Connect with us

LA REVISTA

Ni los generales se salvan de la corrupción e impunidad

Published

on

Familiares de soldados bajo proceso acusan red de corrupción en juzgados militares * La juez Claudia Flores Tapia y el general Francisco Javier Hernández Almanza ponen en tela de juicio la labor realizada por el titular de la Sedena, general Luis Cresencio Sandoval González, y por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quienes tienen como línea presidencial combatir la impunidad y actuar con justicia

POR MARCOFLOS

Familiares de soldados bajo proceso en la prisión del Campo Militar Número Uno, de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), exhiben una red de corrupción en los juzgados militares, en donde se acusa, dicen, y se fabrican delitos para obtener ascensos y prestigio mal obtenido a cambio del pisoteo de los Derechos Humanos de los presuntos infractores.
En la cárcel militar hay muchas historias de abusos cometidos por coroneles y generales que han quedado bien a base de fabricar injusticias, agregan.


Uno de esos casos tuvo origen durante la madrugada del 5 de marzo de 2016, en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, cuando el personal integrante de la Base de Operaciones “ex guarnición”, la cual se integraba, entre otros, por los cabos Flores Cruz y Olán Martínez, así como los soldados Bautista Martínez, Jiménez Cárdenas y Martín Espinoza Soto, bajo el mando del teniente Galeana Montalvo, realizaban patrullajes y reciben una denuncia de viva voz de una mujer que les indicó que en ese rumbo había una camioneta tripulada por varias personas y que los vecinos sabían que se dedicaban a la venta de drogas.
De inmediato los militares ubicaron la camioneta, pero sus tripulantes huyeron cruzando la frontera con Estados Unidos, abandonando dicho vehículo incluso con el motor en marcha y, al revisarla, encontraron que, en efecto, ésta contenía varios paquetes con marihuana.
Los elementos realizaron el reporte respectivo ante sus superiores en el Octavo Regimiento de Caballería Motorizado con sede en Matamoros, donde el comandante de dicha unidad les indicó que debían poner todo a disposición de la PGR.
A su salida de la PGR se les ordenó concentrarse nuevamente en las instalaciones de la Base de Oeraciones y al llegar encontraron al comandante de la unidad, el coronel de Caballería Diplomado del Estado Mayor, Francisco Javier Hernández Almanza, junto con su escolta, quien les indicó que revisaría sus pertenencias; no se opusieron, ya que pasarles revista era una actividad ordinaria, no encontraron absolutamente nada fuera de lo ordinario, sin embargo, al revisar las pertenencias del soldado Martín Espinoza Soto, el citado coronel encontró un envoltorio con marihuana, que después se supo eran 35 gramos del enervante.
Ante esto, el coronel Hernández Almanza organizó la acusación en contra de su personal, con el fin de que quedar bien ante sus superiores, de hecho ese mismo año obtuvo el ascenso al grado de general, pues para la superioridad resultó más atractivo enjuiciar a varios militares, incluyendo a un oficial, que a un soldado por ser consumidor de marihuana.
Todas esas irregularidades se han hecho valer ante la juez del proceso, Claudia Flores Tapia, quien simplemente se ha reservado a decir que son meras especulaciones por parte de la defensa de los presuntos, incluso se ha asegurado de que los aún procesados la escuchen decir “que sus abogados le trabajen más, yo no los dejaré ir hasta que un juez federal me lo ordene”, incluso deliberadamente ha retrasado la impartición de justicia hasta sus límites, lo cual ha sido denunciado ante el Tribunal Superior Militar, pero éste en todos los casos sólo le ha hecho exhortos para que se conduzca con apego a la ley.
Cabe señalar que dicha juzgadora ha impedido que el ahora general Francisco Javier Hernández comparezca nuevamente al juicio, situación que también ha sido denunciada, pero hasta el momento ninguna autoridad la ha llamado para rendir cuentas.


