No utilizar cubrebocas, ni sana distancia no estar en casa

Compartir:

La última crónica del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, sobre el brote de la Epidemia del Corona-Virus combatido por la 4 T, ha sido primordialmente requerida por preguntas de los medios de comunicación al propio Presidente de la República y al Subsecretario de Salud Hugo Álvarez Gatell. Se reconocen hasta hoy de 90 mil defunciones galopantes y de aproximadamente 500 muertos diarios.

Con estos datos no hay duda que el argumento Ecológico, no ha permeado entre el gobierno y la población. La crisis político- económica inicial y luego la Coronavirus, ha fomentado la obstinación. Con estas diferencias entre el propio gobierno, la epidemiología no va acorde con la resistencia social a la enfermedad.

Mientras aparecen las conjeturas en un ambiente de tensiones político-sociales y las noticias incipientes de una vacuna que no llega a pesar de las esfuerzos mundiales. Las conjeturas suben de tono sin acuerdos para apenas empezar a discutir la enfermedad con un criterio Ecológico y Médico. Este ultimo nuevamente a punto de la saturación de casos positivos en algunas entidades. En la pugna los mas coherentes, están enfrascados en exigir la utilización del cubrebocas y otros hacen alarde de no utilizarlos. Se hacen predicciones de las vacunas que no se descubren. Otros mas, se suman al Presidente López Obrador y hasta el mal ejemplo del Presidente Donald Trump y siguen clamando las esperanzas fallidas, hasta ahora.

Sin embargo al mismo tiempo, se argumentan tentativamente entre la voz publica y los medios de comunicación, que para tener una aproximación clara entre el papeleo y los dudas sobre la contabilidad de los fallecimientos, pudieron haber causales mortales ajenas al virus o en otro caso formar parte de él.

Empero no se puede llegar a un acuerdo cruzado entre las diversas opiniones, porque no es posible, mediar en lo distante al propagar la duda o la de tener la certeza de la acción del Covid 19, entre diversos males que pasan lista a veces superando la buena fe del acierto del certificado contable de las victimas que los calcula. Veremos.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...