Primero los pobres

Compartir:

Lo que fue una frase retórica pegajosa, simplista y demagógica pero muy efectiva de López Obrador en campaña electoral, hoy es una sentencia que ha cumplido a rajatabla en prejuicio de ese grupo social y que constituye las mayorías en el país.

Siempre digo que hay que tener cuidado con lo que se desea. Ayer en los reportes preliminares demográficos de los efectos del coronavirus en el país, muestra resultados terribles. De los casi 100 mil muertos por la pandemia en nuestro país, el 90 por ciento son personas ubicadas en el último quintil por debajo de la media del poder adquisitivo nacional, es decir son pobres, con escolaridad baja, desempleados o jubilados, o de empleos poco remunerados como vigilantes, policías, obreros, choferes de taxi, albañiles, jornaleros o indígenas, que se atendieron en centros de salud pública y que muchos de ellos ni siquiera llegaron a ser tratados en terapia intensiva. Y arriba del 60 por ciento de este grupo son hombres, muchos de ellos con padecimientos colaterales, como diabetes, hipertensión, obesos, etc.

Colateral al efecto de la pandemia, es la crisis económica que padece nuestro país, de los 12 millones de empleos que se perdieron entre formales e informales. Siete millones se han recuperado conforme se activa la economía; los que no se han podido reinsertar en alguna actividad productiva son los más pobres, ni siquiera en empleo informal.

El estrato social más bajo de la pirámide social es la que más ha resentido el efecto de la crisis económica, ni siquiera los programas sociales atenúan los efectos de la falta de ingreso familiar. La falta de reactivación económica más dinámica afecta a los empresas pequeñas y micro empresas por la ausencia de proveeduría y servicios inmediatos.

La falta de inversión, tanto pública, pero sobre todo la privada, afecta mucho más a los más pobres, pues no encuentran un empleo medianamente estable, seguro y permanente. Pelearse la 4T con la iniciativa privada trae consecuencias directas con el sector social más empobrecido.

Ahora que fueron los inundaciones en el estado de Tabasco, por las lluvias atípicas que ha padecido la entidad, y que el Presidente en primera instancia negó la responsabilidad de la CFE en el desfogue de la Presa Peñitas, reconoció posteriormente la necesidad de tomar decisiones en base a dos opciones igual de dañinas, y optó por afectar a los más pobres del estado, según sus palabras textuales, para no provocar afectaciones en la ciudad capital del estado.

La falta de medicinas y adecuada atención hospitalaria afecta a los más pobres, la falta de una eficaz política de seguridad pública afecta también a los más pobres, la ausencia de una política de contención a los efectos del coronavirus daña a los más pobres, y así nos podemos seguir, constatando que la ausencia de eficacia en las políticas de gobierno, afecta a los más pobres.

La política está llena de ironías y paradojas, y la 4T en efecto ha privilegiado a los más pobres como consecuencia de su ineptitud en su actuar gubernamental, Son quienes más confiaron en su gobierno y hoy padecen las consecuencias de su actuar.

Por el bien de todos, primero los pobres. Y han cumplido a cabalidad.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...