Connect with us

HOJAS LIBRES

México, en la ingobernabilidad y el fracaso

Published

on

En declive la 4T * El Presidente AMLO, los senadores lacayos de Morena y sus corifeos no pueden sostener, de ninguna manera, que los críticos y opositores a la Cuarta Transformación son traidores a la patria.

 

ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

 

En un acto de servilismo exacerbado, de ignorancia a los protocolos del derecho internacional y de evidente complicidad, 53 de los 61 senadores de Morena firmaron un documento en el que hacen graves señalamientos fuera de contexto y sin algún fundamento a críticos y opositores de la debacle llamada Cuarta Transformación.

Habría que señalarles a los improvisados senadores de Morena que no pueden ni deben calificar como traidores y mercenarios a quienes se oponen a las arbitrariedades, a las descalificaciones y a las amenazas del que dice ser Presidente de “todos los mexicanos”.

Acusar en el vacío es un señalamiento muy grave que además no cumple con alguna de las hipótesis contenidas como delitos contra la seguridad de la Nación, entre los que se encuentra el de traición de la patria definido y sancionado por el Artículo 123 del Código Penal Federal.

Nadie de los que se pretende encuadrar dentro del delito de traición a la patria, cumple con los supuestos contenidos en el artículo mencionado con anterioridad. En efecto, el delito de traición a la patria tiene señalamientos específicos de cuándo, cómo y en qué condiciones se comete.

En esencia, traición a la patria es un delito contra la soberanía, la integridad o el honor de la Nación-Estado de la cual es súbdito quien lo comete.

Hasta hoy, el único decreto por el cual el Congreso Constituyente mexicano tipificó el delito de traición a la patria, fue el que expidió el 16 de abril de 1823 para declarar al emperador Agustín de Iturbide como traidor a la patria, en el momento mismo que se presentara en cualquier parte del territorio nacional, al considerarlo por ese solo hecho como enemigo público del Estado, y desde luego traidores a quienes propiciaran su regreso a México.

Iturbide ignoraba que en México se le considerara traidor a la patria. Bajo esa arbitrariedad fue aprehendido y fusilado cuando en Soto La Marina, Tamaulipas, desembarcó y sin juicio de por medio terminó ejecutado.

En el México contemporáneo, el Código Penal Federal define como traición a la patria a cualquier nacional que realice actos contra la independencia, la soberanía o integridad territorial con la finalidad de someterla a persona, grupo o gobierno extranjero.

Señala también el mismo Código que comete el delito de traición a la patria todo ciudadano que tome parte en actos de hostilidad en contra de la nación y a las órdenes de un Estado extranjero, así como también quienes formen parte de grupos armados dirigidos por extranjeros con la finalidad de atentar contra la soberanía, la libertad y la grandeza de México.

Considera también el Código mencionado que ya sea en tiempo de paz o de guerra, se comete el delito por cualquier mexicano que tenga relaciones de inteligencia con personas, grupo o gobierno extranjero con el propósito de propiciar una invasión del territorio nacional o persiga como objetivo alterar la paz interior de la nación.

Hay una decena de hipótesis más que definen la traición a la patria, pero basta con las expuestas para demostrar que López Obrador, los senadores lacayos de Morena y sus corifeos no pueden sostener de alguna manera que los críticos y opositores a la Cuarta Transformación son traidores a la patria.

Ninguno de los acusados se le conoce por nombre y apellido y ni siquiera se encuentran dentro de los requisitos del Código Penal Federal para ser considerados como traidores a la patria, más que la dudosa y deteriorada palabra presidencial.

Así, resulta inconcebible que Carlos Loret de Mola, Carmen Aristegui y otros periodistas de criterio independiente sean considerados traidores a la patria porque han señalado con toda precisión los errores, las corruptelas, los abusos, los excesos de la Cuarta Transformación, y sobre todo porque se haya destapado la riqueza de José Ramón López Beltrán y su cónyuge consuerte (sic) Carolyn Adams.

Mercenarios tampoco lo son a quienes el Presidente y sus senadores pretenden señalarlos como tal. La definición del derecho internacional público respecto de la pretendida figura, salida de las mañaneras presidenciales y del abyecto senado morenista, no encuadra tampoco a quienes sin algún sustento pretenden dirigir.

