Ante la confrontación política, algo comienza a salirse de control

Compartir:

Si por un “lamentable accidente”, un miembro de la Guardia Nacional dispara contra manifestantes, mata a una persona, deja herida a otra, y el asunto se minimiza como tal, pero, además, el reto es diario porque “esto es una transformación”, la cosa avanza mal.


Es decir, comienza a caminar por el país la peligrosa idea de que el “poder”, el que sea, resuelve todo. Hay calamidades que subyacen, como la inseguridad -aunque a dos años de 4T no es culpa de ella, porque de ella son solo los saldos buenos-, que comienzan a tomar un molde distinto al pasado, pero más riesgoso, el del poder licencioso.


La gran mentira de Alfonso Durazo de que México ya es el paraíso fue, a todas luces, su primer slogan de campaña para Sonora. Este lunes ocurrieron dos hechos que hacen sonar la campana de la prudencia. En los dos, lamentablemente, los blancos fueron periodistas.


El primero se dio en Salamanca, Guanajuato, estado en el que ni una ni otra fuerza de Seguridad han mermado la actividad delincuencial. Un periodista que llegó a cubrir el hallazgo de restos humanos embolsados fue baleado al iniciar su trabajo; horas después murió.


El otro, en Cancún. Ante una marcha por el crimen de una joven de 20 años, cuyo cuerpo fue descuartizado, elementos policiacos (municipales o estatales) dispararon para disolver la manifestación. Dos periodistas (un hombre y una mujer) resultaron heridos de bala y otra brutalmente golpeada.


Nada vale, a nadie conviene la propagación de la insidia, la intimidación, la falsa valentía, venga de donde venga. Que la terquedad de la utopía no nos “transforme”… en monstruos.

LO QUE BIDEN DIJO DEL CUBREBOCAS, QUE NO ES PRECISAMENTE UN SALUDO

No es que Joe Biden quiera llevarle la contra a su vecino del sur porque no le ha dicho “give me five!”, y por ello, piensen algunos malosos, el virtual Presidente de Estados Unidos deje clara su posición sobre el uso del cubrebocas.


Para los estadounidenses, como para el resto del mundo, la pandemia del Covid-19 se convirtió en un asunto de vida o muerte, y de ahí que algunos gobiernos, como el que encabeza todavía Donald Trump, esté fuertemente cuestionado ante la estrategia establecida.


Biden, entonces, se fue al “corazón” del asunto, el uso del cubrebocas. Sus palabras fueron dardos para quienes han minimizado su uso ante los millones de contagios, v. gr. Andrés Manuel López Obrador / Hugo López-Gatell.


“Sabemos que lo más importante que debemos hacer para detener el Covid es usar una mascarilla”, dijo Biden. “Los Centros para el Control de Enfermedades han advertido que para el futuro previsible los cubrebocas son el arma más potente contra el virus.


“No importa tu partido, tu punto de vista, podemos salvar miles de vidas con ella. Un cubrebocas no es un gesto político”. Y Biden, seguramente, no modificará su postura ante el Covid, así en los próximos días le suenen una matraca o echen porras.

CUATRO RICAS CUCHARADAS DE ‘SOPITA MAÑANERA’

UNA: Si se pide explicar la acusación contra su secretario particular, Alejandro Esquer Verdugo (ex secretario de finanzas de Morena), que supuestamente pagó por mítines y espectaculares durante la campaña presidencial de 2018 a empresas declaradas por el SAT como “fantasmas”…


Todo es “campaña de desprestigio” al gobierno. “Que se investigue, que se aclare”, es la mala leche de los “pasquines”.


DOS: ¿Y las libertades en Estados Unidos? “¿Cómo es eso… en el país de las libertades, de la prensa libre, de repente censuran al Presidente (Trump)? No es cualquier cosa, eso no se había visto, los medios censuran. ¿Y las libertades?”.


Bueno, el ya saben quién del muro no es ningún fraile. Siempre ha utilizado, el 80 por ciento con mentiras, las redes sociales, sobre todo Twitter. Y lo quiso volver a hacer para ver si funcionaba y salvarse de la cueriza que le puso Joe Biden.

TRES: “¿Cómo resulta que el presidente de México se convierta en juez y dice ya ganó este candidato (en Estados Unidos)?”.


“Vamos a esperar, es una cuestión de tiempo, son las tres ‘P’: presencia, paciencia y prudencia”. ¿Qué no eran cuatro “Ps”? Faltó una.


CUATRO: Soltó lo que sabe de la hidrología de su estado natal. Por dónde escurre el agua y hacia dónde va. Volvió a pedir que los tabasqueños se pongan a salvo.

En los planes de desazolve históricos en Tabasco, hasta que el neoliberalismo los dejó de hacer, metió a Madero (por supuesto), Obregón y López Mateos.


Dijo que fue, dio órdenes y participó “en todo”. Se acabó la “mañanera” y el Grijalva, entonces, evidenció que todo sigue igual, o peor, que el viernes y sábado.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...