Fox y Durazo se enfrascan en “ratoneras” alusiones

Compartir:

En México, salvo que existiera una especie de “exorcismo político”, nadie puede lanzar la primera piedra en cuanto a roer, aunque sea mínimamente, el queso de la economía pública, y no necesariamente para echársela al bolsillo.


Hasta ahora el ícono más honorable de ello es el famoso “Layín”, Hilario Ramírez, ex alcalde de San Blas, Nayarit, que durante un mitin confesó haber robado, “pero poquito”.


Todo esto a propósito del agarrón entre Vicente Fox y Alfonso Durazo, quienes fueron, respectivamente, Presidente de la República y Secretario Particular durante tres años y medio en el sexenio panista que empezó en el 2000, y que ahora intercambian particulares acepciones sobre el término “rata”.


El caso es que ahora cuando Durazo, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, se va a su tierra para disputar la gubernatura por la “Cuarta Transformación”, Fox lo descontó con un “fracasado”, “pobre Sonora” y, lo que más dolió a su ex colaborador, “las ratas son las primeras que saltan cuando se hunde le barco”.


La arremetida de su ex jefe, el sonorense la agarró en el aire para demostrar que las puede como candidato, y respondió, no con 50 cuartillas (reducida a 19), como cuando hizo toda una narrativa de sus diferencias con la entonces Primera Dama, Marta Sahagún, pero sí con su propia explicación sobre las “ratas”.


“Nunca he contestado nada al ex Presidente Vicente Fox porque se ha convertido en una pena para él mismo y para el País. Sin embargo, hoy le digo: Nada de ‘rata’. Ni un solo quinto indebido saqué de su gobierno ni de ningún otro.


“Fox recibió a México en el lugar 53 del ranking mundial de corrupción y lo dejó en el 70. En ese Gobierno de ‘ratas’ generalizadas fui una excepción. Que no se le olvide que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta”.


Durazo no es ningún improvisado y quiere gobernar Sonora. Fox ya lo caló.

PESE A LA RESISTENCIA DE AMLO, EL REBROTE DEL COVID ES EL TEMA DE LÓPEZ-GATELL

El retorno de Chihuahua al semáforo rojo (que implica confinamiento) y el señalamiento concreto que hizo el doctor José Luis Alomía, director de Epidemiología, de que seis de los ocho estados con cambio en la trayectoria de la curva epidémica tienen ya signos de rebrote, prende focos rojos.


En la lista de alerta están en primer lugar Chihuahua, seguido de Durango, Aguascalientes, Nuevo León, Querétaro y Zacatecas. Solo Coahuila y San Luis Potosí quedan en “stand by”.


Y después de ellos toda la República. El ejemplo más claro de que el esquema de infección se repetirá es Europa. La lista de países que vuelven a las medidas de inicio de la pandemia crece cada día.


Irlanda como la República Checa han regresado al confinamiento total. La pregunta en México es si ante la amenaza de reinfección vuelve la sombra sobre la economía nacional, ¿por qué no endurecer la vigilancia estricta del cubrebocas sin caer en el prejuicio romántico de que es un acto de coerción?


Con una contundente y masiva campaña sobre su correcto uso y beneficio sería suficiente. Pareciera más alto el temor a quedar exhibidos en su propia contradicción. Pero otra sacudida económica, y la 4T en lugar de pantalones portará barriles.

EN MORENA, ¿QUIÉN SE VA AL CONFINAMIENTO… POLÍTICO?

Este jueves concluyó la encuesta de desempate entre Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado. Los resultados, anunciaron hace una semana, se conocerán este sábado 24, aunque, como en el segundo ejercicio, es probable que se sepan este viernes.


Por lo pronto, hoy, nuevamente, dos no pegan los ojos. Y alguno, o ambos, recurrirá al consejo de Andrés Manuel López Obrador y le llegará al Tafil.


El caso es que si no el sábado, el domingo, con Covid o sin Covid, hay festejo, claro, con sana distancia. Pero distancia, distancia, y hasta confinamiento, para el perdedor.


La moneda (y el largo camino al 24) está en el aire…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...