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha definido a los mercenarios, en el artículo 47 del Protocolo de 1977 y de las Convenciones del 12 de agosto de 1949. Su principal característica es que tiene el carácter de extranjero y especialmente reclutado para combatir en un conflicto armado.

El mercenario persigue un beneficio particular y se le promete por la parte que lo recluta en el conflicto, una compensación material sustancialmente superior a la prometida o pagada a quienes participan en las fuerzas armadas permanentes.

Ello permite inferir que los señalamientos presidenciales y senatoriales están fuera de todo contexto y sólo persiguen desacreditar a quienes se oponen a los excesos y barbaridades de la ya en declive Cuarta Transformación. Sin algún recato los senadores se atreven a afirmar que la 4T “ha dado muy buenos resultados”.

Es cierto. Buenos resultados son la caída de la economía mexicana, el aumento innegable del número de pobres, las masacres que a diario ocurren en el territorio nacional, la corrupción de altos funcionarios de lopezobradorismo, especialmente el primogénito presidencial, los pésimos resultados en salud, el ocultamiento del número de muertos por la pandemia que ya alcanza el millón, los desastrosos resultados de sus obras faraónicas, el ataque permanente contra la prensa libre y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad por la investigación que hicieron sobre la riqueza del hijo mayor.

Por su parte, los gobernadores lacayos de la 4T sostienen que hoy se tiene un Presidente que gobierna con el pueblo y para el pueblo (frase de Abraham Lincoln en la batalla de Getysburg,  Pennsylvania), firmado por los 18 gobernadores de Morena, entre ellos varios impresentables y motivo de vergüenza nacional: Rutilio Cruz Escandón Cadenas, que mantiene a Chiapas en la total inseguridad y pérdida de control territorial en los municipios de Pantelhó, Chenalhó, Chalchiuitán, Larráinzar, Oxchuc, Altamirano, Ocosingo y un interminable etcétera que tiene a extenderse.

El usurpador de profesión, Miguel Barbosa Huerta, quien ha permitido el aumento de la delincuencia organizada en el otrora pacífico estado de Puebla.

Alfonso Durazo Montaño, quien no ha podido detener las ejecuciones en Sonora, a pesar de haber cursado como secretario de Seguridad Pública federal y con pésimos resultados.

Cuitláhuac García, de Veracruz, célebre por su incapacidad para detener las ejecuciones en Veracruz, pero dispuesto a perseguir y reprimir la libertad de expresión.

Cuauhtémoc Blanco, a quien se le identifica como un mal chiste de la política mexicana por su inmensa ignorancia para gobernar y detener al crimen organizado.

Ricardo Gallardo, de San Luis Potosí, al que se le ha señalado como el primer gobernador impuesto por la delincuencia organizada.

Y desde luego el innombrable David Monreal Ávila, al que a diario le acompañan permanentes ejecuciones en Zacatecas, y en vez de cumplir a cabalidad con su responsabilidad de Poder Ejecutivo se resigna a decir irresponsable y vergonzosamente “encomendemos a Dios”.

Con ese Presidente, esos gobernadores y esos senadores, México ya se encuentra en la ingobernabilidad y el fracaso. Ampliaremos…

 

[email protected]

HOJAS LIBRES

Los vicios del PRI ahora anidan en Morena

Published

on

Lo que criticaba AMLO en gobiernos pasados ahora lo practica en su administración * En su máxima expresión el centralismo, autoritarismo y caudillismo del Presidente de la República

 

ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

 

Cuando el PRI era gobierno, poder y Estado, todo dependía y se definía en función de la voluntad presidencial. El “primer mandatario” determinaba los nombramientos de todos los aspirantes a cargos de elección popular.

Famoso resultó el célebre apotegma del presidente Adolfo Ruiz Cortines: “Los gobernadores, los senadores y los diputados federales son del Presidente de la República, los diputados locales de los gobernadores y los presidentes municipales son del pueblo”. Sólo le faltó agregar: Y el próximo presidente es también del mandatario en turno.

Era la antidemocracia mexicana en su más grande manifestación. En tanto el pueblo, al margen de la soberanía popular para elogiar a sus autoridades a través del sufragio universal libre, secreto y directo.

En el libro de mi amigo Jaime Avilés, Andrés Manuel critica al sistema político mexicano. Dos veces fue candidato a la gubernatura de Tabasco -en 1988 y en 1994- cuando compitió con Salvador Neme y Roberto Madrazo. Y desde luego se presentó como víctima de un escandaloso fraude electoral.

