Informe 2o. Año de Gobierno

Compartir:

En su informe, en Palacio Nacional, por sus dos años de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador enumeró un ahorro de un billón 300 mil millones de pesos en compras y contratos, y que se redujo al mínimo el robo de combustible, al igual que la defraudación fiscal y otras malas prácticas dañinas que proliferaron en la hacienda pública en el antiguo régimen.

“Así fue como llegamos a la conclusión de que eran mayores las posibilidades de cambio que el estancamiento y la decadencia.

“Hacer realidad la transformación dependía, en primer lugar, de enfrentar el grave problema de la corrupción”, hizo notar López Obrador.

Por otro lado, el titular del Ejecutivo federal dio cuenta de un aumento de 30 por ciento al salario mínimo, y que otra de las decisiones trascendentes de su administración fue cancelar el aeropuerto de Texcoco.

“En dos años ha aumentado el salario mínimo en 30 por ciento en términos reales, como no sucedió en los últimos 36 años del periodo neoliberal ni en épocas anteriores.

“En estos dos años tomamos decisiones trascendentes.

“Por mandato popular cancelamos el proyecto del aeropuerto de Texcoco y estamos construyendo el aeropuerto civil y militar General Felipe Ángeles, que nos permitirá ahorrar 220 mil millones de pesos y que será inaugurado el 21 de marzo de 2022”, puntualizó López Obrador.

En otra parte de su alocución, el titular del Ejecutivo federal aseveró que merced a una entrega, eficacia y estrategias no convencionales se está saliendo poco a poco de la adversidad que ha representado la pandemia de coronavirus.

“Se han instalado 32 mil 200 camas generales y 10 mil 735 con ventiladores.

“Se capacitó a 193 mil 645 médicos generales; se compraron equipos; se contrató a 71 mil trabajadores de la salud, y gracias al apoyo del pueblo, de las enfermeras, de los médicos que han puesto en riesgo hasta sus vidas y a los directivos encargados de conducir toda esta estrategia, no nos hemos visto rebasados”, aseveró el titular del Ejecutivo federal.

Y que pese a que se heredó un sistema de salud en ruinas y minado por la corrupción, se logró terminar de construir 130 hospitales y reconvertir 971 para atender pacientes con coronavirus.

Mención especial del titular del Ejecutivo federal tuvieron la solidaridad y el humanismo demostrado por fundaciones de empresas y hospitales privados, y las relaciones establecidas con farmacéuticas y gobiernos internacionales para obtener y aplicar, lo más pronto posible, la vacuna contra el flagelo.

Por otra parte, si bien presumió una reducción del 30 por ciento en delitos del fuero federal, López Obrador reconoció que no se han reducir los homicidios dolosos, feminicidios ni la extorsión.

No obstante, aseveró que en el combate a la inseguridad y la violencia, la prioridad ha sido atender las causas que llevaron a la descomposición social con la premisa de que la paz es fruto de la justicia.

Igualmente, que en su administración no se asocia la autoridad con la delincuencia.

“En mi gobierno, la autoridad no se asocia con una delincuencia; no hay impunidad para nadie, y aunque todavía falta mucho para pacificar el país, sostenemos con ellos que se revirtió la tendencia a la alza de la mayoría de los delitos que se cometían.

“Las únicas excepciones han sido el homicidio doloso, el feminicidio, la extorsión, que han aumentado el 3.8 por ciento, 8.9 por ciento y 21 por ciento”, remarcó López Obrador.

Respecto a pendientes, aseveró que sólo le faltan tres de 97 compromisos, si bien se ha dado cumplimiento a otros proyectos que no estaban contemplados.

“De 100 compromisos presentados, hace dos años, en el Zócalo hemos cumplido 97; sólo están pendientes, o en proceso, tres, descentralizar el gobierno federal, impulsar el desarrollo de fuentes de energía renovables mediante la rehabilitación de las hidroeléctricas y conocer la verdad acerca de la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa, pero también hemos hecho muchas otras cosas que no están incluidas en ese listado de compromisos.

“Por ejemplo, terminamos el tren suburbano de Guadalajara y continuamos con el Tren de Toluca a la Ciudad de México; rehabilitamos los aeropuertos de Tuxtla Gutiérrez, Chetumal y el aeropuerto capitalino”, hizo notar López Obrador.

A su vez, el titular del Ejecutivo federal calificó como una especie de milagro social las remesas enviadas por migrantes mexicanos desde Estados Unidos.

“Este año, a pesar de la pandemia, esos envíos de dinero llegarán a la suma, récord, de 40 mil millones de dólares, lo cual beneficiará a 10 millones de familias.

“Esta muestra de fraternidad, de heroísmo por parte de nuestros connacionales en el extranjero, puede calificarse como una especie de milagro social que fortalece nuestra creencia en la extraordinaria paternidad del pueblo de México”, aseveró López Obrador

Paralelamente, el titular del Ejecutivo federal aseveró que merced a un respeto a la Constitución, así como a la legalidad, la democracia, las libertades y la garantía del derecho a disentir, se han establecido las bases de la Cuarta Transformación.

“Lo más importante es que ya están sentadas las bases de la transformación.

“A dos años de ocupar la Presidencia puedo afirmar que ya logramos ese objetivo.

“Repito, sentar las bases para la transformación de México”, puntualizó López Obrador, que en otra parte de su alocución aseveró que “hay transparencia plena y derecho a la información; no se censura a nadie; no se violan los derechos humanos; no se reprime al pueblo; no se organizan fraudes electorales desde el poder general; el gobierno ya no representa a una minoría, sino a todos los mexicanos de todas las clases culturas y creencias; se gobierna con austeridad; se gobierna también con autoridad moral.

“No se tolera la corrupción ni se permite la impunidad; en la práctica no hay fueros y privilegios; se atiende a todos; se respeta a todos, pero se le da preferencia a los pobres; se protege la naturaleza; se justicia la igualdad de género; se repudia la discriminación, el racismo y el clasicismo; se fortalecen valores morales culturales y espirituales; se cuida y se promueve el patrimonio cultural e histórico de México”, acotó.

Por otro lado, López Obrador se dijo apoyado por 71 por ciento de los mexicanos pese a la oposición a su administración, que calificó de legítima y normal en una auténtica democracia, amén de reiterar que no le fallará al país.

“Amigas y amigos, no todo es perfecto ni aspiramos al pensamiento único, ni al consenso; ya estamos conscientes de que existe oposición a nuestro Gobierno y eso es legítimo y normal en una auténtica democracia.

“Sin embargo, la mayoría de los mexicanos está respaldando a nuestro gobierno en la última encuesta, porque yo tengo otro dato; el 71 por ciento de los ciudadanos mexicanos decían que sigamos gobernando y con eso tenemos.

“Eso es lo fundamental, el apoyo de la mayoría del pueblo, como decía el presidente Juárez; ‘con el pueblo todo, sin el pueblo nada’.

“Amigas y amigos, gracias por su confianza; a los que están aquí presentes, muchas gracias de todo corazón; a los que nos están viendo, escuchando por radio, por televisión, por la redes, muchas gracias; amor con amor se paga.

“No les he fallado y no les fallaré; sigamos todos promoviendo el bien, enalteciendo a nuestra patria y haciendo historia.

“Viva México, viva México, viva México”, concluyó López Obrador.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...