Connect with us

LA REVISTA

Incendiar la UNAM, estrategia de AMLO

Published

on

A universidades revueltas, ganancia de ‘políticos populistas’ * Ya se encendieron los ‘focos rojos’ para los auténticos universitarios. El Presidente y algunos de sus más cercanos conocen a la perfección el campo “fértil” que es la Máxima Casa de Estudios, es su “hábitat natural”

 

POR MARKOFLOS***

 

Los adversarios “neoliberales” del Presidente Andrés Manuel López Obrador afirman que sus recientes ataques a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) son resultado de su resentimiento contra su “alma mater” por el maltrato de que fue objeto.

López Obrador tardó 14 años en cursar su licenciatura en Ciencias Políticas y tuvo un total de 25 materias aprobadas y 7 reprobadas. De los 39 exámenes que presentó, 16 fueron extraordinarios, para alcanzar un promedio -bajo- de 7.72, un número que no es para presumir.

Pero, en realidad, lo que estiman es que el Primer Mandatario no debe tener resentimiento, al contrario, lo menos que puede ofrecer es agradecimiento a la Máxima Casa de Estudios.

Y siendo sinceros, sólo en la UNAM podría haber tenido el mejor “propedeútico” para ingresar a la política nacional.

Con casi tres lustros de lidiar con “porros”, controlar y manipular grupos estudiantiles, la Institución le permitió graduarse para llegar a las “big leaguers” de la política nacional.

Si hubiera sido estudiante del Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Ibero, o el ITAM, tan sólo con un semestre que no alcanzara el promedio mínimo, lo habrían expulsado.

 

TRAS LOS ATAQUES HAY UNA GRAN ESTRATEGIA POLÍTICA

En política nada es casual. Quien piense que el Presidente López Obrador sólo descarga sus resentimientos de estudiante con sus declaraciones contra la UNAM, no acaba de conocer la audacia y el propósito del gran estratega político. Preparar, desde ahora, el andamiaje político y un ambiente propicio para preservar el poder y -a cualquier costo- ganar la elección presidencial de 2024 para la continuidad de su proyecto político.

¿Será que AMLO prepara una estrategia perversa e inmoral con fines políticos..? ¿Acaso quiere provocar, incitar, crear un conflicto que pueda incendiar a la UNAM, a otras instituciones de educación superior y al país? Todo indicaría que sí. Basta revisar el reto que lanzó al final: “Dicen ‘nos ofende el Presidente, vamos a marchar’. Yo digo ‘ojalá lo hagan, que hagan algo, porque se ‘aburguesaron’”.

Antes arremetió contra la UNAM, acusándola de haberse “derechizado durante todo el proyecto neoliberal. Se llenaron las facultades de ciencias sociales de conservadores”. Además, “que ya no le daban importancia al Derecho Constitucional, agrario, laboral”.

La respuesta a su provocación no se hizo esperar. Una imagen que circula por las redes sociales muestra el escudo de la UNAM con su logo: “Por mi raza hablará el espíritu” y la exclamación: “Juntos venceremos”, junto a tres demandas: “respeto a la autonomía, disculpa pública y aumento de presupuesto”.

Dicho paro sería de 48 horas, programado para el 4 y 5 de noviembre de 2021, después de Día de Muertos.

La comunidad universitaria estaría a punto de caer en la trampa, al convocar a un “paro”, de eso pide su limosna la 4T. La respuesta debería darse mediante un debate serio, con declaraciones enérgicas, sustentadas y fuertes de los más distinguidos universitarios.

Ninguno de los ex rectores quiere abordar este “galimatías” con valentía y así frenar el conflicto que se está fraguando desde Palacio Nacional. El único rector que colabora con el gobierno de la 4T, Juan Ramón de la Fuente, embajador en la ONU, debería renunciar en protesta por las declaraciones de su jefe, hacerlo por dignidad, pero sus razones tendrá para no dar un paso al costado.

El rector Enrique Graue dio una respuesta muy ortodoxa y hasta light. Los otros distinguidos ex rectores fueron timoratos en sus respuestas. Ni Graue, ni Narro, ni Sarukhán, ni Barnés, han querido desenmascarar los propósitos políticos de los ataques a la Máxima Casa de Estudios.

 

POR EL CONTROL DE LA UNAM

El periodista Salvador García Soto publicó hace unos días: “AMLO quiere control y reforma para la UNAM”. Allí -agregó- hay que ver los fragmentos del beligerante manifiesto del subsecretario de Educación Superior de la SEP, Luciano Concheiro Borquez.

El artífice del nuevo proyecto de educación superior del país -cuñado de Pablo Gómez- presume  entre sus méritos curriculares ser sobreviviente de la masacre del 2 de octubre de 1968.

Participó en las tomas de tierra y luchas agrarias de los años 70. Miembro del Partido Comunista Mexicano (PCM) desde 1967, de los partidos Socialista Unificado de México (PSUM) y Mexicano Socialista (PMS).

