Connect with us





LA FERIA

AMLO deja el poder el 30 de septiembre de 2024

Published

on

Llueva, truene o relampaguee * Es un disparate que López Obrador va a decretar el “estado de excepción” para impedir que haya comicios y seguir instalado en Palacio * De quien hay que cuidarse para las elecciones del 2024 es el abstencionismo

 

ADOLFO LÓPEZ MAÑÓN

 

El tenochca haragán.

Tía Remedios, de las toluqueñas, no tenía remedio. No se casó porque “los hombres cambian”; no comía en restaurantes, porque “ve tú a saber qué cochinadas hagan en la cocina”; no iba al cine porque “imagínate que tiemble y una ahí, a oscuras”; no se dejaba saludar de beso, porque “así es el contagiadero” y por lo mismo jugaba canasta con guantes… ¡ah! y si iba a comer a casa de alguien, incluida la casa de la abuela Virgen en cuyos pisos se podía hacer una cirugía de corazón, llevaba un maletín con sus platos, su vaso, cubiertos y servilleta.

Pepe, el más impresentable primo que tenerse pueda, le decía “tía Re-miedos”. Tanto cuidarse y morir atropellada por un camión.

 

ESTADO DE EXCEPCIÓN

Recordé a la santa señora porque un sector del peladaje nacional supone que el Presidente va a organizar un carnaval de balaceras el día de las elecciones del 2024, para anularlas y quedarse en el cargo.

O que -ya más elaborada la cosa- va a decretar el “estado de excepción” para impedir que haya comicios y seguir instalado en Palacio.

Se entiende que haya quien se preocupe tanto, considerando que este Presidente es autor de la frase “no me vengan con el cuento de que la ley es la ley”, que para algunos de sus más fieles, debería estar en letras de bronce en el Congreso, en vez de “La Patria es primero”.

Pero es un disparate. A menos que el Presidente se diera un Golpe de Estado y se amarrara al cargo por la fuerza de las armas, llenando todos los requisitos para ser considerado dictador y traidor a la patria (dando otro sentido a la ‘T’ de la 4T), es del todo imposible que mediante alguna argucia prolongue su mandato o pueda anular, suspender o retrasar la celebración de elecciones, ¡vaya!, ni muriendo el que haya ganado los comicios puede quedarse ni un minuto más en La Silla: el 30 de septiembre del año que entra, a las doce en punto de la noche, deja de ser Presidente, llueva, truene o relampaguee.

Lo que sucede es que eso de leer la Constitución, no es algo que practique el tenochca estándar, pero si lo intenta usted verá que no hace daño, es interesante, se le quitan a uno malas ideas de la cabeza y se ahorra sustos.

Por ejemplo, sobre esto de que el Presidente “debe” estar urdiendo alguna triquiñuela, el Artículo 83 de la Constitución ordena: “El Presidente entrará a ejercer su encargo el 1 de octubre y durará en él seis años. El ciudadano que haya desempeñado el cargo de Presidente de la República, electo popularmente, o con el carácter de interino o sustituto, o asuma provisionalmente la titularidad del Ejecutivo Federal, en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a desempeñar ese puesto”.

 

POR NINGÚN MOTIVO SEGUIRÁ EN EL PODER

En ningún caso y por ningún motivo, o sea, el que haya colocado su sacro trasero en La Silla presidencial, así lo haya hecho un minuto, JAMÁS puede volver al cargo, JAMÁS, bajo ninguna circunstancia.

Pero hay los que insisten en espantarse el sueño y piensan que si Morena y Asociados pierden las elecciones, el Presidente, fiel a su costumbre, no reconocerá la derrota y moverá cielo, mar y tierra para que el INE no declare válido el proceso y “por el bien de todos” y para evitar que regresen al gobierno nacional los de “la mafia del poder”, convocará a otros comicios, manteniéndose en la Presidencia por sus puros calzones, el tiempo que estime necesario. Tampoco.

El Artículo 85 de la Constitución lo tiene previsto: “Si antes de iniciar un periodo constitucional la elección no estuviese hecha o declarada válida, cesará el Presidente cuyo periodo haya concluido y será presidente interino el que haya designado el Congreso (…)”. Y el Congreso tiene diez días para convocar a nuevas elecciones en un plazo no menor de siete meses ni mayor de nueve (Artículo 84, tercer párrafo).

