Desactivada la bomba del rompimiento federal, AMLO azuza al “pueblo” contra gobernadores

Compartir:

Dos días bastaron para sopesar la magnitud de la amenaza de romper con el Pacto Federal, expresado el lunes por varios de los 10 gobernadores que conforman la Alianza Federalista.


Pero fue un buen termómetro. El primero en pasar saliva fue el Presidente Andrés Manuel López Obrador, que todavía este miércoles preguntaba: “¿Cómo se salen?”.


Incluso, ya habiendo escuchado el arrepentimiento (estilo Sánchez Cordero) de los aliancistas más rebeldes (“la fragmentación de México nunca ha estado en la agenda”), lanzó a su secretario de Hacienda a entrarle al toro.


Lo cierto es que aunque López Obrador utilizó la “mañanera” de este miércoles para desacreditar por todos los flancos a la Alianza Federalista, tarde que temprano, deberá, así sea por interpósita persona, solucionar un conflicto que no tiene reversa.


El de la repartición del dinero nacional que producen LOS ESTADOS, sin amacharse en que la federación es el papá de los pollitos. No así el del rompimiento del Pacto Federal que o sería un suicidio… o un crimen.


Es prácticamente imposible que los gobiernos estatales acepten que las cosas se queden como están. El Gobierno Federal, con dientes y uñas demasiado largas, tendrá que doblar, en algo, las manitas.


Y no porque exista algún riesgo de escisión o autonomía de parte de algunos estados, sobre todo del norte -que en honor a la verdad, podrían ser autosuficientes-, sino porque debe prevalecer el consenso de República.


Las declaraciones de López Obrador al finalizar la conferencia matutina se vieron casi como una necesidad de intentar blindarse ante un asunto de alto riesgo.


Y echarle fuego al fuego no es lo recomendable, sino, al contrario, tratar de apagar lo más que se pueda. Pero él, en su afán de creer tener siempre la razón dijo que “si hasta cuentas se hacen, salen debiendo”.


Pero, además, tuvo la necesidad de mencionar las consultas que, a sugerencia de él, los gobernadores aceptaron desde el martes aplicar en sus entidades. Y pidió al pueblo sabio “no dejarse engañar”.


Y en eso, azuzó afirmando que varios gobernadores que exigen recomposición en la entrega presupuestal no apoyaron la entrega de pensiones a mayores de edad, ni becas, ni servicio médico gratuito.


Él, sin embargo (claro, ordenando a su partido en el Congreso), elimina 109 fideicomisos.


El asunto está en que lo que dijo, sin nadie que respingara en la matutina, lo puede hacer teniendo en frente a los 10 gobernadores de la Alianza Federalista, o hasta más. Pero ese round no lo aguantaría.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...