Connect with us

PULPO POLÍTICO

Arturo Zaldívar, el gran líder del Poder Judicial

Published

on

POR MARCO ANTONIO FLORES

 

Tres acontecimientos recientes en el Poder Judicial federal parecen haber cimbrado y puesto a prueba su misión, solidez y autonomía.

El primero, dar entrada a la iniciativa “inconstitucional” de la consulta para “llevar a juicio a ex presidentes”.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) terminó por hacer comparsa y reelaboró una pregunta sin pies ni cabeza, en vez de haberla desechado desde el principio.

Segundo, la propuesta de ampliar el periodo del ministro presidente de la SCJN, que surgió desde abril de 2021, pero que hasta agosto rechazó el ministro presidente Arturo Zaldívar, pero que todavía eso no basta, pues falta que la SCJN declare su inconstitucionalidad.

Y tercero, la reciente crisis del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), cuando cinco de sus ministros por mayoría destituyeron a su presidente, José Luis Vargas.

Cuatro meses de incertidumbre sobre el futuro de la SCJN, pero que Zaldívar cortó de tajo con los rumores al anunciar públicamente que rechazaba la ampliación de su periodo en la presidencia de la SCJN y el CJF.

 

El único frijolito en el arroz: la tardanza para anunciarlo, pues él sabía que era, a todas luces, anticonstitucional la propuesta. Todavía es un misterio quién y por qué introdujo el famoso artículo transitorio a la propuesta de Reforma. Se manejaron varias hipótesis: Que si la idea fue del consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer; que la iniciativa fue de Ricardo Monreal, al ordenar al senador Raúl Bolaños-Cacho Cué, del Partido Verde, desde abril pasado, añadir de última hora a la reforma del Poder Judicial un artículo transitorio -el decimotercero- para que Zaldívar presidiera la Corte y el Poder Judicial hasta noviembre de 2024; que fue idea del Presidente Andrés Manuel López Obrador y que por eso mismo lo alentaba; que el propio ministro presidente Arturo Zaldívar fue consultado y éste coqueteó con la idea.

Y así más versiones por el mismo estilo, pero nadie ha aclarado de dónde salió la propuesta y cuál era la verdadera intención… y por lo visto nunca sabremos al verdadero autor intelectual.

Pero lo cierto es que ocasionó un gran desgaste y cuestionamiento a la independencia del Poder Judicial.

Tras la ola de declaraciones del Presidente López Obrador y de prominentes líderes de su gobierno, externadas desde el inicio de su administración, cuestionando la autonomía e integridad del Poder Judicial, habría surgido la sospecha de un plan para desmantelar y reestructurar todo el Poder Judicial, como en algún momento lo propuso el líder del Senado, Ricardo Monreal.

Incluso existió temor por parte del ministro presidente de la SCJN de que lo obligaran a renunciar, como ocurrió en el siglo XIX cuando, en 1882, el presidente de la SCJN, Vallarta, fue obligado a renunciar por el presidente Manuel González y el gobernador de Oaxaca, Porfirio Díaz. Lo consideraron un enemigo peligroso, un obstáculo para sus ambiciones y un gran estorbo en su afán de controlar las decisiones’y los nombramientos que hacía la Suprema Corte, en las ternas que sometía a la Secretaría de Justicia para cubrir las plazas de jueces de Distrito y magistrados de Circuito.

Retomando el tema de la ampliación de mandato de Zaldívar, siempre quedará en el aire si se trató de una estrategia para presionar, acotar y someter al presidente de la SCJN y su Reforma Judicial… o era el preámbulo -“laboratorio de ensayo”- de la extensión o reelección del mandato presidencial.

Al respecto, habría que tratar de reinterpretar lo que sostuvo el Presidente López Obrador durante todo el debate que la extensión del mandato de Zaldívar estaba en línea con los objetivos de su gobierno para desterrar la corrupción e impulsar una transformación de la vida política de México.

