¿Qué pasará por la mente de Alfonso Romo?

Compartir:

Llegó Alfonso Romo a la Jefatura de la Oficina de la Presidencia de la 4T para ser un puente de interlocución entre López Obrador y la clase empresarial del país, era también un gesto de confianza y de armonía que se pretendía construir entre dos actores sociales que se profesaban una antipatía política desde mucho tiempo atrás. Romo era el mensaje y así lo asumió y conquistó espacios de poder con la propia aquiescencia de la presidencia: la Secretaría de Agricultura, el SAT, la Comisión Nacional Bancaria, Bancomext, Nafinsa, Banobras, etc.

El Presidente lo convirtió en actor político relevante para el inicio del programa de la 4T, le confirió el desarrollo e implementación de las directrices de la política económica por encima de la Secretaría de Economía, de interlocución financiera por encima de Hacienda, de negociación fiscal por encima de SAT, de desarrollo de políticas de infraestructura por encima de SCT, de negocios energéticos por encima de la SENER, en fin del desarrollo e implementación de las políticas públicas encaminadas al crecimiento de la economía y la generación de empleos, y para no tener cuitas con los integrantes del gabinete se le creó un bodrio institucional llamado Consejo Nacional para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, que para estas alturas ya ni preguntar si ha cumplido con sus objetivos derivados del sólo nombre. Todo mal.

Desde principios de este año, la relación principalmente conferida a Romo que fue la empresarial se vino a pique, la emergencia sanitaria y su correlato, la crisis económica han crispado mucho más la relación, si era mala hoy es peor. Enfrentaremos probablemente la peor crisis económica de los últimos 80 años con una relación política, entre los dos actores centrales para propiciar el crecimiento, la inversión y el empleo, rota. Diría el clásico, en menos cero, si se me permite la barrabasada.

Y a todo esto Alfonso Romo sigue despachando en Palacio. El día de ayer 6 de mayo, el Consejo Coordinador Empresarial presenta nuevamente un plan económico y de inversión para enfrentar la crisis económica con 65 enunciados, que en otro espacio analizaremos a detalle, que fueron entregados a la oficina del Presidente con el objetivo de solicitar audiencia para comentarlos personalmente y no tener el agravante del “modito” que tanto molesta al jefe de la 4T.

Era obvio que ya conocían la respuesta, es más están seguros que ni siquiera pasó de la lectura del primeros puntos del programa contenidos en la caratula, el punto es que conocedores de la personalidad del Presidente, quieren exhibirlo, pretenden poner en evidencia la poca solidaridad de este gobierno con todos aquellos que perderán ya sea su empresa o su empleo. Sin embargo, no contaban que también sería exhibido Alfonso Romo por el propio Presidente, hoy en la mañanera para la atención de esta solicitud de audiencia los remitieron finalmente a la Secretaría de Economía.

Mientras el Jefe de la Oficina de la Presidencia mantiene videoconferencia con algunos gobernadores, según una fuente estatal, desde su confinamiento imagino en Monterrey, su jefe desconocía su principal tarea encomendada rimbombantemente por este gobierno.

¿Qué pasará por la mente de Poncho Romo? Tal vez, y conociendo la personalidad de su jefe y la locuacidad de sus cercanos, quiera planchar bien su salida, no vaya a ser que también él termine siendo objeto de las pesquisas de la señora del Buenrostro.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...