Pero el neurótico que nunca falta, imagina que entonces, segurito, el Presidente va a declarar el ‘estado de excepción’, esa cosa que es la suspensión de garantías y derechos para así no celebrar elecciones o para que si se celebraron, invalidar el resultado y hacer su real gana con el país.

Bueno, sí, la Constitución prevé el estado de excepción en su Artículo 29, y manda que “solamente el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, con la aprobación del Congreso de la Unión” (o la Comisión permanente si no están en sesiones), podrá restringir o suspender en todo el país o en lugar determinado el ejercicio de los derechos y las garantías”. ¡Zaz!, o sea, sí puede.

Pues sí, sí puede, siempre y cuando el país esté en caso de “invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto”. Y para el trágico del caso, los señores objeto de los abrazos presidenciales se encargarían de perturbar gravemente la paz pública.

 

CONSTITUCIÓN POLÍTICA NO ESTÁ TAN MAL HECHA

Supongamos que sí, que el Presidente intentara semejante barbaridad (que no lo hará, no está loco). Entonces no pasaría nada porque ese Artículo 29 dice clarito que la restricción o suspensión de los derechos y garantías (el ‘estado de excepción’) no podrá restringir ni suspender el ejercicio de los derechos políticos. Parece que no, pero nuestra Constitución no está tan mal hecha.

Y los derechos políticos, entre otros, son: el derecho a votar, incluyendo en las consultas populares (artículos 35, 41 y 99, de la Constitución); el derecho a ser votado (artículos 2, 35, 41 y 99); y el derecho a ser nombrado para cualquier empleo o comisión del servicio público (artículo 35).

Es tan serio eso del estado de excepción que solo una vez en nuestra historia se ha declarado: cuando México entró a la Segunda Guerra Mundial y el 1 de junio de 1942, el Congreso emitió el decreto correspondiente (Diario Oficial de la Federación del 13 de junio de ese año), vigente durante “todo el tiempo que México permanezca en estado de guerra con Alemania, Italia y el Japón (…) susceptible de prorrogarse a juicio del Ejecutivo, hasta 30 días después de la fecha de la cesación de hostilidades”.

El único peligro para las elecciones del 2024 es el abstencionismo, el tenochca haragán.

LA FERIA

Pensiones mágicas: Se esfuman 3 mil millones de pesos

Published

on

En la nómina del Bienestar ‘cobran’ un millón de adultos mayores inexistentes * La cifra millonaria se esfuma en pagos directos imposibles de auditar persona por persona, pero este gobierno tiene el vicio de presumir y dieron los datos que se pueden revisar con el censo de población

 

ADOLFO LÓPEZ MAÑÓN

 

Volver a confiar.

Allá a principios del siglo pasado, en Autlán, Lilia (una prima de la abuela Elena) se casó con un viudo que le llevaba 40 años, ella tenía 16 y era hermosa, pero él, aparte de bien plantado, grandote y fuerte como mulo, hablando vencía virtudes.

Los papás de Lilia entendieron y se celebró el matrimonio, pero añadía la abuela que a las pocas semanas su prima se regresó a su casa como había salido: -El hombrón aquél no podía hacer labor de varón -dijo la abuela-, y nadie entendimos su insistencia en casarse sabiendo que era inútil “pa’ lo mero principal” –dijo la abuela. Cosas de pueblo.

 

LO MEJOR ES SEGUIR CON LO MISMO

Platicando en días pasados con un buen amigo, salió el tema de las próximas elecciones del 2 de junio.

Estábamos solos. Con tono de confidencia, confesó que va a votar por doña Sheinbaum: -… es un nuevo gobierno… necesita tiempo para consolidarse… han ayudado a mucha gente… fallaron en algunas cosas, pero, estaba todo tan mal… si la escogió el Presidente (a su candidata, se entiende) ha de ser la mejor… hay que confiar -mi amigo es un señor con estudios, buena persona, decente… y piensa que lo mejor es seguir con lo mismo-.

Este su texto servidor no se dedica al proselitismo político, pero tampoco es neutro, lo neutro hiede. Sin siquiera insinuarle que cambiara el sentido de su voto, le hizo un repaso de algunas de las iniciativas de reformas a la Constitución Política que ya presentó el Presidente, para modificar cosas como el INE (desapareciéndolo en los hechos) y el Poder Judicial (para que los jueces sean elegidos mediante voto popular).

No le gustó lo que oyó y aceptó que no tenía idea de esas cosas; se preocupó.