Fue miembro de Morena desde sus inicios y presidente de su Comisión Nacional de Elecciones en 2015, además de participar en el Proyecto Alternativo de Nación.

La UNAM ha tenido luchas estudiantiles que han devenido en paros y huelgas. Las más recientes, de 1987, por reformas “Carpizo” y en 1999-2000 estaba próxima la elección presidencial de 2000 cuando estalló el conflicto. En este último movimiento fueron protagonistas destacados “El Mosh”, Carlos Imaz (en esa época esposo de Claudia Sheinbaum), Imanol Ordorika, Fernando Belaunzarán, entre otros, vinculados a los partidos de izquierda.

En 2018 la UNAM realizó paros “simbólicos” de labores; algunas personas encapuchadas tomaron las instalaciones contra el acoso y la violencia machista.

En 2019 se encendieron los “focos rojos”. La crisis se agudizó por las denuncias de un grupo de estudiantes mujeres por acoso y abuso sexual por parte de alumnos y profesores. Esa fue la primera razón por la que iniciaron paros en las preparatorias y en los CCH que se trasladaron a escuelas superiores y facultades.

Un detalle a resaltar es que ese conflicto coincidió” y se dio a unas semanas después de la reelección del rector Enrique Graue, ocurrida en agosto de 2019.

En esa ocasión las autoridades universitarias no pudieron establecer un diálogo con representantes de la comunidad estudiantil. En esos días, el prestigiado periodista Raymundo Riva Palacio publicó: “No hay líderes que se hayan acreditado como representantes de la lucha, como había sucedido en el pasado. En el paro de hace poco más de 20 años lo fue el Consejo General de Huelga, o años antes, durante la rectoría de Jorge Carpizo, fue el Consejo Estudiantil Universitario (CEU), al cual pertenecieron varios miembros del entorno más cercano al Presidente López Obrador, como la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, o Martí Batres”.

Agregó Riva Palacio: “Hay individuos que están en el universo del conflicto. Dentro de la Facultad de Filosofía y Letras existe comunicación entre el colectivo de mujeres con Alejandro Echavarría, que adquirió notoriedad hace 20 años como ‘El Mosh’, uno de los líderes que ocasionó la huelga más larga en la historia de la UNAM -10 meses-, y en la actualidad está registrado como maestro en Michoacán, afiliado a la Coordinadora Magisterial.

“‘El Mosh’ se reunió varias veces con el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, sin que se haya informado de ello a las autoridades responsables de la educación superior. No se conocen los detalles de esas pláticas, celebradas en las oficinas de Durazo”.

Nadie duda de la pluralidad ideológica que se vive en la UNAM. ¿Acaso quiere AMLO y la 4T, a través de sus representantes más radicales como Luciano Concheiro, revivir viejos debates que se dieron en la universidad desde principios del siglo XX, como lo fue la conquista de la ‘Autonomía’ universitaria en 1929 y la ‘socialización’ que defendió Vicente Lombardo?, una ideologización que no procedió, pues lo que se consolidó fue la libertad y pluralidad académica.

La ‘Autonomía’, que fue extendida a todas las instituciones de educación superior, en las reformas del Artículo Tercero Constitucional de 1982 y que, por cierto, a principios de este gobierno ya se había suprimido en el texto de un primer proyecto de la Ley de Educación Superior.

Son muchos y muy complejos los problemas que viven las universidades públicas de todo el país para distraerse en debates superados, como la “socialización” y la “autonomía”.

 

PANORAMA INCIERTO PARA LAS UNIVERSIDADES PÚBLICAS

El panorama para las universidades públicas del país es incierto debido a: reducción del Presupuesto, crecimiento exponencial en la matrícula y personal docente en las últimas dos décadas.

Asimismo, existe un señalado desorden en el sistema de pensiones, prestaciones exorbitantes, incumplimiento en el sistema de financiamiento, sobre todo de los gobiernos estatales, y un lastre adicional, la lucha de grupos políticos que buscan enquistarse al interior de ellas.

Tienen crisis financiera y están a punto del colapso casi la tercera parte de las Universidades Públicas Estatales (UPES) del país. Aunque la UNAM se cuece aparte, comparte algunos de estos problemas con universidades públicas del país.

La UNAM ha sido un reflejo de la situación política del país. En su seno han surgido movimientos transformadores. Sin embargo, en ocasiones se le ve como un botín político y un instrumento de presión y chantaje del, o para, gobierno en turno.

¡Cuidado!, ya se encendieron los ‘focos rojos’ para los auténticos universitarios. AMLO y algunos de sus más cercanos conocen a la perfección el campo “fertil” que es la UNAM, es su “hábitat natural”.

México no necesita un conflicto en el corazón de la educación superior nacional, que podría extenderse, ser explosivo y convertirse en incontrolable.

