¿Sin pelear con la historia, Monreal podrá ser leal a AMLO?

Compartir:

Más ganará Ricardo Monreal manteniéndose leal a su ideología, a su partido y al Presidente López Obrador sin abandonar el pragmatismo ni traicionar a la historia ni a su experiencia parlamentaria, que emulando a Mario Delgado, el coordinador de diputados de Morena convencido de que en política se crece en relación directa al servilismo con que se sirve al jefe.

Basta con tener dos dedos de frente, que le faltan a Delgado, y no ser Doctor en Derecho Constitucional y Administrativo, como Ricardo lo es, para descubrir que para no pisar la línea que nos separa aún del absolutismo, requiere modificaciones la iniciativa presidencial enviada a los diputados para, en emergencias económicas y sanitarias como las que vivimos, pretende suprimir a favor del mandatario facultades exclusivas de la Cámara Baja en materia de reasignaciones presupuestales.

Me ha dicho uno de los pocos morenos cercanos al Presidente en quien confío que no existe intención de López Obrador de aprovechar el anillo que le cayó al dedo con la pandemia para acumular poder en su persona y dar al traste con la división de poderes, pero es indudable que si hay traición en la escuálida oposición existente en el Senado, en especial de uno o más priistas siempre dispuestos a obsequiar al poderoso lo que pida, nada habremos aprendido de la historia y, aunque López Obrador no lo quisiera ni fuese su intención, estaríamos inaugurando una nueva etapa de autocracia.

Monreal dijo haber revisado la iniciativa de manera “seria” y cree “que como está planteada (en los términos que la envió el Ejecutivo Federal) no podría tener una suerte afortunada, es decir, creo que tendría que modificarse para que quede claro el equilibrio de poderes y el papel del Congreso, en este caso de la Cámara de Diputados, que tiene la facultad exclusiva (en asuntos presupuestarios)”.

Por lealtad a López Obrador –y se entiende—rechazó en conferencia virtual con los coordinadores de las diversas fuerzas políticas que confluyen en el Senado de la República, que la iniciativa contenga tintes o aspiraciones absolutistas, sin embargo, Shakespeare diría que algo huele mal.

Por fortuna, a diferencia de la Cámara Baja, a la que Delgado se apresta a convertir en más baja que nunca, Morena y sus aliados no reunen en el Senado las dos terceras partes de los votos necesarios para convocar a periodo extraordinario de sesiones, a menos que un padre de la patria priista vote a lado de los morenos o de pronto se descubra síntomas de haber sido atacado por el coronavirus y tenga pretexto para desaparecer por aquello de la sana distancia, aunque siempre podrá votar este viernes su suplente

Si esto ocurriera, quedaríamos a merced de que Ricardo cumpla su promesa de no pelear con la historia y modificar la iniciativa para garantizar la separación de poderes y mantener intocables las facultades exclusivas de la Cámara Baja que Delgado quiere obsequiar.
Esto es no pelear con la historia, como Porfirio Muñoz Ledo está haciendo en solitario en la Cámara de Diputados.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...