Como resultado de esas elecciones fraudulentas confió a Jaime Avilés: “Yo sostengo que el principal problema de México hasta este momento es la falta de democracia, porque de la falta de democracia viene la corrupción y todo lo demás”. (AMLO vida privada de un hombre público. Página 80).

A las palabras siguió la acción. En diablitos de carga llevó al Zócalo de la Ciudad de México toda la documentación que acreditaba el fraude electoral de Roberto Madrazo en la elección para gobernador de Tabasco en 1994. Y desde luego, López Obrador tenía razón. La falta de democracia engendra todos los males de cualquier sistema político, como hoy la practica indiscriminadamente.

Además, siempre criticó el uso y abuso de recursos públicos para financiar las campañas del PRI. Exactamente lo mismo que hoy hace con sus sumisas corcholatas. Sólo que hay una gran diferencia entre aquél pasado, el lamentable presente y el trágico futuro que ya se advierte.

Ciertamente los dineros para el PRI salían de la hacienda pública nacional, y aunque ilegales tenían origen cierto. Hoy los dineros son clandestinos de la delincuencia organizada para financiar a los candidatos de Morena. Los senadores republicanos Ted Cruz y Marco Rubio ya vinculan a López con lo que han llamado un narcoestado. Vale la pena ver también el espléndido documental de Beatriz Pagés en el que pregunta: “¿Es usted narco Señor Presidente?”.

Todo lo que Andrés López criticó es práctica común en su fallido gobierno. Convergen en él el caudillismo, el personalismo y el centralismo. López Obrador es el PRI redivivo, pero mejorado. Más impositivo y sin opción de disenso.

Carlos Urzúa, exsecretario de Hacienda, es el mejor ejemplo, al abandonar el lopezobradorismo por señalar las fallas y los excesos de un Presidente negado a la cordura y a entrar en razón.

El caudillismo de López Obrador se evidencia cuando fue candidato tres veces y después Presidente por su propia autoimposición. Como caudillo y dueño del PRD, primero, y después de Morena en 2006, 2012 y 2018 canceló toda oposición dentro de los propios partidos para erigirse como candidato único, sin opción de otra candidatura en las filas de la apócrifa izquierda que hasta hoy todavía lidera, aun cuando en 2012 Marcelo Ebrard venció a López Obrador en las encuestas.

La trayectoria política de Andrés Manuel ha sido de autoritarismo exacerbado y hace honor a la célebre frase acuñada por el genio uruguayo de la historia Eduardo Galeano: “El poder es como un violín. Se toma con la izquierda y se toca con la derecha”. López Obrador se dice de izquierda, pero es un populista de derecha, con los mismos vicios del PRI y del PAN.

Los mejores ejemplos de la corrupción lopezobradorista es su hijo José Ramón López Beltrán y su hermano Pío (pillo) López Obrador.

Su discurso y su comportamiento así lo evidencian. Admira a las dictaduras latinoamericanas más feroces y represivas del continente que se dicen de izquierda. Por asesinos, represores y antidemócratas se distanció del gobierno de Joe Biden. Ese episodio no ha terminado todavía. López concluye su mandato el 30 de septiembre de 2024 y Biden el 20 de enero de 2025. Tiempo suficiente para cobrar las afrentas inferidas a la Casa Blanca.

En un intento de liderazgo de caricatura, se atrevió a desafiar al poder del imperio, al condicionar su presencia en la Cumbre de las Américas, a la invitación del represor Daniel Ortega, en Nicaragua, que encarcela a sus opositores, del narcotraficante Nicolás Maduro en Venezuela y del heredero de los asesinos Fidel y Raúl Castro, Miguel Díaz Canel.

En el exceso de su magalomanía, López Obrador ofendió la soberanía nacional al permitir que en la conmemoración del Día de la Independencia de México, el títere castrista Díaz Canel fuera el orador oficial. El mismo que definió como antidemocrática su no invitación a la Cumbre de las Américas, cuando que Cuba lleva 63 años de dictadura sin elecciones.

Con todos esos antecedentes de autoritarismo y confrontación, ya se vislumbra lo que Andrés Manuel prepara para México en la elección presidencial de 2024. Como en los mejores tiempos del PRI, viene la imposición del candidato de Morena y los desesperados intentos para hacerlo Presidente de la República, con todo el aparato de Estado y los recursos de la nación.

