En política energética, a la 4T se le queman los fusibles

Compartir:

Desde que el Gobierno Federal anunció que modificaría las reglas sobre política energética, que implica cómo, en qué y quiénes pueden hacerlo, la 4T solo ha sufrido reveses.


A tal grado que en los últimos días, el Presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió que defendería a Pemex y la CFE, incluso mediante una reforma constitucional.


Y podría ir ya pensando en ponerla en marcha, porque las cosas, aunque pudieran revertirse, pintan feo.


Este lunes, Juan Pablo Gómez Fierro, Juez Segundo de Distrito Especializado en Competencia Económica, echó abajo el acuerdo del Centro Nacional de Control de Energía que desde abril frenó la entrada de nuevas centrales eólicas y solares al Sistema Eléctrico Nacional.


El fallo favoreció a dos empresas oaxaqueñas, pero el juez decidió que su aplicación fuera de carácter general para todas las firmas que participan en el rubro de las energías renovables.


En agosto, el mismo juez concedió la suspensión definitiva a Greenpeace contra el acuerdo de la Secretaria de Energía, Rocío Nahle y el Cenace sobre generación de energía eléctrica. En junio, la organización ambiental consiguió otro amparo.


El asunto, sin embargo, como necesariamente ocurriría, traspasó la frontera. Hace cuatro días, 43 legisladores, republicanos y demócratas, entregaron una carta al Presidente Donald Trump en la que se quejan que la política energética de la 4T afecta a empresas estadounidenses y contradice el T-MEC.


Para los inversionistas estadounidenses (como para los de otros países) están en juego miles de millones de dólares.


En los últimos días, López Obrador ha dicho que “en el capítulo de Energía (del T-MEC) solo quedó establecido, en dos párrafos, el derecho absoluto, soberano de México para decidir en materia de política energética, de conformidad con la letra y, sobre todo, con el espíritu del Artículo 27 de nuestra Constitución”.


Aunque el afán del Presidente sea que se acaben los contratos ganones y otras fechorías, no termina de cuadrar el arrebato para mandar todo al diablo… Y en eso sí que se le empiezan a quemar los fusibles.

DIÁLOGO O AUTONOMÍA… ECONÓMICA: ALIANZA FEDERALISTA (DE GOBERNADORES)

La guerra de “secesión” parece que va en serio entre algunos estados y la Federación. Porque al descarado desprecio y desaire por parte del actual Gobierno Federal, que ha tomado el poder como un cetro, al menos 10 gobernadores optaron por endurecer el discurso.


El tono, sin embargo, es ya de “rompimiento” con el Pacto Federal que data, precisamente, desde los años en que ocurrieron algunos de los acontecimientos que se celebrarán en el 2021. A la exigencia de una revisión presupuestal, agregaron el restablecimiento de fideicomisos.


Cosa de leer la postura ya de cansancio de varios de los 10 gobernadores que realizaron este lunes una reunión virtual desde sus entidades.


Silvano Aureoles, Michoacán: “Los 10 estados que hoy estamos fijando postura recurriremos a las acciones legales correspondientes, pero si no hay diálogo, ni respeto entre el gobierno central, los estados y los municipios se marcará el inicio del rompimiento del pacto federal”.


Javier Corral, Chihuahua: “No vamos a permitir ni el abuso ni el atropello. Si la respuesta sigue siendo la indiferencia y los oídos sordos, estamos listos para dar la batalla política y legal”.


Jaime Rodríguez, Nuevo León: “Si no nos escucha, generará una confronta innecesaria; si no nos escucha entonces estará a prueba el carácter de cada región”.


Enrique Alfaro, Jalisco: “…Ningún Estado libre y soberano que tenga un mínimo de dignidad puede seguir siendo parte de una Federación cuando el Gobierno de la República nos ignora, nos ataca, nos insulta y nos quita lo que nos pertenece”.


Diego Sinhue, Guanajuato: “Al no escuchar a Guanajuato y los estados que integramos la Alianza Federalista, se puede estar llevando a México al inicio del rompimiento del Pacto Federal y eso sería terrible para todo el País”.


Francisco García Cabeza de Vaca, Tamaulipas: “Somos de las entidades más productivas del País y no permitiremos más afectaciones”.


Claro que el rompimiento implica una rebeldía de ambas partes, del que pide un mejor trato, y del que se cree dueño del país. Y así no empezaron los mejores tiempos del país, sino los peores.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...