Connect with us

LA REVISTA

Va revocación de mandato gracias al INE

Published

on

Único garante constitucional de la democracia * Cumplirá con creces su papel de árbitro imparcial de un proceso que nadie -ni seguidores de la 4T, ni siquiera sus opositores- pidió que el Presidente dejara el cargo * Dinero a la basura en plena Austeridad Republicana

 

POR MARCO ANTONIO FLORES***

 

El 10 de abril de 2022 se llevará a cabo el primer ejercicio de Revocación de Mandato en México. Este mecanismo fue aprobado e incluido en nuestra Constitución por el Congreso, en 2019,  por iniciativa e “insistencia” del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El 28 de febrero pasado, Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), negó que la institución que preside esté obstaculizando esta consulta popular.

“Es falso que el INE pretenda obstaculizar la revocación de mandato, todo lo contrario. Si la revocación de mandato va es gracias al INE y a las miles de personas que están siendo capacitadas para instalar las casillas, recibir y contar el voto de sus vecinos el próximo 10 de abril”.

La revocación de mandato a nivel presidencial, si bien es un mecanismo inédito para México, se encuentra presente en tres países de América Latina: Bolivia, Ecuador y Venezuela. Los dos presidentes que han recurrido a la revocación de mandato son Hugo Chávez en Venezuela en 2004, y Evo Morales en Bolivia en 2008.

La revocación de mandato en México se propuso como un mecanismo de “democracia participativa”. Sin embargo, el Presidente de la República lo ha convertido en una buena estrategia y “pretexto” para sus  propósitos políticos.

Por un lado, para retar a todos los “conservadores” que no están de acuerdo con la 4T, a que lo enfrenten en las urnas, para continuar su narrativa de una pretendida división entre el pueblo que apoyará su ratificación, versus los  conservadores que votarían por la revocación; como estrategia distractora de la falta de resultados de su gobierno y para continuar en campaña permanente, con miras a las elecciones de gobernadores de este año, al tiempo de reagrupar a su partido y movilizarlo de cara a las elecciones de 2024.

Por otra parte, atacar al INE y mermar su imagen, con miras a someterlo, sea por la vía legal o política. Este mes de marzo y hasta el 10 de abril de 2022, día del proceso del ejercicio de la revocación, seremos testigos de un embate frontal contra el INE.

 

‘PATADAS DE AHOGADO’

Deberemos estar en “alerta” para saber hasta dónde se quiere vulnerar, debilitar, acotar o secuestrar al INE. Apenas la última semana de febrero, AMLO acusó a este órgano electoral de intentar sabotear la consulta debido al bajo número de casillas que colocarán.

“Van a poner las mismas casillas que pusieron en la consulta pasada, pero además les costó 500 millones la colocación de las casillas para la consulta de la vez pasada, y ahora van a poner lo mismo, pero no son 500 millones, ya son mil 700, mil 800 millones, entonces ¿cómo están las cuentas? Va a costar dos, tres veces más. Eso lo voy a dar a conocer, imagínense, va haber municipios en donde no van a instalar una casilla. ¿Qué no es eso una afrenta a la democracia?”, expresó el Primer Mandatario.

López Obrador añadió que esto se debe a que “los señores están en contra de la transformación del país” y reprochó que ellos deberían de “situarse por encima de intereses particulares y partidistas”, así como asumir el papel de jueces y cumplir con la democracia.

 

NO ES LO MISMO

Pero obtuvo la respuesta ‘más rápido que furioso’ por parte del consejero Ciro Murayama, quien salió a esclarecer que las actividades de este año no son comparables con la consulta popular, ya que para la revocación de mandato se inició el proceso desde cero, en cambio, para la organización de la consulta del pasado 1 de agosto, el INE contó con la inercia de varias actividades para organizar la elección federal.

“En ese entonces, por ejemplo, fueron convocados los mismos funcionarios y funcionarias de casillas que habían recibido y contado los votos de sus vecinos en dichos comicios”, añade.

En cambio, detalló que para la revocación se realiza un nuevo sorteo de ciudadanos; se deben efectuar las gestiones y levantamientos de recursos necesarios para la instalación de casillas y adquirir de nueva cuenta materiales, como la tinta indeleble o insumos sanitarios ante la pandemia del Covid-19.

Además de lo anterior, el órgano electoral indicó que se deben instalar 32 consejeros locales y 300 consejeros distritales, conforme establece la ley, “a diferencia de lo que ocurrió en la consulta popular”.

 

INE, EL MEJOR ÁRBITRO ELECTORAL

El Instituto Nacional Electoral es el único garante constitucional para que los mexicanos tengamos elecciones limpìas y confiables. Tanto que en ellas participan millones de ciudadanos anónimos que con su trabajo honesto y transparente dan aval y soporte a nuestros procesos electorales.