Sumisos y “leales”, Adán López y Claudia Sheinbaum se disputan el poco honroso privilegio de demostrar quién es más servil a las manipulaciones de López Obrador. En una humillante metáfora refresquera ha definido a su posible sucesor como el destape de las corcholatas para oponerlo al tradicional destape del tapado priísta.

Nada ha detenido a López Obrador para exhibir a sus corcholatas a la opinión pública. En uso y abuso de los recursos públicos del tesoro nacional para darlos a conocer ante el electorado, sin algún recato Adán Augusto López se ha movilizado en equipo aéreo de la Guardia Nacional, y más grave aún, en compañía del general Luis Rodríguez Bucio, comandante de la Guardia Nacional para hacer abierta campaña en Sonora.

Independientemente de esos actos ilegales y de abuso de los dineros del pueblo, López Hernández viola flagrantemente el artículo 27 de la Ley Orgánica de la Administración Pública federal: “Corresponde a la Secretaría de Gobernación contribuir al fortalecimiento de las instituciones democráticas, promover la formación cívica y la participación ciudadana, salvo en materia electoral”.

Con ello, Adán Augusto vulnera el respeto a las instituciones democráticas, se inmiscuye en asuntos electorales para amenazar que si por apoyar a López Obrador debería renunciar, renuncia.

 

Por ética política y respeto a las instituciones democráticas, y el derroche de dinero que no es suyo, debería de renunciar inmediatamente.

El colmo fue cuando López Obrador autorizó, siempre con dineros públicos, la presencia de los tres aspirantes presidenciales de Morena en Toluca, Estado de México, para que al grito de “Presidente, Presidente”, amenacen al PRI de que al ganar esa entidad, Morena asegura la Presidencia de la República. Nada que envidiar al tricolor.  Ampliaremos…

[email protected]

 

Continue Reading

HOJAS LIBRES

De la tierra de Belisario a zona de sicarios

Published

on

De un lugar turístico de clase mundial a una región violenta por cárteles * Urgen la desaparición de poderes y el juicio político contra Rutilio Escandón

 

ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

 

La patria mexicana se ha convertido en un gigantesco cementerio. A diario aparecen ejecutados, lo mismo en Guanajuato que en Michoacán, en Zacatecas y en Tamaulipas, Sinaloa y Veracruz. El Triángulo Dorado –Chihuahua, Sinaloa y Durango-, donde campantemente se pasea López Obrador, ha cobrado decenas de víctimas sumidas en la impunidad.

La nota mayor en las últimas semanas la ha dado el estado de Chiapas. Como nunca han aparecido cuerpos desmembrados y encostalados en la carretera de Chiapa de Corzo. Los últimos asesinatos de Frontera Comalapa, las siete ejecuciones en la zona de Marqués de Comillas, entre ellos un menor de apenas 10 años de edad.

La pérdida de control territorial en la entidad y la incontrolada violencia anuncian juicio político y desaparición de poderes para el gobierno de Rutilio Escandón.

Los 18 municipios de la zona indígena se han convertido en tierra de nadie. Chenalhó, Pantelhó, San Andrés Larráinzar, Mitontic y sobre todo Chamula se han convertido en gobiernos paralelos al fallido gobierno de Rutilio Escandón.

Desde hace seis meses los 25 desaparecidos en el municipio de Pantelhó no aparecen. Se hace presente la sentencia de Rubén Figueroa, gobernador de Guerrero entre 1969 y 1975, cuando le preguntaron sobre los desaparecidos en esa entidad, indolente y cínico contestó el tigre de Huitzuco: ”Si están desaparecidos, están muertos”. La frase le aplica al lamentable gobierno de Rutilio Escandón en este 2022.

Por primera vez Chiapas se ha puesto al nivel de los estados del norte y centro del país en donde prevalece la inseguridad, la violencia y la impunidad. Una muestra de la incapacidad del que se dice gobernador de Chiapas la dio la semana pasada cuando un grupo de motonetos en San Cristóbal de las Casas pretendió asaltar la tienda Walmart e hizo disparos al aire con armas largas.

La noticia de lo sucedido en San Cristóbal caminó por todo México y traspasó las fronteras del territorio nacional, en tanto que la respuesta del rutilante gobernador fue demagógica, irresponsable y de ficción.