A universidades revueltas, ganancia de “políticos populistas”. La comunidad universitaria de todo el país debe estar alerta. Si bien el poder y la alta popularidad del Presidente se dan en amplios sectores populares, corresponde a quienes han tenido el privilegio de acudir a la universidad: estudiantes, egresados, profesores, investigadores, no permitir que la libertad y la calidad académica sean vulneradas por intereses políticos que pretenden inscribirla en geometrías políticas, que ya no existen.

Las universidades no deben convertirse en foros ideológicos ni de “izquierda” ni de “derecha”. La UNAM nunca ha sido “neoliberal”, sólo la máxima expresión de la pluralidad, la tolerancia, la diversidad, la excelencia académica y el rigor científico.

Que nadie atente contra su estabilidad. No al paro, sí a la continuidad y superación académica. No al conflicto, sí al debate para el fortalecimiento de su autonomía, como máxima expresión de su esencia y misión.

La UNAM debe seguir siendo punta de lanza y ejemplo para la mejora del Sistema Educativo Nacional, en especial de la educación superior, no sólo en cobertura y cantidad sino en calidad.

En la medida que el capital humano del país esté mejor preparado contaremos con un elemento clave para retomar el camino del crecimiento económico.

Cumplir los anhelos de millones de mexicanos: abatir la pobreza mediante la generación de más empleos, más productividad, riqueza y prosperidad, que nos lleve a mejores estados de bienestar, salud, seguridad y educación.

 

*** Consultor y académico.

HOJAS LIBRES

De los hacendados de ayer a los empresarios de hoy

Published

on

Los grandes problemas nacionales de 1909 a 2022 * La falsa izquierda morenista de López Obrador ha reproducido el mismo fracaso del PRI y del PAN

ROBERTO DOMÍNGUEZ CORTÉS

En 1909 Andrés Molina Enríquez publicó su obra ‘Los grandes problemas nacionales’. Sin pretenderlo predijo la revolución de 1910, pues además de admirador, era un convencido de que la dictadura en manos de Porfirio Díaz representaba el camino ideal para el progreso de México.
El punto central de su obra como anuncio del movimiento maderista se refiere a la excesiva concentración de la tierra, mientras una masa de miserables indígenas y campesinos subsistían en la miseria.
El dato que precedió a la revolución lo ilustra Arnaldo Córdoba. Para 1910 el 97 por ciento de la tierra censada pertenecía a los señores hacendados, los pequeños propietarios “acaparaban” el 2 por ciento de la tierra y el 1 por ciento se distribuía entre los pueblos y comunidades. Y por si todo esto fuera poco, el 40 por ciento de la tierra total del país se concentraba en apenas 6 latifundios.


Más recientemente, en 2003, Samuel Schmidt publicó Los grandes problemas nacionales, Versión siglo XXI. El espléndido contenido de su obra encuentra, a poco más de 100 años de distancia, un impresionante paralelismo con los problemas que actualmente asedian a la nación.
La concentración de la propiedad, la carencia de crédito y la falta de una política de agua relacionada con la producción de alimentos, parecían también malos presagios del ciclo fatal de las revoluciones de 1810 y 1910.


Afortunadamente ha pasado el 2010 y hasta hoy el ciclo centenario no se ha repetido. Lo malo es que el flagelo histórico de la concentración del ingreso y la riqueza, la enorme pobreza y la brecha cada vez más severa entre ricos y pobres es una llamada de atención para la estabilidad política nacional.
Hay un punto interesantísimo en la concepción de Samuel Schmidt en el que por analogía presenta a los hacendados de ayer como los empresarios de hoy. Así como Molina Enríquez señala que los grandes propietarios dejaban de tecnificarse para no pagar salarios elevados, Schmidt fustiga el escaso espíritu empresarial para crear la infraestructura necesaria y elevar la producción.
El autor de la Versión siglo XXI exhibe el infortunio nacional: “A solamente 100 años, los hacendados modernos siguen actuando de la misma manera, sin desarrollar una verdadera actitud patriótica y tal vez éste sea un recordatorio cruel sobre las grandes carencias del siglo XXI”.
Samuel Schmidt previene que tanta concentración, miseria y desigualdad lleva imbíbito el funesto germen de la destrucción y la predecible insurrección.