La juez Flores Tapia refiere tener muy buenas relaciones tanto en el Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional como ante el Presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que parece ser cierto, ya que es esposa de un general de Brigada, que fue quien precisamente en el año 2005, al estar comisionado en la PGR, fue el responsable de elaborar una averiguación previa en contra de López Obrador en el contexto de su desafuero cuando era jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

VARIOS HECHOS RELEVANTES QUE NO TOMAN EN CUENTA
¿Habrá alguien que ponga fin a los abusos por parte del sistema de justicia militar en contra de los propios militares?


Esta pregunta surge porque es conveniente resaltar varios hechos relevantes:
1.- El ahora general Hernández mintió durante la integración de la averiguación previa.
2.- La juez Claudia Flores Tapia ha sido omisa en denunciar ese fraude procesal ante la Fiscalía Militar, encubriendo a dicho general, pues éste actualmente desempeña un cargo especial dentro de la Guardia Nacional en el estado de Baja California y goza de la confianza del Presidente Andrés Manuel, quien probablemente desconoce su antepasado desleal a sus tropas e ilícito por tergiversar los hechos… y no olvidar que el Primer Mandatario está en contra de la corrupción y la impunidad.
3.- La citada juez ha hecho hasta lo imposible, no sólo por evitar que éste comparezca en el juicio para evitar ser exhibido.
4.- A pesar de la tortura de que fueron objetos varios de los militares señalados, la propia juez también ha omitido denunciar este hecho a la Fiscalía Militar.
5.- No obstante haber quedado plenamente acreditado que los acusados no cometieron los delitos que se les imputa, sobre todo porque los testigos fundamentalmente han referido no haber presenciado los hechos, incluso porque al ordenar la libertad del cabo Zaqueo Olán, el Tribunal Colegiado fue expreso al decir que a ninguno.
Ante esta situación, familiares de los soldados bajo proceso piden la intervención del general Luis Cresencio Sandoval González, titular de la Sedena, y del Presidente Andrés Manuel López Obrador porque la juez Claudia Flores y el general Hernández Almazán ponen en tela de juicio el combate a la corrupción y la impunidad, una prioridad y un combate frontal de la Cuarta Transformación.

LA FERIA

AMLO tiene rencores de venganza contra el INE

Published

on

Todos desconfiamos de todo, pero, aunque usted no lo crea, sólo hay confianza ciega en el árbitro electoral * El Presidente le tiene miedo al 2024. Qué pena * Si el Instituto Electoral es corrupto y hace trampas en elecciones, entonces López Obrador y las 21 gubernaturas ganadas por Morena fueron obtenidas de forma ilegal

 

SEÑOR LÓPEZ

 

Mal fin de fiesta.

En casa de unos tíos de Toluca, había siempre un ambiente pesado, como de sala de espera de proctólogo. Él, tío Lute (Eleuterio), no confiaba en su esposa, tía Tina (Ernestina), porque era celoso de espantar a Otelo, siendo ella señora decente con cuerpo de cetáceo, carácter de granadero y gracia de bulldog.

Ella no confiaba en él porque sí era un Juan Tenorio, pero había que imaginársela en la intimidad conyugal, encremada la cara, con tubos, camisón de franela, pantuflas de peluche y calcetas de los Diablos Rojos (chiquillo este menda, la vio así… hizo fama de llorón).

Aparte, ellos no confiaban en su hija (y era bien portada), ni en sus dos hijos (estudiosos y serios), y los trataban como arraigados de la FGR. Los hijos les correspondían con silencios ominosos y miradas raras. Era más agradable ir a un funeral que visitarlos.

 

DESCONFIANZA SIEMPRE

Recordó esta estampa familiar su texto servidor, al reflexionar en que nosotros los tenochcas simplex somos desconfiados, desconfiamos hasta de nuestra sombra. Sin meternos en vericuetos de psicología de muchedumbres o desórdenes colectivos de conducta, dejando de lado las primeras decepciones de la vida (lo de los Santos Reyes y el Santaclós, debería estar tipificado en el Código Penal), por lo que sea, pero desconfiamos, desconfiamos siempre.

