Tensas negociaciones del TLCAN

A la palestra puntos en los que no están del todo de acuerdo los tres países que lo firmaron

Compartir:

La cuarta ronda de negociaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se desarrolla en un contexto complicado.

Se han alcanzado acuerdos en temas sencillos, pero comienza la negociación en puntos en los que no están del todo de acuerdo los tres países que lo firmaron.

Aunado a lo anterior, en vísperas de las negociaciones, Donald Trump reiteró su interés de que Estados Unidos salga del tratado.

En las primeras rondas, las negociaciones se centraron en consolidar acuerdos poco ásperos, en los que no existían grandes diferencias.

En esta cuarta sesión se tocan temas como endurecer las reglas de origen y eliminar los mecanismos de solución de controversias del Capítulo 19, así como la propuesta de renegociar el TLCAN cada cinco años y la limitación de exportaciones mexicanas y canadienses de frutas y hortalizas en temporadas en las que son producidas en la Unión Americana.

El gobierno americano tiene el interés de endurecer las reglas de origen.

En la industria automotriz, las reglas de origen marcan que el 62.5% de las partes de un vehículo fabricado en la región debe provenir del bloque comercial.

El gobierno de Trump propone reducir ese porcentaje para obstaculizar la importación de vehículos que no son americanos, medida que elevará la estructura de costos que tienen las armadoras, lo que disminuye las oportunidades de ambos países para atraer inversión extranjera.

Por otra parte, eliminar los mecanismos para la solución de controversias ante paneles de arbitraje coloca a México y Canadá en una posición de desventaja comercial.

Los equipos negociadores de ambos países están dispuestos a contrarrestar esa propuesta.

La “cláusula sunset” es una propuesta americana para terminar el TLCAN cada cinco años, salvo que los tres países prorroguen el acuerdo.

Este tema es controversial debido a la incertidumbre financiera que provocaría.

Sumado al efecto anterior, se podrían observar consecuencias en el mercado laboral por la desaparición de empleos debido a la perdida de inversión en la región.

En la tercera ronda, el equipo estadounidense propuso limitar el acceso de exportaciones mexicanas y canadienses de frutas y hortalizas en las temporadas en las que se producen en Estados Unidos.

Sin embargo, esta propuesta va contra las disposiciones establecidas por la Organización Mundial de Comercio (OMC) y el fundamento de libre comercio del TLCAN.

A partir de una crítica simplista al sistema económico mundial y de los beneficios de los acuerdos regionales, Trump ha abanderado la propuesta para que la Unión Americana salga del TLCAN, postura que ha tensado la necesaria modernización del acuerdo.

Sin embargo, los equipos negociadores de México y Canadá, así como  representantes empresariales, han intentado generar acuerdos que favorezcan a la región.

Incluso, están dispuestos a sentarse con los senadores americanos para persuadir esa postura del gobierno y echar atrás esa propuesta populista.

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...