El ensayo que resultó fusil de otro… bolivariano

Compartir:

Torpe de nosotros, creyendo que nuestro Presidente era el más original de la Historia, y que en verdad se sumergía bajo la intensa lluvia de luz de una lámpara a plasmar sus ideas cuartilla, tras cuartilla.

Hasta que las soflameras redes sociales (benditas, dice él) puso sobre la autopista un video en donde se ve y escucha a Hugo Chávez decir que “… el método de medición del Producto Interno Bruto, el método clásico, y que nosotros seguimos usando, todo lo monetariza, todo lo capitaliza; lo que no es monetizable, no entra en el Producto Interno Bruto…

“Cómo no vas a medir el tiempo, el tiempo de vida, el tiempo que un pueblo dedica a la cultura, como parte de un producto, el tiempo que un pueblo dedica a la solidaridad internacional, como tú no lo vas a medir como un producto de ese pueblo…

“Ah, no, tu mides la mercancía nada más… El capitalismo… Todavía nosotros estamos por crear un nuevo método para medir el producto nacional… el producto humano, producto social, producto económico, no todo es monetizable…”.

Aparte de advertir que lo único original del ensayo de López Obrador es el título (“La nueva política económica en los tiempos del coronavirus”)…

El dilema es saber quién le vendió al Presidente tan fantástica elucubración, si fue Nicolás Maduro en su visita a México en 2018, o algunos de nuestros más conspicuos políticos que se han solidarizado abiertamente con el régimen que heredó Chávez, a decir, Gerardo Fernández Noroña, Dolores Padierna, Yeidckol Polevnsky o Pablo Moctezuma.

¿QUIÉN PIDIÓ A RAMÍREZ CUÉLLAR AFILAR LOS DIENTES AL INEGI?
Deje usted lo que significaría que el INEGI entre hasta la cocina de cada hogar mexicano para medir la riqueza, una acción intrusa para cualquiera de las clases sociales, salvo que, como se ve desde el comentario de arriba, el país camine hacia donde parece apuntar.

El asunto pegó fuerte hasta en el propio partido oficial, pues la propuesta de Alfonso Ramírez Cuéllar, líder nacional interino de Morena, para que el INEGI entre, sin ningún impedimento legal, a revisar el patrimonio inmobiliario y financiero de todas las personas… cada dos años… y tenga acceso al SAT…”, ya hizo encabronar a varios cuartotransformadores.

Primero fue el senador Ricardo Monreal quien dijo que el INEGI “no puede actuar como un órgano fiscalizador”, y llamó a Ramírez Cuéllar (y de rebote a quien sabe quién más) a la “autolimitación o autoreflexión”.

Enseguida la diputada también morenista Tatiana Clouthier aseguró que la iniciativa violenta el uso de datos personales y atenta contra las libertades. Y falta el comentario nunca aterciopelado de Porfirio Muñoz Ledo.

Habría que averiguar de quién es el as que Ramírez Cuéllar mostró, ¿O a poco, en serio, lo traía bajo la manga?

LA EPIDEMIA DE FECHAS Y CIFRAS QUE VUELVE LOCO AL PUEBLO SABIO
Entre la epidemia de cifras que ha generado la Secretaría de Salud respecto a la “curva”, la “meseta”, el “aplanamiento”, el “pico”, los “pueblos de la esperanza”, el “semáforo”, y el no entender ni jota, el pueblo sabio mejor se lanzó a las calles.

Cuestión de ver desde este fin de semana las avenidas de la Ciudad de México y, en particular, de cada alcaldía. ¿Pero hacia donde agarraría usted si le dicen que el 8 de mayo inicia el descenso de la “curva” en varias regiones del país, pero luego que no que el 10 de mayo (Día de las Madres)…

Pero enseguida dan tres fechas más: el 18 de mayo, el 30 de mayo y el 1 de junio. Y que para algunas actividades es agosto y para otras, septiembre. Y que no le busquemos porque nos cargaría el payaso hasta diciembre.

Que este 20 de mayo, la Ciudad de México presentará las medidas para la “nueva normalidad” en la Capital, y este 18 la Secretaría de Economía dio otros lineamientos…

Que Aguascalientes dice que sí, y Chihuahua que no. Que Oaxaca además de “esperanzador” es bendito porque tiene muchos municipios sin covid. Que Hugo López-Gatell tuvo que repetir, este lunes otra vez, que este 1 de junio no volvemos a la “normalidad”, sino que es el camino hacia la “nueva normalidad”.

Que, por mientras, ya pasamos los 50 mil infectados y los más de 5 mil fallecidos. Que mejor quédese en su casa, pero que ya vamos a salir… Que, como dijo el político aquel, “¡estimados ciudadanos…!”…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...