Aquí al del teclado no deja de asombrarle la ingenuidad que se observa en otros países como los EUA, en donde el común de las personas admite íntegra la publicidad y se creen que hay shampoo que saca pelo, hamburguesas que hacen feliz, métodos infalibles para ser rico, maquillajes que embellecen, colchones que rejuvenecen, fajas que lo bajan de peso y ropa que no se plancha.

Y no agotan en eso su credulidad (que para nosotros los del peladaje es estupidez), sino que confían en un policía de crucero como si fuera el santo Papa, pagan sus impuestos completos sin concebir que se pueda malgastar un quinto y creen a pie juntillas lo que les informan sus gobernantes (lo que sea que les digan, aunque signifique odiar a los de alguna religión, tragarse el cuento de que un país les vendió a precio de ganga la mitad de su territorio o declarar la guerra a unos como chinitos que viven al otro lado del mundo y resulta que son un peligro para su “way of life” y la democracia del planeta).

En México (oootra vez hará este junta palabras un esbozo a brochazos de nuestro penar histórico), las cosas no son así:

La desconfianza nacional empezó en el altiplano cuando a los ribereños del Lago de Texcoco les contaron unos zarrapastrosos recién llegados, que Dios les había indicado mediante un águila merendando serpiente sobre un nopal, que les tocaba vivir ahí, “nomás en un cachito, no queremos molestar” y ya instalados, en poco tiempo sometieron a macanazos a sus anfitriones (por andarles creyendo), los explotaron a lo bestia y les sacaban el corazón sin anestesia, hasta cuajar como “imperio” azteca.

Luego llegaron soldados españoles diciendo que se iban a establecer sólo en tierras deshabitadas o en desgobierno; naturalmente no les creyeron, porque con ese cuento llegaron ellos, pero a mandobles y con ayuda de sus enemigos locales, se les impusieron y les pelaron todo (excepto las tierras comunales, que son sagradas, aunque viera usted qué raro, eran poquitas).

Atrasito llegaron los frailes que les dijeron que venían de parte de Dios a enseñarles el camino al Cielo y la tenochcada -muy mosqueada por los modos de los sacerdotes cardiólogos de los aztecas-, les dijo que sí, que cómo no, que ¡a todo dar!, pero la verdad siguieron adorando a los dioses de su mitología y a la fecha practican una religión sincrética, porque ellos van al Tepeyac a venerar a Tonantzin, diciéndole Guadalupe para llevar la fiesta en paz.

Luego nos independizaron los mismos españoles y ya ¡libres! todo siguió igual tirando a peor. Después tocó a la raza poner los muertos en la Guerra de Reforma, la Revolución y la Cristiada, sospechando todos que ningún beneficio directo había en que triunfaran liberales sobre conservadores, carrancistas sobre huertistas, callistas sobre los curas. Mátese ahora, goce después.

Así, de patada histórica en patada histórica, no es de extrañar que no haya un obrero que le crea a su líder sindical, un burócrata al jefe, ni quien desfile entusiasmado el 1 de mayo. Y en nuestra vida cotidiana, pensamos que suscribirse a una revista es ser idiota, porque el cartero se la roba; el que compra garrafones de agua la bebe pensando que es jugo de llave; del “redondeo” pensamos todos -los que dan y los que no dan- que es negocio fiscal del dueño de la farmacia o el súper; sabemos que la leche nos la adelgazan con agua; cargamos gasolina seguros de que nos dan litros rabones; en los bares pedimos por botella porque al copeo dan “pirata”; los tacos son de perro; las teiboleras más guapas son hombres. No confiamos en las autoridades (ni ellas en nosotros); los médicos son rateros; los abogados chuecos; los veladores duermen; los contadores se clavan los impuestos.

¿Cómo funciona así un país?… no se sabe, pero los gringos en lugar de mandar a México un equipo de psicólogos, prefirió mandar un carrito a pasear en Marte, calcúlele.