Luego, y sin pretender la apología del PRI, del PAN ni del PRD, comparé el régimen actual con el antiguo priísmo, el de los tiempos de Echeverría… se parecen tanto que parecen lo mismo.

Su argumento de que este es un nuevo gobierno no se sostiene. No estamos en los albores de un nuevo día para la nación, sino de la restauración de aquél decadente priísmo imperial que fue la degradación de un exitoso sistema político no democrático que en su momento fue necesario para construir de casi cero al país después de una infame guerra civil (revolución la llaman los entusiastas), y cuyo creador, Plutarco Elías Calles, nunca dijo que era para siempre. Tampoco le gustó a mi amigo y repitió que no tenía idea de esas cosas; se preocupó otro poquito.

De su propuesta de dar tiempo a esto para que se consolide, le recordé que este gobierno tuvo y tiene toda la autoridad y se han sometido a ella tanto las estructuras de la administración pública (incluidas las Fuerzas Armadas), como particulares y empresas.

Con esa autoridad canceló una obra privada como la cervecera Constellation Brands en Mexicali, contra derecho. Y con la misma autoridad, otorgó y otorga el 80% de los contratos a dedo y emprendió fracasadas acciones en seguridad (con su récord de 180 mil homicidios y el 30% del territorio controlado por el crimen, si no es que más); en salud (con la cancelación del Seguro Popular y los 50 millones que dejó sin servicio; junto con el inexplicable fracaso en la compra de medicamentos y la muerte de niños con cáncer); en educación (fortaleciendo al fétido SNTE, cambiando los libros de texto por libros de adoctrinamiento); y nomás por no dejar, le recordé las obras emblemáticas del sexenio: el fallido aeropuerto AIFA; la refinería Dos Bocas y el tren Maya, sin terminar estas dos y todas con sobrecostos siderales, imposibles de justificar. De eso sí sabía mi amigo.

Este gobierno tuvo toda la autoridad, tomó decisiones y fracasó en sus empeños, dejando al paso, un rastro indeleble de corrupción, como nunca antes se había visto en México. Lo aceptó. Es una evidente realidad innegable.

Sobre su argumento de que han ayudado a mucha gente, le hice reflexionar en los extraños errores en que ha incurrido con sus programas sociales, en especial la pensión para adultos mayores, que se otorga igual a viejos pobres que a viejos ricos (viejo no es mala palabra), junto con la insólita discrepancia entre el número que según el gobierno la recibe y el censo de viejos.

En la nómina del Bienestar hay un millón de viejos inexistentes cobrando y no lo pueden negar: el 12 de diciembre pasado, la secretaria del Bienestar, Ariadna Montiel Reyes, repitió, porque lo ha dicho más de una vez, que “11 millones 841 mil 561 personas adultas mayores reciben su pensión”, y que ese año eso sumó 339 mil 341 millones de pesos (para este 2024, el monto es de 465 mil 48 millones de pesos).

Pero la dependencia del gobierno responsable de determinar la población mexicana año tras año, el Conapo (Consejo Nacional de Población) informó que a mediados del año 2023, el número de adultos mayores de 65 años de edad o más, son del orden de 10.8 millones (si duda que son solo 10.8, puede revisar el dato por su cuenta en https://economia.uaemex.mx/Publicaciones/e1604/9.Panorama-de-la-pension-para-el-bienestar-de-las-personas-adultas-mayores-en-Mexico-2020-2023.pdf; en la página 47; no anda uno inventando cifras).

Digamos que son 11.8 los que están en la nómina de Bienestar y que los del censo son 10.8; la diferencia es de un millón viejos; de a tres mil pesos mensuales cada uno (se pagan seis mil por bimestre) arroja una diferencia de 3 mil millones de pesos que cada mes, según la Secretaría del Bienestar, cobran viejos que no existen.

Se lo repito en números para que le duela: $3,000’000,000.00 se esfuman en pagos directos imposibles de auditar persona por persona, pero este gobierno tiene el vicio de presumir y dieron los datos que se pueden revisar con el censo de población.

Y aceptando sin conceder, que antes todo estaba fatal, no se entiende que un señor que buscó llegar a la Presidencia desde el 2006, repitiendo hasta el hartazgo que tenía la solución para todo lo que estaba mal, a la hora que llegó al poder resultó impotente ‘pa’ lo mero principal’, que fue cuando mi amigo murmuró: -Está difícil volver a confiar.

