La primera la ganó “El Padrino”

Compartir:

¿Qué habría pasado si el 5 de noviembre, en lugar de “no culpable”, el general Salvador Cienfuegos se declara “culpable” ante el juez federal Stephen Gold, de la Corte Federal del Distrito Este, en Brooklyn, Nueva York?


La decisión este martes del Departamento de Justicia de Estados Unidos de retirar los cargos de narcotráfico al ex secretario de Defensa en el sexenio de Enrique Peña Nieto debió tener algunas más razones que las simples de “política exterior”.


Desde su detención en Los Ángeles, el caso Cienfuegos pareció extraño, comenzando por el mote con el que lo identificaron, “El Padrino”. Seguido de que los delitos los habría cometido entre 2015 y 2017, cuya pista fue seguida gracias a “miles de mensajes detectados en BlackBerry”.


Tan extraño que para los años en los que se sitúan los delitos, Apple y Samsung ya habían destronado a BlackBerry desde hacía meses del mercado. ¿Sería que el general y sus supuestos “socios” jugaban a la antigüita porque eran menos perceptibles?


¿La inteligencia estadounidense confundiría a Cienfuegos con algún otro personaje? En 1989 a otro general, panameño, y guardando las distancias, Manuel Antonio Noriega, Estados Unidos lo fue a recoger hasta su propio país mediante una invasión.


Se sabe que el juicio a un general extranjero en cualquier país, sobre todo si fue el titular del Ejército (o Jefe de Estado, como otros) no es cualquier cosa, pero suponemos que ahora, ante este panorama, hasta Genaro García Luna quiera su ñapa.


Para el gobierno de la 4T era más cómodo que Estados Unidos enjuiciara a Cienfuegos, si en realidad cometió los delitos que se le imputaron y que ahora parecen no hacer mella en la justicia norteamericana. Sobre todo porque en México hay alrededor de 500 generales, de muy variado perfil, y de ahí pa’bajo.


¿Qué va a hacer México con Cienfuegos? ¿En verdad lo va a enjuiciar si ni siquiera sabía que en otro país lo investigaban? Por lo pronto, “El Padrino” ganó la primera. Y “El Ahijado” ya ni está.

RUSIA COMO LOS CANGREJOS, PARA ATRÁS, NO APRENDE A LA 4T

La noticia no hizo mucho ruido (en México, y sabrá Dios por qué), pero -ahora que está de moda decirlo- cayó como anillo al dedo a la “Cuarta Transformación”, aunque en sentido contrario.


Resulta que legisladores rusos aprobaron un proyecto de ley que garantizará la inmunidad judicial VITALICIA a los ex Presidentes. Ninguno que haya ostentado el cargo “puede ser objeto de una causa criminal o administrativa, ni tampoco ser detenido, registrado o interrogado”.


De acuerdo a la propuesta, un ex Presidente solo podría perder su inmunidad si es acusado de traición o de otro crimen grave. ¿En dónde hemos escuchado eso?


A la par de que ya salieron los malosos a decir que la ley está hecha como traje sastre a la medida del actual mandatario Vladimir Putin, hay quienes aconsejan a los senadores y diputados rusos mejor hacer una encuesta popular. Claro, cuidando muy bien la pregunta, porque luego ya saben cómo se las gastan otros Poderes.


Ahora que si tienen dudas, una llamadita a ya saben quién podría despejarles el camino. Total, si ya hasta Donald es cliente. Eso sí, solo consultas, nada de inundaciones y esas cosas, porque ahí sí no se responde chipote con sangre…

POR SI NO ENTENDÍAMOS LA PANDEMIA: SONGO LE DIO A BORONDONGO Y MUCHILANGA LE ECHÓ A BURUNDANGA

Que conste, así lo dijo el doctor López-Gatell: “MORTALIDAD… en epidemiología, es el número de casos, número de personas, que muy desafortunadamente pierden la vida, divididas por la población que puede tener el fenómeno y perder la vida…


“¿Qué significa la mortalidad? La probabilidad, el riesgo, de que una persona fallezca por Covid durante el periodo en que está la epidemia.


LETALIDAD tiene otro significado… es el número de personas que pierden la vida por Covid, es decir, igual que en la mortalidad, pero dividido por aquellas personas que se ha identificado tienen Covid-19…


“Y el significado es la probabilidad de morir si es que se tiene Covid. En mortalidad es la probabilidad de morir con Covid o por Covid.


“Desde el momento en que uno está -en este momento estamos aquí-, no tenemos Covid, pero también tenemos una probabilidad de morir por Covid. Pero si consideramos exclusivamente a las personas que ya tienen Covid, ¿cuál es la probabilidad de que pierdas la vida?”.


Ah, ¿verdad? ¿Y 100,000 son por mortalidad o letalidad?

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...