“Para que haya un cambio, se requiere que el ministro Zaldívar (y nadie más) perdure hasta el 2024. No es reelección, es que termine en el 2024; ojalá lo apoye el resto de los ministros, puestos por el antiguo régimen y cuando la política estaba al servicio de las minorías y no al servicio del pueblo”, mencionó el Primer Mandatario en junio.

 

 

Por su parte, el ministro presidente Arturo Zaldívar, en defensa de la tardanza de su decisión, señala que estuvo esperando a que se aprobara la “Reforma Judicial” para fijar su posición.

Es de resaltar que la “Reforma Judicial”, sin duda, representa un avance en diversos aspectos técnicos de la impartición de justicia. La pregunta es cómo se agilizarán y transparentarán las sentencias, si tales reformas no van de la mano de una profunda reforma administrativa interna. No se realizó una revisión de la gigantesca y compleja estructura del Consejo de la Judicatura Federal, y el papel de sus consejeros para propiciar su modernización.

Se desconoce si se incluyeron temas como compactación de la estructura, contar con una eficiente plataforma tecnologica, establecimiento de mecanismos ágiles de evaluación y vigilancia técnico-administrativa.

Cómo se podrá fortalecer un esquema que, de origen, es un galimatías, con seis consejeros que provienen de tres orígenes distintos -Cámara de Senadores, Diputados y Ejecutivo- que toman decisiones administrativas en forma colegiada con criterios tan disímbolos o que, en su caso, se los encargan a burócratas que elaboran decisiones finales sólo para ser votadas por un pleno abstracto y complejo que conoce más de cuestiones técnicas de la impartición de justicia, pero no así de administrativas.

 

‘NUEVA CARRERA JUDICIAL’

Entre el Pleno del CJF, la nueva “Escuela de Capacitación judicial” y un Comité Académico, la inquietud que surge es cómo se determinara que los elegidos reúnan los requisitos del “nuevo perfil de jueces y juezas más cercanos a la gente, más capacitados y más sensibles”.

Para establecer una escuela judicial, en la que se vayan formando todos los cuadros del Poder Judicial generando por primera vez una auténtica carrera judicial, se requiere algo más que complejos e indeterminados esquemas de administración y selección, algo más sencillo o más probado.

Tal vez en este tema se podrá tomar como referencia la experiencia del servicio diplomático de carrera. O bien apoyarse en las principales instituciones de educación superior, que imparten la carrera de Derecho, para desde ahí abrir la opción a jóvenes que tengan la vocación judicial con programas elaborados conjuntamente, por ejemplo, entre la Facultad de Derecho de la UNAM y la SCJN.

En su momento el brillante ex ministro de la SCJN, José Vicente Aguinaco, al referirse a los relevos “externos” para la Suprema Corte, decía: “Es sana la práctica de que vengan de fuera. La endogamia no es buena, en cambio la exogamia sí. Ahí tiene usted -agregó- a las noblezas que se casaban entre sí y de ahí no salían. ¿Qué hijos daban, taraditos ¿no?”.

Se busca con la reforma que los “defensores públicos sean verdaderos abogados de los pobres, que logren llevar la justicia a los rincones más alejados del país, a la gente más pobre, más olvidada, más discriminada y a aquellos que han perdido la esperanza en la justicia”… pero quién o cómo se garantizará tal propósito.

La figura de la defensoría de oficio tiene décadas de existencia. La pregunta es cómo se hará valer, cómo se garantiza que ahora sí tengan defensorías eficientes y calificadas los más pobres y vulnerables.

Por otro lado el nepotismo, el acoso sexual y el registro patrimonial de servidores públicos existen en la Ley de Responsabilidades de Servidores Públicos, e incluso en el Código Penal, como delitos y figuras precisas. ¿Por qué no se vinculó la reforma, en materia de corrupción, con el Sistema Nacional Anticorrupción? Las “Contralorías” podrían ser juez y parte, al depender de los funcionarios superiores del Poder Judicial, en cuanto a su nombramiento, funcionamiento y sanciones.

