¿Repitieron episodio de Ovidio con madre de “El Marro”?

Compartir:

Tienen tanto en común que es tentador comparar la liberación de Ovidio, el hijo de El Chapo Guzmán con la de María Ortiz, madre de José Antonio Yépez Ortiz (a) “El Marro”.

En la aprehensión de ambos participó el Ejercito; en los dos casos, la autoridad responsable de la detención no contaba con orden de cateo; cuando Ovidio estaba rendido, sicarios sinaloenses amenazaron con asesinar a familiares de militares que viven en Culiacán; mientras la señora Ortiz estaba presa, su hijo difundió un video declarado la guerra al gobierno y amenazando con unir sus fuerzas con las del cartel de Sinaloa y otro del norte del país.

El Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, explicó que por instrucciones suyas y de los secretarios de la Defensa Nacional, Cresencio Sandoval, y de Marina, José Rafael Durán, los captores de Ovidio lo dejaron en libertad. Recientemente, el Presidente López Obrador reveló que la orden fue suya para evitar una masacre.

Los captores de la madre de “El Marro” hicieron la aprehensión sin contar con orden de cateo y cuando la obtuvieron el redactor se equivocó al anotar el número del inmueble y al juez no le quedó de otra que decretar su libertad.

La pifia no fue de la policía de Guanajuato, según el gobernador, Sinhue Rodríguez; dijo que la Fiscalía estatal actuó en coadyuvancia con los militares.

Conforme a un video colgado en redes sociales, El Marro se atribuyó el asesinato de tres policías de Silao que supuestamente pretendían detener a su madre después de recuperar su libertad. A diferencia de otros videos, en este sólo es escucha su voz anunciando que lo mismo hará con más policías que sigan aliados con “los Jaliscos”, es decir, el CNGJ.

Decía que es tentador pensar que la liberación de María Ortiz tiene que ver más que con el error en la orden de cateo, con el temor de que su hijo ejerza una venganza despiadada por la detención de su madre, la cual ya inició si es cierto que ordenó la muerte de los policías de Silao.

Meras conjeturas, pero salvo detalles nimios ambos casos se parecen como gotas de agua y en los dos el pagano es el Ejército.

El problema aquí es encajar un detalle que no es nimio, el asesinato de uno de los abogados de María Ortiz, ocurrido en Irapuato poco después que su cliente quedó en libertad y antes de la ejecución de los policías en Silao.

Lo que quedan son las palabras de “El Marro” rubricando la muerte de los policías: “Les voy a rajar su madre a toda la bola (…) que anden a la mamada con esos putos… Ahí están los putos, ahí se los dejamos en la noche, y así van a quedar toda la bola de hijos de su puta madre de los municipios que se quieran prestar a la mamada con culeros”.

De terror, igual que en Culiacán.¿Por qué no aplicar la misma fórmula?

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...