabasco y Chiapas son los estados más seguros del país. Falso. De los periodistas asesinados, 8 son con cargo al gobierno de Cuitláhuac García y de los 11 de este año, 3 son producto de la enorme inseguridad propiciada por Cuitláhuac, el gran agresor de la libertad de expresión.


En Chiapas, Rutilio Escandón ha perdido el control de la seguridad y de inmensos territorios. En apenas tres días aparecieron cuerpos descuartizados en Chiapa de Corzo y ejecuciones en el municipio de Frontera Comalapa.
En tanto el 87 por ciento de los tabasqueños se siente inseguro, a pesar de ser el lugar de origen de Andrés Manuel y de Adán López, el encargado de la “gobernación” del país.
Como respuesta a los opositores de ese fracaso llamado Tren Maya, los ha llamado seudoambientalistas, pero no se ha atrevido a enfrentarlos. Los convocó a Palacio Nacional e inmediatamente canceló la reunión. Había razón. El Tren Maya y el permiso a la Madre Tierra habrían quedado sepultados para siempre.
Lo malo es que el discurso de la provocación ha dado resultados nefastos: 60 ejecuciones extrajudiciales de defensores del medio ambiente y una treintena de protectores a los derechos humanos.
Ha atentado también en contra de la integridad de los diputados federales. El delincuente electoral Mario Delgado y la amorfa Citlalli Hernández han desatado una campaña de odio al llamarlos traidores a la patria por el solo hecho de votar en contra de un capricho del que se dice Presidente de México.


Esa campaña de odio es propiciada por el propio López Obrador, en un intento de amedrentar a la oposición para evitar que le echen abajo su reforma electoral.
La política exterior es una continuación de la política interior. Todas las fobias y el síndrome de las descalificaciones las ha llevado López Obrador a sus relaciones diplomáticas con el exterior. Después de 500 años exige a España pedir perdón a México por la conquista y por supuesto se mofan de ese despropósito.
En el exceso de su megalomanía mesiánica, decreta una pausa para que España se disculpe por el saqueo de las empresas españolas durante el período neoliberal. No era necesario. Si tiene comprobado ese saqueo debería de proceder penalmente y no involucrar la relación de Estado a Estado. Es desde luego el ADN de la confrontación de la deformada personalidad de López Obrador.
Para imponer a Pedro Salmerón, célebre acosador sexual, como embajador de México en Panamá, ofendió a la canciller Erika Mouynes, al llamarla la Santa Inquisición. Con justa razón intervino el presidente panameño, Laurentino Cortizo, y pidió respeto para el Estado panameño y a la titular de la diplomacia del istmo centroamericano.
Andrés Manuel ofendió también al Parlamento Europeo al llamarlos borregos de la estrategia reaccionaria y golpistas que se oponen a la transformación de cuarta. Le dolió la condena de las amenazas, el acoso y el asesinato de periodistas y defensores de los derechos humanos que no ha podido detener.
López Obrador que tanto invoca el artículo 89, fracción X, de la Carta Magna, exige respeto a la no intervención, pero él mismo se inmiscuye en los asuntos soberanos de otro país.
En tono poco comedido, demanda a Estados Unidos terminar con el bloqueo comercial a Cuba y, fiel a su naturaleza, pretende erigirse en adalid de las más feroces dictaduras latinoamericanas.


Pide al presidente Joseph Biden, invitar a Cuba, Venezuela y Nicaragua a la Cumbre de las Américas, con la amenaza de no asistir si estos dictadores no son convocados a la reunión.
Habría que recordarle que el 10 de junio de 2011, se incluyó en el Artículo 89 de la Constitución mexicana el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos, algo que los dictadores Raúl Castro, Nicolás Maduro y Daniel Ortega han vulnerado permanentemente en contra de cada uno de esos pueblos oprimidos.
La diarquía Fidel y Raúl Castro llevan más de 60 años sin elecciones libres. Nicolás Maduro ha encarcelado a toda la disidencia venezolana. Y Daniel Ortega sólo pudo reelegirse al recluir a los candidatos presidenciales de oposición que podían destronarlo de una presidencia escriturada por tiempo indefinido.
Como respuesta a la grosería de Andrés Manuel López Obrador, la vocera de la Casa Blanca ha dicho que las invitaciones para la Cumbre de las Américas todavía no están hechas. Ojalá tomen la palabra a López Obrador y sea excluido también de la Cumbre a realizarse en la ciudad de Los Ángeles. Ampliaremos…