¿Por qué no se abrió, en afán de la transparencia, a nuevos esquemas de requisitos, capacidad y experiencia, apoyados en otras instancias como la Auditoría Superior de la Federación (ASF) o al conjunto colegiado de quienes integran el SNA? Se entiende como una tarea muy compleja mantener la independencia del Poder Judicial, al tiempo de permitir que otras instancias o Poderes intervengan, pero se pueden diseñar mecanismos que logren más transparencia sin menoscabo de la “autonomía”.

Lo que sí habrá que reconocer, después de todas las recientes pruebas a que estuvo sometido el Poder Judicial, es que existe liderazgo y unión al interior del máximo tribunal del país. El ministro presidente Arturo Zaldívar mostró habilidad y sensibilidad política para sortear los embates. En el caso de la crisis del TEPJF, su intervención permitió la reconciliación, el diálogo y las atinadas salidas jurídicas con la “renuncia” formal del depuesto magistrado presidente José Luis Vargas, al tiempo que desistió del cargo el designado sustituto, Reyes Rodríguez Mondragón.

Con la elección del magistrado Felipe Fuentes Barrera como  presidente del TEPJF, se dio una acertada solución política a la mencionada crisis. Seguramente, de aquí a que termine su Presidencia en 2022, el ministro presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, seguirá impulsando la muy importante y recién aprobada “Reforma del Poder Judicial”.

Tendrá la oportunidad de hacer los ajustes que se requieran en su implementación. Con ello, la SCJN y el Poder Judicial, en su conjunto, lograrán mejoras y avances tan necesarios y urgentes desde hace décadas.

Por una eficiente impartición de justicia y por la búsqueda de un auténtico Estado de Derecho, 130 millones de mexicanos mantendremos el anhelo y la esperanza de que se logre.

PULPO POLÍTICO

¿Presidencia hereditaria o la dictadura perfecta?

Published

on

Democracia imperfecta para la transformación * La Cuarta Transformación no será posible, aun con toda la buena fe y voluntad política del Presidente López Obrador

 

MARCO ANTONIO FLORES***

 

Cada vez se confirma más la tesis de muchos analistas, en el sentido de que estamos en la antesala del presidencialismo de los mejores años del PRI, las décadas de los 70s y 80s, con Poderes Legislativo y Judicial acotados, a modo y a su “servicio”, cuando no existían los “organismos autónomos”.

Es así como Morena es el nuevo PRI… o mejor dicho: Morena es el nuevo viejo PRI.

La aplanadora, el gusto por el carro completo, la simulación de escuchar a los otros, la cerrazón y la obediencia ciega al presidente; da lo mismo en el PRI de los 80 que en el Morena de 2022.

Será que en el subconsciente nacional subyace una especie de fijación por la adoración al Tlatoani de nuestras culturas prehispánicas. Será que el colectivo nacional ya extraña al partidazo y sus poderosos presidentes (tlatoanis).

Será que quieren estar bajo el mando de un líder que, todavía, mantiene la simpatía popular, quizá porque la mayor parte de la población, por ignorancia o falta de interés, no presta mucha atención a lo que dice y que quienes sí prestan atención tienen la memoria corta.

Así lo muestra la encuesta realizada en abril de 2022 por Consulta Mitofsky, la aprobación presidencial promedio del Presidente Andrés Manuel López Obrador, basada en el AMLO Traking Poll, realizada para El Economista, el 62 por ciento aprueba su labor, tres puntos porcentuales más a lo registrado en marzo.

Lo anterior, no obstante lo que respecta a la “situación económica” del país, 38.2% de los entrevistados consideró que es “peor” que antes, 31.4% que es “mejor”, 25.2% que es “igual” y que el 63.4% de los ciudadanos considera que la situación de inseguridad en el país es igual o peor.

El regreso del “echeverrismo” o de la docena trágica, también se refleja en la posición del Presidente López Obrador con miras a la próxima Cumbre de las Américas, a realizarse en unos días en Los Angeles, Estados Unidos, cuando afirma que él no asistirá si Joe Biden no invita a Cuba, Venezuela y Nicaragua, con la diferencia de que la “guerra fría” y el comunismo concluyeron en 1989.

