Rosario Robles aguanta, aunque esté cabrón

Robles contesta a su modo con frases que calientan aún más a diputados y senadores: “he sido la más abierta a las investigaciones”. No cabe duda que sabe aguantar

Compartir:

Aguanta, le aconsejaron a Rosario Robles, y la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano sigue aguantando.

Ayer concluyó su viacrucis por el Congreso dejando a los senadores como a los diputados, con las ganas de hacerla puré con la llamada “estafa maestra”.


A partir de informes de la Auditoría Superior de la Federación, la titular ahora de SEDATU que antes lo fue de Sedesol, ha sido señalada en reportajes periodísticos del desvío de miles de millones de pesos, tantos que ya hasta perdí la cuenta. Algunas de las operaciones las habría hecho en complicidad con Emilio Zebadúa.

Está por demás decir que el escándalo la acompaña por donde camina, pero también es justo reconocer que todo se reduce a citas de los reportes periodísticos y a una lluvia de adjetivos que, dicho sea de paso, se le resbalan.

A los diputados dijo que no hay una sola acusación concreta que la señale y negó la existencia de pruebas que la incriminen. A los senadores espetó ayer que “no hay una sola línea” en las miles de cuartillas de la cuenta pública, que establezca su supuesta responsabilidad en el robo a los pobres, lo que, como dijo Xóchitl Gálvez con su conocido lenguaje: “está cabrón”.

En realidad, está más que cabrón porque el pasado 17 de octubre la Secretaría de la Función Pública reveló que la señora Robles no es investigada por los posibles desvíos millonarios detectados por la ASN.

La titular de SEDATU se ha defendido de cualquier manera, inclusive ha acudido a su condición de mujer. Las acusaciones en su contra, ha dicho, son “violencia de género”.

El dinero que debió ir a las manos de los pobres y que nadie encuentra, sólo ha servido para que nuestros legisladores exhiban su ingenio para acuñar frases: Lily Téllez: “no huya Rosario, no huya. En 30 días usted va a perder el fuero. La patria le demanda que usted no huya del país”. Blanca Estela Piñón se concretó a llamarla “cínica”. A Indira Kempis no le importa que la gente sea inocente o culpable, le basta con la percepción pública: “hoy sí cuenta e importa”.

Robles contesta a su modo con frases que calientan aún más a diputados y senadores: “he sido la más abierta a las investigaciones”.

No cabe duda que sabe aguantar.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...