Plan de Infraestructura, un grito desesperado

Compartir:

Más que un plan para promover la inversión privada en sectores sensibles y estratégicos para reactivar la economía nacional, la presentación del Plan de Infraestructura de la 4T, es un grito de desesperación para enmendar el camino frente a lo que ve se avecina en el corto y mediano plazo. Es un tengan para que dejen de estar fregando.

No es una acción proactiva que logré anticipar el contexto y construya líneas de acción para enfrentar el entorno adverso; es una postura reactiva frente a la propia incapacidad para leer de manera amplia la grave crisis económica por la que atraviesa el mundo y que no tiene fechas de conclusión. Lo único cierto es que entraremos a una etapa nuevamente crítica respecto de la pandemia del coronavirus, no podemos decir que estamos frente la posibilidad del rebrote porque somos el único país en el mundo que continúa con su primera ola de contagios del Covid-19.

El gobierno de la 4T, aún y con su exclusivo modelo de reactivación económica que patentará en el mundo, ya se dio cuenta que necesita a la IP para promover la inversión, porque sin ella no habrá reactivación económica y por tanto no habrá recuperación de empleos, habrá desarrollo ni progreso, ni crecimiento económico. Y entendió que este circulo virtuoso de crecimiento, debe contar con acciones específicas para concitar a la IP para invertir, que no es un tema ideológico, sino eminentemente pragmático, de sentido común.

Le costó trabajo al gobierno ceder. Dar el brazo a torcer frente a la IP es como claudicar de sus principios y reconocimiento a su incapacidad política para por ellos mismos y bajo su exclusiva tutela se promover el desarrollo. Así piensan y así se conducen como gobierno. Antes muertos que sencillos.

Y con más fuerza que ganas, en su foro exclusivo de gobierno de todas las mañanas, presentan un paquete de proyectos de inversión que habían sido largamente pospuestos: carreteras, puertos, refinerías, y un largo etc. con la promesa de que en el siguiente mes presentarán otro paquete y luego otro.

Vaya forma tan simple de proponer una reactivación económica de la 15 economía más grande del mundo, del principal socio comercial de la más importante potencia económica del orbe, la principal plataforma de exportación de todo América Latina.

Así es para este gobierno, todo se reduce a una presentación en Palacio Nacional de un paquete de proyectos de inversión que tardarán mínimo tres años en germinar; no hay una sola presentación de una estrategia inclusiva de alineamiento de las acciones de inversión pública y privada, ni la presentación de apoyos específicos para sectores tan madreados como el turismo, la aviación, la educación privada, los servicios, etcétera.

Lo más probable es que, igual que sucedió hace poco menos de un año con la presentación de un paquete similar de inversión en infraestructura, se quede a dormir el sueño de los justos. No hay planeación, no hay alta burocracia que le de seguimiento, no hay voluntad política, no hay calendario, no hay seguimiento, no hay monitoreo, no hay evaluación. No hay gobierno.

Así concibe el mundo de la política en gobierno esta 4T y creo que tampoco tienen muchas ganas de aprender; le urge que empiece la grilla y las batallas electorales y volver a ser oposición.
A eso si le saben.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...