Desde que se creó el IFE (hoy INE), gracias a la ‘caída del sistema’, se han dado tres alternancias en el Poder Ejecutivo desde el año 2000. Se trata de un instituto reconocido mundialmente en materia de procesos electorales.

El Presidente Andrés Manuel se ha mostrado conocedor de nuestra historia y debe tener claro: Que el INE es producto de la  vocación democratica y de muchas luchas que protagonizó el pueblo de México, pasando por la Independencia, la Reforma y la Revolución.

Durante todo el siglo XIX, México se debatió entre las tesis politico-electorales de los liberales contra los conservadores. Las de los conservadores eran las tesis centralistas versus las de los liberales que defendían el federalismo.

La Constitución de 1824 estableció la República representativa y federal, en tanto la  Ley Electoral de 1836 (Antonio López de Santa Anna) estableció el “Supremo Poder Conservador” que autocalificaba las elecciones.

Con la Reforma en la Constitución del 5 de febrero de 1857 se restituyo la tesis liberal. En la legislación electoral del porfiriato, en la Reforma Constitucional del 20 de diciembre de 1890, se estableció la REELECCIÓN INDEFINIDA. Esta reforma le permitió a Porfirio Díaz gobernar otros 31 años y la  antítesis de los Hermanos Serdán y Madero, el “antirreeleccionismo”, se convirtió en una de las principales banderas de la Revolución.

Con la Revolución la Ley para la Elección de los Poderes Federales del 2 de junio de 1918, que se decretó un año después de haberse aprobado la Constitución General de la República de 1917, se reglamentó el sistema de elección de los Poderes Legislativo y Ejecutivo contenido en su Artículo 40 que dispone el principio mantenido hasta la fecha: “Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una república, representativa, democrática y federal”.

Aunque después de 1988 se buscó abrir los canales democráticos y ampliar la participación política, fue a partir de la reforma de 1977 de Jesús Reyes Heroles, que se  impulsó el pluralismo político, favoreciendo la representación y participación legal de las minorías políticas representadas en los partidos políticos ya existentes. Así, el Artículo 41 constitucional definió a los partidos como “entidades de interés público”.

En resumen, México realizó 11 reformas electorales entre 1977 y 2014. Ocho fueron de amplio alcance e implicaron cambios constitucionales y legales: 1977, 1986, 1990, 1993, 1994, 1996, 2007 y 2014, mientras que tres fueron focalizadas a aspectos puntuales y requirieron sólo modificaciones a leyes reglamentarias.

Producto de todo ello, el INE logró la independencia de sus consejeros y el reconocimiento constitucional como organismo autónomo.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) también se consolidó; con el fin de garantizar la legalidad de los procesos electorales, se creó un sistema de justicia electoral que tuvo sus primeros cimientos en 1986 con la creación del Tribunal de lo Contencioso Electoral, luego el Tribunal Federal Electoral en 1990 y finalmente el TEPJF en 1996 con un sistema de medios de impugnación que le ha dado la última palabra para dirimir controversias entre partidos, entre partidos y autoridades, y entre militantes y los órganos de dirección partidarios.

Ni el Presidente AMLO ni el gobierno de la Cuarta Transformación son sinónimo de democracia. Ésta es un anhelo de los mexicanos desde hace dos siglos y se ha venido perfeccionando. Se plasmó en la Constitución como “Una forma de vida”.

En materia electoral hemos avanzado y madurado como nación. Gracias a ello fueron posibles tres alternacias del Poder Ejecutivo Federal, incluida la de julio de 2018. Es evidente que ya erradicamos el fraude electoral y que los principios democráticos ya son cimiento inamovible de nuestra cultura cívica.

Por mandato constitucional, la revocación de mandato va. No hay duda que el INE cumplirá su papel de árbitro imparcial de un proceso que, por donde se le vea -al menos en este sexenio-, sólo servirá a AMLO y a Morena.

Nadie, ni seguidores de la 4T, ni siquiera sus opositores, pidieron que el Presidente dejara el cargo. Treinta millones de mexicanos lo eligieron por seis años y -todavía- tienen la esperanza de que la ansiada Transformación llegue para alcanzar mejores niveles de vida en salud, en educación, en seguridad, en prosperidad y en justicia. Eso esperamos los mexicanos y no malgastar en un ejercicio democrático que el pueblo no pidió.

Dicho de otra manera: Es un dinero millonario tirado a la basura en plena Austeridad Republicana .

 

***Académico.

HOJAS LIBRES

Yasmín Esquivel y AMLO, cínicos y cómplices

Published

on

Quien carece de vergüenza jamás podrá avergonzarse de nada * El cese de su directora de tesis es la expresión más clara y la aceptación de que el plagio sí se consumó, aunque hoy la ministra permanezca en la impunidad.