En su texto de 2003 ni por equivocación pudo predecir la obscena concentración de la riqueza en apenas 10 años. En su obra se sorprende que tan sòlo “15 mexicanos posean una riqueza equivalente al 38 por ciento de la deuda pública externa, o sea casi 29 mil millones de dólares, mientras más de un millón pasan indocumentados a Estados Unidos en busca de una opción de sobrevivencia…”
Sólo que Schmidt se quedó en el primer escalón de la concentración, al no imaginar siquiera a los ricos de entre los más ricos. Carlos Slim es actualmente el hombre más acaudalado de México, y lo fue del mundo, antes de la aparición de Jeff Bezos y Elon Musk, con una fortuna calculada (de Slim) entre 70 y 75 mil millones de dólares, algo así como el 8 por ciento del producto interno bruto y un poco más del presupuesto anual para la educación en México.
Mientras que en el otro extremo, una falange de 65 millones de mexicanos se debaten entre la miseria y la pobreza extrema, aumentada por el criminal (Laurie Ann Ximénez-Fyvie dixit) manejo de la pandemia entre López Obrador y su comparsa López-Gatell, y la indiferencia para la recuperación de la economía nacional.
Bajo esta perspectiva nada cambió del porfiriato a los 77 años de PRI, los seis del ridículo foxismo y otros tantos de luctuoso calderonismo. La belle époque porfiriana engendró a sus hacendados de Estado, exactamente igual como el PRI y el PAN reprodujeron el modelo con sus empresarios de Estado.
Con don Porfirio las compañías deslindaron cerca de 50 millones de hectáreas y se quedaron con más de 20 millones sin pago alguno.
Nada que envidiarle al general Díaz. Con la estrategia privatizadora se deslindaron las mejores empresas del Estado mexicano y se creó la clase dorada empresarial con los 24 hombres más ricos de México durante la rapiña salinista.


Telmex, la más rentable, primero se modernizó, enseguida se le otorgó el monopolio de la larga distancia, continuó con el de servicio local y para después rematarlo a precio de ganga, con un solo beneficiario al que el Presidente López alaba porque acaba de pagar 28 mil millones de pesos al fisco federal. Y la tragedia del remate de la banca nacional también a precio de ganga.
Como documentadamente apunta Samuel Schmidt, el Fobaproa zedillista robó a los mexicanos 100 mil millones de dólares, las carreteras 9 mil millones y la industria azucarera salió barata con apenas 400 millones de dólares. Al respecto Arnaldo Córdoba sostiene: “…las leyes de colonización son ejemplares del bandidismo y del espíritu de rapiña con que operaron las compañías deslindadoras, sin paralelo en la historia de América Latina”.
La sentencia puede actualizarse 100 años después: “las leyes de privatización de Carlos Salinas son ejemplo de ese bandolerismo moderno que creó a los nuevos empresarios de Estado”.
Schmidt y Molina Enríquez describen también entre Los grandes problemas nacionales, la concentración del poder desde el centro de la República, el falso federalismo constitucional y un centralismo de facto, hoy más severo con López Obrador, la escasez de agua y su contaminación indiscriminada, tierras enteras con pueblos sin hombres en busca de otro futuro que su patria les ha negado.
Y hoy a los grandes problemas nacionales, en 2022, la falsa izquierda morenista de López Obrador ha reproducido el mismo fracaso del PRI y del PAN. La economía mexicana acumuló el año pasado una inflación del 7 por ciento, la mayor en los últimos 20 años, con apenas un crecimiento del 4 por ciento que en nada resuelve el crecimiento negativo del 2020 cercano al 10 por ciento.
La perspectiva para el 2022 es de seria preocupación. Las expectativas no van más allá de un crecimiento del 2 por ciento, en tanto que la inflación puede superar el 7 por ciento.
La seguridad pública y nacional es el fracaso total. Los homicidios dolosos llegan a 90 mil muertos, muy por encima de los 40 mil de Peña Nieto y los 65 mil de Felipe Calderón.
Durante el lopezobradorismo han sido asesinados, extrajudicialmente, 25 defensores de Derechos Humanos, 30 defensores de la tierra y el ambiente, lo que ubica a México como el segundo país en el mundo con más crímenes de esta naturaleza, sólo superado por Colombia. La libertad de expresión ha cancelado la vida de 51 periodistas, con un índice de impunidad del 90 por ciento, sólo por abajo de Irak y Siria que se encuentran en guerra, mientras que López Obrador fustiga a la prensa independiente, lo que estimula los atentados contra periodistas.
Mientras en las mañaneras todo es triunfo el país se desangra. Así lo evidencian las 10 víctimas encontradas en Zacatecas frente al palacio de gobierno. Los 11 ejecutados (6 menores) en Michoacán, los 16 muertos en Sinaloa y los varios etcéteras que el gobierno de López trata de ocultar.
Desde luego puede haber una equivocación, porque los datos oficiales seguramente tienen otros datos. Ampliaremos…

[email protected]

Continue Reading

COPIADURA

El defensor de oficio

Published

on

Delfina Gómez, ‘la maestra de la estafa’ * El calificado como el ‘falso Mesías’ se dedica, en sus conferencias matutinas, a exonerar, bendecir y santificar a todos sus allegados, no importa de qué delito se les acuse… lo que interesa es que estén cubiertos por el manto presidencial

 

POR GALIO GUERRA

 

Parece que en la actual administración los malos sólo están en la oposición porque en el aparato gubernamental todos son “puros y blancos”. Así, al menos, lo indica el Presidente ¿de todos los mexicanos? Andrés Manuel López Obrador, quien en todas las mañaneras se dedica a exonerar, bendecir y santificar a todos sus allegados, no importa de qué delito se les acuse.

