Salvador Cienfuegos: La guerra de especulaciones

Compartir:
Legislador estadounidense Albio Sires

Sires se indigestó

 

Al parecer, al legislador estadounidense Albio Sires no le cayó bien el plato de sapos que le correspondía respecto al regreso del general Salvador Cienfuegos a México. En las dos páginas de su carta a Alejandro Gertz Manero, de repente me confundo: Por momentos creo que le está dando órdenes y por momentos creo que le amenaza.

Le da órdenes cuando espera que “prevalezca la justicia” en el caso del divisionario. Le amenaza el legislador cuando, puntilloso, saca su libretita y le dice a Gertz que Estados Unidos ha soltado a México un total de 3 mil millones en “asistencia directa” desde 2008.

Sires anda un poco extraviado: Gertz no es su criado y México no ha recibido 3 mil millones en “asistencia directa” como si fuera limosna. Habrá que recordar algunas obviedades al legislador:

1.- Por las adicciones de los estadounidenses y su pésima política pública para prevenirlas, los cárteles mexicanos envían toneladas de narcóticos.

2.- Durante décadas, México ha puesto los muertos (entre civiles, militares, marinos, federales y agentes de inteligencia) y Estados Unidos se limita a espetar sonseras, pidiendo que no le manden narcóticos, que consume con avidez.

3.- El señor Sires olvida un detalle minúsculo: acaso ¿CJNG, Zetas y Sinaloa venden los narcóticos en las calles estadounidenses? ¿No hay cárteles en ese país que hacen la distribución en ese territorio? ¿Esos cárteles no son protegidos por poderes públicos estadounidenses? ¿No hay cárteles estadounidenses? ¿Les recordamos los nombres?

4.- En promedio, se calcula que los narcóticos en Estados Unidos alcanzan ventas por unos 100 mil millones de dólares al año. Los 3 mil millones que alude Sires suponen 250 millones al año de “asistencia”. El chiste se cuenta solo.

No se confunda, señor Sires. Esos 3 mil millones no se los quedaron los conservadores mexicanos, y en mi país, nosotros ponemos los muertos, y ustedes, las narices para seguir consumiendo bazofia sin control.

 

Los motivos del terror

Hay algo más importante que el proceso digestivo del señor Sires, a quien le conviene tener cerca una cajita de comprimidos con Aluminio, Magnesio y Simeticona sabor menta.

¿Qué fue lo que hizo que México hablara con Estados Unidos y éste reaccionara dejando en libertad al “cliente” del embravecido señor Sires? Van cinco hipótesis claramente especulativas y que sólo el tiempo dirá cuál fue la buena:

1.- La especie que los analistas orgánicos han dicho en el sentido de que la DEA quedaría paralizada en México (no necesariamente expulsada) es un factor relevante, pero no determinante.

2.- Cienfuegos comenzó a cantar algunos de sus éxitos; no todos ni los mejores, pero esos cantos no los emitió en Estados Unidos, sino en México, a través de algunos personeros. Apenas escucharon esas estrofas en Palacio Nacional decidieron apoyar al militar con entusiasta embeleso.

3.- Cienfuegos pronunció algunos sentidos versos de su inspiración y los envió a Lomas de Sotelo. En ciertas oficinas acusaron recibo de tal poesía y se dieron cuenta de que el divisionario advertía con claridad: “Llorarán en mi casa, pero también en la tuya”. La especie tiene sustento: Algunos mandos trabajaron en el pasado con el ingeniero García Luna.

4.- Se está cocinando una línea de disenso entre los militares: Algunos de ellos ya se hartaron de ser albañiles, constructores, pilotos de dictadores latinoamericanos y pararrayos tropicales. El mensaje llegó a Palacio Nacional y alguien que sí piensa entendió que no era broma lo que está cocinándose en Lomas de Sotelo.

5.- El general Cienfuegos llegó a prisión estadounidense por las ansias pro voto hispano de Trump. Cayó Trump. Era innecesario tener al divisionario en prisión y había que sacarlo a como diera lugar antes de que llegue Biden a la Casa Blanca.

Por supuesto, varias de estas hipótesis pueden combinarse entre sí. Mientras tanto, hay que esperar el siguiente episodio porque esto no ha terminado ni remotamente.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...