No admiten tardanzas plazos

Ahora viene hacer uso de los recursos propios o de origen federal para la reconstrucción, restructuración y transformación de la CDMX

Compartir:

Como suele suceder luego de una desventura colectiva como la ocurrida  a la población de la Ciudad de México, por el reciente  terremoto del 19 de septiembre, y en varias entidades federativas  de la República, creándose una situación de emergencia por los resultados de ese fenómeno  natural,  y la secuela que viene aparejada por la pérdida de vidas y bienes muebles e inmuebles,  de  los que resultaron víctimas imprevisibles de dimensiones sin precedentes, desde el anterior terremoto de hace 32 años.

Esta crisis generada de origen impecablemente bien socorrida, en las etapas iniciadas ya por parte del equipo de trabajo del  Jefe Gobierno de la CDMX Miguel Ángel Mancera y otro tanto, de la misma manera, en el ámbito del Presidente de la República Enrique Peña Nieto, que movilizaron ejemplarmente  a las dependencias a su cargo, contando con una fuerte  y espontánea movilización de la ciudadanía, que formó parte de los rescatistas nacionales y extranjeros, que  integraron brigadas de salvamento y del control de la propia capital de la República, por el impacto psicológico producido entre la gente.

Ahora viene, ya lo han anunciado tanto Mancera como los gobernadores de las entidades de la República afectados, hacer uso de los recursos propios o de origen federal, a los que la capital de la República y esas entidades tienen también derecho.

En este sentido el diputado Leonel Luna Estrada presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF),  por sus atribuciones legislativas fungirá con los 9 partidos políticos que la integran, como un órgano especial para una veraz y oportuna atención a los damnificados.

Sigue ya sin tardanzas, cumplir los plazos calculados para la plena transformación y recuperación de la CDMX en un lapso calculado de cinco años, para concluir las  tres etapas que el gobierno de la ciudad anunció, para generar la reconstrucción, recuperación  y transformación, en beneficio de los afectados sobre todo en materia de vivienda habitacional, empleo por la vía de poner en operación sus centros de trabajo, el bienestar por la atención impecable de la salud en las instalaciones hospitalarias, la educación por la rehabilitación de las escuelas afectadas y aun en lo económico por la gravedad de los edificios en ruinas, habilitando las fuentes de trabajo que se requieren.

Ciertamente hay que afrontar muchos obstáculos de personas que ven la posibilidad de aprovecharse y sacar raja, haciendo denuncias dramáticas con el ánimo de lograr ventajas sin derecho a ello, por no ser damnificados sino que se prestan por interés político, para desacreditar el trabajo del gobierno. Son los que están siempre al acecho de aprovechar cualquier coyuntura, para usurpar de mala fe la generosidad de los que  han hecho donativos o de los programas de reconstrucción operados por todos los gobiernos.

Recordamos el caso de las filas de usurpadores que recibieron recursos sin tener derecho a ellos, pero que se formaron para recibir los primeros apoyos del gobierno de la CDMX. El caso fue denunciado y publicitado por los mismos damnificados, en contra de los que ya habían empezado a quererse aprovechar de la situación imperante de las víctimas, con el oportunismo de los grupos vivales de siempre, que suelen tener una buena coyuntura de mala fe, para consolidar  nuevos asentamientos, que broten en la confusión por la movilización y los  comentarios de esos grupos de interés.

De tal suerte que resulta muy oportuna la decisión de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa, que preside el diputado Leonel Luna Estrada de dar la pauta para que se instalen Módulos Permanentes de Atención a los Damnificados, que serán atendidos en forma conjunta  por legisladores de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal  (ALDF) y servidores públicos al más alto nivel de las estructuras del propio Gobierno de la Ciudad de México y  primordialmente, desde luego,  por Miguel Ángel Mancera, que no se da descanso y está al pendiente de todo.

La reconstrucción, recuperación y transformación avanza, por ejemplo escuchamos a vecinos damnificados de Tláhuac y Xochimilco, que acudieron al recinto legislativo de Donceles y de la Plaza de la Constitución, para exponer su caso al que sienten desairado por sus autoridades delegacionales, por lo que los diputados integrantes de los 9 partidos políticos, acordaron que pueden llevar a cabo diversas acciones para  socorrer oportunamente  a las víctimas,  sin soslayar también la obligación que tienen localmente los gobiernos delegacionales, para evitar falsas promesas, al margen de lo que se ha dado en llamar, el programa de las tres RRR, del enunciado.

Mientras tanto hay una comisión con este propósito que ha sido integrada para atender preferentemente a Tláhuac y Xochimilco, por legisladores de la ALDF: Nury Delia Ruiz Ovando de la Comisión de Atención,  Orientación y Quejas Ciudadanas, Mariana Miguel Robles de la Comisión de Desarrollo Social y el diputado Iván Texta Solís de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la CDMX.

Hay mucho que hacer porque el tiempo apremia. REALIDAD URBANA estará al pendiente.

 

[email protected]

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...