Mire, sin ir más lejos, platiquemos sobre algunos temas que el solitario de Palacio tocó apenas en la mañanera del pasado martes, en la que se dedicó a defender tanto a presuntos acosadores sexuales como a una señalada de ratera y a un violador de derechos humanos.

Mire usted, querido amigo, el lunes se anunció la postulación de varios personajes en el servicio exterior mexicano, y un nombre en particular levantó ámpula en el sentir popular: se trata de la postulación como embajador en Panamá del historiador Pedro Salmerón, quien está acusado de acosador sexual tanto en el ITAM como en el seno de Morena, sí, el partido que López creó.

Pero, oiga usted -como decía Paco Malgesto-, “no existe, según entiendo, una denuncia formal y legal. Hay que esperar a que se presenten pruebas”, dijo el señor López, en su conferencia mañanera del martes y destacó los estudios sobre Doroteo Arango, Pancho Villa. “Es un historiador de primera […] Él es doctor en historia, es una gente muy preparada, por eso vamos a esperar que haya información, que haya pruebas para no adelantarnos”.

O sea, puedes violentar a una mujer sexualmente, pero si eres apreciado por su majestad y además eres apreciado por la primera dama, estarás “libre de toda culpa”, porque eres “un historiador de primera”. No mameyes en tiempos de chayotes.

 

MUY FINA DELFINA GÓMEZ PARA ROBAR A TRABAJADORES

Otra, recuerda usted que en estas mismas páginas comentamos sobre el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sobre una denuncia del Partido Acción Nacional contra la maestra Delfina Gómez cuando fue presidenta municipal de Texcoco, el feudo de Higinio Martínez.

En aquella ocasión platicamos esto con ustedes: En el Movimiento Regeneración Nacional nadie es culpable, traidor o corrupto si le es leal al gran gurú. Puede haber acusaciones en su contra, denuncias o filtraciones, pero mientras esa persona esté entre los allegados al señor, nada le pasará.

Así ha ocurrido con las múltiples denuncias contra los hermanos de López y otros que le han jurado lealtad a ciegas.

Empero, aún queda un rayito de esperanza para exhibir a estos sinvergüenzas y precisamente en días pasados el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) nos dio muestra de ello al confirmar la sanción a Morena por el esquema de financiamiento con recursos de los trabajadores del ayuntamiento de Texcoco, Estado de México. Sí señor, recursos sustraídos de manera ilegal a los trabajadores y canalizados al partido de don Andrés Manuel. Vaya usté’ a creer.

 

TEPJF RATIFICA SANCIÓN

Pero, ¿cómo así?, se preguntará y es que -mire todo aquel que quiera mirar- la Sala Superior del TEPJF confirmó, por unanimidad de votos de los presentes, la sanción de 4 millones 529 mil pesos impuesta a Morena por haber omitido el reporte de ingresos en los años 2014 y 2015, a partir de la utilización (ponga mucha atención aquí) de un esquema de financiamiento paralelo para apoyar sus actividades ordinarias, mediante la retención de un porcentaje del salario de los trabajadores del municipio de Texcoco y del DIF de ese municipio, por un monto acreditado de 2 millones 264 mil 612 pesos.

La denuncia -si mal no recuerdo- la presentó el PAN contra Delfina Gómez, exalcaldesa de Texcoco y entonces candidata a la gubernatura del Estado de México, por, presuntamente, descontar un porcentaje del salario de los trabajadores del Ayuntamiento de Texcoco, entre febrero de 2013 y julio de 2015, para la constitución de Morena como un partido político nacional y para sus funciones ordinarias, de forma posterior, así como para la campaña a diputada federal de la denunciada durante el proceso 2014-2015.

Un favor, ¿leyó bien?, robo de un porcentaje del salario de los trabajadores municipales texcocanos para la ¡constitución de Morena! y, además, para la campaña a diputada federal de la maestra Delfina Gómez. Sí, lo leyó usted bien.

Lo peor de todo es que -como le platicaba- la fracasada aspirante al gobierno del Estado de México ha estado recibiendo el pago por los favores recibidos, y luego de su fallida campaña a la gubernatura mexiquense fue premiada como superdelegada en el Estado de México y, posteriormente, como secretaria de Educación Pública.

Vaya, vaya, vaya, se dan cuenta ustedes de la diferencia entre la muy renombrada “estafa maestra” y la “maestra de la estafa”. Ninguna, ¿verdad?

Bueno, pues ¿qué cree?, a este fallo judicial aquel que prefirió no vivir en una residencia sino en un palacio, “por cuestiones de austeridad”, hágame usted el refabrón cabor, respondió: “expresar nuestra solidaridad con la maestra Delfina porque hay una campaña en su contra muy injusta (…), quiero expresar mi absoluta confianza a la maestra Delfina, la conozco desde hace bastante tiempo, como servidora pública nada más recordar, ella no era militante de ningún partido, se dedicaba al magisterio”, ¡gulp!, ¿qué dijo? ¿Sí sabrá que no se trata de una campaña política contra Delfina, sino de un fallo del TEPJF?

