Los 40 minutos en que López-Gatell revirtió el “escenario muy catastrófico”

Compartir:

Aunque con la duda por delante, fue como si la luz al final del túnel nos diera en plena cara. Por fin, México dejaba atrás la zozobra y en un día no registraba un solo muerto por Covid-19. Los 62,076 del miércoles eran los mismos de este jueves.


Pero la desconfianza y la incertidumbre puso en “stand by” a los medios de comunicación que no se atrevían a publicar que en México la naturaleza del mexicano había vencido al invisible, terco y mortal enemigo.


Así que cuando el doctor José Luis Alomía, Director General de Epidemiología, bajo la coordinación del doctor Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, dio a conocer la cifra de fallecimientos correspondientes a este 27 de agosto, pero idéntica al 26, permeó la interrogante: ¿Milagro o error?


Justo cuando el doctor Juan Ángel Rivera Dommarco, Director General del Instituto Nacional de Salud Pública, concluyó su charla sobre “Alimentación y Salud”, López-Gatell avisó, 40 minutos después de iniciada la conferencia, sobre una “fe de erratas” en el informe técnico diario.


La cifra de muertos, en efecto, estaba errada. No eran los 62,076 del miércoles, sino 62,594, es decir, 518 más. Entonces vino la otra duda. ¿Será que como juego, broma o pizca de venganza diabólica, López-Gatell ordenó el maquiavélico ejercicio?


Nadie lo creería. Pero la puntual moraleja fue que “errar es de humanos”. Hasta con las predicciones sobre los muertos por el Covid.

SI DE VER A AMLO SE TRATA, EL COVID ES LO DE MENOS

Se descarta, aunque no en su totalidad, que las muchedumbres ocurridas este jueves en Matamoros y Reynosa para ovacionar al Presidente Andrés Manuel López Obrador, fueron propiciadas por acarreos al estilo del viejo PRI.


En los actos presididos por el Jefe del Ejecutivo se vio una espontaneidad popular, ciudadanos, sobre todo de clase media baja, que acudieron a verlo de cerca, sin importar la sana distancia o el uso de cubrebocas.


Lo ocurrido en las dos ciudades tamaulipecas, más que en Nuevo León, donde también estuvo, demuestra una vez más que el “empuje”, más que su partido Morena -en continuos conflictos-, lo sigue teniendo López Obrador.


Más aun, que aunque algunos sectores critiquen el “modito” de su forma de gobernar, para sus fieles de siempre su discurso, sobre todo contra la corrupción, le sigue generando un buen capital político.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...