Si se pueden ganar consultas populares a AMLO

Compartir:

La gran noticia, ya el país sabrá si es buena o mala, es que la oposición tiene posibilidades de ganar las consultas populares al presidente López Obrador y a la Cuarta Transformación.

Y todo, gracias a la ineptitud de algunos de sus colaboradores.

A partir de las revelaciones del secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Víctor Toledo, se puede deducir que la cancelación de la construcción de la cervecera Constellation Brands fue una derrota del gobierno y triunfo del pueblo, y no al contrario como lo presume casi a diario la 4T.

En el audio publicado por Reforma del sinceramiento de Toledo ante sus colaboradores y otros funcionarios de alto nivel del gobierno federal, el miembro del gabinete revela que la Secretaría de Gobernación, concretamente el subsecretario Ricardo Peralta (aunque nunca mencionó su nombre), fue a quien encargaron la misión de garantizar que la cervecera no tuviese contratiempos, pero perdió el control de la consulta por razones no explicadas, quizás por desidia, flojera o un discurso equivocado que hizo suponer al pueblo sabio que López Obrador no quería saber nada de la empresa extranjera.

Según Toledo, el subsecretario debió hablar del tema con representantes de cinco secretarías, obviamente en busca de apoyo.

Más aún, el gobernador Jaime Bonilla que deseaba todo, menos la cancelación de la obra, habría recibido seguridades de la secretaria Olga Sánchez Cordero de que Constellation Brands no tendría mayor problema, pues su equipo estaba atrás de la consulta.

El resultado ya lo sabemos, el pueblo sabio decidió como antes lo había hecho en la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Aquí no importan los motivos de Toledo para irse de la lengua sin percatarse o con conocimiento de que alguno de quienes lo escuchaban había accionado su teléfono inteligente en modo grabar, sino la revelación de que el gobierno perdió la consulta.

La interpretación de sus palabras es que el gobierno federal estaba a favor de la construcción de la cervecera, por lo que debemos suponer que perdió la consulta y que todas lo que se ha dicho a partir de entonces es mero cuento para no reconocer la derrota ante el pueblo sabio.

En otras palabras, si la oposición se aviva puede ganar al mandatario las consultas por venir, cualquiera que sea su trascendencia, a condición que la gente salga a votar no sólo a presumir que gana la calle en sus automóviles para sonar el claxon.

Está claro que en la consulta sobre el NAIM sólo salió a votar la gente de la 4T.
Las consultas madres vendrán en el 2021 y el 2022; en la primera estará en juego el control de la Cámara de Diputados y en la segunda, la revocación de mandato del presidente.

No será fácil arrebatar a Morena la mayoría en la Cámara Baja y más difícil será estrenar con el autor la revocación de mandato porque López Obrador mantiene un alto grado de aceptación entre la población.

Sin embargo, si la oposición escucha con detenimiento las revelaciones de Toledo quizás entienda que aún tiene futuro, a condición, insisto, en que convenza al pueblo sabio que es el gran elector.

El caso de la cervecera es emblemático porque demuestra que si se puede. La revelación de Toledo indica que el gobierno perdió la consulta en Baja California, no obstante los denodados esfuerzos de Ricardo Peralta y de su jefa doña Olga que reunieron al vicepresidente de la Cervecera con cinco Secretarías con el fin de apoyar a la empresa.

O lo que es lo mismo, si el presidente sigue confiando las consultas a Sánchez Cordero y a Peralta, tendrá que hacer malabares verbales para convertir las derrotas en triunfos.

Con esos colaboradores, ¿para qué quiere oposición?

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...