La Izquierda, con Ayotzinapa, en busca del crimen perfecto

Compartir:

Como diría el ministro Luis María Aguilar, “en el concierto” de barbaridades que el sábado se dijeron en el evento oficial por los seis años del ataque y desaparición de 43 normalistas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que en el caso Ayotzinapa, su gobierno no protege a nadie.


Cierto, se autoprotege. Es inverosímil y hasta burlón ver a López Obrador y Alejandro Encinas posar con pancartas alusivas a los hechos durante el evento por el sexenio de Ayotzinapa. El año pasado -el primero de gobierno lopezobradorista-, la misma fecha, ellos vistieron playeras con dibujos y leyendas alusivas al tema.


Una frase del Presidente, sin embargo, remite a los culpables de la atrocidad fascista cometida contra los estudiantes de la Normal “Raúl Isidro Burgos”: “Una gran injusticia cometida por el Estado mexicano”. Claro, por el estado de Guerrero y el de Iguala.


Porque atrás de quienes dominaban la escena política en Iguala, como en todo Guerrero, a finales de 2014, era la Izquierda (PRD, PT, Morena -en ciernes-, pero con un activismo hacia la conformación de partido). Hoy está en la cúspide del poder y el harakiri sería peor.


Por ello el actual gobierno requiere tiempo. Maniobrar, distraer (la desesperación ya patológica de los familiares de los muchachos, gente humilde, engañada de por vida); sumar nuevos culpables que sacaría el asunto de la esfera municipal-estatal y la posicionaría, por algunos meses, en la federal: Los militares.


O insistir, estirando, pero cuidando que la liga no reviente, en los acusados de una mala investigación (Tomás Zerón y Jesús Murillo Karam), ahora -para que amarre- hasta culpables de robar recursos.


En los eventos del sábado, un representante de la Normal de Ayotzinapa planteó: “¿Qué se necesita para que el Gobierno haga su trabajo? Para nosotros ni PAN, ni PRD, ni PRI, ni Morena. Todos son iguales, todos están buscando el dinero, el estatus social”.


Difícil que la “nueva verdad histórica” soporte el paso del tiempo. Ya se ha dicho, no hay crimen perfecto. Más aún, el crimen no paga… Ni con dividendos políticos.

CATÁLOGO DEL HORROR, CUYO 90% DE LLAMADAS, DICEN QUE SON FALSAS

Tres ataques contra mujeres jóvenes, en los últimos 15 días, tienen conmocionadas a tres entidades, Ciudad de México (aunque las autoridades han procurado no hacer tanto ruido), Michoacán y Coahuila. También tienen activados a los colectivos feministas.


La primera de ellas, Kimberly Ávila, de 29 años, aun sobrevive, pero recibió seis disparos cuando iba a abordar un taxi en la alcaldía Iztacalco. Existe el video. Las balas dieron en la nuca, rostro, pecho, tórax, hombro y en una de sus manos.


Sobre este caso está enterada la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y Ernestina Godoy, titular de la Fiscalía General de Justicia. Se teme que vuelva a ser atacada.


Jessica González Villaseñor, 21 años, profesora de Educación Básica, desapareció el 21 de septiembre en Morelia. Su cuerpo fue encontrado el viernes pasado. Del caso está enterado el Gobernador Silvano Aureoles y la Fiscalía estatal. En el estado ya se han registrado manifestaciones.


Alondra Gallegos García, 20 años. Como Jessica, desapareció el 21 de septiembre, pero en Saltillo, Coahuila. Este sábado su cuerpo fue localizado. La Fiscalía investiga el caso. Hay protestas y marchas.


Hace cuatro meses y medio, el Presidente López Obrador afirmó que el 90 por ciento de las llamadas por violencia contra las mujeres son falsas. Algo pasa en la sociedad mexicana a dos años de un nuevo gobierno.

‘SOY NECIO, SOY TERCO… SEGUIRÉ SIN PROTECCIÓN’

Aunque cuando se ve la fila de vehículos con los que se mueve y el movimiento de soldados en cada evento que encabeza, lo primero que se piensa es que el Presidente Andrés Manuel López Obrador anda más que bien resguardado, él afirmó lo contrario este domingo.


Durante su gira por Veracruz, por cierto, la tercera en cuatro meses, comentó algo que ya había olvidado y, la verdad, no se sabe a qué vino tal presunción: “Voy a seguir recorriendo el país como siempre: Sin protección… No voy a usar guardaespaldas”.


Momentos antes, afirmó que la “Cuarta Transformación” será una realidad, porque él es “necio, perseverante y terco”. No tenía que decirlo, en las “mañaneras” todos los días lo demuestra.


Sin embargo, hacer alarde de que carece de seguridad y que no trae “guardaespaldas”, pareciera más una “invitación” para poner a prueba el “amor” del pueblo.


Seguramente y, para bien de México, su círculo cercano entiende el mensaje: Hay que cuidarlo y protegerlo más.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...