Diría el (des)gobernador de Chiapas: El pueblo de Chiapas es un pueblo bueno, fraterno y de amor al próximo. “El pueblo cuenta con su gobierno y todo el que cometa un delito será sujeto de la ley”. Sólo faltó al improvisado predicador ponerle a su lamentable perorata capítulo 4T, versículo 4T, para estar al nivel de Lucas, Mateo, Juan y Marcos.

Habría que preguntarle entonces al sedicente gobernador cómo se mide la bondad de un pueblo, su fraternidad y su amor al prójimo, en un estado de desecho, cuando que los desaparecidos, las ejecuciones extrajudiciales, gobiernos paralelos en abierta confrontación con el gobierno de Chiapas, contradicen la versión de un gobierno ineficaz y sin sentido.

Rutilio tiene miedo y no se atreve a enfrentar el desorden que prevalece en la geografía estatal.

Hasta hoy Rutilio Escandón, la escondida secretaria de Gobierno, Cecilia Flores, la corrupta secretaria de Seguridad Pública, Gabriela Zepeda, y el improvisado fiscal general, Olaf Gómez Henández, ninguna explicación han dado de todas las ejecuciones y desapariciones en Chiapas.

El más lapidario juicio en contra del gobierno escandonista, por los sucesos de San Cristóbal, la dio José Cárdenas desde su programa Tele fórmula: “Hay algunos negligentes (léase Rutilio Escandón) que pretenden ocultar el sol con un dedo cuando todos sabemos que los motonetos pelean por el control del mercado del norte en donde se expende piratería, drogas, armas, vehículos robados y robo de autopartes”, entre otras actividades ilícitas practicadas por los motonetos y sus secuaces.

¿Cuántos detenidos hay? por el asesinato de Rubén de Jesús Valdez Díaz, presidente municipal de Teopisca. Es el anuncio anticipado de que de que no tarda en haber más atentados mortales en contra de la vida de algún otro de los ediles.

Ninguna explicación de la renuncia en pleno del ayuntamiento constitucional teopisquence. Ninguna declaración oficial sobre la desaparición de los poderes municipales. Lo único que se evidencia es el temor de un atentado de síndico y regidores.

El estado de indefensión es patético ante un gobierno incapaz de garantizar la vida y el patrimonio de los mismos servidores públicos.

La refinación de la delincuencia organizada en la zona indígena ha creado el neologismo “etnopornografía”. Hoy es común ver la distribución y venta de videos en los que aparecen mujeres indígenas, algunas de ellas menores de edad, expuestas en relaciones sexuales filmadas clandestinamente y sin su consentimiento.

Es una nueva forma de trata, pederastia y esclavitud que el gobierno de Rutilio Escandón se niega a reconocer y a combatir.

Mientras Rutilio se la pasa inaugurando obritas en el estado y turistea los fines de semana en la costa de Chiapas, la tierra de Belisario Domínguez se desangra.

Ninguna noticia y el olvido absoluto del asesinato de Nora López León, defensora de la tierra y el ambiente, encontrada muerta en la habitación de un hostal de Palenque.

El doble homicidio del matrimonio formado por los septuagenarios Renato José Zarate y su esposa Lauren, ejecutados en una brecha de la carretera Tuxtla Gutiérrez-San Cristóbal. Defensores también del ambiente andaban detrás de los depredadores de la flora, la fauna y especies maderables en aserraderos clandestinos.

La Fiscalía de Justicia Indígena abrió una carpeta de investigación por el delito de homicidio calificado en agravio de los dos ambientalistas. Fallida resultó esa fiscalía. Su titular Gregorio Pérez Gómez fue nombrado interlocutor entre el gobierno de Chiapas y los grupos de autodefensa formados en el municipio de Pantelhó para expulsar al crimen organizado.

El argumento para su designación fue que Pérez Gómez pertenecía a la misma etnia, hablaba la misma lengua y conocía los usos y costumbres de la población. Nada de eso valió para la delincuencia organizada. A Gregorio se le nombró el 9 de agosto de 2021 y el día 11 terminó ejecutado.

La trascendencia de este homicidio quedó en evidencia cuando la misma secretaria de Seguridad Pública federal, Rosa Icela Rodríguez, dio la noticia de tres detenciones sin que a ciencia cierta se sepa si los detenidos son realmente los asesinos materiales.