Así y todo, este pueblo experto en desconfiar, confía sin sombra de recelo en el Instituto Nacional Electoral, el INE, nuestro INE, completamente autónomo del gobierno. Y esa confianza se la ganó el INE a pulso desde 1997. Y es Andrés Manuel López Obrador, quien está empeñado en convencernos de que el INE es una birria.

Dijo el 6 de mayo de 2021: “Con el fin de impedir la democracia en México es que fue creado el INE”.

Dijo en días pasados: “Que se vayan a engañar a otra parte (…) ¿No son ellos los que permiten el relleno de urnas y la falsificación de actas? ¿No son las autoridades electorales las que se roban los paquetes, las que permiten la compra del voto?”.

Obedece esto a que tal vez tiene pendiente vengarse del INE que no le dio el triunfo en 2006 ni en 2012 y el miedo al 2024. Qué pena. Qué mal fin de fiesta.

Continue Reading

IMPACTUS

Ventilan pagos por hacer preguntas en la Mañanera

Published

on

De la sospecha a la certeza * Lo que tanto pregona el Presidente AMLO de que los reporteros son chayoteros, pues eso mismo hacen los que asisten a sus conferencias matutinas… ¡en sus narices frente al mismo Palacio Nacional!

 

FRAY LALITO

 

Lo que era ‘vox populi’ ya se confirma… y por propia boca de los que asisten a las Mañaneras del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ya es del dominio público que el Ejecutivo federal mantiene una lucha frontal contra la corrupción… y más con los reporteros chayoteros.

Pues resulta que en las propias narices del Presidente AMLO, en el mismo Palacio Nacional, los reporteros le hacen preguntas ya ‘encargadas’, que nada tienen que ver con lo que se aborda en la conferencia matutina, a cambio de un jugoso pago que les da el cliente que los ‘contrata’.

En concreto: el ‘chayote’ brota como manantial en el recinto del inquilino y para eso usan al Primer Mandatario, quien de buena fe les responde sin imaginar todo el negocito que se arma a sus espaldas.

La verdad, no se vale que los propios compañeros le ‘piquen los ojos’ al Presidente de la República.

¿Lo sabrá Jesús Ramírez? Nosotros creemos que sí… y lo dicen los propios colegas que asisten a las Mañaneras… esto es muy aparte de que los compañeros colegas tienen la instrucción que les dice qué preguntar y qué no preguntar al Presidente.

 

YOUTUBERS REVELAN PAGOS

Por tercera ocasión en lo que va del Gobierno de la Cuarta Transformación, youtubers acreditados por Presidencia revelaron la existencia de ofrecimientos y pagos para realizar preguntas ‘sembradas’ en Palacio Nacional.

Frente al Presidente Andrés Manuel López Obrador, la youtuber Sandra Aguilera acusó al empresario Carlos Mimeza de haber pagado a reporteros para desacreditar al fiscal de Quintana Roo, Omar Montes de Oca.

“Carlos Mimenza compra reporteros para que vengan a la Mañanera a desprestigiar a personas incorruptibles, personas que le estorban para cobrar venganza, además para seguir manteniendo sus negocios y estos reporteros sin valores ni ética profesional lo hacen”, dijo.

“A mí me contactaron, Presidente, para exhibir al fiscal Montes de Oca, con una retribución monetaria, lo cual me hizo la ofensa a mí, porque no es correcto que me ofrezcan dinero”, añade.

Aguilera hizo referencia a las preguntas planteadas por la reportera Sandy González, acreditada por el Canal 5 TV y Los periodistas del Sur -también de Quintana Roo., quienes aseguraron ante el Presidente que pesan sobre el fiscal acusaciones de corrupción e incompetencia.

Según la youtuber, las pruebas que presentó la comunicadora fueron fabricadas.

” Presidente, escuchamos con atención a una reportera que con pruebas fabricadas irresponsablemente vino hasta aquí a decir cosas que parecieran verdad; sin embargo, estaban llenas de mentiras”, soltó.

“¿Cómo podemos venir los reporteros a denunciar o exhibir personas por dinero ocupando este recinto no para bien de la sociedad ni de la nación y menos de la transformación del país, sino con fines económicos o personales?”, agrega.