[email protected]

 

Continue Reading

HOJAS LIBRES

El megaproyecto de AMLO no es malo… ¡es pésimo!

Published

on

Grandes ‘elefantes blancos’ el Chaifa, Dos Bocas y el Tren Maya * Improvisación y corrupción, el sello de las obras faraónicas del Presidente López Obrador

ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

El Tren Maya va. El aeropuerto Felipe Ángeles se inaugura el 21 de marzo, aunque no esté terminado. La refinería Dos Bocas estará lista para el 2 de julio ha dicho López Obrador en el tono beligerante y de amenaza para quienes se oponen a sus funestos planes depredadores del tesoro nacional.
Tiene en su favor a sus más connotados corifeos que han servido de comparsa para avalar y magnificar el proyecto Tren Maya, con el ánimo de enaltecer la megalomanía galopante de su Presidente.
El 24 de noviembre de 2019 estuvo en Chiapas Rogelio Jiménez Pons, entonces director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo. En su visita atribuyó al Tren Maya virtudes que no tiene. Dijo, por ejemplo, es una obra de infraestructura que traerá bienestar, desarrollo y empleo a la población, y al mismo tiempo un inmenso aumento a la actividad turística del sur-sureste.
Por su parte Rutilio Escandón Cadenas no midió su pronunciamiento sobre el Tren Maya ni las consecuencias que tendrán sus palabras cuando llegue el tiempo de rendir cuentas a la nación sobre un proyecto que se sabe fracasado y muerto desde su nacimiento.


Sin algún recato diría Rutilio: “Este proyecto visionario (sic) del Presidente preserva las bellezas naturales, el medio ambiente, la ecología y la biodiversidad. Es una obra de justicia social, genera empleos y trae avance económico”.
De dónde saca Rutilio eso en una obra dedicada a deforestar miles de hectáreas, atentar contra el cambio climático de la zona, propiciar la extinción del jaguar negro, símbolo de Chiapas, la desaparición del emblemático mono araña, y de una variedad incuantificable de mamíferos y reptiles que desde hoy tienden a su dispersión en busca de otro hábitat si tienen la fortuna de no perecer en el intento.
Además, como obra de justicia social, generador de empleos y avance económico es un rotundo fracaso. De 150 mil millones presupuestados originalmente, el incremento llega a 230 mil millones de pesos, es decir, un 53 por ciento más sobre su costo original a la par de que se ignora el destino de los miles de metros cúbicos de la tala inmoderada de árboles maderables. Otro negocio más de la Cuarta Transformación.
La explicación de Rutilio y Pons es entendible. No respetan la investidura de su rango y asumen vergonzosamente el papel poco honroso de bufones del señor Presidente.
La viabilidad del Tren Maya existe solamente en la mente de López Obrador. Por el contrario, sus detractores son corruptos y él es el único honesto, los que se oponen son seudoambientalistas contrarios al progreso del país. Falso. Los que se oponen son gente que quiere a México y se preocupan por su destino y el bienestar nacional.
Sería recomendable indagar quién es, por mencionar uno solo, Rodrigo Medellín, investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México y tomar muy en serio sus premoniciones. Con el debido sustento ha advertido sobre las amenazas medioambientales en la construcción de un megaproyecto destinado a la destrucción selvática por donde pasará el Tren Maya.
También habría que preguntarles a Rutilio y a Pons si conocen el proyecto para opinar sin bufonadas, de que se construye sobre el mayor sistema de cuevas sumergidas en el mundo y en una zona selvática repleta de cavernas y cenotes.
Arropado por el poder presidencial que México y los mexicanos no merecen, López Obrador se atrevió a invitar a varios artistas para debatir sobre el proyecto Tren Maya. Suspendió la reunión cuando se enteró de que entre los invitados acudirían renombrados ambientalistas que ni sus mejores asesores ecologistas habrían podido enfrentar. Su pretexto: “Varios invitados no asistirían”. Al contrario, irían más de los que López tenía considerado y el miedo lo obligó a recular.
Desde hoy ya se advierten severos daños en los cenotes por donde pasará el devastador Tren Maya. La respetable ingeniera en recursos hídricos, Camila Jaber, ha alzado la voz de alerta sobre el grave deterioro de esos grandes depósitos de agua, en los que algunos es ya un riesgo nadar. Aquí también el Tren Maya ha aportado su cuota de destrucción.
De nuevo aparece en escena el director del frustrado proyecto del Aeropuerto “internacional” Felipe Ángeles, esta vez al mando de la destrucción de la selva, los cenotes y las cavernas, el general Gustavo Vallejo Suárez, lamentable comandante del agrupamiento de Santa Lucía. Entonces ¿quiénes son los verdaderos traidores a la patria, a la vida y a la naturaleza?