El mes pasado estuvo de visita en Chiapas la diputada federal Patricia Armendáriz Guerra. Le hizo saber a Rutilio Escandón que su familia tenía una propiedad en la zona de Chamic y que grupos de delincuencia organizada le impedían el paso. Con el mismo patrón de conducta y discurso desgastado de López Obrador, Rutilio dijo a la legisladora que esas eran versiones de los conservadores.

Lamentable, cómoda y pobre justificación. Toda la tragedia de Chiapas no es obra de los conservadores, de los retrógradas, de los opositores al régimen ni del neoliberalismo.

Es consecuencia de la incapacidad, la indolencia y la irresponsabilidad de un gobierno que se encuentra impedido para imponer el orden y hacer prevalecer el Estado de Derecho en Chiapas.

Ni duda cabe que Chiapas está entre la sangre y la indolencia de Rutilio Escandón. Ampliaremos…

 

[email protected]

Continue Reading

HOJAS LIBRES

En Chiapas impera la incompetencia y la ingobernabilidad

Published

on

El estado arde y se desangra * El estado turístico por excelencia está manchado por la ola de violencia sin que autoridad alguna ponga orden al desastre nacional… ¿Y Rutilio Escandón? Bien, gracias

 

ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

 

Tres acontecimientos políticos de trascendencia han puesto a Chiapas en el centro de la atención mundial y nacional: los cuatro cuerpos sin vida desmembrados y encostalados en Chiapa de Corzo, el asesinato del presidente municipal de Teopisca, Rubén de Jesús Valdez Díaz, y la presencia de los motonetos en la ciudad de San Cristóbal de las Casas.

Son una de las tantas expresiones de ingobernabilidad en la fallida administración de Rutilio Escandón Cadenas, el indolente gobernador.

Mientras Chiapas arde y se desangra sin que autoridad alguna pueda controlar sus graves acontecimientos, cada semana Rutilio se pasea por la costa de la entidad.

Así, la tragedia de Chiapas es el recuento de nunca acabar:

1.- Los 18 municipios de la zona indígena han caído bajo el control de la delincuencia organizada. Ello significa pérdida de control territorial, en donde la ausencia de Estado es notable. Destaca en esta región de los Altos el Cártel de San Juan Chamula, con el control de la producción y distribución de estupefacientes, robo de vehículos y autopartes, trata de personas, tráfico de combustible, armas y maderas.

El brazo ejecutor de esta región tzotzil se extiende hacia Frontera Comalapa, Chicomuselo y Motozintla, en los lindes con el territorio de Guatemala, se dirige hacia Comitán y la Selva Lacandona, con ramificaciones hacia Los Altos sobre puntos estratégicos en la zona indígena de San Andrés Larráinzar, Chenalhó, Pantelhó, Mitontic, Jitotol y Pueblo Nuevo Solistahuacan.

2.- Los puntos álgidos de mayor ingobernabilidad se encuentran localizados en Chenalhó y Pantelhó, de donde surgieron grupos de autodefensa ante la ausencia del Estado Mexicano. El Machete y los Ciriles demostraron mayor poderío y fuerza militar, al desarmar a la Guardia Nacional y confiscarle más de 50 armas de alto poder, con las que supuestamente se combate la delincuencia organizada y se preserva la seguridad nacional.

3.- El asunto es en extremo grave cuando que el mismo subsecretario de Seguridad Pública federal ha reconocido la existencia del Chamula Power, sin algún control por parte de las autoridades federales y estatales.

Con ese poder y esos nexos se pretende responsabilizar al gobierno municipal de Mariano Díaz Ochoa en San Cristóbal de las Casas, cuando que los gobiernos federal y estatal han sido rebasados por la delincuencia organizada y cada vez más se pierde el control territorial sobre la zona indígena.

4.- Como en ningún otro gobierno, fueron hallados cuatro cuerpos sin vida en la carretera Chiapa de Corzo, hacia el Aeropuerto Internacional Ángel Albino Corzo, lo que demuestra que en esa parte del sureste mexicano aparecen los primeros síntomas de lo que sucede en los estados del norte y centro del país con las diarias ejecuciones extrajudiciales.

Se suma a estos inéditos acontecimientos, el asesinato reciente de 7 personas en la zona de Marqués de Comillas, entre los que se encontraba un menor de 10 años de edad. Y todos con signos de tortura como si se tratara de un ajuste de cuentas entre cárteles del narcotráfico.