 

ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

 

Con inusitado cinismo Yasmín Esquivel Mossa ha enfrentado a los medios y asegurando: “No voy a renunciar porque no tengo nada de qué avergonzarme”. Tiene razón la plagiaria.  Quien carece de vergüenza jamás podrá avergonzarse de nada, a pesar de tener todas las evidencias en contra al fusilarse una tesis profesional para convertirse en delincuente universitaria.

El rector Enrique Graue Wiechers, la voz más autorizada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dio su veredicto. La tesis de la todavía alumna Yasmín Esquivel Mossa guarda una similitud del 90 por ciento, con la del pasante de derecho Edgar Ulises Báez Gutiérrez.

Fue una acusación a medias porque no se atrevió a retirarle el reconocimiento profesional, bajo el inusitado argumento de que la UNAM no tiene facultades para el retiro de títulos profesionales. Sin embargo, fue severo en su apreciación respecto a Yasmín Esquivel cuando sentenció que “el plagio de una tesis no es asunto menor, es una conducta reprobable, una usurpación de ideas y talentos que ofende a la Universidad Nacional Autónoma de México”.

La afirmación de que no puede retirarse el título no tiene sustento. El derecho es un conjunto de leyes y cuando no existe ninguna aplicable a un caso particular procede la interpretación hermenéutica de la ley. Bajo esta denominación se previene que las disposiciones legales no se producen aisladamente, sí que se aplican en su conjunto, puesto que, al lado de cada mandato legal, todas las leyes se relacionan entre sí.

Bajo esta interpretación procede la aplicación supletoria de una o de diversas leyes, dentro del contexto de todo el ordenamiento jurídico constitucional y buscar la norma afín aplicable al caso específico de Yasmín Esquivel y proceder legalmente en contra de ella.

Lo malo es que el brazo ejecutor de la ley no mide a todos con el mismo rigor. La maestra Martha Rodríguez Ortiz ya fue retirada como catedrática de la Facultad de Estudios Superiores Aragón. La sanción alcanza a Yasmín Esquivel. El cese de su directora de tesis es la expresión más clara y la aceptación de que el plagio sí se consumó, aunque hoy la ministra permanezca en la impunidad.

Pero el verdadero culpable de esas graves violaciones a la ley y a la constitucionalidad del Estado Mexicano es Andrés Manuel López Obrador.

Desde sus Mañaneras se ha encargado de amenazar a quienes atentan contra su protegida Esquivel Mossa, esposa de su amigo de transas José María Riobóo, beneficiario de obras sin licitar en el Departamento del Distrito Federal y ahora en el gobierno de López Obrador.

Del rector Enrique Graue, López Obrador ha dicho que no escurra el bulto y presente una denuncia ante la Fiscalía General de la República. Una propuesta poco afortunada.  Recuérdese que Alejandro Gertz Manero es un empleado de López Obrador y ha sido también pillado en el plagio de un libro sobre la biografía de Guillermo Prieto. Denunciado por catedráticos del Conacyt, no procedió la denuncia bajo el inadmisible argumento de que Guillermo Prieto había muerto hace más de 150 años, cuando que el tema no es legal sino ético y moral.

Ahora para distraer la atención y proteger a la ministra, el señor López vuelve a difamar y a ofender a quienes sí tienen méritos académicos y profesionales sin cuestionamientos.  Asegura que desde la llegada de la ministra Norma Lucía Piña Hernández a la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, han aumentado los casos de corrupción entre jueces y magistrados. Y aquí lo vamos a documentar, diría el peleador callejero en funciones de Presidente de México.

De nuevo López Obrador usurpa funciones. Si algún juez o magistrado incurre en desacato judicial o dicta sentencias al margen de la ley, es el Consejo de la Judicatura Federal la instancia facultada para proceder a aplicar la sanción correspondiente. Sólo que López, como en el virreinato, ejerce funciones legislativas, ejecutivas y judiciales. Una democracia no a la mexicana sino a la lopezobradorista.

En un país de instituciones sólidas y de respeto a la ley, Yasmín Esquivel ya habría sido separada del cargo, sujeta a proceso penal y sentenciada con cárcel. En tanto el Congreso de la Unión habría intervenido para censurar al Presidente por los ataques a la ministra Piña Hernández, en un abierto atentado y a la soberanía de los Poderes de la Unión.

Los casos de plagio relevantes en el mundo han sido castigados severamente. En 1987 el actual presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, aspiraba a la denominación demócrata. Era un candidato carismático, de apenas 47 años, y con todas las posibilidades de ganar. Sólo que su intento se vio frustrado cuando se descubrió había plagiado parte de los discursos de Neil Kinnock, líder del partido Laborista Inglés, así como de Robert Kennedy, y Hubert Humphrey, vicepresidente de Estados Unidos durante el gobierno de Lyndon Johnson.

