¡Qué bueno es volver a IMPACTO, a casa!

Los peores enemigos de Salvador Allende fueron los radicales, un luchador social que se parecía mucho a Andrés Manuel López Obrador...

Compartir:

Hace algunos años, por 1971, para salir de la Cárcel de Lecumberri donde estábamos recluidos por los sucesos de 1968, se nos pidió o se nos puso como condición que un grupo saliera del país, ya contamos esto muchas veces y diremos que a mí y a otros más, entre ellos, mi compadre Marcos, salimos con una visa de turista a Uruguay, después de volvernos a detener y pasar las de Caín, se nos aceptó volar a Chile, donde el Doctor Salvador Allende nos diera asilo, algunos, también lo contaremos otro día, llegaron sintiéndose que llegaban al triunfo de una revolución socialista y que llegarían con las armas en la mano, llegaron de bocones y hablaban de que llegaban a defender la lucha del pueblo Chileno, por supuesto que a la derecha y a los centristas no les cayeron nada bien sus declaraciones, hechas, nada menos que a la TV de la Universidad Católica de Chile, ahí, en ese espíritu “revolucionario” que no pasaba de revoltoso y chachalaquero, algunos se reunieron con las fuerzas del Partido Comunista o de los maoístas y, otros, se fueron con los radicales del MIR y ahí empezó la tragedia que queremos recordar:

Los peores enemigos de Salvador Allende fueron los radicales, un luchador social que se parecía mucho a Andrés Manuel López Obrador, pensaba que los cambios serían tranquilos dentro de los parámetros de la democracia, de las buenas conciencias, de los valores, pero no se dio cuenta de que a su lado, muchos grupos y “dirigentes” radicalizados pensaban que la “revolución se tendría que profundizar” y para ello hablaban de las nacionalizaciones de bancos, empresas,  bienes de los ricos y comenzaron a desesperarse, como hoy lo vemos lo hacen algunos grupos radicalizados de maestros, del EZLN, de grupos de la guerrilla, así, comenzaron las huelgas que desestabilizaron la economía nacional y generaron el pánico a los grupos de la derecha y a los norteamericanos, sobre todo, cuando en esos meses se recibía a Fidel Castro y se comenzaron a dar violentos actos en contra de empresarios o empresas y provocaron actos terroristas con el fin, decían ellos, de “radicalizar el triunfo socialista”, y con ello, incluso, se dieron de parte de algunos grupos atentados en contra del mismo Salvador Allende al que tachaban de tibio y soñador.


         Se atentó por parte de los militares de derecha en contra de la vida del secretario de la defensa, leal, a Salvador Allende, y comenzaron a buscar los mecanismos para encontrar la acción violenta para destrozar a los grupos radicalizados y dar el golpe militar en contra del Doctor Allende, así se utilizaron a los grupos de los Carabineros y seleccionaron a los grupos del ejército que fueron capaces de limitar cualquier acción de defensa en favor de Allende, con ello, empezó la violencia, el terror y el horror que todos recuerdan y de cómo se llegó a ametrallar el palacio de la Moneda hasta la muerte o asesinato de Salvador Allende,

         En todo este tiempo, los militares entrenados en EUA y fieles a ellos y a la política golpista de aquellos años de la Guerra Fría, tuvieron el tiempo de buscar y encontrar a cada miembro de las organizaciones de izquierda radicales e incluso a los que simpatizaban  del Dr. Allende, para seleccionar a los posibles dirigentes de la resistencia y en un acto brutal y violento arrestaron a más de diez mil chilenos en un estadio y de ahí comenzaron los fusilamientos, los secuestros, las torturas, las muertes, desaparecidos y sufrimientos de millones de chilenos y todo, creemos, alentado no solamente por el golpismo militar de esos años y la política represiva de los Estados Unidos, también, sirvieron en esa enorme tragedia los radicales “revolucionarios” muchos de ellos refugiados que en vez de atender y respetar el refugio, creyeron o pensaron que lo mejor era radicalizar la lucha y emprender una acción revolucionaria de tal suerte que solamente pusieron el pretexto y las bases para el golpe militar y la represión y el cambio a la derecha con el apoyo de los norteamericanos que, al final de los años, ellos mismo, con el pretexto de la defensa de los derechos humanos fueron los que encarcelaron y provocaron la misma caída de Pinochet y sus aliados, y eso que Chile no es vecino de los EUA, pero tiene el cobre y a los chilenos que son trabajadores y creativos y en vez de esperar otro golpe violento, los mismos norteamericanos, cambiando las reglas, fueron los que detuvieron y alentaron la famosa lucha por los derechos humanos, en otros países claro, no en el suyo, para encarcelar a los lacayos que le sirvieron para derrotar a un hombre bueno como Salvador Allende y, bueno, los recuerdos nos llegan cuando vemos o leemos las acciones y declaraciones de algunos grupos radicalizados que quisieran que AMLO se saltara las trancas para dar el pretexto, para que los gringos nos invadan y, así, también, recuerdo que un importante político de aquellos años juveniles me decía: “Mire Sócrates, la única realidad que podemos ver en México y en un futuro socialista, será, cuando un día después de que los Estados Unidos se declaren socialistas lo podamos hacer en México, porque si lo hacemos antes, nos invaden y nos la rompen…” y no es que pensemos que por ello no hay otras formas de lucha y de caminos al cambio, al cambio que beneficie a las mayorías sin afectar ni lastimar a los que no la deben, así que si AMLO ahora empieza a entender que ya se despertaron los tigres de la derecha en la lucha contra la impunidad y la corrupción, también se están despertando los tigres de la lucha armada que lo ven como un freno a su camino, porque lo piensan demasiado frívolo, bueno y de buena fe, no como un revolucionario… Y ahí, estamos en problemas….

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...