 

NO ES LA PRIMERA VEZ

El año pasado, en agosto, se dio a conocer que políticos, empresarios y representantes de medios de comunicación han ofrecido pagos por realizar preguntas en las conferencias matutinas del Presidente.

La youtuber, empleada de Canal Once y directora del portal The México News, Meme Yamel, reveló que ella misma recibió una propuesta para plantear un tema al Mandatario federal, a cambio de recibir 20 mil pesos.

En noviembre, el youtuber Raúl Hernández reveló que la Secretaría de Marina le había realizado pagos y ofrecimientos de recursos adicionales, si accedía a realizar algunos reportajes que eran del interés de la dependencia.

Además, en decenas de ocasiones el titular del sitio digital “El Barlovento” ha gestionado, desde las Mañaneras, diversas audiencias con el titular de la Semar, el almirante Rafael Ojeda.

 

SELECCIONAN A LOS QUE HARÁ PREGUNTAS

Eso de la famosa tómbola queda a deber, parece ser que no funciona, pues resulta que hay colegas que asistan de forma cotidiana a las conferencias matutinas del Presidente y nunca le dan la palabra para hacer preguntas.

Ha llegado el caso que en corto le reclaman a Ramírez que ya llevan dos semanas y nunca ha podido hacer una pregunta.

Ante tal cuestionamiento, y para llevar la fiesta en paz, los de Comunicación Social de Presidencia acceden y le dan la voz a los compañeros que llevan semanas sin poder preguntar.

Pero claro, repito, les dan la palabra, pero ya van aleccionados, pues ya saben qué preguntar.

En concreto: En las Mañaneras se da la censura, los chayotes y las preguntas a modo.

Esto no es nuevo, ni sorprende, pero que no mientan diciendo que es un ejercicio libre y democrático… ¡ah!, y que ya se acabó la corrupción, porque eso es más falso que un billete de 20 pesos elaborado en Tepito.

Continue Reading

EN PRIMERA PERSONA

Iracundo, AMLO arremete contra SCJN, UNAM e INE

Published

on

Semana difícil para el Presidente; no le tengo confianza a la mayoría de ministros; los ricos compran voluntades, acusa * Consejeros del INE permiten relleno de urnas, falsificación de actas, compra del voto y hasta robo de paquetes electorales * Califica como puro choro mareador mensaje del rector sobre plagio de tesis; quiere controlar la Máxima Casa de Estudios

 

MAURICIO ORTEGA CAMBEROS

 

A nadie sorprende el discurso beligerante y sin sentido del Presidente Andrés Manuel López Obrador. No sólo contra las instituciones que no se alinean a su plan de transformación (como ya lo ha admitido explícitamente), sino también contra ciudadanos, legisladores opositores, periodistas, politólogos y hombres de la cultura. Tiene para dar y repartir a todo aquel que ose opinar diferente o levante una crítica a su administración.

Habrá que reconocer, no obstante, que a los cotidianos embates desde la Mañanera hay espacios y tribunas, como los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales, donde las voces distintas no pueden ni podrán ser calladas. Un régimen como el de Venezuela y Nicaragua, donde la censura es absoluta y los disidentes terminan en la cárcel (en el mejor de los casos), será imposible en México en el poco más de un año que le queda de gobierno.

Semana por demás difícil tuvo el Presidente. Arremetió contra instituciones importantes, recordando su clásico: “al diablo con las instituciones”.

Interesante sería conocer cómo es el trato del Mandatario a sus colaboradores más cercanos, a sus asesores y a los secretarios del gabinete cuando los reúne a solas o en grupo en el despacho presidencial. No lo sabemos, pero lo podemos imaginar. Cuántos exabruptos y descalificaciones han de soportar con tal de no traicionar a su mesías y/o quedar fuera de la nómina. Si el tabasqueño no se puede controlar en público, en plenas conferencias de prensa, menos lo ha de hacer entronado detrás de su escritorio en Palacio Nacional. Ya algunos cercanos han dado visos de su carácter explosivo y malhumorado. La verdad saldrá más temprano que tarde, pues el poder que detenta no es eterno.