 

Continue Reading

LA FERIA

Todos se van

Published

on

En la historia ningún Presidente ha conseguido que el sucesor sea su leal servidor. * Ninguna sociedad tiene por tradición el suicidio colectivo. El 2 de junio tenemos que votar sabiendo que, después de la pasión, hay resurrección

 

ADOLFO LÓPEZ MAÑÓN

 

Resurrección.

Conforme al cálculo de fechas definido hace 1,699 años (Concilio de Nicea), en México y el mundo -cuando menos en lo que llamamos Occidente-, con el Domingo de Pascua -de Resurrección- termina la Semana Santa.

Para gusto de unos y disgusto de otros, la también llamada Semana Mayor, poquito a poco, perdió su original sentido religioso para ser lo que hoy es: semana de vacaciones, de fiesta (y hasta de cosas no muy santas también, no se escandalice).

Este menda no pretende insinuar que sea piadoso ni fiel practicante de la religión, cuantimenos ejemplo de nada, pero no niega que cuando llegan las fechas de las grandes conmemoraciones religiosas, se avivan recuerdos de su infancia y primera juventud, inconfesablemente lejanas, en particular de las costumbres que aprendió de la familia materno-toluqueña que respetaba con rigor los tiempos litúrgicos, y de buenos curas que hasta sin hablar enseñaban cosas buenas, que fueron los que en suerte conoció.

También viene a la memoria de este junta-palabras, a retazos, la belleza de las ceremonias y rituales que celebraban aquellos sacerdotes.

¿Habrá todavía quién recuerde la bendición del Fuego Nuevo en la madrugada del Domingo de Pascua? En absoluta oscuridad fuera del templo el señor cura lo bendecía y luego, encendiendo el Cirio Pascual, murmuraba: ‘Lumen Christi gloriose resurgentis dissipet tenebras cordis et mentis’… disipar las tinieblas del corazón y la mente… bonito.

 

LOS TIEMPOS CAMBIAN

Habrá quien piense con razón, que los tiempos cambian. Sí cambian. Y suelen hacerlo para mejor, porque nadie en sus cabales puede sostener que eran mejores tiempos aquellos en que había siervos y señores, cuando la gente moría a puños de cualquier cosa y sacar una muela era jugarse la vida. Pero aceptado eso, también vale reflexionar en si no valdría la pena conservar las tradiciones, algunas tradiciones, al menos hasta encontrar con qué sustituirlas.

Se explica su texto servidor. Hemos expulsado a Dios de la vida pública (y privada), y no faltarán quienes lo consideren un avance, sin recapacitar en que ese vacío no lo hemos llenado con nada; puede cualquiera no creer en Dios, está muy en su derecho, pero como sociedad atea, nos quedamos sin medio ninguno que norme la conducta individual y colectiva.

 

PAGAMOS EL PRECIO

También la familia se ha mermado como estructura íntima y colectiva, origen del orden social, que no sustituye una policía de la moral o la de propagación de la virtud, como existe en algunos países islamitas, que es expresión fanática de regímenes dictatoriales radicales.

Sin Dios ni enseñanza religiosa, con familias invertebradas, sin tradiciones, nos quedamos sin la formación por defectuosa que fuera, de cada uno en cada comunidad en cada país. Y estamos pagando el precio.

No pretende este su texto servidor escribir un pío sermón. No. Uno menos que nadie para meterse en esas danzas. Pero tampoco podemos tapar el sol con un dedo. Algo anda mal. Muy mal. La creciente inseguridad pública lo prueba.

 

DE LA SOCIEDAD SURGE EL GOBIERNO

Sí toca a las autoridades, al gobierno, imponer el respeto a la ley, preservar la seguridad pública e impartir justicia. Pero, seamos serios: no hay manera de poner un policía a cuidar de la conducta de cada uno de los cerca de 100 millones de adultos que somos en el país (descontando a casi 30 millones de menores de edad entre los que hay malandrines también).

Aunque suene disparatado, la sociedad, toda sociedad, se manda, se maneja, se gobierna a sí misma; se organiza, establece sus pautas de convivencia, sus usos, costumbres y normas aceptables de conducta individual y colectiva.

Y todo se decanta en tradiciones que se transmiten de generación en generación constituyendo los fundamentos socioculturales que derivan en la idiosincrasia que define el carácter y distintivos propios de cada colectividad, de cada sociedad, adecuándose lentamente de modo casi inadvertido, a las nuevas circunstancias y tiempos, porque de no hacerlo, pierden su valor y el respeto general.

