Regreso de García Harfuch, la mejor noticia

Compartir:

De las pocas noticias buenas, la única en tiempos en que se ensañan con México los Cuatro Jinetes del Apocalipsis (no se equivocará quien crea que fue intencional la referencia a Juan el Evangelista como analogía a la 4T) es el regreso paulatino de Omar García Harfuch a seguir velando por la seguridad de los habitantes de la Ciudad de México.

En realidad, el secretario de Seguridad Ciudadana no abandonó su trabajo ni convaleciendo en su cama de hospital de las tres heridas de bala recibidas en el criminal atentado de que fue objeto por parte del Cartel Nueva Generación de Jalisco.
Y tan estuvo presente que antes de ingresar al quirófano envió a los perpetradores del atentado el mensaje que los recipendarios entendieron tal cual, sin matices.

Nada diferente se esperaba de él; se habrán sorprendido quienes ignoran qué inspira y qué sangre corre por las venas del jefe policíaco a quien Claudia Sheinbaum confío la seguridad de los capitalinos.

Se trata de ejemplo a seguir en tiempos en que crimen, pandemia, política y austericidio, se ensañan con la población.

Hoy los chilangos sabemos que al frente de la policía de la capital de la República está un Jefe al que no arredra ni el grupo del crimen organizado que en su afán de adueñarse del territorio nacional ha declarado la guerra al Estado mexicano enumerando entre sus objetivos a liquidar a un grupo de colaboradores significados del Presidente de la República.

Mala noticia para el CNGJ que a menos de un mes del atentado García Harfuch esté de regreso, con las dificultades que entraña la rehabilitación, listo para cumplir el mensaje implícito enviado en su mensaje de twitter.

Buena para los millones de habitantes de la ciudad capital que en décadas no tuvimos un jefe policial con los conocimientos, capacidad investigadora y agallas de García Harfuch.

Sin lugar a dudas su recuperación y retorno a sus funciones es la gran noticia, la mejor, que puede recibir una población abrumada por tantas calamidades.

Tengo la certeza de que, desde donde lo miran, dos de los más grandes hombres de la historia reciente del país están orgullosos de su manera de encarar los desafíos, como ellos lo hicieron en su momento y lo harían hoy.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...