 

QUIERE EL CONTROL ABSOLUTO

Antes y después de ser investido como jefe del Poder Ejecutivo, el tabasqueño ha tenido antipatía contra la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La embestida es constante y brutal contra ministerios públicos, jueces, magistrados y ministros. “Son corruptos; se venden al mejor postor; tuercen las leyes; no tienen vergüenza”, son sólo algunas de las acusaciones.

En honor a la verdad, hemos sido testigos por décadas de que así ha sido en no pocos casos. Tampoco puede ignorarse que la SCJN ha estado al servicio del presidente en sexenios anteriores. Sin embargo, benéfico para todos sería que no todo quedara en la acusación pública ni en la descalificación mediática, sino en que López Obrador diera un paso más allá al ofrecer pruebas de sus dichos y presentar las denuncias penales ante las instancias correspondientes. “Son lo mismo”, atajará el Mandatario. Sí, pero ahí quedaría el precedente y seguro dentro del Poder Judicial hay mexicanos probos, justos y honestos.

¿Y qué hizo AMLO? Irse por el camino más fácil, pero el más intervencionista y antidemocrático. ¿Cuál? Quiso controlar a la SCJN al imponer a la ministra Yasmín Esquivel Mossa. De ese tamaño fue la osadía. De ese tamaño, también, fue su derrota. Deseaba el tabasqueño controlar dos Poderes y medio. A saber: el Ejecutivo, el Judicial y medio del Legislativo. Peligroso, muy peligroso.

Obvio es que la nueva ministra presidenta de la SCJN, Norma Piña, no se dejará intimidar o convencer por el Ejecutivo federal, como sí lo hizo su antecesor Arturo Zaldívar.

Pudo López Obrador dar un mensaje a México de que está del lado de la ley y del derecho, pero se obstinó y se puso del lado opuesto, el de la ilegalidad. Defendió y defiende a quien plagió su tesis de licenciatura. Minimiza el robo intelectual y lo justifica por su juventud e inexperiencia. Contesta que otros han cometido delitos peores. Es más, sentencia que sería bueno que todo se tratara de plagios de tesis. Desde el inicio, aceptó implícitamente que Yasmín Esquivel había copiado su trabajo.

¿Y entonces? López Obrador propuso a Esquivel para que fuera ministra de la Corte. El Senado se lo aceptó. Ante el escándalo y lo mal parado que han quedado ambos ¿no hubiera sido aconsejable y sano que el mismo Presidente le pidiera a su amiga y comadre (dicen) que presentara su dimisión? No fue así. Los dos están sentados en su macho y desafían a diestra y siniestra.

Y no todo termina allí. El ajuste de cuentas continúa. “No le tengo confianza a la mayoría de los ministros, pues vienen del antiguo régimen”. Y ahondó: “Lo que impera es que únicamente se castiga a quienes no tienen como comprar su inocencia”. Luego entonces, son los pudientes o influyentes los que tienen acceso a la justicia a cambio de sobornos. Y ya encarrerado acusó que desde la llegada de la nueva ministra presidenta, Norma Lucía Piña Hernández, ha aumentado la liberación de delincuentes al torcer el derecho. Primero, habría que sustentar esa estadística, y segundo, es injusto culpar a la recién llegada por los vicios de antaño.

Apenas va llegando como presidenta de la SCJN, y López Obrador ya la responsabiliza del aumento en la liberación de delincuentes.

En suma, el ataque a la SCJN continuará desde el Ejecutivo federal, con mayor razón luego del revés que le propinaron los ministros al darle la espalda a su recomendada, y al haber quedado al frente alguien que ya ha demostrado que no se someterá a la presión del tabasqueño y, que por añadidura, no comulga con la doctrina de la 4T.