Estamos a dos años de la elección del 2024 y el Presidente López Obrador reafirma que su juego será dejar a su sucesor. Cada día nos seguirá engañando con “la verdad” respecto a quién preferirá de sus “corcholatas”: a Claudia que la quiere mucho, a Adán Augusto que es su paisano o a Ebrard que le ha hecho un extraordinario trabajo.

O será que está tapando o escondiendo al verdadero sucesor. Se está consolidando el nuevo “dedazo”. Dado el “estilo personal de gobernar” del Presidente -en palabras de Cossío Villegas-, podríamos estar frente al regreso del “dedazo” que operó el PRI de manera muy exitosa durante décadas.

Para algunos, razón de estabilidad política y de paz social. Para otros, motivo de una “presidencia” hereditaria o la “dictadura perfecta”, como la definió Vargas Llosa.

Los aspirantes en este escenario de la 4T: Marcelo EbrardClaudia Sheinbaum, Adán Augusto López.

En este mecanismo de “dedazo”, sin moverse y sin saberlo, sorpresas podrían ser: Zoé Robledo, joven brillante y carismático, el moderno López Mateos; Tatiana Clouthier, por su popularidad, e incluso Beatriz Gutiérrez Muller, al puro estilo argentino (Perón o Krischner).

Es innegable que el PRI es el gran formador de nuestra clase política. Ahí nacieron y se criaron muchos, traen el ADN priísta, empezando por el propio Presidente López Obrador; de ahí salieron muchos a formar otras fuerzas políticas: Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal, Porfirio Muñoz Ledo, Manuel Bartlett, Esteban Moctezuma, Alfonso Durazo.

Características comunes: la disciplina, la adoración del líder, la ‘línea’, la justificación de los caprichos unipersonales, las porras para todas las iniciativas presidenciales como la “revocación de mandato” o la “reforma electoral” -leáse desaparición del INE-, el Presidente como centro de todo el poder.

Ahora que el PRI está huérfano de su líder natural, o sea el Presidente de la República, los posibles aspirantes a la Presidencia por ese partido andan “hechos bolas”.

Para reafirmar su esencia se someten y coquetean con el Presidente López Obrador. Ahí está Alejandro Murat, quien acaba de alzar la mano y quiere ser Presidente, aunque ya no se sabe por cuál partido. Oaxaca, su plaza, ya se la entregó a Morena.

Alejandro Moreno, disfrazado de opositor radical, aunque pocos le creen, después del apoyo que brindó en su plaza a Layda Sansores. Como ya también alzó la mano, empieza a ser exhibido públicamente, mediante grabaciones de llamadas telefónicas en las que hace gala de su florido vocabulario y de aparentes triquiñuelas o actos de corrupción para con proveedores o empresas que le han servido.

Por ahora los únicos aspirantes priístas que parecen serios son Alfredo del Mazo y Enrique de la Madrid, que seguramente saben que sin la venia final del gran Tlatoani será imposible lograr la Presidencia.

Dado el catastrófico escenario económico que se avecina y que podría alcanzar a los más pobres, incrementando su número y a las clases medias bajas, reduciendo su nivel de vida, la Cuarta Transformación no será posible, aun con toda la buena fe y voluntad política del Presidente López Obrador. Quedaría en quimera la soñada transformación.

Estaríamos ante la disyuntiva de volver a la “Dictadura perfecta”, o si bien nos va a una “dictadura imperfecta”.

A juzgar por sus acciones de gobierno, AMLO sigue pensando en mantener el poder a toda costa. Sus programas sociales y su permanente discurso de campaña le garantizan alta popularidad. Mantener el poder gracias al “clientelismo electoral.

Al respecto, la politóloga María Amparo Casar habría adelantado que “El proyecto político de López Obrador tiene lo que le falta a su proyecto económico: ‘una planeación de largo plazo con minuciosa anticipación y medición de costos y beneficios'”.

“Estamos”, afirmó Casar, “frente al proyecto de legitimación y permanencia en el poder más ambicioso que haya conocido la exigua democracia mexicana: el diseño de un tecnócrata electoral de altos vuelos”.

