La “auto-compra” de “cachitos” de la 4T para salvar la rifa que no “vuela”

Compartir:

A ver, a ver, que alguien nos explique. A siete días de la rifa del avión sin avión, al Gobierno Federal ya se le hizo bolas el engrudo con el mentado sorteo. O, lo que es lo mismo, el pueblo que es sabio, pero no pen… itente, nomás no peló el “jueguito” y dejó embarcado a su líder.


Allá por enero, cuando dicen que ya tenían en sus manos cómo controlarían en México la pandemia de Covid-19, al Presidente se le ocurrió rifar la “faraónica” aeronave, a saber de a 500 pesitos por piocha. ¡Pero venía una despampanante crisis!


Confiados, con la ayuda del doctor Hugo López-Gatell, en que el nuevo coronavirus era menor a un catarrito, no corrigieron. No cancelaron el juego de la tómbola. Y ocurre, entonces, que ahora no encuentran cómo deshacerse de los mentados “cachitos”.


Se han vendido, dijo Ernesto Prieto, Director General de la Lotería Nacional, 3 millones 815 mil 200 “cachitos”. Faltarían por “colocar” más de 2 millones. Pero al Presidente, o a alguien de su equipo, se le ocurrió otra gran “ideota”.


Dar mil boletos a cada uno de los casi mil (956) hospitales Covid para que los entreguen a su personal. El pago por los “cachitos” (1 millón), los nosocomios lo harán con 500 millones de pesos que aportará la Fiscalía General de la República de los recursos obtenidos por los decomisos que realiza, y que le entrega al Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, pero que éste a su vez los pasará al Insabi.


Pero los malosos, malvados que son, ya pusieron el grito en el cielo. ¿Qué caso tiene tanta maroma? ¿No sería mejor que el Instituto entregara directamente a los 1,000 hospitales esos recursos para compra de equipo y quitarse el lío de los “cachitos”?


A todas luces, afirman, es una pantalla para decir que los boletos se vendieron. Pero, además, hay quien afirma que la operación no es legal. Es decir, no puedes usar fondos públicos para comprar lotería. ¡Bajan!

AHORA SÍ, VENGA LA ENCUESTA EN MORENA

Con el registro este martes, último día para hacerlo, de Yeidckol Polevnsky, Porfirio Muñoz Ledo y Gibrán Ramírez, además de los anteriores de Mario Delgado y Alejandro Rojas Díaz-Durán, con un pilón como que no se sabe para qué, de Javier Hidalgo, la mesa está servida para Morena.


Aunque sus dirigentes y muchos militantes de nivel no lo quieran ver así o entender, el partido es pieza fundamental para su creador y fundador, más aún siendo el Presidente de la República y ante un proceso electoral que por muy fácil que lo vean, es difícil.


Por ello, sería bueno encontrar la punta de la madeja sobre qué artilugio llevará a la dirigencia de Morena a quien sustituirá a Alfonso Ramírez Cuéllar, pero además terminará de borrar del centro del partido a Yeidckol Polevnsky.


Ante los seis apuntados, surgen varias preguntas: ¿Quién es el mejor, el más experimentado, el que puede meter en cintura al partido? ¿Quién conviene a Andrés Manuel López Obrador? ¿Es mejor el camino andado o la juventud? ¿Está ya pactado el cargo con alguno de ellos?


En definitiva, más allá de quien quede, la suma en la contienda de Muñoz Ledo y Gibrán puso sabor al caldo. Aunque nunca falta un pelo en la sopa, ya hay malosos que aseguran que el candidato idóneo, así la encuesta sea universal, es el que el Presidente diga.


Pero viene el preámbulo, la campaña, desde este miércoles y hasta el 26 de septiembre, cuando comenzará la encuesta que culminará el 2 de octubre. Así es que escondan sillas, palos y piedras.

ARTURO HERRERA Y EL PIB 2021, O DEL INFIERNO AL PARAÍSO

El Secretario de Hacienda juega con nuestros sentimientos. La semana pasada nos pintó un negro panorama para el año que entra, al grado de advertir que no habrá “guardaditos” y que será el 2021 el que cargue con la peor crisis desde 1932.


Aunque es cierto que es de sabios rectificar, parece ser que el jalón de orejas estuvo bueno. Porque, efectivamente, como también lo sugirió, se presentó una muy cuidadosa propuesta de Presupuesto para el 2021. Lo que sorprendió a todos fue augurar un crecimiento ¡del 4.6 por ciento del PIB!


Si durante 2019, sin Coivid-19, no pudieron con la previsión de crecer 2.5 por ciento, y se cerró en negativo, ¿cuál es la fórmula para crecer el doble en 2021? Peor aún cuando la Secretaría de Salud advierte de rebrotes del coronavirus para el mes de abril.


Pero no digamos todavía que todo es un alarde electoral, este miércoles lo explica el propio Herrera en la “mañanera”.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...