Así funciona un país demócrata al que tanto ha ofendido López Obrador con el desprecio de “al diablo con las instituciones y no me vengan con el cuento de que la ley es la ley”. Ese es el honesto demócrata que prometió acabar con la corrupción porque no somos iguales a los anteriores. Tiene razón. Son peores y más corruptos.

Para defender lo indefendible, los morenistas han invocado el plagio de la tesis de Enrique Peña Nieto y de Vicente Fox. Se les olvida que con la trampossa Mossa hay diferencias fundamentales. Peña Nieto plagió el 29 por ciento de su tesis profesional y no el 90 por ciento sin que esto sea justificable.  Además, para ser presidente de México no es necesario alguna calidad profesional, en cambio para ser ministro se exige el título de licenciado en derecho.

De Vicente Fox su desacato académico fue haberse titulado después de 35 años de haber egresado de la licenciatura en administración de empresas. Ello no conlleva delito alguno, como el que a diario comete Yasmín Esquivel cada vez que participa en un Pleno y firma acuerdos, decretos o sentencias con lo que mantiene vigentes el delito o delitos cometidos.

Vuelven a tener razón los morenistas con su comportamiento.  Son peores que cualquier pasado. El diputado de Morena, Alejandro Robles, ha propuesto una modificación a la ley para que quien haya cometido plagio y usurpación de profesión como Yasmín Esquivel, el delito prescriba en cinco años, tiempo en que podrá retirarse al delincuente el título y la cédula profesional.

Es otro grave atentado a la constitucionalidad del Estado mexicano. El Artículo 13 de la Constitución Política establece: “Nadie puede ser juzgado por leyes privativas ni por tribunales especiales”. El intento del diputado Robles lleva dedicatoria personalizada para la todavía ministra Yasmín Esquivel. Se trataría de una ley privativa para beneficiar a la plagiaria si llegara a aprobarse antes de sancionarla. La retroactividad propuesta por el diputado le favorecería y quedaría impune su delictivo proceder que actualiza todos los días mientras funge como ministra.

Una ley no puede ni debe estar dirigida a nadie en especial.  Todo ordenamiento jurídico es general y abstracto, porque quien comete una transgresión a la ley y se pone en la hipótesis que ésta previene, se aplica sin tener destinatario previo como pretende el diputado para beneficiar a quien sí delinquió como alumna, pasante y profesionista.

Y en el exceso de la arrogancia López Obrador vuelve a ofender a México y a sus instituciones: “Prefiero equivocarme con Yasmín Esquivel que darle la razón a Sheridan”.

Ampliaremos…

 

[email protected]

Continue Reading

EN PRIMERA PERSONA

Debilidad de AMLO por “El Chapo” Guzmán y tirria contra García Luna

Published

on

Petición directa del capo al Presidente: que lo regrese a México; la instrucción: Revisar violaciones de Peña Nieto * Se queja de mala comida y pocas visitas; ¿solicitud u orden?; la SRE ya ve el caso por violación a derechos humanos: López Obrador * Con Genaro García se frota las manos y quiere ver sangre * Martha Rodríguez, expulsada de la UNAM; la ministra Yasmín Esquivel, casi fuera de la SCJN; un hecho que se cancele título

 

MAURICIO ORTEGA CAMBEROS

 

Nadie en su sano juicio (lo digo con todo respeto) metería las manos al fuego por Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo”. Nadie, excepto su madre e hijos y demás familiares, claro está. Bueno, quizá sí lo harían (como ya lo han hecho) los miembros de su cártel y los habitantes de Badiguarato, Sinaloa, a los que siempre les ha tendido la mano económicamente, aunque no de manera gratuita y generosa, sino para que sean los cuidadores cotidianos de la casa principal de la familia donde habita o habitaba su señora madre.

Sin embargo, y aunque parezca increíble, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha externado un especial respeto por “el señor Joaquín Guzmán Loera”, ya que ni siquiera se refiere al narcotraficante por su apodo. De su boca no ha salido “El Chapo”. ¿Por qué el respeto a uno de los capos más sanguinarios que ha habido en la historia de México?

Cualquiera diría que se trata de un mandatario respetuoso de toda persona, pero no es así. ¿Cómo es posible que día tras día despotrique en las Mañaneras contra empresarios, periodistas y rivales políticos? Para ellos, todo tipo de descalificativos, agresiones y acusaciones sin sentido. Ventila sus vidas privadas poniendo en riesgo la seguridad de sus personas, familias y bienes materiales. De hecho, los juzga con severidad: ahí están los casos de Ciro Gómez Leyva y Carlos Loret de Mola.