Con todo y que el gobierno lopezobradorista designó el proyecto como de seguridad nacional, para no dar cuentas a nadie y evitar los engorrosos trámites de autorización ambiental, un juez Federal suspendió las obras del tramo cinco para proteger la supervivencia y la limpieza de los cenotes que son sagrados para la vida, la naturaleza y el ambiente. Hizo bien el juzgador. Pasada la fiebre lopezobradorista, tendría que rendir cuentas por no aplicar la ley en un proyecto destructor de la naturaleza.
En su falsa retórica, Andrés Manuel ha dicho: “Ni un solo árbol se va a derribar y por el contrario con el programa Sembrando Vida, se busca reforestar un millón de hectáreas de terrenos deteriorados en todo México”. Otra mentira más (no mentir, no robar y no traicionar). Los resultados del programa Sembrando Vida son funestos.
Es otro programa destructor de la flora, la fauna y la ecología. Sembrando Vida ha provocado la deforestación de 72,830 hectáreas en 20 estados de la República Mexicana, de las cuales 50,981 hectáreas (70 por ciento de las pérdidas) se concentran en regiones vulnerables de enorme biodiversidad: Chiapas, Tabasco, Veracruz, Yucatán, Campeche y Quintana Roo.
En 2019, el municipio con mayor pérdida forestal en el país fue Ocosingo, Chiapas, con una destrucción de 12,920 hectáreas en donde se encuentra parte importante de la Selva Lacandona. López Obrador presume que Sembrando Vida realiza pagos de 4,500 pesos al mes a 420 mil agricultores, pero se abstiene de decir que esa pérdida de casi 73 mil hectáreas ha costado a México y a los mexicanos 15 mil millones de pesos en 2019 y 27 mil millones en 2020.
El mismo fracaso se observa en Santa Lucía con apenas 6 vuelos diarios y ninguno internacional, al cual se dedicaron 425 mil millones de pesos, incluida la pérdida del aeropuerto de Texcoco, en contraste con los mil 400 vuelos diarios en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
De Dos Bocas se presume van a refinarse 340 mil barriles de petróleo diarios, cuando que en Norteamérica la industria de refinación tiene capacidad de procesar más de 22 millones de barriles de petróleo crudo por día en 137 refinerías, lo que anuncia el fracaso del proyecto en Paraíso, Tabasco.


