Por López Gatell, una doctora anunció que llegamos a la catástrofe

Compartir:

La noche de este sábado extrañamos al doctor Hugo López Gatell en su espacio estelar de la propaganda política de la Cuarta Transformación. Algo importante tuvo que hacer porque jamás se habría perdido la oportunidad histórica de anunciar el arribo de México al escenario catastrófico que anunció como imposible el 4 de junio pasado: el coronavirus ha cobrado la vida a más de 60 mil mexicanos; en realidad, la marca fue rebasada con 354 fallecimientos.

Con seguridad no fue por cobardía, pero resulta un tanto sospechoso que confiara a una mujer, la doctora Ana Luisa de la Garza Barroso, la terrible misión de anunciar el fracaso mexicano en la contención de Covid.

Habitualmente, López Gatell no se pierde un solo espacio noticioso a su disposición; lo mismo encabeza todas las noches su conferencia vespertina, remedo de la mañanera de la del presidente López Obrador, que los martes acompaña al mandatario para repetir lo dicho el lunes a las 19 horas. Asimismo, acepta todas las entrevistas que le solicitan, la más reciente con Joaquín López Dóriga para explicar por qué no usa cubrebocas cuando viaja en avión.

Al igual que el mandatario ya visita las entidades, sin embargo, por alguna razón, que tampoco tiene que ver con cobardía, ha eludido visitar a los gobernadores que lo cuestionan.
Y si se trata de contestar de inmediato, usa su cuenta de twitter.

La noche de este sábado debió ser él y no otra persona quien anunciara que ya rebasamos el escenario catastrófico y se han agotado los adjetivos para calificar lo que nos espera a la vuelta de uno o dos meses, pero si no desesperamos, con seguridad mañana nos dará una explicación, eso si y solo si le echa valor. Pero no seamos injusto, quizás tuvo un compromiso familiar, se atoró en el tráfico o está agotado y tuvo que descansar ya que, como ha dicho, mal duerme tres horas y media al día desde que López Obrador le encargó salvar al país.

Quien suele descansar al menos un día los fines de semana es el doctor José Luis Alomía a quien, en estricto rigor, tocaba anunciar que cumplimos nuestra cita con la catástrofe, porque López Gatell se reserva el derecho a contestar como le viene en gana, muy al estilo del presidente, las preguntas de los reporteros, la mayoría seleccionados a modo para que no hagan preguntas de difícil respuesta.

Pero no hay plazo que no se cumpla ni capilla a la que no llegue su fiestecita. Este domingo o el lunes o el martes, López Gatell deberá dar la cara y hacer un nuevo pronóstico.
Ya veremos si el científico supera al presidente en sacar el cuerpo al toro cuando alguien se atreve a hacerle una pregunta peliaguda.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...