El Grito, los “gritones” y el griterío

Compartir:

Pachanga pura. En principio, porque más allá del reconocimiento histórico a quienes, sin circo, dieron la vida por un real país llamado México, los mexicanos, comenzando por las autoridades que utilizan la fecha como mero capital político, es día de jolgorio y diversión.


Esta vez, sin embargo, varios detalles “adornan” o rondan la histórica fecha. Siete horas antes de los 20 “¡Vivas!” del Presidente, hubo 100 felices compradores (o receptores) de “cachitos” para la rifa del avión (sin avión) ex presidencial que ganaron 20 millones de pesos.


Sí, al Grito de López Obrador le antecedieron los niños “gritones” de la Lotería Nacional. Al resto de participantes en la rifa, no muchos, porque casi todos o los compraron nobles empresarios o el mismo Gobierno de la 4T, “gracias por su colaboración” por aflojar dinero para los compromisos de la “transformación”.


Pero entre Grito y “gritones”, el griterío en Delicias, Chihuahua; en la sede nacional de la CNDH; en los hospitales Covid con harta capacidad porque, pues, 71,000 muertos lo que ocupan son panteones.


“¡Viva México!”…

TRAJE Y GORRA A RAYAS… ¿O SOMBRERAZOS Y POLVAREDA?

Para algunos malosos, la imagen de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña en traje y gorra a rayas es simplemente chunga. A saber, en principio, porque para un juicio legal en contra de un señalado debe existir la presunción, con pruebas a dirimir, de que cometió un delito específico… ¡No una consulta!


Pero, además, no es labor del Presidente, ni de los ciudadanos. Para eso están las instancias jurídicas y judiciales. Así, entonces, López Obrador debió consultar si se juzgaba a Alonso Ancira, Emilio Lozoya, César Duarte, Tomás Zerón, y muchos otros en la lista negra.


Para López Obrador, el primer “delito” de los ex Presidentes mencionados es ser “neoliberal” o “neoporfirista”, mera opinión o suposición que nada tiene que ver con culpa alguna. ¿O a poco hay que llevar a juicio a todos los capitalistas y colocar coronas de laurel a izquierdistas o inventores de ideologías melcochas?


El peligro es latente porque en cualquier momento al Presidente se le ocurre solicitar una consulta para llevar a juicio a Enrique Krauze o a Héctor Aguilar Camín o a quien le plazca. Al fin que el pueblo manda.


Pero veamos, a Salinas lo acusa el Presidente del “crecimiento de las diferencias económicas y sociales entre ricos y pobres”, y de que al final de su sexenio aumentaran en 24 los mexicanos en la lista de Forbes.


A Zedillo de continuar “las políticas privatizadoras” y de crear el Fobaproa. A Fox de intervenir “indebida e ilegalmente” en el proceso electoral del 2006 (”cargando dados”) para impedir su triunfo.


A Calderón de “exacerbar la violencia” con una equivocada estrategia militar contra el narcotráfico, y de “complicidad activa o pasiva con la delincuencia organizada”.


A Peña, de presuntamente permitir la “irrupción de grandes cantidades de dinero… proveniente de Odebrecht” en su campaña de 2012, así como de “complicidad” en la entrega de “cuantiosas sumas de dinero” a legisladores para aprobar la Reforma Energética.


Pero de todo, siendo el Presidente el acusador, ni una prueba. ¿Será que en el jolgorio en lugar de traje y gorrita a rayas, solo habrá sombrerazos y polvareda?

PRIMER DÍA SIN ‘NOCHERA’ DE LÓPEZ-GATELL, Y EL MUNDO RUEDA

Nadie dio el Grito por no ver en pantalla al doctor Hugo López-Gatell y su equipo en la ya estelarizada conferencia nocturna sobre Covid-19.


Ante los preparativos por el “Grito” en conmemoración de nuestra Independencia, el evento diario fue suspendido, pero qué más da (según el reporte distribuido por la Secretaría de Salud) 629 muertos y 4,771 casos confirmados a la cuenta por la pandemia, pero que “ya no son todos porque muchos ya la libraron, y otros, pues ni hablar”.


Es decir, este martes los fallecimientos sumaron 71,678, mientras que los casos confirmados llegaron a 676,487.


La sugerencia es que como este miércoles la “nochera” también se suspende, ya en ese tenor, y en medio del archi-rebasado “escenario muy catastrófico”, ¿por qué no continuar solo con el boletín de la Secretaría de Salud?


Al fin y al cabo, ya domada, aplanada, la luz al final del túnel deslumbrándonos, en descenso, ¿qué caso tiene distraernos en Infodemia, sarampión, enfermedades mentales, lactancia, productos chatarra? Además de que López-Gatell ya ni nos pronostica nada.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...