 

“EL INE ES ANTIDEMOCRÁTICO”

Así como Genaro García Luna y Felipe Calderón Hinojosa son los villanos favoritos del inquilino de Palacio Nacional, también lo han sido y son el Instituto Nacional Electoral y su presidente Lorenzo Córdova. No se quedó cruzado de brazos al ser rebotada su iniciativa de reforma constitucional para desaparecer al INE y crear un organismo de consultas a modo. Le aprobaron su reforma “light”, conocido como el “plan B”, que estrangula económicamente a ese instituto. El objetivo es claro: hacerle daño al INE y en caso de perder las elecciones del 2024, ¡culpar a los consejeros de fraude!

En defensa del INE y la vida democrática de México que tanta sangre y dinero ha costado.

A la marcha ciudadana nacional de “El INE no se Toca”, respondió con la madre de todas las marchas. Movilizó a cientos de miles o millones para lavar la afrenta. Consumó su venganza. No debe olvidarse que el INE que hoy ataca López Obrador es el mismo instituto que organizó, celebró y contó los sufragios que lo llevaron a la Presidencia de la República en 2018. ¿De dónde viene, entonces, esa tirria? ¿De los supuestos fraudes que se cometieron en su contra -según acusa- en 2006 y 2012? Lo dudamos. La intención es manifiesta: controlar los comicios federales justo como se hacía en los tiempos en que Manuel Bartlett estaba en la secretaría de Gobernación, cuando se le cayó el sistema al momento en que el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas iba adelante en los conteos.

Para AMLO la 4T no puede limitarse a los seis años de su mandato y después desaparecer. ¡Eso jamás! Hace hasta lo imposible para prolongar su gobierno a través de sus incondicionales, como Claudia Sheinbaum. Esa es su verdadera razón para rasurar, debilitar y, en su caso, controlar al INE.

Que el INE es caro, es innegable. Que los consejeros ganan mucho dinero, es inobjetable. Sería un error, en contra parte, desconocer que ha sido el instituto el que ha dado legalidad y certeza a los comicios. Volver al caos, a la incertidumbre y a la ley del más fuerte no es la opción. Los consejeros han puesto el dedo sobre la llaga al advertir el serio peligro que se correrá con los ajustes presupuestarios en camino. Por eso tampoco se han quedado pasmados y promoverán acciones de inconstitucionalidad contra la reforma electoral aprobada por Morena y aliados.

Los riesgos que ve venir el INE son puntuales y no mera retórica. Estos son: debilita la estructura del instituto, lo que pone en peligro las elecciones del 2024; vulnera la autonomía técnica en materia de fiscalización; retrocede en los avances del voto electrónico; cambia plazos que afectan la conformación del padrón electoral y los cómputos; habrá falta de condiciones para una competencia pareja con el involucramiento de los servidores públicos; habrá aumento de litigios post-electorales y, con ello, la posible anulación de votaciones en las casillas.

En síntesis: el INE advierte de caos antes, durante y después de las elecciones con esta reforma patito que fue hecha desde el Poder Ejecutivo para beneficiar al actual gobierno. ¿Es ese el escenario que desea dejarnos AMLO como herencia política? Parece que sí. Es en esos ambientes turbios donde el hoy Mandatario se mueve como pez en el agua. Lo suyo lo suyo es la movilización social; mejor criticar y dinamitar que gobernar y construir.

Los razonamientos no fluyen de Palacio Nacional. En cambio, sí el embate y descalificación sin sentido. López Obrador sustenta que no es su reforma lo que pone el peligro las elecciones, sino el propio INE. Sostiene que son los consejeros quienes permiten el relleno de las urnas, la falsificación de actas, el robo de paquetes electorales y la compra de votos. Si esas violaciones las ha cometido el INE, entonces el triunfo de López Obrador es cuestionable y carece de legalidad. No lo decimos nosotros, lo argumenta el propio político. Con esa reglas y anomalías que denuncia llegó a la cima.

Vale la pena anotar que son los ciudadanos (no el INE) quienes reciben los sufragios, los cuentan y llenan las actas. Es la autoridad, a veces el propio Ejército (no el INE) quien vigila y resguarda los paquetes. Y son los partidos, incluyendo a Morena, (no el INE) quienes compran los votos y sobornan a los ciudadanos.