Creo que se hace, porque todavía agregó:

“Esta mujer es honesta, digna, es un ejemplo, me siento orgulloso de que sea la secretaria de Educación, entonces no está de más que yo dé mi opinión, respetando la opinión de todos, pero ella sigue viviendo en Texcoco, en su misma casa, nada que ver con los que han actuado como secretarios de Educación Pública en otros tiempos, es cosa nada más de ver dónde viven los de antes y dónde vive la maestra“, dijo.

Digo, no te la elongues. Se le acusa de robar un porcentaje de su salario a los trabajadores del municipio mexiquense de Texcoco para fomentar la creación de Morena, el partido del Presidente y de su campaña a diputada federal, no de su campaña al gobierno del Estado de México. ¿Qué se podría esperar del dueño de Morena: que se quedara callado o que la defendiera? Le atinó.

 

GOBERNADOR VERACRUZANO, EN EL OJO DEL HURACÁN

Pero la cosa no termina ahí. Mire, le cuento, hay un gobernador, el de Veracruz, que ha sido señalado de violentar el Estado de Derecho, de violar las garantías individuales y de utilizar el aparato judicial como instrumento de venganza contra sus adversarios políticos.

Toda una joyita, ¿verdad? Bueno, todo mundo lo ve así, menos uno. Cierto, le volvió a atinar.

Con lo antes expuesto, ¿ya sabe quién es el defensor de oficio? Cierto, le atinó nuevamente.

 

COMBATE EDOMEX DESERCIÓN ESCOLAR

Estimados todos, sabían ustedes que para evitar la deserción escolar en el Estado de México -que se agudizó a raíz de la emergencia sanitaria-, el gobierno de Alfredo Del Mazo Maza impulsa programas como la Escuela Cuenta Contigo, mediante el que más de 250 mil jóvenes retomaron sus clases, con el apoyo de docentes y padres de familia, además de la entrega de Becas Familias Fuertes por la Educación. ¿Sí lo sabía? Yo tampoco.

Pero, miren amigos, como parte de esta estrategia, Del Mazo entregó más de 25 mil becas a estudiantes de 96 municipios del Estado de México, a quienes externó que este apoyo tiene el propósito de evitar que abandonen sus estudios por falta de recursos, además de seguir impulsando su acceso a la educación.

Asimismo, recalcó que la administración estatal apuesta por invertir en la educación, por lo que en los últimos cuatro años se han construido más de 6 mil 400 salones, laboratorios o talleres escolares, así como la ampliación, reconstrucción o construcción de 246 nuevos espacios de estudio, en nivel superior.

En las instalaciones de la Escuela Normal de Tlalnepantla, Alfredo Del Mazo especificó que el reto que representa la deserción escolar en el país es muy grande, ya que antes de la emergencia sanitaria de cada 100 jóvenes que entraban a educación básica, solamente 18 terminaban la educación superior, por lo que aseguró que su administración afronta este desafío con acciones que brinden más opciones a los jóvenes y puedan seguir en la escuela.

Acompañado por el secretario de Educación, Gerardo Monroy Serrano, el gobernador mexiquense recalcó que las becas reconocen el esfuerzo de las y los alumnos, así como de sus familias, en especial a aquellas que tienen a un integrante con discapacidad en edad escolar, ya que requieren un mayor esfuerzo para tomar sus clases e implica gastos para cubrir transporte, adquirir material escolar u otros, y puntualizó que el apoyo monetario que recibirán los jóvenes becados, se otorgará mensualmente.

En su mensaje, que escucharon vía remota alumnas y alumnos de 96 municipios, el gobernador expresó que, por su dedicación a los estudios, los jóvenes que reciben este apoyo son un orgullo para el Estado de México, y los instó a seguirse preparando profesionalmente y a poner todo su esfuerzo por salir adelante.

También subrayó que el estímulo que se otorga con estas becas va dirigido a toda la comunidad escolar, y destacó que siete de cada 10 becas que entrega el sector escolar en el Edomex han sido para mujeres, a quienes reconoció el compromiso por su superación.

Continue Reading

LA REVISTA

‘México, un país de cínicos’

Published

on

Se cumple el vaticinio del exmandatario José López Portillo * Para muchos especialistas en la materia, la mal llamada Austeridad Republicana se convierte en una actitud cínica y demagógica con la promoción de una “Revocación de mandato” inútil y costosa -cuatro mil millones de pesos, sólo para restregarle a los adversarios el gran apoyo “popular” del que goza el Presidente y su partido

 

POR FRAY LALITO

 

Será que en nuestro querido México ya se cumplió la profecía del ex mandatario José López Portillo y Pacheco, cuando desde hace más de cuatro décadas advirtió: “Lo peor que puede ocurrirle a México es convertirse en un país de cínicos”.