Así, con el dinero de la cancelación del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el destinado al Tren Maya y el asignado a Dos Bocas se hubiera equipado la red hospitalaria del país, mejorar el abasto de medicamentos del Covid, combatido el cáncer infantil, la obesidad, la diabetes, preservar las estancias infantiles y las escuelas de tiempo completo, modernizar y rehabilitar el Metro, el medio de transporte por donde circulan más de 6 millones de personas al día, que ya le urge para evitar una catástrofe de mayores dimensiones que la ocurrida en la mal llamada Línea Dorada.
Entonces ¿quiénes son los verdaderos traidores a la patria, a la vida y a la naturaleza? Al dilapidar 940 mil millones de pesos. Ampliaremos…

[email protected]

Continue Reading

HOJAS LIBRES

El pastor del rebaño morenista

Published

on

¿Presidente poderoso? * Mario Delgado y sus secuaces incurren en el delito en contra de la paz y seguridad de personas, al amenazar con causarle un mal a los diputados en su persona, sus bienes, su honor y en sus derechos

ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

Andrés Manuel López Obrador llegó a la Presidencia de la República con 30 millones de votos, es decir, el 53 por ciento de la votación nacional. Se la creyó como el pasaporte a la impunidad para hacer cuanta ocurrencia le viniera en gana, aunque depredara el tesoro público nacional.
Hoy López tiene demasiadas cuentas pendientes con México y los mexicanos ante los proyectos fallidos de los que tanto alardeó y que son un fracaso anticipado de su pésimo manejo de la política, del gobierno y de la administración pública.
Si viviera el general Felipe Ángeles, dirigiría a Andrés López una severa censura por utilizar y usurpar su nombre en una base área fracasada desde el día de su inauguración.
Apenas seis vuelos diarios dan testimonio de la inoperancia del aeropuerto y ello con engaños a los pasajeros sin saber que aterrizarían en el campo de aviación de Santa Lucía. Es más caro el traslado en taxi que los boletos de avión a Monterrey, San Luis Potosí o Tuxtla Gutiérrez. Cancelar Texcoco costó al pueblo de México 330 mil millones de pesos y Andrés deberá de responder por ese despilfarro sin justificación.


El Tren Maya, hoy suspendido en uno de sus tramos, tiene un sobreprecio de 50 mil millones de pesos, en tanto que la refinería de Tres Bocas ya va por los 12 mil millones de dólares de los 7 mil originalmente presupuestados. La realidad ha rebasado la ficción y Andrés Manuel deberá de responder por tanto dispendio sin algún destino, cuando que México camina hacia el precipicio.
Los corifeos de López Obrador difunden y se ufanan del poder de un Presidente no visto en muchos sexenios. No hay tal. Andrés Manuel es poderoso hacia el interior de su grupo lisonjero y servil. Mario Delgado, Citlalli Hernández, Ignacio Mier y Sergio Gutiérrez Luna son su fuente de poder, así como las Fuerzas Armadas con niveles de corrupción jamás vistas en la historia de México.
Hay cuando menos siete acontecimientos que revelan la debilidad y el poco control de López Obrador sobre las instituciones republicanas.
1.- El Instituto Nacional Electoral. En ejercicio pleno de su autonomía ha enfrentado la furia presidencial y siempre lo ha derrotado. La cancelación de las candidaturas de Félix Salgado Macedonio en Guerrero, y Raúl Morón en Michoacán, avalan la fortaleza del árbitro electoral y desacreditan el “poderío presidencial”.