¿Por qué el tabasqueño no tiene las mismas consideraciones para Genaro García Luna? Si por López Obrador fuera, el ex secretario de Seguridad Pública ya estaría juzgado y sentenciado a cadena perpetua o hasta pena capital, pero no únicamente él, sino también su ex jefe Felipe Calderón Hinojosa. El inquilino de Palacio Nacional prometió que enjuiciaría a todos los ex presidentes. No cumplió su palabra, pero esos nombres le sirven para justificar los errores de su administración. Todo es culpa del pasado, de los priistas y panistas. El juicio de Genaro García Luna será como es espectáculo de pago por evento, sentenció el Presidente en una especie de burla y morbo.

Que conste, antes que nada, que no defendemos a García Luna ni atacamos a “El Chapo” Guzmán. El primero tiene suficiente dinero para contratar a los mejores abogados del mundo para que lo defiendan (lo que parece que será insuficiente ante la gran cantidad de pruebas que hay en su contra). Y el segundo ya está en manos de la justicia de los Estados Unidos del Norte porque acá en México era el “jefe de jefes” incluso en las prisiones.

 

¿SUMISIÓN… MIEDO..?

Inexplicable es, insistimos, que el Presidente trate de manera diferente a “El Chapo” Guzmán y a Genaro García Luna. Pregunta: ¿Cuántas cartas ha recibido el Primer Mandatario de prisioneros que piden que se revise su caso? ¿Cuántos le han denunciado abusos y violaciones a sus derechos humanos? Seguramente muchos. ¿Ha leído esas misivas o correos? ¿Ha hecho algo al respecto? Lo dudamos. Pero lo que sí es cierto es que esas cartas no las ha llevado a la Mañanera ni mucho menos les ha puesto el mismo interés. No todos son iguales para el Presidente. Hay delincuentes y narcotraficantes de primera y de segunda clase. A la madre del capo, María Consuelo Loera Pérez, hasta la visita y saluda personalmente en su propia tierra. Así como lo escucha.

El Presidente con doña María Consuelo Loera Pérez.

¿Por qué la sumisión? ¿Miedo? No fue en su administración cuando lo volvieron a detener y fue extraditado al vecino país del norte, sino en el de Enrique Peña Nieto. Si el Presidente ha sido amenazado por la organización criminal del capo, habría razón en el temor. ¿Quién no? Más todavía al saber que terminando su sexenio se irá a “La Chingada”, su rancho, sin la protección del Estado Mayor Presidencial que el mismo eliminó. Sin pruebas, no son pocos los que han denunciado complicidad del Mandatario con el crimen organizado. El propio Porfirio Muñoz Ledo lo ha acusado. ¡Pruébenlo! ha respondido el tabasqueño. ¿Qué necesidad hay de todo eso? Lo que sí es cierto y lamentable es que los criminales han tenido una participación importante en los últimos procesos electorales al imponer candidatos y financiar campañas. Esto, claro está, es culpa de todo el Estado Mexicano, y no sólo del Poder Ejecutivo.

“El Chapo” Guzmán se quejó ante López Obrador: “La comida es de pésima calidad; sólo me han permitido tener tres visitas; nunca he visto la luz del sol en seis años; la vida que me dan es degradante…” La petición del capo es directa: que lo regrese a México. La instrucción muy precisa: que revise y repare las violaciones que el gobierno de Peña Nieto cometió en su contra. ¿Petición u orden? Dirían nuestros padres ¿y tu nieve de qué la quieres?

Guzmán Loera está en libertad de pedir lo que quiera, con razón o sin ella, pero el Presidente tiene la obligación de cumplir y hacer las leyes, amén de hacer respetar la investidura presidencial. Ponerse a intercambiar mensajes con un narcotraficante no parece digno ni saludable. Peor es que la respuesta no haya sido privada, sino pública y en ella asegurara “vamos a ver”.

El Presidente López Obrador dijo que la SRE ya analiza petición del “señor Guzmán Loera”.

Pero a la escueta afirmación vino después, una lastimosa aclaración presidencial: la Secretaría de Relaciones Exteriores ya está atendiendo la solicitud desde la perspectiva de los derechos humanos. “Se va a revisar. Se tiene que ver, cuando se trata de derechos humanos, hay vías internacionales, entonces, no es descartar porque el principal de los derechos humanos es el derecho a la vida”, dejó en claro López Obrador.

¡Uffff! Por fortuna para México, no se trata de lo que quiera “El Chapo” ni lo que pretenda López Obrador. Todo, absolutamente todo, está en manos de la justicia de Estados Unidos, quien por cierto ya lo condenó a cadena perpetua. Resultaría ridículo para los gringos soltar al capo. No tendría ni pies ni cabeza una petición de México en tal sentido. Pero el sólo hecho de que López Obrador lo mencione es grotesco y majadero. Ahora resulta que quien delinquió ya no es “El Chapo”, sino Peña Nieto por violentar el debido proceso y EU por violar sus derechos humanos. Guzmán Loera pasaría a ser la víctima. ¿Puede Usted creerlo?

