Sin terrorismo, Walmart liquida deuda al SAT y Slim adelanta pagos

Compartir:

Si no fuera porque 2021 ya es el año de Leona Vicario, dos casos bastarían para declararlo de Raquel Buenrostro. Y con toda razón, sin terrorismo fiscal ni nada que se le parezca, Wolmart ya pagó 8 mil millones de pesos que, entre impuestos y multas, debía al Sistema de Administración Tributario (SAT), y las empresas de Carlos Slim adelantaron el pago de sus obligaciones impositivas.

Por respeto a la confidencialidad, el Presidente López Obrador no reveló si Wolmart es una de las 15 grandes corporaciones que confundieron a la Cuarta Trasformación con la época neoliberal y estaban a la espera de que, como ocurría, les fuese condonado el justo pago de impuestos y multas.

Seguramente no es el caso de las empresas de Slim porque si es capaz de ofrecer el ejemplo de adelantar la liquidación de sus obligaciones impositivas, es de suponer que en el pasado sus contadores y fiscalistas no recurrieron a las machincuepas a las que acudían sus colegas empresarios para robar, que no es otra la palabra, a la hacienda pública.

El Presidente narró esta mañana que ahora los empresarios hasta se acercan con la señora Buenrostro a preguntar si deben o no y que una vez les es mostrada su realidad fiscal llegan a un acuerdo, que no un arreglo.

Ahora, explicó con orgullo, los asesores impositivos ya no hacen su agosto elaborando y operando estrategias que en el pasado permitían a los deudores del fisco alargar los procesos hasta por un sexenio con la intención de conseguir la condonación.

Pero en el cambio no ha operado solo Raquel Buerostro, sino que la 4T ha contado con la colaboración del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, y el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, pero también con el temor de los jueces que ya no pueden archivar los casos pues corren el riesgo de ser exhibidos.

Esta es la diferencia entre paraísos fiscales, países a los que se acude para defraudar a las haciendas públicas de las naciones de origen de las empresas, y el paraíso fiscal que ahora es México, conforme a la narración de López Obrador en la mañanera de hoy.

Y esto explica también el por qué Raquel Buerostro es pieza clave en el gobierno de la 4T, muy por encima de su jefe nominal, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, e incluso del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, que suele acaparar cámaras y micrófonos amedrentando a quienes se oponen al reformismo de López Obrador.

La mera revelación de que ahora sean los magnates quienes con timidez y temor tocan la puerta o solicitan audiencia con la jefa del Sistema de Administración Tributaria para conocer su realidad fiscal, ya es un cambio que el Presidente tiene derecho a celebrar, si bien no debemos olvidar que los miedos de los grandes deudores de Hacienda afloraron a partir de la mención en la mañanera de la carta enviada al líder del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelí, en la que se le pidió ayuda para cobrar a los 15 deudores supra millonarios.

Así, cualquiera, que quizás no fueron los propietarios Walmart ni Slim, acude presuroso en busca de un buen acuerdo con la señora Buenrostro.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...