En ese caso, cada uno de los mexicanos estaríamos haciendo válida la definición de “cínico”: “Actitud de la persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y deshonesta algo que merece general desaprobación”.

En relación con este concepto, el filósofo francés Bédard propuso algunas “Dimensiones filosóficas del cinismo” que lo caracterizan especialmente en los “dirigentes”, dígase los políticos: Las prácticas que son el humor, la hostilidad, el sarcasmo, el irrespeto, la risa, la broma, la burla, la provocación, los criterios de validez, que son: la no coherencia entre pensamiento, palabra y acción; las fundamentales, la resistencia, la impasibilidad, la maldad, la mentira; y las de raíz, que son el dominio de sí mismo, la ironía, el escándalo, la exageración y el dogmatismo artificial.

Quizá muchos de los 130 millones de mexicanos han practicado el cinismo en nuestra cotidianidad de manera inconsciente. Sin embargo, la gran mayoría no lo ha hecho. Entonces ¿por qué podríamos ser considerados un país de cínicos..?

 

CINISMO EN INSEGURIDAD

Somos cínicos en la medida que lo son nuestros dirigentes. Somos cínicos cuando aceptamos el cinismo de nuestros políticos, los que toman las decisiones que a diario afectan nuestra salud, nuestra educación, nuestra seguridad y nuestro bolsillo.

Es el Presidente Andrés Manuel López Obrador cínico cuando defiende a Delfina Gómez, secretaria de Educación Pública, después de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) comprobó -con pruebas legales- que, cuando fue presidenta municipal de Texcoco, le retuvo a decenas de trabajadores, durante tres años, el 10 por ciento de su sueldo contra su voluntad, para reunir un fondo para Morena, lo cual implicó haber violado la ley electoral, además de la comisión de otros delitos que estarían por denunciarse por parte de los afectados, como son abuso de autoridad, fraude y desviación de recursos.

La pregunta que surge es ¿este es el ejemplo para los millones de alumnos del sistema educativo nacional: la impunidad y la violación de la ley?

Es cínico el Presidente de la República cuando dice que la maestra Delfina “es una mujer ejemplar” y que lo que hay en este escándalo es una campaña en contra de su imagen política y sus aspiraciones para ser gobernadora del Estado de México.

Se actualiza en este caso, en la persona de López Obrador, la definición del cinismo como una “persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y deshonesta algo que merece general desaprobación”.

Es cinismo presidencial defender y nombrar embajador en Panamá a Pedro Salmerón, acusado públicamente por varias mujeres de acoso sexual, como ocurrió también con Félix Salgado, cuando lo hizo candidato a la gubernatura de Guerrero.

Son cínicos el Presidente de México y sus arlequines: Sergio Gutiérrez, líder de los diputados; Mario Delgado, dirigente de su partido, y Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX, cuando replican del ‘Preciso’ y arremeten y fustigan al INE por sus elevados sueldos y gastos excesivos como pago de alimentos de sus “mascotas” (perros de protección y seguridad del Instituto).

¿Acaso no es cinismo “ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio”?

 

DE AUSTERIDAD REPUBLICANA A REVOCACIÓN DE MANDATO

Para muchos especialistas en la materia, la mal llamada Austeridad Republicana se convierte en una actitud cínica y demagógica con la promoción de una “Revocación de mandato” inútil y costosa -cuatro mil millones de pesos, sólo para restregarle a los adversarios, el gran apoyo “popular”, del que goza el Presidente y su partido.

Es cinismo y demagogia la pretendida venta del avión presidencial, cuyos gastos de mantenimiento y “pensión” seguimos pagando; el despilfarro por la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

¿Es ejemplo de Austeridad Republicana irse a vivir con su familia, en medio del lujo, la ostentación y la opulencia, a un auténtico Palacio que es un “Museo Nacional”, que pertenece al pueblo?

En México los presidentes habían vivido desde 1934 en la residencia oficial de Los Pinos. AMLO hizo lo contrario, emulando a su admirado presidente Lázaro Cárdenas, quien declinó vivir en el Castillo de Chapultepec, por considerarlo ostentoso, para irse a vivir a un rancho que terminó por convertirse en Los Pinos.

Otra gran incongruencia que raya en el “cinismo”, que es pública y enturbia el discurso de austeridad y anticorrupción, del Presidente es la forma de vivir de sus tres hijos mayores. Del mayor, José Ramón López, se sabe que, con su esposa brasileña, se da vida de príncipe. Una lujosa vida, con residencia en Houston, Texas, que no ha tenido recato en mostrar en sus redes sociales, como cuando se hicieron virales fotografías publicadas con su pareja disfrutando de unas vacaciones en Aspen, Colorado, un destino de superlujo.

Los hijos del Presidente, José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo Alfonso López Beltrán, se convirtieron públicamente en el ejemplo de la opulencia, el oprobio y los excesos.

Andrés Manuel López Beltrán, el más político de los hermanos, quien podría ser el orgullo del “nepotismo presidencial”, ya cuenta en el gobierno de la 4T con una superestructura de funcionarios jóvenes que reportan primero en su escritorio, y después en el del titular del Poder Ejecutivo.