2.- Ratificación de mandato. El vano ejercicio de ratificación (que no revocación) exhiben a un Presidente sin el apoyo popular que tanto presume. Y ello a pesar de los dispendiosos recursos para mantener sujetos a 23 millones de electores cautivos, entre jóvenes sin futuro, adultos mayores destinatarios de miserias oficiales y discapacitados utilizados ignominiosamente como reclutas de la transformación de cuarta.
Todos ellos amenazados de cancelarles los programas sociales si no sufragaban en favor de #AMLO para continuar en la Presidencia. Bueno, ni siquiera el acarreo de los 15 gobernadores morenistas fue suficiente para darle más votos a un Presidente en plena decadencia a tres años de un gobierno fallido.
Si el INE gastó 1 mil 800 millones en la farsa revocatoria, el dispendio en propaganda electoral, acarreos y utilización de bienes del Estado Mexicano (Adán Augusto López y Luis Rodríguez Bucio) bien pudo alcanzar los 35 o 40 mil millones de pesos en una consulta que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación lo ha declarado inválido, como inválido es el gobierno lópezobradorista.
4.- Derrota presupuestal en la Cámara de Diputados. El Artículo 74 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que la diputación federal tiene la facultad de aprobar anualmente el Presupuesto de Egresos de la Federación. Previene además que puede hacer las modificaciones que considere pertinentes al proyecto enviado por el Ejecutivo federal.
En otro intento más de abuso de poder, López Obrador pretendió usurpar funciones de la representación nacional que defendió con su vida don Belisario Domínguez. Quiso obtener autorización del Congreso de la Unión para hacer reasignaciones presupuestales sin consultar y sin permiso del Parlamento mexicano. Otra derrota más: le fue negado disponer del Tesoro Nacional sin rendir cuentas a nadie.
5.- Alianza de 10 gobernadores federalistas. Mandatarios estatales de distintos signos partidarios se enfrentaron y amenazaron a López Obrador con salirse del pacto federal si no les entregaban los dineros pertenecientes a los estados de la Federación. Hubo de claudicar y apegarse al Convenio de Coordinación Fiscal firmado entre Federación y estados desde 1978 con el otro López: Portillo.
6.- Reforma Eléctrica, la mayor derrota de López Obrador. Su estilo agresivo y amenazante dio por resultado la unificación de la oposición en su contra y le anularan un remedo de reforma al sector eléctrico, con un falso nacionalismo que le exhibió el expresidente Donald Trump con una declaración lapidaria: “Lo doblegué y lo obligué a desplegar 25 mil soldados para contener la migración”.


Eso sí es traición a la Patria: Poner al servicio de un gobierno extranjero la Fuerza Armada del Estado Mexicano.
7.- Reforma al Poder Judicial Federal. Con un artículo transitorio se quiso pasar por encima del mandato contenido en el Artículo 97 de la Carta Magna. Este numeral determina que el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación será nombrado cada cuatro años y no podrá ser reelecto en el periodo inmediato.
López Obrador pretendió ampliar el periodo de la presidencia del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea por dos años más, en abierta violación a la Constitución con el ofensivo discurso de “al diablo con las instituciones y no me vengan con que la ley es la ley”.
Ofendió también a los ministros del máximo tribunal constitucional, al llamarlos mafiosos y amenazarlos si no aprobaban la extensión del mandato de Zaldívar, como el único capaz de conducir los destinos de la Corte Suprema. El mismo discurso beligerante en contra de todos los que no estén de acuerdo con su falsa transformación.
El exceso se ha manifestado también al atentar en contra de la inviolabilidad de diputados y senadores, al pretender exhibirlos como traidores a la patria. Con esa actitud Mario Delgado y sus secuaces incurren en el delito en contra de la paz y seguridad de personas, al amenazar con causarle un mal a los diputados en su persona, sus bienes, su honor y en sus derechos por vetar la reforma eléctrica hecha a la medida de López Obrador.
Mario Delgado y todos los borregos morenistas violan también el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del cual el Estado Mexicano es parte y como tal debe de respetarse. El Pacto protege la libertad de pensamiento, conciencia y expresión, y especialmente prohíbe la apología del odio irracional, como forma de incitación a la violencia a la cual han recurrido las huestes morenistas de López Obrador. Al diablo también con las instituciones internacionales.


Por lo pronto, López Obrador envió el día miércoles su trágica propuesta de reforma electoral para desaparecer al INE. Con todo y las amenazas de traición a la patria, será otro fracaso, como fue la consulta sobre la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la consulta para enjuiciar a los ex presidentes y la de revocación de mandato. Ampliaremos…

[email protected]

Continue Reading

Destacado