Próximos consejeros del INE no deben doblarse ante el embate del actual gobierno, advierten Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, quienes ya terminan su gestión.

Un rotundo “que se vayan a engañar a otra parte” se escuchó como respuesta al INE desde la Mañanera. “Hacen politiquería y están inflando un supuesto problema”. No, no es un supuesto problema. Se trata de algo real y es responsabilidad no sólo del INE, sino de todos los mexicanos dar la batalla por la democracia y sus instituciones. ¿Más manifestaciones en protesta? Las que sean necesarias, a pesar de que le incomoden a quien se cree también “el rey de las marchas”.

 

VA TAMBIÉN POR LA UNAM

Nuestra Máxima Casa de Estudios no se escapa de la mira del tabasqueño. Acusa que la derecha y los conservadores se han apoderado de ella. Este año, Enrique Graue terminará su segunda gestión al frente de la UNAM. Habrá elecciones y nuevo rector. Un jugoso botín está en juego y, por supuesto, López Obrador lo añora. Qué mejor bastión para impulsar su 4T y adoctrinar a los universitarios.

Preocupación. Encuesta reveló que alrededor del 50% de las tesis de la UNAM tienen problemas de plagio.

A estas alturas, en Palacio Nacional ya analizan los perfiles de quienes pueden ser sus posibles abanderados. Que López Obrador tendrá su propio candidato o delfín, no lo duden ni tantito. Una guerra (que ya comenzó) se avecina en la UNAM y vaya que se trata de un terreno de extremo peligro.

El tema de la aún ministra Yasmín Esquivel ha servido para que el Presidente López enfoque las baterías a ese campo. Como Pilatos, el rector Graue se lava las manos, fue la primera embestida de Palacio Nacional. Sin el menor de los respetos por la autonomía universitaria, el Presidente califica la posición asumida por el rector como “puro choro mareador”. En otras palabras, le dice “mentiroso” o que “se está haciendo pendejo”.

El rector Enrique Graue no cayó en el garlito. Lo presionan para que la UNAM cometa errores en el caso de Yasmín Esquivel y esta pueda ampararse.

El tabasqueño es predecible y no puede ocultar sus verdaderas intenciones. Exige a la UNAM que le retire el título a Esquivel para que la SEP pueda proceder, y que además presente la denuncia penal correspondiente. La intromisión de López Obrador en la UNAM es descarada, pero eso es lo de menos. ¿Cuál es la prisa presidencial? Exacto, ahí está la clave. AMLO y la ministra Esquivel quieren que con las prisas la UNAM viole el debido proceso y cometa errores para que una vez que emita su fallo, la amiga (comadre) pueda acudir a los tribunales para ampararse y ganar, en su momento, un fallo que le permita recuperar el título y mantenerse firme en la SCJN.

Ni el rector Graue ni los abogados de la UNAM han caído en la trampa. Tardarán el tiempo que sea necesario; sustentarán el plagio sin lugar a ningún error; darán derecho de audiencia (pataleo) a Yasmín Esquivel; seguramente llamarán a declarar “al otro estudiante” Edgar Ulises, y a la impresentable, tramposa y desvergonzada maestra y directora de tesis Martha Rodríguez. Agotarán todas las instancias. No darán un paso en falso, como anhela López Obrador.

La Máxima Casa de Estudios ya citó a Yasmín Esquivel para que se defienda de manera formal. ¿Asistirá o mandará un propio?

Para quienes escuchamos al rector Graue, quedó bastante claro su mensaje (y también así lo entendieron en Palacio Nacional y la SCJN). Palabras más, palabras menos: de la UNAM nadie se burlará de esa manera, y habrá sanción ejemplar. Tiempo es lo que pide la UNAM. Y poco tiempo es el que le queda a quien está en vías de perder su licenciatura, doctorado y maestría (sí, en ese orden, aunque suene ilógico), porque la vergüenza la perdió hace mucho tiempo.

 

[email protected]

 

Continue Reading

DESTACADO