López Obrador, el Puerto de Veracruz… y otra “disculpa por anticipado”

Compartir:

Qué bueno que este martes el Presidente López Obrador ofreció una “disculpa por anticipado” al afirmar que los gobiernos anteriores concesionaron, por 100 años, el Puerto de Veracruz a una empresa privada, y anunció que buscará “que se revoque ese contrato”… porque erró… ¡es una paraestatal!


Otra vez, como aquello de que Vicente Guerrero “dictó” “Los Sentimientos de la Nación”, el Presidente la volvió a… enredar. Ocurre que la Administración Portuaria Integral de Veracruz, S. A. de C. V. (APIVER) es una empresa de gobierno, efectivamente, creada en 1993 bajo una administración de 50 años, y renovada en 2018 por otros tantos.


Pero esta firma es parte de la estructura gubernamental que administra el puerto, opera terminales, instalaciones, contrata servicios para la construcción de obras de infraestructura, conexiones ferroviarias y carreteras. Tanto que encabezó la construcción del Nuevo Puerto de Veracruz.


Vaya, si se lee a conciencia la renovación del Título de Concesión, firmado por el finado ex Secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza, hace dos años, no se encuentra ninguna señal de que alguna empresa privada esté a cargo.


Tanto que en enero de 2019, Juan Ignacio Fernández Carvajal fue removido de su cargo como Director General de APIVER, cerrando “un ciclo en la administración pública”, y sustituido por Miguel Ángel Yáñez Monroy.


Más aún, APIVER tiene su página oficial con los colores y logotipos de la actual administración federal, y el lema “Gobierno de México”.


Durante su comentario en la “mañanera” de este martes, López Obrador preguntó: “¿Qué hacemos, metemos la cabeza debajo de la tierra, debajo del suelo como el avestruz?”. Los malosos creen que sí.

¿Y SI SE CREA UNA “GRAN COMISIÓN DE LA VERDAD” SOBRE LOS 60 MIL MUERTOS POR COVID-19?

En lugar de clavarse en resolver el papelón de Morena con su proceso interno, pero que para su fortuna lo sigue manteniendo como líder nacional, Alfonso Ramírez Cuéllar sigue elucubrando y dando ideas.


Hasta ahora todas sus propuestas han sido rechazadas (dar facultades al Inegi para que mida la riqueza de los mexicanos, que los millonarios paguen más, que el país debe endeudarse porque la austeridad llegó a su límite), incluso por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.


El nuevo chispazo del diputado federal con licencia es que se cree una “Gran Comisión de la Verdad” sobre todos los casos de corrupción que, afirma, está sacando a flote el Presidente. Y enumeró algunos de ellos como el de Emilio Lozoya, César Duarte y Genaro García Luna.


En Principio, Morena debería contribuir con el mismo propósito en alimentar la nueva “Comisión de la Verdad” sobre el caso Ayotzinapa, del cual, como izquierda participadora en los hechos, sabe mucho, o quizá todo.


Pero ya que Ramírez Cuéllar anda tan creativo, ¿qué le parecería una “Gran Comisión de la Verdad” sobre los 60,000, 70,000 o el número de muertos a los que lleguemos por el Covid-19, ante lo que se presume (porque todo, corrupción, Ayotzinapa, medidas sanitarias equivocadas, son presunción) una errónea estrategia ante la pandemia?

EL ‘AMIGOU’ SE PONE REJEGO

A pesar de lanzar, cada vez que puede, una florecita a su Presidente vecino del sur, y de que éste hasta tuvo la deferencia de cooperar con su presencia en la Casa Blanca, en un supuesto evento para celebrar la entrada en vigor del T-MEC, pero que todos vieron como electoral, Donald Trump sigue haciendo campaña agarrando de puerquito a México.


Este martes, en el mismo momento en que amenazó con cobrar el Muro a los mexicanos que crucen en auto a su país, imponiendo una tarifa, expresó: “Tenemos una gran relación con México”.


Pero la advertencia quedó muy clara: “Van a pagar en la frontera, en los cruces… No importa si pagan hoy o en los próximos meses, México pagará (el muro)”.


Tratando de impactar en los electores estadounidenses, dijo que el muro ha frenado la entrada de más Covid-19 a EU, pues “Tijuana es probablemente el peor lugar de Sudamérica (sic) en términos del virus de China… Creo que es el peor lugar y San Diego no lo está sufriendo”.


Todo esto, la extraña (pero buena) relación entre “amigous” es como si antes de 1990, las Alemanias del Este y la Federal, a pesar de un muro, mantuvieran un acuerdo comercial, algo así como un T-MEC.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...