La historia criminal del señor Joaquín Guzmán Loera es ampliamente conocida. Es uno de los capos más sanguinarios que han existido en el mundo. Se le atribuyen alrededor de ¡70 mil asesinatos! cometidos por él mismo o por el Cártel de Sinaloa bajo sus órdenes. Qué más podría decirse de quien ha envenenado a millones de personas con el tráfico de estupefacientes. Ha corrompido a todo tipo de políticos, policías, autoridades y hasta presidentes. Ha vivido como rey en las prisiones y se ha fugado de ellas cuando lo ha querido.

Sin duda, “El Chapo” ha violado los derechos humanos de cientos de miles de personas; los ha torturado, descuartizado, decapitado y muchos cuerpos fueron desintegrador en ácido. Sí, a ese personaje es a quien el Presidente le tiene simpatía y respeto (por decir lo menos). López Obrador ya se comprometió a revisar su caso por un proceso viciado y porque al señor Guzmán lo tratan muy mal, hasta lo torturan sicológicamente.

Ya extraña las prisiones mexicanas. No le gusta la comida y lo tratan mal allá.

¿Más cercanía con el narco? Nada más el “Culiacanazo” del 2019. Cuando la Guardia Nacional aprehendió a Ovidio Guzmán, uno de los hijos de “El Chapo”, el Presidente López Obrador ordenó que lo liberaran para evitar un baño de sangre en la ciudad. Cedió ante la violencia desatada por los narcos de Sonora. El baño de sangre finalmente no se evitó, pues cerca de 30 personas fallecieron durante la recaptura de “El Ratón” Ovidio Guzmán, sólo unos días antes de que llegara a México el mandatario yanqui Joe Biden. Hermosa coincidencia.

Con García Luna, repetimos, es diferente. Se molesta porque atrasan mucho el juicio. Acusa a altos funcionarios del gobierno norteamericano de ser cómplices de don Genaro. Asegura que los sobornos a ex titular de la SSP llegaban hasta el escritorio de Calderón Hinojosa. Y el último disparate: que si se descubre que García Luna robó a México 600 millones de dólares y los transfirió al país vecino, estos nos tienen que ser devueltos. ¡Sí cómo no! En suma, con Genaro García Luna quiere ver sangre. Con el señor Guzmán que se respeten sus derechos humanos.

Pago por evento, el juicio a García Luna, afirma en presidente. “Sobornos llegaban a Calderón”.

 

LA MINISTRA Y MAESTRA RECIBEN SU MERECIDO

Más que vergonzosa es la situación en que se han colocado la ministra (todavía) Yasmín Esquivel Mossa y la maestra (ya no) Martha Rodríguez Ortiz. Ya no por el plagio de una tesis, sino por el comportamiento lastimoso, mentiroso y ridículo que adoptaron una vez que fue denunciado el delito y confirmado por las autoridades correspondientes.

Nadie, excepto la 4T, las defienden. Bueno, ni los morenistas le creen, pero han tenido que seguir la instrucción presidencial de cerrar la boca o abrirla únicamente para defenderlas y justificarlas. La impresentable Martha Rodríguez ya fue expulsada abiertamente por la Universidad Nacional Autónoma de México. Jamás regresará a esas aulas y seguramente a ninguna otra escuela que se respete a sí misma. Permitió no uno, sino varios plagios. Seguramente vendió tesis a sus alumnos. Dicen que hasta en 100 mil pesos cada una. Un mes después de que se destapara el engaño, por fin se decidió aparecer ante algunos medios de comunicación. “Pelearé y buscaré un amparo”, se defiende. Pelearé contra “mi UNAM”. La Universidad no es mala, sino sus directivos, acusa. Vamos, un sinfín de escusas tan increíbles como el hecho de que -dice- el otro alumno, Edgar Ulises, le hizo llegar voluntariamente una carta certificada por notario público donde aceptaba que él copió a Yasmín.

Bien hizo la UNAM en despedirla por falta de probidad y honradez en el desempeño de su trabajo como maestra y directora de tesis. Pero ¿todo quedará ahí? ¿No hay delito qué perseguir? Suponemos que no uno, sino varios. Sólo es cuestión de rastrear sus actividades escolares y movimientos financieros.

Por fin, expulsada de la UNAM. Martha Rodríguez finge inocencia.