El más pequeño de los López Beltrán, Gonzalo Alfonso, se fue a “trabajar” en la estructura del equipo de Los Gigantes de San Francisco.

A mediados de 2019 se hizo pública una fotografía en la que el hijo del Presidente compartía el palco de honor del estadio regiomontano de los Sultanes, con los empresarios Alfonso Romo, Carlos Bremer y Carlos Slim.

 

EN INSEGURIDAD HAY CINISMO, SARCASMO Y RISA PRESIDENCIAL

Es cinismo el sarcasmo y la risa presidencial, cuando un periódico nacional publica que hubo una “masacre” más en el país y se rompe récord de muertes por delincuencia organizada.

Es cinismo decir cada mañana que “vamos requetebien”, pero sin resultados ni datos duros, sobre todo en seguridad, educación y salud.

Qué resultados se pueden esperar con colaboradores 90% de honestidad y 10% de capacidad. Improvisados, sin capacidad, sin experiencia y sin perfil, pero eso sí, todos honestos y de “izquierda”. Una periodista al frente de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana para resolver el problema más grave: la “inseguridad”, en defensa de “Abrazos no balazos”; una operadora electoral y recaudadora de fondos para campañas, al frente del proyecto más importante del país, la SEP; un agrónomo al frente de Pemex, cuyo mérito es haber sido el oficial mayor de AMLO en la CDMX, y quien toda su vida le ha administrado sus ingresos.

 

EL FRAUDE ELECTORAL MÁS GRANDE DE LA HISTORIA

Por colaboradores como este, el Presidente no usa tarjeta de crédito, nunca ha presentado una declaración de impuestos y ha tenido suficiente dinero para tres campañas presidenciales; el habilidoso -ahora de “izquierda”- autor del fraude electoral más grande de la historia reciente (1988) al frente de la CFE y promotor de la polémica “reforma eléctrica”; el más nefasto y culpable de nuestro récord mundial en muertes por Covid, López-Gatell, con los peores resultados del mundo en manejo de la pandemia… así que ¿cuál transformación? ¿Cuáles resultados? ¿Qué régimen quieren cambiar y por cuál otro?

Que digan qué clase de país quieren. Será tipo Noruega, Dinamarca, o será tipo Venezuela, Nicaragua, Cuba, Bolivia. Qué han resuelto en favor de los pobres, sino aumentar su número y convertir en dádivas, a “título personal”, los apoyos de “programas sociales”.

¿Acaso no es cinismo insistir en que “ya se acabó la corrupción” y que las escaleras de la corrupción “se barren de arriba para abajo”?

En los hechos, colaboradores y “cercanos” a AMLO han actuado en sentido contrario. Sólo basta revisar algunos escándalos y casos que se han hecho públicos en el gobierno de la Cuarta Transformación.

Las acusaciones de corrupción en Sener, Pemex, IMSS, CNDH, Conagua, INDEP, Conade y Segalmex. Está el caso de la renuncia del ex director del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, Jaime Cárdenas, quien denunció ante la FGR corrupción de los actuales cuadros del Instituto en las subastas y robo de artículos y joyas.

Están los escándalos de los hermanos Pío y Martín López Obrador, los contratos de la prima del Presidente en Pemex e IMSS.

También hay casos mediáticos de los más cercanos colaboradores que han rayado en el cinismo: Manuel Bartlett (casas y contratos de su hijo); Rocío Nahle (parientes); Octavio Romero (parientes); Irma Eréndira Sandoval y John Ackerman (casas); Yeidckol Polevnsky (inmuebles fantasma).

Es cinismo presidencial decir que ahora la FGR es “autónoma” y que la venganza política no es lo suyo, cuando vemos cómo utiliza esa institución, encargada de la procuración de justicia, contra sus enemigos políticos. Rosario Robles, Francisco Cabeza de Vaca, Ricardo Anaya y hasta científicos del Conacyt.

El caso Veracruz, en el que defiende y alaba las cualidades del gobernador Cuitláhuac García, tras la cuestionada detención de José Manuel del Río Virgen, quien es secretario técnico de la Jucopo y amigo de Monreal. “Te detengo José Manuel, para que entiendas Ricardo” quién manda y quién pone las reglas de la sucesión.

Si el Presidente de la República es cínico, ¿debemos considerar a México un país de cínicos?

Son millones de mexicanos cómplices del cinismo cuando creen que está en marcha una “Cuarta Transformación”; cuando creen que ya se acabaron la corrupción, el nepotismo y las prácticas del “neoliberalismo”; y cuando aún hay la esperanza de que el líder del país tiene la capacidad de sacar al país de la crisis y reencausarlo por la via del bienestar y la justicia social.

Quizá sin darnos cuenta, y sin pretenderlo, ya nos convertimos en un país de cínicos.

Continue Reading

Trending