No es el gobierno el que forma a la sociedad; es al revés: de la sociedad surge el gobierno, entendiendo por gobierno el grupo de personas que gobiernan.

Por eso, aunque resulte desagradable, hemos de aceptar que el gobierno no es sino el espejo de lo que una sociedad es. Quienes nos gobiernan no vienen de un país enemigo, ni de otro planeta: salen de la familia, de cada familia.

Así las cosas, la sociedad mexicana del siglo pasado, con el recuerdo fresco de lo que significaban el bandolerismo y las dictaduras del siglo XIX, junto con las bárbaras consecuencias de esa guerra civil que llamamos revolución mexicana, aceptó el régimen de un solo partido que a cambio de aparentar democracia, impuso la paz en todo el país y creó condiciones de vida mejores.

Y en el extranjero se habló del “milagro mexicano”. Asumió la sociedad mexicana como costumbre y tradición, el gobierno de un solo partido y de un solo hombre… sexenalmente.

 

RÉGIMEN DEMOCRÁTICO

En las goteras del siglo XXI, la natural evolución de la sociedad hizo posible y hasta inaplazable, un verdadero régimen democrático con elecciones libres y respetadas, y la modificación de fondo de nuestra Constitución, incorporando los derechos humanos y la fuerza de ley de los tratados internacionales.

Y empezó nuestra borrachera de democracia no muy bien entendida. Entregamos el poder al PAN, doce años; regresamos al PRI, seis más y en 2018, no se eligió a Morena sino a un personaje de nuestra picaresca política; salió vana la nuez; probó de disparate en disparate y de capricho en capricho, que no sabía, que no podía gobernar.

Sin embargo, y gracias a casi un siglo de gobiernos que sólo duran seis años, el mexicano sabe que no vale la pena ponerse trágicos: todos se van, queriendo quedarse o ya con urgencia de largarse, todos se van. Y no ha habido un solo caso en el que un Presidente consiga que su sucesor sea su leal servidor.

Ninguna sociedad tiene por tradición el suicidio colectivo. El 2 de junio tenemos que votar sabiendo que, después de la pasión, hay resurrección.

Continue Reading

LA FERIA

AMLO ya supone que en su finca a base de telefonazos dará órdenes

Published

on

Confía en que sus iniciativas sean aprobadas en el siguiente Congreso * Una vez que se tercie la banda en el pecho, aunque sea despacito, empezará a gobernar ella, ni lo dude… para coraje del actual Presidente

 

ADOLFO LÓPEZ MAÑON

 

Sorpresa.

Tía Otilia, de las de Toluca, era una ama de casa impecable y buena madre, con una manía: cocinaba una vez al mes y lo malo era que hacía la misma comida para los siguientes treinta días. Hasta que, sin previo aviso, tío Carlos se esfumó. Parece una tontería… bueno, pruebe.

 

SHEINBAUM NO TIENE UN PELO DE TONTA

En Valladolid, Yucatán, la candidata presidencial del Presidente, suya de él, respondió a los reporteros que le preguntaron sobre la violencia en el actual proceso electoral y sobre la inseguridad:

“Lo que yo he dicho es que son (sic) en ciertas zonas del país. Hay algunas zonas en Michoacán, ni siquiera son los estados completos; algunas zonas en Guerrero, Guanajuato, algunas zonas en Jalisco en donde hay esta situación. No es una situación generalizada en todo el país (…)”.

¡Alabado sea el Señor!… ciertas zonas… ni siquiera estados completos… hágase de cuenta que alguien dijera que la Revolución mexicana fue solo en algunos lugares, lo que es cierto porque no hubo combates en cada metro cuadrado del territorio, pero eso no significa que esa guerra civil no haya cambiado al país entero.

Doña Sheinbaum de tonta no tiene un pelo y dice lo que dice porque no tiene más remedio que proclamar su fidelidad todo terreno al Presidente López Obrador y seguir repitiendo hasta la náusea que va a gobernar como a él le pegue la gana, para continuar con la transformación que consiste en tener el control absoluto del Poder Legislativo y desaparecer al INE, al Poder Judicial y los órganos autónomos, como los conocemos, para que sean como los quiere el señor de Palacio: apéndices de sus sagradas gónadas, las de él, quien ya acaricia la grata idea de gobernar al país plácidamente tendido en una hamaca en su finca, que para eso ha colocado en candidaturas estratégicas a sus leales, suponiendo que a telefonazos les va a dar órdenes, que apechugará la Presidenta que él designó.