Como ciudadanos interesados en un mejor futuro para nuestros hijos, estamos obligados a procurar, al menos en nuestro entorno, un mundo cada vez menos ignorante, con un pueblo de capacidad autocrítica que sea gobernado por líderes con autoridad moral y que defiendan los valores más importantes: la libertad, la justicia, la honestidad, la igualdad y los derechos humanos… líderes que sean ejemplo de las nuevas generaciones y factor de unidad nacional.

 

***Consultor y académico.

Continue Reading

PULPO POLÍTICO

Madrazo al decretazo

Published

on

Secretaría de la Función Pública, al rescate como bateador emergente * El Presidente AMLO estuvo mal asesorado, porque lo que implicaba ese “decretazo” era la opacidad y la falta de transparencia y rendición de cuentas

POR MARCO ANTONIO FLORES

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, en noviembre de 2021, emitió el polémico “decretazo” con el cual pretendía establecer como de interés público y de seguridad nacional la realización de los proyectos y obras prioritarias a cargo del Gobierno de México.
En enero de 2022, el Juzgado Décimo Séptimo de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México concedió la primera suspensión definitiva en contra de ese “acuerdo”.
El juez de Distrito aseguró que “al considerar como de seguridad nacional los proyectos y obras del Gobierno Federal, se traduce en una limitación en el acceso a la información vinculada con esas obras y proyectos”.
Esta suspensión se sumó a la resolución que ya había otorgado el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (INAI) en diciembre del año pasado.
El “decretazo” fue ampliamente criticado, ya que violaba normas constitucionales respecto a los procedimientos que ordena la Constitución Política en su Artículo 134, que a la letra establece: “Los recursos económicos de que dispongan la Federación, las entidades federativas, los municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, se administrarán con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez para satisfacer los objetivos a los que estén destinados”, así como la Ley reglamentaria de esta disposición, la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.


En su momento, el Ejecutivo federal explicó que lo que pretendía era agilizar las obras de su gobierno. Parece que estuvo mal asesorado, porque lo que implicaba ese “decretazo” era la opacidad y la falta de transparencia y rendición de cuentas.
Ahora, con la propuesta de transferir facultades de la SHCP a la SFP, como concentrar todas las compras de la APF, así como dotarla de otras facultades relacionadas con la operación de la Unidades de Administración y los Órganos Internos de Control de toda la APF, podría ir por el camino correcto, legal, y de respeto a la rendición de cuentas de las dependencias y entidades de la Administración Pública.
El pasado 27 de abril de 2022, la Cámara de Diputados recibió la iniciativa del Ejecutivo federal con proyecto de decreto que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, a fin de concentrar en la Secretaría de la Función Pública la coordinación y conducción de las Unidades de Administración y Finanzas y rediseñar el funcionamiento de los órganos Internos de Control.
La gran diferencia con el fallido “decretazo” es que la SFP deberá llevar a cabo la planeación, establecimiento, conducción y aplicación de la política general de contrataciones públicas de conformidad con la Constitución y con la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas, así como su interpretación.
Otro aspecto relevante de la “iniciativa” presidencial es que AMLO deposita la confianza para el cumplimiento de la ley, austeridad, transparencia y la rendición de cuentas, en la dependencia y la persona adecuada: La Secretaría de la Función Pública y su titular.
Se ha criticado que la mayoría de los integrantes del gabinete carecen de perfil, experiencia y capacidad para el cargo, lo cual era aplicable a la anterior titular de la SFP, Irma Eréndira Sandoval. Sin embargo, el 21 de junio de 2021, el Presidente López Obrador hizo uno de sus más acertados nombramientos, el del maestro Roberto Salcedo Aquino como nuevo secretario de la Función Pública, con gran trayectoria académica, licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), titulado con mención honorífica.
También cuenta con más de 40 años de experiencia en el servicio público, al que ingresó en 1980 a la Conaliteg. Ha sido tres veces oficial mayor, en Sedue, DDF y SRE, dos veces subsecretario, en Seduvi y en la propia SFP.
Conoce las entrañas de la Administración Pública Federal durante 18 años, del 2000 al 2018; se desempeñó como auditor especial de Desempeño en la Auditoría Superior de la Federación. Sabe de normatividad y operación administrativa. Tiene experiencia en control interno, fiscalización, evaluación y mejora de la gestión gubernamental. Conoce del diseño y elaboración de políticas públicas, normas, criterios y lineamientos en la materia. Puede ser pieza clave en la reordenación del gobierno de la 4T en materia de Austeridad Republicana y combate a la corrupción.