En el mismo fuego esta Yasmín Esquivel Mossa, quien con su presencia en la SCJN sólo ensucia la no tan pulcra imagen de esa institución. Está sentada en su macho. Negando todo. Haciéndose la víctima de la película, pero sobre todo encarando a todo México: “¡no renuncio!”. Háganle como quieran.

La todavía licenciada en derecho grita a los cuatro vientos “no tengo nada de qué avergonzarme”. ¡Cuánto cinismo! Reta a todos y hasta ahora ha salido con la mano en alto. Asiste y participa en todas las cesiones. Emite votos. ¡Cuánta desfachatez! Anhelaba ser presidenta de la Corte impulsada por López Obrador, quien aún la disculpa.

Yasmín Esquivel Mossa y la sombra de su tesis. Ya siente pasos…

Al momento de escribir este último párrafo (viernes a las 12:30 horas) faltaba una hora para que el rector de la UNAM, Enrique Graue, diera una conferencia de prensa. Por la salud de México, por la credibilidad de la Máxima Casa de Estudios y por la defensa de un auténtico Estado de Derecho, el rector debió anunciar que se retiraba el título expedido por la FES Aragón a Yasmín Esquivel Mossa como licenciada en derecho. Lo demás caerá ya por su propio peso hasta quedar expulsada también de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

[email protected]

Continue Reading

COPIADURA

Edomex apuesta por la democracia

Published

on

Alfredo del Mazo y actores políticos firman el Acuerdo de Integridad Electoral * “Hay que dejar la puerta abierta”, y “sí, lo vamos a revisar”, expresa el Presidente AMLO sobre la petición del ‘Chapo’ Guzmán

 

GALIO GUERRA

 

Amigos, es un gusto comprobar, una vez más, que en el Estado de México la apuesta es por la democracia y la legalidad. Prueba de ello es el convenio que, a iniciativa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), convoca -en nombre de la democracia- a los actores institucionales, políticos y ciudadanos a garantizar que el proceso electoral para renovar la gubernatura estatal se organice en forma profesional, imparcial y transparente.

Fue un gran aliciente observar cómo el gobernador Alfredo del Mazo Maza y actores políticos y sociales del Edomex firmaron el Acuerdo de Integridad Electoral para las elecciones a la gubernatura en junio de este año.

Miren amigos, vayamos con calma, y es que Del Mazo Maza enfatizó que este acuerdo plantea respetar (obviamente) las leyes electorales y los principios de voto universal y equidad política, conducir el proceso con apego a los derechos civiles y políticos de la población y garantizar que se organice en forma profesional, imparcial y transparente.

Y saben qué es lo sustantivo de este convenio, que fue signado por autoridades electorales del estado y dirigentes de partidos políticos en la entidad, quienes se comprometieron a mantener la neutralidad y respeto a la voluntad y la preferencia ciudadana, asegurar la paridad constitucional y rechazar la violencia política de género en la contienda electoral de este año.

Sin lugar a dudas, estimados amigos, estamos siendo convocados a atestiguar una justa electoral que dará certeza y seguridad a la sociedad mexiquense que el próximo 4 de junio acudirá a las urnas a emitir su voto para la renovación, cómo comentábamos líneas arriba, de la gubernatura del Estado de México.

Del Mazo Maza, estimados amigos, garantizó que se compromete a atender a instituciones electorales, partidos políticos y organizaciones ciudadanas, con apertura y generar las condiciones necesarias para que den certeza a la voluntad ciudadana, así como el respeto a este importante proceso para el Estado de México y para el país.

Reyes Rodríguez Mondragón, magistrado presidente del TEPJF, señaló que el convenio contiene doce acuerdos, entre los que destacan (cómo debe ser) garantizar el respeto a las leyes electorales y a los principios de voto universal y equidad política; conducir el proceso con apego a los derechos civiles y políticos de la población; construir a través de acciones que reafirmen la legitimidad y la transparencia de las instituciones y los resultados electorales; mantener la neutralidad y respeto a la voluntad y preferencia ciudadana; asegurar la paridad constitucional y rechazar la violencia política de género.

Lorenzo Córdova Vianello, consejero presidente del Consejo General del INE, celebró la firma de este acuerdo que impulsa la integridad en las elecciones, con la presencia de los representantes de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial de la entidad, de los partidos políticos, así como de las autoridades electorales, locales y federales.

También subrayó la importancia de la integridad electoral para la gobernabilidad democrática que surja de las urnas y de la paz pública que forma parte del sistema electoral y democrático.

El magistrado presidente del TEPJF, Reyes Rodríguez Mondragón, aseguró que en México se ha construido un régimen para garantizar elecciones libres, limpias, transparentes y competitivas, pero aún persisten las malas prácticas que afectan la integridad electoral y que preocupan a la ciudadanía, situación que limita la efectividad y legitimidad de la democracia.

