Gobernación politiza asesinato de Giovanni y cargan disturbios a AMLO

Compartir:

Es lamentable el asesinato de Giovanni López a manos de la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos (área metropolitana de Guadalajara), pero lo es igual el uso político que a un mes del crimen se está dando a su muerte en calca grosera al movimiento violento en las grandes ciudades norteamericanas en reacción a la muerte la muerte de George Floyd, cometida por la policía de Minneapolis.

Por lo pronto el gobernador de Jalisco está convencido que los disturbios son un episodio artificial organizado por “gente del presidente”.

Si Enrique Alfaro no se apresura a esclarecer el crimen cometido un mes atrás sufrirá las consecuencias de no reaccionar a tiempo a la estrategia insultante puesta en marcha por quienes –él los tiene identificados— utilizan el crimen para acabar con quien hasta hoy sigue siendo una esperanza política nacional.

El gobernador de Jalisco es de esos pocos políticos que destacan por diferente desde que inició en México la nueva normalidad política con la descomposición de los partidos dominantes que aceptaron perder su identidad so pretexto del Pacto por México.
El PRI hasta sus documentos básicos cambió y en el olvido el discurso revolucionario que justificaba la presencia de la “R” en sus siglas.

No basta con citar a declarar al presidente municipal; lamentar lo ocurrido; decir a los padres de la víctima de la policía que los entiende y que no están solos; prometer resultados inmediatos en la investigación y sumarse a la campaña cibernética #JusticiaParaGiovanni.

Más que nadie, Alfaro conoce las consecuencias que la tardanza en resolver el caso puede traer a un político que desentona y causa molestia al gobierno federal.
Quienes con preocupación lo ven crecer porque no hay en el país otra figura que por ahora resulte atractiva para algún sector de la población que no milite en Morena, no dudarán en utilizar en su contra el asesinato de Giovanni. Ya lo están haciendo.
Por ejemplo, quienes azuzan a la muchedumbre a vandalizar, quemar patrullas de policía y provocar temor en la población, no los motiva la indignación por la muerte de Giovanni ni les importa el dolor de sus familiares.

Para los provocadores lo que verdaderamente haya ocurrido que tuvo como desenlace la muerte del joven el 5 de mayo pasado, sólo sirve de pretexto para meter en aprietos al gobernador.

Quizás se trate de mera casualidad, pero es de resaltar que con un mes de retraso la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, culpe de la muerte de Giovanni a las medidas restrictivas, incluida el uso de la fuerza pública, impuestas por el gobernador de Jalisco para combatir al coronavirus.

Sánchez Cordero exigió que el lamentable acontecimiento sea castigado aplicando la ley sin importar los colores partidistas, lo cual no se entiende muy bien porque el presidente municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos es del PRI y el gobernador milita en Movimiento Ciudadano.

O lo que es lo mismo, la secretaria de Gobernación ha sido la primera en politizar el crimen.

A partir de esto, el gobernador Alfaro ya debe imaginar lo que puede venir.

Por lo pronto lo tiene claro: los disturbios en Jalisco en protesta por la muerte de Giovanni los organizó “gente” del presidente López Obrador. Por esa razón el gobernador exhortó a López Obrador decir “a su gente y a su partido qu ojalá y estén midiendo lo que están haciendo, el daño que le están general al país con este ambiente de confrontación…”

Cuestionado sobre las acusaciones de Alfaro, esta mañana el mandatario negó tener algo que ver con lo que está ocurriendo en Jalisco porque no es conservador y pidió al gobernador exhibir las pruebas si las tiene.

Dijo tener diferencias con Alfaro, pero explicó que no se inmiscuye en cuestiones partidistas porque no es jefe de grupo ni tiene el propósito de afectar a autoridades locales.

Pero ya está sembrada la sospecha de que desde la Ciudad de México se empieza a desestabilizar a quienes no alinean con el gobierno federal.
Al menos Alfaro así lo piensa.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...