Cuando el Presidente López Obrador lo nombró nuevo titular de la SFP le encomendó preparar una “Reforma Administrativa”, una gigantesca y necesaria tarea pendiente desde hace al menos 4 sexenios. Por ahora, con las facultades que se le otorgan, deberá ser capaz de mostrar resultados que trasciendan este gobierno.
Uno de los pendientes debería ser realizar un diagnóstico y revisión del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). La reforma de 2015 dio paso a la creación del SNA que representa un amplio propósito para contar con un andamiaje jurídico fuerte, sin embargo, se ha quedado pendiente su implementación y consolidación.
La prioridad debiera ser fortalecer y consolidar el SNA al tiempo que se vayan haciendo los ajustes que requiera. Para fortalecerlo se deberá priorizar la tecnología a través de la plataforma Nacional Digital, que cuente con una base de datos confiable, completa y eficiente que permita avanzar hacia sistemas de información interoperable y automatizada de todas las instituciones públicas, incluyendo la máxima publicidad y formatos abiertos, el financiamiento a partidos políticos y sus proveedores; modernizar las contralorías municipales y estatales.
Otras tareas necesarias son: fortalecer la nueva Fiscalía Anticorrupción, actualmente perteneciente a la FGR, y dotarla de plena autonomía. Esta Fiscalía es la responsable de investigar y sancionar los delitos penales relacionados con hechos de corrupción; reestructurar los Órganos Internos de Control para que dejen de ser elefantes blancos y costosos, que sean más un área de evaluación, prevención y apoyo para mejorar la planeación, organización y Dirección de la Administración Pública Federal; ampliar atribuciones y autonomía de la Auditoría Superior de la Federación, para que los resultados de sus revisiones sean un insumo para actuar, incluso contra el gobierno de la 4T.
Que a partir de los informes de la cuenta pública se proceda con procedimientos concretos y soportados jurídicamente, para que se procese a funcionarios que cometieron infracciones y corruptelas; que se dejen de publicitar cifras de miles de millones de pesos de recursos públicos presuntamente faltantes, pero que nunca se investigan a fondo y sólo quedan en escandalosas declaraciones que el público en general no comprende y confunde. Mejor precisar los casos jurídicamente sustentados contra funcionarios públicos corruptos para garantizar que se castigue a los infractores.
Si el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador quiere Austeridad Republicana y combatir en serio la corrupción, pero en serio y no sólo de retórica, deberá acatar la ley y dar apoyo a las instituciones ‘ad-hoc’. Esto es, fortalecer y consolidar el andamiaje jurídico “Anticorrupción” para impulsar la plena autonomía, independencia y absoluto apego a la legalidad de las instituciones que lo conforman.


También consolidar el Sistema Nacional Anticorrupción; fortalecer a la Secretaría de la Función Pública, a la Auditoría Superior de la Federación, a la Fiscalía Anticorrupción y a los organismos constitucionales autónomos. Sólo así se cumplirá con la principal promesa de campaña: “Extirpar el peor cáncer del país, la corrupción”.