5.- El plebiscito de Oxchuc para nombrar, por usos y costumbres, el Ayuntamiento Municipal resultó un fracaso. Cuando menos tres muertos y varios heridos dejó el enfrentamiento durante el desarrollo del pretendido acuerdo plebiscitario. La falta de operación política del gobierno de Rutilio Escandón provocó el fracaso del plebiscito que debió de haber constituido un punto de reconciliación entre los grupos antagónicos enfrentados.

6.- Un acontecimiento de trascendencia nacional del enfrentamiento entre grupos criminales fue la ejecución del hijo del tío Gil, Gilberto Rivera Amarillas, catalogado como el terror de la Frontera Sur y operador privilegiado de la delincuencia organizada ante la complacencia del gobierno de Rutilio Escandón.

7.- Durante febrero de 2022 se registró el asesinato de Mariano Gómez en la zona tojolabal de la ruta Altamirano-Comitán, en donde fueron retenidos 54 transportistas, con la única demanda de la desaparición del Concejo Municipal impuesto por el Congreso del Estado por órdenes de Rutilio Escandón.

8.- El asesinato del empresario ganadero Alfredo Dargance Morell, en diciembre de 2021, a plena luz del día, evidencian la enorme inseguridad que prevalece en la ciudad capital de Chiapas, Tuxtla Gutiérrez, hasta hoy sin responsables de este artero atentado.

9.- El homicidio del periodista Fredy López Arévalo sigue sin resolverse aun cuando las autoridades se comprometieron a aplicar “Todo el peso de la ley”. Es un acto de engaño y extrema demagogia. La ley no tiene peso. Los gobernados sólo esperan su aplicación estricta sin más calificativos.

En un acto irresponsable la Fiscalía General del Estado emite un boletín, en el que asegura que los asesinos de López Arévalo se encontraron encajuelados en las inmediaciones de Frontera Comalapa. Nada más falso. Nunca se supo cómo probar que efectivamente se trataba de los asesinos del periodista.

10.- El asesinato del fiscal de Justicia Indígena, Gregorio Pérez Gómez, es otra afrenta al principio de autoridad que el gobierno de Rutilio Escandón no ha podido resolver. Se le nombró interlocutor entre los grupos disidentes de Pantelhó y Chenalhó, bajo el fallido argumento de hablar el mismo idioma y conocer los usos y costumbres de sus coterráneos.  El mensaje fue funesto: lo matamos porque no nos interesa intermediarios, aunque sea uno de los nuestros.

11.- La ejecución del presidente municipal de Teopisca sigue sin resolverse. Para justificar su inoperancia, la Fiscalía General del Estado emitió un ridículo panfleto: “La Fiscalía condena enérgicamente este crimen y refrenda su compromiso para garantizar el Estado de Derecho”. No basta con condenar y refrendar compromisos que jamás se han cumplido. Se trata de investigar y encontrar a los culpables.

Mientras eso no sucede se convierte en un crimen de Estado y las autoridades cómplices del homicidio.

12.- La ingobernabilidad, la incompetencia y la irresponsabilidad gubernamental han hecho que Chiapas se convierta en uno de los cinco estados donde se concentran el 70 por ciento de homicidios de los ambientalistas y activistas de derechos humanos, al lado de entidades tan ingobernables como Chihuahua, Guerrero, Oaxaca y Veracruz.

Mientras todo eso sucede, Rutilio Escandón se publicita como el gobernador que más promueve la obra pública por los pasos a desnivel en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez.

Lo malo es que la falta de previsión y planeación en esas obras han provocado severas inundaciones en la capital del estado.

12.- Se suma a toda esta tragedia chiapaneca los asaltos, robos y agresiones de la delincuencia común, que al lado de la gran delincuencia colabora con la ingobernabilidad del estado de Chiapas. Y ello ya no tiene retorno.

La mayor irresponsabilidad del gobierno de Rutilio Escandón se dio el pasado 12 de junio, cuando asistió a la ciudad de Toluca al destape de las tres corcholatas lopezobradoristas. Mientras Rutilio se divertía con el morenismo nacional, en el estado que desgobierna se daban ejecuciones extrajudiciales siempre sin resolver.

Ante tanta incompetencia e ingobernabilidad es pertinente afirmar que Chiapas necesita gobernador. Ampliaremos…

 

[email protected]

Continue Reading

Destacado