Estudian capacidad antioxidante y bactericida de la cáscara de granada

    Aunque ya se han estudiado los beneficios del árbol como la corteza y el fruto, aún se requiere un análisis más profundo de la cáscara de la granada, a través de la cuantificación de sus compuestos.

    Compartir:

    La capacidad antioxidante y bactericida de la cáscara de granada es analizada por estudiantes de Ingeniería Bioquímica, del Instituto Tecnológico de Morelia “José María Morelos y Pavón”.

    Aunque ya se han estudiado los beneficios del árbol como la corteza y el fruto, aún se requiere un análisis más profundo de la cáscara de la granada, a través de la cuantificación de sus compuestos.


    En un comunicado, el Tecnológico Nacional de México (TecNM) detalló que entre los años 2014-2016, México sembró 198 mil 061.01 hectáreas de este fruto, de las cuales el 33.71 por ciento del peso total de la granada corresponde a la cáscara.

    Bajo la asesoría de Juan Carlos González Hernández, los alumnos Lizeth Guisa Morales, Javier Tinoco Salazar y Jesús Alberto Coronado Reyes desarrollan el proyecto “Cuantificación de β-Carotenos, Antocianinas y Taninos en extractos de cáscara de granada” (Punica granatum, nombre científico)”.

    Esta investigación permitirá aprovechar un residuo orgánico, así como fomentar el estudio de las variedades de los principales estados productores del país lo que dará un valor agregado a la producción y su consumo.

    Como parte del proceso, la cáscara se deshidrató en un horno para posteriormente ser triturada y almacenada. La extracción se realizó por el método Soxhlet con diluciones de dos solventes: acetona y etanol, en agua a diferentes concentraciones y tiempos.

    Para la determinación de la capacidad antioxidante se realizó el método ABTS+, mientras que para medir la capacidad bactericida se realizaron halos de inhibición con la bacteria Staphylococcus aureus y Escherichia coli.

    Tras el análisis se confirmó que sí existe una actividad bactericida y bacteriostática: con el solvente de etanol-agua presentó un mejor rendimiento antioxidante y en acetona-agua un mejor rendimiento como bactericida.

    Ahora, los estudiantes evalúan la posibilidad de elaborar una crema que coadyuve a retardar el envejecimiento e incluso ampliar su utilidad en tratamientos que permitan inhibir la generación y crecimiento de células cancerígenas, o incluso producir jabones detergentes.

    Compartir:
    Comentario anónimo
    Comentar vía Facebook

    is loading comments...