***Maestro, CP y académico.

Continue Reading

PULPO POLÍTICO

La diarrea de la verborrea

Published

on

La realidad no es lo que pregona el discurso presidencial * En su mensaje a la nación se abordaron temas cruciales. En los tres rubros más importantes del desarrollo nacional, seguridad, salud y educación, los retrocesos son evidentes… son los datos reales a sus ‘otros datos’ que dijo en su informe de 100 días de este 2022

FRAY LALITO

El pasado martes 12 de abril de 2022, el Presidente Andrés Manuel López Obrador rindió ante la “Nación” su decimotercer informe de gobierno. Esta vez, el relativo a los primeros 100 días del cuarto año de gobierno.
Si algo ha caracterizado el gobierno de la Cuarta Transformación, que él encabeza, es su estrategia de comunicación. Ha sido abundante en horas de discursos. A la fecha, en números redondos, se han realizado 600 conferencias mañaneras, con un promedio de duración de una hora y media. Pocos políticos en el mundo han practicado una estrategia de comunicación siquiera parecida. Aunque hay quien califica esta estrategia como “Diarrea de verborrea”, los informes y las “mañaneras” han resultado un puente de comunicación efectiva para la “percepción” de millones de mexicanos que a diario escuchan “de rebote” en las notas de prensa de todo el día, que su Presidente trabaja mucho y está en todos los temas.


Esta vez, el contenido del decimotercer informe podría rondar entre Goebbels, el evangelio Cristiano, Darwin, Engels y Marx. Veamos por qué.
Primero, observemos si la estrategia de comunicación de AMLO tendría algo que ver con Goebbels, el artífice de la propaganda nazi de Hitler. Reza un principio general de afamado personaje: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”, en la percepción de las masas o si se quiere del pueblo.

PRINCIPIOS DE GOEBBELS
Son conocidos “11 principios de la propaganda de Joseph Goebbels”, que han sido analizados y diseccionados, por científicos de la comunicación.
Destacan lo siguiente:
1.- Principio de simplificación y del enemigo único. Individualizar al adversario en un único enemigo.
2.- Principio del método de contagio. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.
3.- Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.
4.- Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.
5.- Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.


6.- Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.
7.- Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.
8.- Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.
9.- Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.
10.- Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.
11.- Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.
En el colofón o conclusiones de su decimotercer Informe, AMLO enfatizó: Pienso que hay dos cosas fundamentales: Continuar impulsando con dichos y con hechos la revolución de las consciencias, que es lo más eficaz para enfrentar el pensamiento conservador y reaccionario de nuestros opositores.
Agregó: “…no olvidar que se debe buscar el bienestar material y también el bienestar del alma, porque no sólo de pan vive el hombre. Es indudable que los seres humanos necesitan bienestar, todos necesitamos vivir bien; nadie puede ser feliz sin trabajo, alimentación, salud, vivienda o cualquier otro satisfactor básico. Un hombre en la pobreza piensa sólo cómo sobrevivir antes de ocuparse de tareas políticas, científicas, artísticas o espirituales. Federico Engels lo explicó magistralmente en su discurso ante la tumba de Carlos Marx, argumentando que, ‘así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho tan sencillo -según Engels-, pero oculto bajo la maleza ideológica de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte o religión’”. Hasta ahí la cita.
En su informe de 100 días se abordaron temas cruciales. En los tres rubros mas importantes del desarrollo nacional, seguridad, salud y educación, los retrocesos son evidentes.
En seguridad masacres diarias y cifra récord de 115 mil homicidios; en educación la contrarreforma educativa mostrará sus efectos regresivos y devastadores en el mediano plazo. En salud, hoy se renueva la promesa de contar con un sistema de salud IMSS-Bienestar gratuito, efciente y de cobertura. Después de tres años se reconoce que el Insabi no arrancó. En pandemia, obtuvimos un decoroso cuarto lugar mundial con casi 500 mil muertes.

OTROS DATOS
Veamos “otros” datos que demuestran el avance:
El salario mínimo ha aumentado 71 por ciento en términos reales. Dato real: La inflación proyectada para 2022 por Banco de México es de más del 100 por ciento.
Las remesas siguen aumentando como nunca: en este primer trimestre han crecido 18 por ciento en relación con el mismo periodo del año anterior. Dato Real: El gobierno mexicano nada tiene que ver con las remesas, porque se trata de connacionales que se fueron a Estados Unidos a buscar mejores oportunidades de trabajo e ingreso.


