Poderes plenos para la UIF

Compartir:

Una de las iniciativas de ley que el Presidente López Obrador consideró muy relevantes en su lucha contra la corrupción, que no es otra cosa que la cara visible de su lucha política contra sus enemigos y su ajuste de cuentas, ayer continúo su camino para ser una nuevo instrumento legal para atacar, sin más impedimento que su propio juicio, a quienes en su consideración deban ser privados de sus recursos monetarios sin necesidad de pasar por el abigarrado proceso y autorización judicial que hoy se requiere; si se equivocan por alguna razón, pues estará en disposición plena de decir, usted disculpe.

Ayer en el Senado de la República, con 45 votos a favor y 27 en contra, se aprobó la minuta de la Cámara de Diputados en la que se otorga la facultad plena a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la SHCP, para ordenar el bloqueo de cuentas bancarias sin orden judicial cuando existan indicios de financiamiento de terrorismo o lavado de dinero.

Con modificaciones de procedimiento respecto del proceso de aviso por parte del sistema financiero, la minuta será regresada a la Cámara de origen para su aprobación, que será de mero tramite para posteriormente convertir en ley para su plena aprobación y puesta en marcha de manera inmediata. Hay que decir, sin embargo, que dicha modificación legal al marco normativo que rige el actuar de la UIF solamente legaliza aquella que ya venía haciendo desde el inicio de la actual administración de López Obrador; no es algo que no se hubiera permitido.

Sin embargo, no será tan fácil la conclusión de dicha modificación legal porque seguramente será objeto de demandas de controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia por el claro principio de violación a derechos constitucionalmente adquiridos y del principio garantista de la constitución de presunción de inocencia.

La normalización legal del actuar ilegal de la UIF ahora sí podrá ser controvertido de manera formal porque todos sus excesos conocidos y reconocidos por ellos mismos respecto del congelamiento de cuentas como instrumento político de coerción, habían sido desconocidos por la propia autoridad; ahora no podrá desdecirse y por tanto, podrán ser ventilados estos procedimientos de actuación extra legal de manera abierta a la opinión pública.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación en un tiempo determinado habrá de pronunciarse respecto de estos excesos y la pretensión política de ejercer intimidación legal a los adversarios políticos a través de este instrumento financiero.

En política nada es permanente, pero a los que están en el poder se les olvida que su paso es circunstancial y temporal, no entienden que el fortalecimiento de los procesos arbitrarios en perjuicio de los adversarios o enemigos políticos de coyuntura, podrán en un futuro ser utilizados en su contra cuando hayan dejado su posición de poder.

Nada es más peligroso en política como escupir para arriba, de momento alimenta tu vanidad y el ejercicio arbitrario de tu poder, pero luego eso mismo puede ponerte a parir en monte. No entienden que no entienden.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...