Margarita debe contratar a Pío y a León para justificar “aportaciones”

Compartir:

Margarita Zavala debe reconocer que le falta una pisca de picardía o un tanto de esa cualidad obligada para la política, cinismo, de lo contrario habría salido al paso de las sospechas del INE en el sentido de que, el 8 por ciento de los recursos para fundar su partido, fue recaudado entre la gente por émulos de Pio López Obrador y David León de reputación intachable por más que no bancarizaran lo obtenido para fundar Morena o financiar campañas electorales y se concretaran a pasar el dinero de una mano a otra en bolsas para pan.

De haberlo hecho, sin duda habría arrancado la carcajada nacional como ocurrió al ser esgrimida esa peregrina explicación en la conferencia mañanera presidencial para justificar el videograbado cambio de manos de dinero obtenido para el “Movimiento”, y ya sería asunto olvidado tanto por Lorenzo Córdova y Ciro Murayama como por la opinión pública.

Pero al margen de que la señora Zavala no sea igual a los protagonistas de la Cuarta Transformación, Andrés Manuel López Obrador tampoco es Marco Aurelio para mantener en todo momento a su lado a un esclavo listo a recordarle en las mañaneras su condición de humano, pero también para, cuando descanse en su finca de Palenque, convencerlo que es presidente de México y no un usuario más de las benditas redes sociales con libertad para desahogar sus pasiones.

El sábado fue de penoso ver en You Tube la peor versión de nuestro presidente que, teniendo todo para ser el mejor de la historia en el peor momento, prefirió disfrutar su venganza pírrica en la persona de la esposa de Felipe Calderón, a quien inopinadamente el INE negó el registro de su partido por el pecado mas capital para López Obrador, corrupción, que no es otra cosa el supuesto delito cometido por los organizadores de México Libre al no identificar el 8 por ciento de los recursos del partido, como lo fueron también las recaudaciones de Pio y León.

El presidente perdió la oportunidad de mantener cerrada la boca y mantener intacta la investidura, pero como está convencido que Margarita es mujer anodina y que es Felipe quien realmente está atrás de la construcción de México Libre, aprovechó para cobrarle que le ganara la Presidencia de la República en 2006 de manera fraudulenta, según él.

Para que el espectáculo fuese más deplorable, sólo faltó que la cámara de video hubiese captado sangre que en la comisura de la boca cuando ironizaba diciendo que la negativa de registro al partido de Zavala es justicia divina para católicos y evangélicos, justicia terrenal para los no creyentes, pero para él, el triunfo del pueblo.

La verdad no entiendo el razonamiento presidencial.

¿Quién es él para que la venganza divina alcance a sus adversarios o enemigos?

Es cierto que el nonagenario nuevo pretendiente del liderazgo nacional de Morena lo considera el hijo laico de Dios y quizás él se lo crea, pero cualquiera se percató en su momento que Porfirio Muñoz Ledo sólo le aplicó el clásico cultivo yucateco porque algo quería.

Por otra parte, ¿por qué hoy cree que la decisión del INE contra el partido de Margarita debe considerarse triunfo del pueblo y cuando en 2006 el IFE determinó que perdió la Presidencia por 250 mil votos ante Felipe gritó a todo pulmón que se trató de fraude?

Si, Andrés Manuel no es Marco Aurelio “El Sabio” para tener a su lado a un esclavo listo a susurrarle que es humano, pero alguien, entre sus colaboradores, deben tener la valentía de recordarle que, al dirigirse al pueblo, aún cuando esté de descanso en su finca, lo hace como nuestro presidente y no como un chairo incapaz de abstenerse de intimidar al TRIFE para evitar que revierta la decisión del Consejo General del INE.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...