No financiar a intelectuales orgánicos; sólo ‘retorcer’ la ley a su favor

Si bien Gramsci habló de ellos, bien puede haberlos ciudadanos, deportistas, pordioseros, Presidentes

Compartir:

Financiados o no, los intelectuales orgánicos siempre serán necesarios para los distintos bandos ideológicos que se disputan el control de la sociedad para, con su visión muy particular -liberal, neoliberal, vanguardista, conservadora-, convertir cualquier cosa en oro y prometer la “bella utopía”.
Los intelectuales orgánicos son, como lo describía Gramsci, adeptos para cada grupo en el poder.
Comento esto -graznar, graznar- ante las declaraciones del Presidente Andrés Manuel López Obrador de bajar la temperatura al enfrentamiento verbal entre Tatiana Clouthier y Enrique Krauze, una gresca que ni siquiera debió darse, dados los distantes pesos para subirse al ring.
En su “mañanera” del fin de semana pasado, López Obrador sugirió que ningún gobierno debe proteger o financiar a “escritores o periodistas… para que no haya intelectuales orgánicos”, es decir, que defiendan o alimenten el “establishment” generado por los grupos de poder en turno.
Primero, esperamos que Krauze lance la toalla y se retire a su esquina no para rendirse, sino para no hacer crecer un chisme de vecindad.
Porque degustadoras polémicas -que eran, decía un amigo, “un agasajo”- aquellas entre pares (viene a colación por la conexión Krauze) en los 90, ya sea por aquel evento “Coloquio de Invierno” en donde se daban, exquisitamente, hasta con la cubeta Octavio Paz, el propio Krauze, Gabriel Zaid, Carlos Fuentes, Héctor Aguilar Camín.
O, en el otro lado, Nexos o Sábado (de aquel memorable UnomásUno antes de su desgracia), que por los cambios políticos en algunos países, latinoamericanos principalmente, se sumaban, además de aquellos, Carlos Monsiváis, Adolfo Gilly, Enrique Florescano y quienes se apuntaran en el torneo.
En verdad, cada artículo, de uno y de otro, en respuesta recíproca, era un verdadero brebaje que terminaba en catarsis.
La verdad, los inórganicos de entonces ya pintaban para ser los orgánicos de ahora.
Lo de Krauze-Tatiana es una mala broma.
La polémica por la supuesta intervención de Krauze (junto con algunos empresarios y periodistas) en propagandas contra López Obrador en 2016, según Tatiana en su libro “Juntos Hicimos Historia”, se junta con la joya recitada por Santiago Nieto, vigilado muy cerquita por su jefe, donde anuncia una supuesta futura denuncia contra quienes realizaron y difundieron, esto en 2017-2018, la serie “Populismo en América Latina”.
Gramsci habló de intelectuales orgánicos, pero bien puede haber también ciudadanos orgánicos, deportistas orgánicos, pordioseros orgánicos, Presidentes orgánicos.
Recordemos que un intelectual famoso en la campaña, poselección y tiempo de gobierno de López Obrador fue Paco Ignacio Taibo, a quien el hoy Presidente le prometió la Dirección del Fondo de Cultura Económica.
Primero, Taibo sugirió a Andrés Manuel que “al empresario que no se alinee ¡exprópiele!”; luego se la metió doblada no sé a qué tantos.
Lo bueno fue cuando Morena, con la línea de ya saben quién, modificó la ley para que el español nacionalizado mexicano pudiera ocupar el cargo en el FCE.
Yo no digo que sea lo mismo “financiar” que “complacer” (retorciendo la ley a modo), pero comienzo a ver cierto parecido.
¿Es Taibo un intelectual orgánico? No está financiado, pero sí complacido con la venia del nuevo aparato.
Cuando Santiago Nieto dejó claro su mensaje para los promotores de “Populismo en América Latina”, el Presidente dijo que, más que una confrontación, lo que se buscaba era dejar claro cómo se comportaron los “neoliberales” contra su persona, y que eso daba pie a una de las reformas que presume, la de elevar a delito grave el fraude electoral.
Pero el remate sí que fue orgánico: “Quisimos dar a conocer este caso (‘Populismo en América Latina’) para hacerle un reconocimiento a Santiago Nieto, que por hacer una denuncia en su tiempo fue cesado, entonces, eso es una reivindicación pública; por eso le pedí que estuviera aquí”.
El desmadre, por cierto, también es orgánico.
Me canso.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...