En poco más de tres años el peso se ha fortalecido en más de dos por ciento con relación al dólar, o sea, no se ha depreciado, como solía pasar. La mezcla mexicana de petróleo se vende en 92 dólares el barril. Dato Real: La paridad del peso y el precio del petróleo no dependen del gobierno mexicano, obedecen a factores económicos exógenos.
La economía se está recuperando. El año pasado crecimos cinco por ciento, casi lo mismo que Estados Unidos. Dato Real: Tenemos el promedio de crecimiento económico menor en 25 años, ni siquiera alcanzará el 1.5 por ciento.
La deuda ha crecido menos que en los tres sexenios anteriores. La inversión extranjera ha sido la más alta de los últimos tiempos. Dato real: Según cifras públicas y oficiales de SHCP, tenemos deuda más alta e inversión extranjera más baja.
Estamos conscientes que fue un acierto el haber renovado el tratado comercial con Estados Unidos y Canadá. Ahora México es uno de los países más atractivos del mundo para la inversión, el desarrollo económico y el comercio. Dato Real: Por iniciativas, como la nueva Ley de Industria Eléctrica, se pueden caer 10 mil mdd de inversiones tan sólo en ese renglon y las demandas por violación de T-MEC pueden resultar en miles de millones de dólares de sanciones.
En cuanto a la infraestructura para el desarrollo nacional y la creación de empleos, informo que cumplimos con inaugurar el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, obra emblemática de gran calidad que nos permitió un ahorro de 120 mil millones de pesos. Dato Real: Se han pagado casi 400 mil millones de pesos por cancelación y costo inflado de una obra que, hasta ahora, sólo es un inútil “elefante blanco”, construido en la opacidad, sin licitaciones y sin rendición de cuentas.


Luego de 14 años de pérdidas continuas de producción, ahora ya estamos aumentando la extracción de petróleo. En este año el promedio de producción de crudo es de un millón 752 mil barriles diarios. Dato Real: Pérdidas y deuda récord en los últimos tres años. Con López Portillo llegamos a producir 2 millones 700 mil barriles diarios, al caer el precio del petróleo se cayó todo.
En México no han subido los precios de los combustibles ni las tarifas eléctricas y ello nos ayuda a frenar la inflación, a fortalecer la economía popular y a garantizar el bienestar de los mexicanos, sobre todo de los más necesitados. Dato Real: El gigantesco subsidio que se está otorgando a las gasolinas beneficia a los que tienen más ingresos (automóvil) y a la larga el costo para los más pobres será mayor… y el gasolinazo sigue, de ahí el alto costo de los artículos de la canasta básica y el repunte de la inflación.


Hace unos días la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró constitucional la Ley de la Industria Eléctrica. Dato Real: La SCJN no declaró constitucional la LIE.
Enviaré una iniciativa al Congreso para modificar la Ley Minera y, mediante esa reforma, el litio podrá ser explotado por el Estado Mexicano y quedará así como propiedad absoluta del pueblo y de la nación. Dato Real: Según el Artículo 27 Constitucional, el litio y todos los minerales del suelo y subsuelo son propiedad de la Nación desde 1917.
Es un timbre de orgullo el repetir y, sobre todo, hacer realidad el principio de que, por el bien de todos, primero los pobres. Dato real: Según Coneval, de 2018 a 2022, hay 6.8 millones más pobres y con 38% de ingreso menor.

MÁS DESTRUCCIÓN QUE TRANSFORMACIÓN
Casi al concluir el segundo tercio -cuatro años- del gobierno de la Cuarta Transformación, millones de mexicanos debemos preguntarnos si estamos inmersos en una auténtica “transformación” o estamos siendo participes de una gran “simulación”, que más bien para muchos es el de la destrucción.
Para millones de mexicanos, estamos frente a una diarrea de verborrea, y para otros es una estrategia de “comunicación” como elemento esencial del “cambio social”.
El discurso deberá corresponder con la realidad y con la implementación de políticas públicas que den por resultado mejores niveles de vida en lo económico, educativo, salud, científico-tecnológico, social y cultural.
Ojalá y así sea por el bien de millones de mexicanos que tenemos la esperanza de un país mejor.

*Académico y consultor.

Continue Reading

Destacado