La idea que se ha hecho el Presidente de seguir gobernando al país desde su finca, no es suposición, es un hecho claro a la vista de sus recientes 18 propuestas de iniciativas de reformas constitucionales impuestas a última hora, para ser aprobadas en el siguiente Congreso que él supone será dominado por su movimiento, suyo de él, Morena & Asociados.

Así que doña Sheinbaum, le guste o no (parece que le gusta, al menos por el momento, mire nada más hasta dónde ha llegado), tiene que asegurarse que el Presidente esté cierto de su fidelidad, lealtad y sumisión.

Sabe que es muy desconfiado y muy capaz de bajarla de la candidatura a la menor sospecha de que piensa por su cuenta, que tiene ideas propias y que tal vez dejaría de obedecerlo cuando esté en La Silla, que es la apuesta de él, mantener su autoridad moral, esa que está por encima de la ley y con más razón por encima de su sucesora que deberá seguir obedeciendo sus sabios consejos (y si usted cree que el Presidente dice en serio que se retira y no vuelve a opinar de política ni en su casa, se le sugiere suspender la lectura y ver caricaturas en la tele, no se preocupe).

Pero ya quedamos en que la señora no es tonta y sabe que el Tlatoani en funciones no podrá quitarla de candidata a la Presidencia, cuando falte un mes para los comicios.

Lo dice la ‘Ley general de instituciones y procedimientos electorales’, en su artículo 241, inciso b: una vez terminado el plazo de registro de candidatos, los partidos políticos y coaliciones “no podrán sustituirlos cuando la renuncia se presente dentro de los treinta días anteriores al de la elección”.

Así que primero, llegar al 3 de mayo para que ya no haya poder humano que le quite la candidatura. Y luego, llegar al 2 de junio y ser Presidenta electa, si de veras gana la elección, cosa que no se ve tan clara porque teniendo todo el aparato y el dinero para ganar, junto con la indispensable falta de escrúpulos para poner en práctica las estrategias del ‘Manual del Buen Mapache Priista’, están haciendo todo para perder, para empezar, provocando la implosión de Morena & Asociados, por el reparto arbitrario de candidaturas, causando ruidosas protestas y una silenciosa resistencia interior que el mero día de los comicios se traduce en inacción y pérdida de votos.

Pero igual, si ganara doña Sheinbaum, luego tendría que plegarse a que el actual huésped de Palacio le colocara a algunos de los suyos en el gabinete, eso, delo por descontado. Pero una vez que se tercie la banda en el pecho, aunque sea despacito, empezará a gobernar ella, ni lo dude.

Y eso de que el actual Presidente podría moverle el país para revocarle el mandato, es de política ficción; sea quien sea la señora que ocupe el Ejecutivo, tendrá a su disposición todo el herramental del poder para que esa consulta revocatoria sea otra vez, una pérdida de tiempo… es tan fácil, nada más piense que solo la pueden solicitar los ciudadanos, en número equivalente al 3% de la lista nominal de electores (artículo 35, fracción IX, inciso 1º de la Constitución), y eso son unos tres millones de tenochcas y para que valga -inciso 4º-, deben votar al menos el 40%… sí, a ver cuándo.

Sea quien sea la próxima Presidenta de México, antes que andar perdiendo tiempo y desperdiciando capital político en cuidarle los fondillos a los que se fueron y les dejaron el tiradero, se verá obligada a mandar a hacer un estudio jurídico bien hecho, de la Ley de Prevención de Extorsión Extranjera, que sirve para corretear a funcionarios o a cualquier persona que solicite o acepte sobornos de empresas o individuos estadounidenses, porque se me pasaba decirle que es una ley de EU (la Foreign Extortion Prevention Act), aprobada por su Congreso el 14 de diciembre de 2023 y ya promulgada, para combatir la corrupción.

El Tío Sam sin esa ley ya perseguía y encarcelaba extranjeros enredados en actos de corrupción si tenía que ver un ciudadano de EU o se había usado en cualquier momento su sistema bancario. Bueno, ahora, más fácil con esta ley hecha a la medida. En el actual gobierno federal no se han enterado, bueno será sorpresa.

 

Continue Reading

DESTACADO