Sin embargo, el Tribunal Electoral ha trazado un nuevo rumbo para garantizar la libertad de las y los votantes, estableciendo criterios más firmes para combatir estas malas prácticas, afirmó.

Por su parte, Amalia Pulido Gómez, consejera presidenta del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), recalcó la relevancia de la conjunción de las fuerzas políticas de la entidad en torno a un objetivo común: lograr una elección ejemplar que alcance niveles óptimos de integridad electoral.

Resaltó que lo importante de este acuerdo es garantizar a la sociedad mexiquenses un voto libre, independiente de su sexo, lugar de residencia, edad, etnia o condición de discapacidad, por lo que, confió en que serán las preferencias políticas de la ciudadanía las que determinen la próxima gubernatura estatal.

Acompañada por los integrantes del Pleno del Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM), los magistrados Martha Patricia Tovar Pescador, Raúl Flores Bernal y Víctor Pasquel Fuentes, la presidenta de este organismo, Leticia Victoria Tavira, celebró la firma de este acuerdo, el cual consideró de suma importancia para garantizar que se lleve de forma correcta el proceso electoral donde participarán cerca de 12.5 millones de mexiquenses.

 

AMLO ABOGA, UNA VEZ MÁS, POR ‘EL CHAPO’, PERDÓN, POR EL SEÑOR JOAQUÍN GUZMÁN LOERA

Hay un viejo dicho que refería más o menos que si Franz Kafka hubiera nacido en México habría sido un escritor costumbrista. Y es que (como decía el genial Paco Malgesto) “oiga usted” hay declaraciones que todavía nos causan un tanto de sorpresa, aun sabiendo de quien vienen.

Esta semana se presentó en el noticiero matutino del periodista Ciro Gómez Leyva el abogado José Refugio Rodríguez, representante de “El Chapo” Guzmán, quien refirió que el pasado 10 de enero presentó una solicitud al embajador de México en EU, Esteban Moctezuma, para que su cliente sea repatriado a México ya que, según él, la extradición a Estados Unidos en el sexenio de Enrique Peña Nieto, se había dado (según él) de manera ilegal.

El defensor Rodríguez, sí el mismo que le prometió completa seguridad al “Presidente de todos los mexicanos” Andrés Manuel López Obrador, señaló que su cliente (“El Chapo”) sufría de condiciones inhumanas en una celda de dos por dos metros y que (pobrecito), cuando lo sacaban al patio, casi nunca le daba el sol.

Nos platicó, en vivo a todo color y en 4K, el inenarrable sufrimiento del excapo del Cártel de Sinaloa, a quien autoridades carcelarias de EU prefirieron sacarle una muela a tratársela para que ya no se quejara.

Oh, dioses de todos los dioses, no bien supo lo anterior el paladín de los “abrazos y no balazos” y de “hay que respetar a los delincuentes porque también son seres humanos”, de inmediato dio una más de sus disparatadas declaraciones y -pese a que el canciller Marcelo Ebrard dijo que lo del narco ya era cosa juzgada y sentenciada, López salió con que “hay que dejar la puerta abierta” porque el principio de los derechos humanos es la vida, y ésta se le tiene que garantizar a todos. ¡Qué cosa!

En su Mañanera del miércoles López Obrador afirmó que su gobierno analizará la solicitud del “Chapo” para ser trasladado a nuestro país a cumplir su condena.

“Hay que dejar la puerta abierta”, y “sí, lo vamos a revisar”, dijo el señor López porque el sanguinario narcotraficante se quejó que en la prisión de máxima seguridad en Colorado, Estados Unidos, donde está recluido, sufre tortura sicológica y se encuentra en condiciones degradantes.

Dios, había que verlo, casi lloraba el dueño de Morena.

Estaba a punto del llanto como cuando la Debayle anunció la muerte de la reina inglesa.

Es bueno tengamos un Presidente que entiende que la base fundamental de los derechos humanos es la vida para que les explique su preocupación a familiares de los asesinados por órdenes del excapo y a quienes han visto menguar sus vidas por culpa de las drogas que trafica el Cártel de Sinaloa.

Cabe recordar que hace unos siete años la revista especializada “Forbes” calculaba la fortuna del padre de los “Chapitos”, entre ellos el recién capturado Ovidio Guzmán, en algo así como mil millones de dólares.

Pero también calculaba, en aquel entonces, en setenta mil las personas asesinadas por el Cártel de Sinaloa, o sea, por órdenes directas o por propia mano de don Joaquín Guzmán Loera.

“Secuestros, asesinatos, decapitaciones, contadas por miles a manos de sus escuadrones de la muerte. Un imperio implacable del miedo para hacer intocable al narco de los narcos”, apuntó RTVE Noticias.

 

Continue Reading

DESTACADO